FEMINISMO
   Con ella aprendimos sobre nosotras, sobre las demás
Iztiar Lozano: murió su cuerpo, vive su enseñanza
Por: Lucía Lagunes Huerta
CIMAC | México DF.- 24/09/2007 Pareciera que la muerte acecha de manera inclemente: apenas el 16 de agosto despedimos a una gran feminista, Esperanza Brito, maestra para muchas de mi generación, quien predicaba con el ejemplo.

Ella luchó desde distintas trincheras por el derecho de las mujeres a decidir la maternidad. Era atrevida, sin lugar a dudas. Y con esa osadía anexó a la frase conservadora "a quien nos amó antes de concebirnos", que acompaña el Monumento a la madre en la Ciudad de México, ésta otra: "porque su maternidad fue voluntaria".

El viernes pasado, nuevamente la muerte se llevó a un aliado, amigo entrañable, Román González. La información de su muerte desencadenó la cosecha de lo que había sembrado, la solidaridad con las periodistas integrantes a la Red Nacional de Periodismo y a la Red Latinoamericana de Periodistas.

El reconocimiento a su trayectoria profesional ligada a su compromiso social y su convicción por la defensa de los derechos humanos de las mujeres, abrazan el duelo de esta agencia de noticias. Periodistas de norte a sur, no solo del país sino de esta América Latina expresaron vía electrónica su pesar y solidaridad con CIMAC y con la familia de Román González.

Hoy otra maestra, Itziar Lozano deja este mundo terrenal. Ancestra, como denomina Marcela Lagarde a este cúmulo de mujeres que han abierto brecha para muchas de nosotras, para todas la mexicanas que hoy defendemos nuestro derechos humanos.

Itziar llegó a este país desde España a compartir con sus hermanas mexicanas la construcción del movimiento feminista, se integró a CIDHAL (Comunicación, Intercambio y Desarrollo Humano en América Latina) y desde ahí durante 15 años (1977-1992) apoyó distintos procesos de la lucha de las mujeres.

Impulsó la construcción de CAMVAC a finales de la década de los setenta, organización fundamental para el movimiento feminista en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, sus manuales de defensa en caso de agresión para las mujeres, la atención y acompañamiento a las víctimas de violación. Fue la piedra fundacional de la multiplicación de organizaciones contra la violencia hacia las mujeres.

Itziar, durante su militancia y construcción de conocimiento desde el feminismo, privilegió el trabajo de base, convicción que la llevó a estar presente dando apoyo en la construcción del Movimiento Urbano Popular con las mujeres y en la organización de las costureras, en los sismos de 1985.

Poco tiempo después, convencida de la construcción de redes feministas, de la sororidad entre las mujeres, de la necesidad imperiosa de estar unidas, impulsó la creación de Milenio Feminista en 1995. Fue parte de la coordinación nacional del 2000 al 2003.

Recodar a Itziar es recordar también la serenidad, la pasión y convicción de sus ideas, generosa siempre, apoyó a muchas organizaciones feministas, compartió sus saberes con esta Agencia de noticias y con las periodistas integrantes de las redes.

En diciembre del año 2006 Itziar Lozano recibió su primer homenaje, ahí en una de sus casas, en CIDHAL, en Cuernavaca Morelos.

Como la vida de una águila, que vuela alto desplegando sus alas, definió entonces Luisa Rivera Izábal ?integrante de la asamblea de socias de CIDHAL-- en esta celebración la trayectoria de Itziar Lozano, en su "inmenso, diverso y variado trabajo y compromiso" con un eje central: el apoyo, promoción, asesoría, investigación, capacitación y desarrollo de las mujeres.

En ese homenaje Itziar reflexionó con quienes ahí estuvimos, "Cuando alcancemos a reconocer que estamos frustradas, atemorizadas o con coraje, podemos mirar a nuestro entorno y al interior de nosotras mismas para empezar a entender lo que está ocurriendo. Ningún sentimiento es demasiado infantil, o vergonzoso, o ?anormal?. En la vida de un grupo todo puede surgir: lo grande y maravilloso, lo mezquino y lo chiquito. De todo ello aprendemos sobre nosotras mismas y sobre las demás mujeres. Y de eso se trata, finalmente?".

El 17 de septiembre aquí en la Ciudad de México, las feministas organizaron otro homenaje, grabado todo por la querida Rotmi Enciso, para después dárselo a Itziar, no sé si alcanzó a verlo. Itziar, como siempre generosa, nos deja lecciones y reflexiones para seguir creciendo, para caminar hacia el futuro sin dejar de construir en el presente, tomando las lecciones del pasado.

Sin lugar a dudas estas despedidas duelen.

07/LL/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com