Cada vez mas jóvenes, las víctimas de explotación sexual

Trata de Personas
   Confirman Organizaciones no Gubernamentales
Cada vez mas jóvenes, las víctimas de explotación sexual
CIMAC | México.- 03/08/2006

La Coalición Internacional contra el tráfico de Mujeres, Niñas y Niños (CATW-LAC), por sus siglas en inglés, denunció la desprotección de las víctimas del delito de trata de personas y pidió la creación de albergues.


Para Sara Torres, directora de la Red Internacional de Derechos Humanos, las redes no pueden ser desarticuladas porque no se persigue a toda la cadena de las organizaciones criminales.


Diversas organizaciones no gubernamentales que trabajan en contra de la explotación sexual confirmaron que las edades de las víctimas son "cada vez más bajas" y describieron el modus operandi de las organizaciones criminales, señaló.


Al respecto Monique Altschul, directora ejecutiva de la ONG Mujeres en Igualdad y fundadora de la red No a la Trata, denunció que las víctimas de explotación sexual son cada vez más las y los menores de edad, pues "son muy vulnerables y por eso se aprovechan de ellas".


Esta vulnerabilidad se agrava con un maltrato muy intenso y, si se resisten, "son sometidas a golpes y a consumir drogas, a violaciones repetidas a lo largo de días, a estar aisladas, para que no tengan con quién comunicarse ni puedan confiar en nadie", sostuvo.


Mercedes Assorati y Elena Solari, coordinadoras de la Lucha Contra la Trata de Personas de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), dijeron que el negocio se ve favorecido por los vacíos legales que no prevén el concepto de red de crimen organizado.


El comercio necesita de captadores o reclutadores en el punto de origen, de transportistas luego y de explotadores del negocio en el destino, explicaron.


En cuanto a la desprotección que sienten las víctimas, Altschul remarcó la necesidad de tener políticas públicas eficaces que permitan dar albergues a las víctimas, con las condiciones necesarias y con recursos médicos y psicológicos.


"Ellas deben saber que tienen derecho a que se las reintegre o que se las ayude a iniciar una vida nueva en un lugar distinto, porque a veces corren peligro", consideró.


CÓMO ACTÚAN LAS REDES


Según la OIM, los métodos utilizados en el proceso de explotación de niñas, niños y adolescentes con fines de actividad sexual son pocos, y se repiten sólo con escasas variantes.


La víctima es generalmente una persona de bajos recursos económicos y culturales que vive en un lugar que no brinda alternativas laborales, por lo que se le hace tentador probar suerte en otros horizontes.


El proceso se inicia cuando la red toma contacto con la víctima, gana su confianza y eventualmente la de su familia, incluso puede llegar a ser su novio, y le ofrece un trabajo muy bien remunerado.


La persona se embarca en un viaje, pero necesita que alguien lo pague. Allí se genera una primera deuda y quien la paga buscará cobrarla, a veces con la hipoteca de la casa que ocupa la víctima, que se sumará al hospedaje y la comida que deberá pagar cuando llegue al lugar de destino al encontrar un trabajo.


Si la falta de preparación laboral le impide conseguir un empleo, quien la recibe esperará dos o tres semanas y, finalmente, le dirá que necesita cobrar la deuda y que la única alternativa que tiene es la prostitución.


Así se inicia la explotación sexual, un camino cuyo retorno es difícil por la desvinculación personal de la víctima con la población del lugar, su aislamiento personal y las jornadas agotadoras de "trabajo". Según la OIM, la red apelará al miedo y a la extorsión para el pago compulsivo de la "deuda".


06/LR/CV