Trata de Personas
   Casi cuatro mil niñas y niños provienen de Misiones
Descubren en Argentina ruta de trata interna
CIMAC | Argentina.- 03/08/2006 La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) puso al descubierto en Argentina, una ruta de trata interna de personas en la cual las provincias del norte actúan de proveedoras de mujeres, niñas y niños a los distritos ubicados más al sur.

En su página de Internet, la investigación señala que Salta, Jujuy, Tucumán, Chaco, Catamarca y sobre todo Misiones son los lugares de origen de las niñas y adolescentes que después pueden ser encontradas en Buenos Aires, Córdoba y en las provincias patagónicas, particularmente en las ciudades portuarias y pesqueras.

Muchos estados provinciales son a la vez punto de origen y destino de las víctimas, una situación que es más habitual en la zona central del país, en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Capital Federal y Buenos Aires.

Un caso particularmente notable es el de Misiones, que suministra un flujo constante de menores de edad, incluso para países vecinos, y al mismo tiempo desarrolló una red de explotación interna que se combina con aspectos de turismo sexual infantil, que la OIT calculó en casi cuatro mil niños.

El mismo circuito se usa para el comercio de menores de edad y adultos que se utilizan en trabajos semiesclavos de las grandes ciudades y en zonas rurales del interior.

La mayoría fueron sorprendidos por el descubrimiento en marzo de este año de las aberrantes condiciones de trabajo en los talleres textiles clandestinos, cuando un incendio arrebató la vida de seis personas de origen boliviano, cuatro de ellas niños, en el barrio de Flores, en la capital federal.

EXTRANJEROS EN LA TRATA DE PERSONAS

La presencia de extranjeros es una constante en la trata de personas. Un estudio hecho en Paraguay mostró que el 60 por ciento de las mujeres que salieron del país y luego ejercieron la prostitución residieron un largo tiempo en Argentina.

El negocio de explotación sexual creció sustantivamente en los últimos tiempos por la escasa inversión de capitales que requiere, tan sólo exige el alquiler de un departamento y la virtual esclavitud de las personas que la ejercen.

La OIM estimó que un grupo de siete mujeres menores de edad en condiciones de prostitución reditúa mensualmente unos 80 mil dólares mensuales a sus explotadores, con muy pocos gastos.

Mercedes Assorati y Elena Solari, coordinadoras de la Lucha Contra la Trata de Personas de la OIM, dijeron que a este negocio lo favorece el vacío legal que no establece el concepto de red de crimen organizado, por lo que no puede perseguirse a las personas que actúan en la cadena para hacer posible la actividad.
06/LR/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com