Migración
   La calle es muy valiosa , recuerdan
Mientras Calderón decide, migrantes presionarán para legalizarse
Por: Leticia Puente Beresford/ corresponsal
CIMAC | Washington.- 27/11/2006 Mientras Felipe Calderón no fija una postura respecto a los y las mexicanas indocumentadas que radican en los Estados Unidos, organizaciones civiles de migrantes dicen que la solución para lograr avances en su legalización es la presión, pues saben por experiencia que la calle es muy valiosa.

Para Felipe Calderón, la migración es un problema bilateral, que se resolverá creando más empleos en México, pero las organizaciones proinmigrantes dicen que no pueden esperar más tiempo ante un problema que hoy afecta a millones.

Por eso, realizan desde ahora cabildeos con los recién electos congresistas e incluso ya iniciaron los preparativos para nuevas marchas y así presionar para que en el 2007 se legalice a los 12 millones de indocumentados.

Algunas organizaciones, como el Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés, o La Raza, como lo conocen las y los migrantes), principal organización hispana en EU, consideran que es muy difícil lograr algo sobre reforma migratoria en el Congreso en lo que resta de este año. Por eso, dice la directora de Comunicaciones de La Raza, Flavia Jiménez, nosotros apostamos a que la reforma sea tratada por el nuevo Congreso que asume en enero.

La Raza considera que la nueva legislatura brindará la oportunidad de que se retome el proyecto elaborado en el 2005 por los senadores John McCain (republicano de Arizona)
y Edward Kennedy (demócrata de Massachussets), que propone la legalización de los 12 millones de indocumentados e indocumentadas.

De aprobarse y revisarse, el proyecto sería enviado al presidente George Bush para que lo convierta en ley, dijo Jiménez.

Por su parte, el Foro Nacional de Inmigración (NFI) en Washington informó, a través de su vocero Lynn Tramnte, que mientras el nuevo Congreso toma posesión, nosotros estamoshablando con los congresistas electos y comunicándoles
nuestro punto de vista, pues a ellos tocará resolver el problema de la legalización de los 12 millones de trabajadores indocumentados.

Sin embargo, no se mostró muy confiado en que se retomen proyectos anteriores, siento que se tendrá que comenzar todo de nuevo.

Más radical es la posición del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen), cuyo director ejecutivo, Saúl Solórzano, opina que sólo se avanzará en una reforma migratoria justa y humana mediante la presión. Darán un plazo de cien días para esperar algún avance en el Congreso, al término del cual tomarán otras acciones de movilización, como se hizo la primavera pasada. La calle es muy valiosa, dice.

Pero el Movimiento Latino USA de Los Ángeles, California, advirtió que ni cien días, ni 200 vamos a esperar. El terreno esta fértil ahora, en este momento, dice Juan José Gutiérrez. Pero, para que no nos fallen los demócratas ni el presidente, los vamos a presionar desde ya, para que no politiqueen con los inmigrantes.

Todos los grupos coinciden en que la reforma migratoria integral se logrará en el 2007, no antes. Para La Raza, cualquier plan que sea aprobado por el nuevo Congreso debe proteger a quienes ya están aquí, pagan impuestos, carecen de antecedentes criminales y luchan por el bien de Estados Unidos.

Así, mientras Calderón Hinojosa dice a la revista TIME que para enfrentar el problema bilateral de la migración primero necesitamos crear un marco de trabajo en México, para después patrocinar como gobierno proyectos de trabajo y crear empleos, las organizaciones de migrantes iniciaron ya el inicio de lo que puede convertirse en otra primavera de protestas y presión.
06/LPB/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com