Migración
   Denuncia activista que no sólo las remesas son importantes
Urge Elvira Arellano a México fijar postura en torno a redadas
CIMAC | Leticia Puente Beresford/corresponsal

Chicago.- 01/11/2006
Así como el gobierno mexicano "puso el grito en el cielo" para rechazar el muro que construirá Estados Unidos en la frontera, también "tiene que fijar su postura en torno a las deportaciones y redadas que viven a diario millones de trabajadores indocumentados", urgió aquí Elvira Arellano, activista mexicana que enfrenta aquí una orden de expulsión.

Indicó que pese a que le envió una carta al presidente Vicente Fox para que interceda por ella y los más de tres millones de padres de familia que temen ser deportados, el gobierno mexicano mantiene un silencio absoluto.

?Tal parece que no les importa. No toman una postura firme. Pero eso si, bien que protestan por lo del muro, porque entonces se les acabaría la gallina de los huevos de oro, con lo de las remesas, pero nada dicen respecto a las deportaciones y redadas", subrayó.

Insistió en que espera la respuesta del gobierno mexicano a su petición "es fundamental", ya que éste también es un problema que atañe a ambos gobiernos México y Estados Unidos. Mañana su hijo Saúl, viajará a Washington en compañía de 40 menores para entregar otra carta a la Casa Blanca dirigida al presidente
George Bush.

Anunció que en breve, niñas y niños ciudadanos americanos interpondrán una demanda en contra del mandatario norteamericano ante la Suprema Corte de Justicia por no hacer nada para que sus padres se queden a vivir en este país. "En familia, como debe de ser".

Elvira Arellano, desde la iglesia metodista donde se refugia para evitar la deportación, destacó que sus abogados trabajan la demanda y esperan reunir a todos los infantes que enfrentan el problema de la deportación.

Más adelante, Arellano dijo que su hijo también viajará a la ciudad de México el 14 de noviembre a fin de reunirse con senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quienes aseguran que urgirán tanto al Congreso de la Unión como al Senado para fijar una postura de defensa de las y los trabajadores indocumentados y frenar las deportaciones desde el lado diplomático.

"El tiempo se me acaba", dijo Elvira. Pero aún "mantengo la esperanza de que algo ocurrirá para que mi hijo, pueda vivir conmigo en este país. Su país. Lo de menos es irnos de aquí, pero cuando él regrese a los Estados Unidos, perderá su idioma. No tendrá las mismas oportunidades para progresar.

Y todo va a pasar. Tendrá que solicitar ayuda del gobierno para poder subsistir como le sucede a muchos ciudadanos, que no pueden pagar todas sus cuentas.

Elvira Arellano, quien tendrá que tomar la próxima semana una decisión final respecto a su estadía en el país, espera también que luego de las elecciones del próximo 7 de noviembre, el nuevo Congreso pase una ley migratoria integral que unifique a las familias.
06/LPB/LR/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com