Monedero
Nuevos lineamientos de política: ¿Qué hacer para crecer?
Por: Carmen R. Ponce Meléndez
CIMAC | México, DF.- 22/05/2012 Recuperar las capacidades constitucionales del Estado nacional para estimular el crecimiento y auspiciar su sostenibilidad y, a la vez, encarar la desigualdad y la pobreza para superarlas de manera progresiva y gradualmente acelerada.

Reconocer que la muy baja creación de puestos de trabajo es en esencia un problema de demanda laboral insuficiente, de débil crecimiento y de un escaso acervo de capital.

Donde el impulso al empleo no puede reducirse a la mera flexibilización de la legislación laboral, ya que ello sólo precarizaría más los puestos de trabajo, sino que implica cambios de fondo en la estrategia macroeconómica y sectorial.

(VER GRÁFICA AQUÍ)

Articular el derecho a la alimentación con la soberanía alimentaria conlleva reconocer la importancia de las mujeres en la economía rural, y la necesidad de atraer jóvenes para la realización de actividades productivas en este ámbito.

Lo cual supone el acceso de las mujeres a dos activos centrales: tierra, particularmente en el sector ejidal, y crédito, lo que significaría una enorme transformación en el sentido de impulsar un nuevo espacio para ellas en las actividades productivas rurales, cuestión que también forma parte de las políticas recomendadas por la FAO: cerrar las brechas de género en aras del desarrollo.

Estas son algunas de las 102 propuestas contenidas en el documento "Lineamientos de política para el crecimiento sustentable y la protección social universal", formulado por el grupo Nuevo Curso de Desarrollo, integrado por distinguidos universitarios y coordinado por el maestro Rolando Cordera.

Este documento contempla entre otros aspectos: una prioridad en la dimensión de la problemática laboral del país; desarrollo productivo, una profunda y ambiciosa reforma hacendaria; protección social universal para el siglo XXI; desarrollo rural y desafío alimentario, así como reformas en el sector financiero.

Todas son propuestas articuladas con un implícito de renovación del pacto social; seguramente ya fueron revisadas por los distintos candidatos y candidata a la Presidencia.

Se afirma que "el clima de inseguridad generalizada que hoy embarga al país podría ser encarado desde plataformas promisorias de crecimiento económico, creación de empleo formal, acceso generalizado a una educación de calidad y protección social universal".

Considera que es necesario un cambio hacia una política de fortalecimiento del salario y ampliación del mercado interno. Un nuevo salario social que siente las bases de una redistribución consistente por la vía fiscal, de creación de bienes públicos ?en especial salud y educación? y de protección social generalizada.

Sistema de salud pública de cobertura universal, salud de calidad para todos. Se propone un sistema de protección a los individuos y las familias frente a los costos o la pérdida de ingresos provocados por eventos como la maternidad, la enfermedad, las incapacidades, la edad avanzada, la viudez y la orfandad, bajo un esquema de prestaciones no vinculadas al trabajo formal y sustentadas en impuestos generales.

La protección social debe incluir servicios de atención infantil para hijos de padres o madres trabajadoras y los de atención a población en edad avanzada.

En materia de educación, ésta debe entenderse como un componente insustituible de la transformación productiva, pero también como uno de los Derechos Humanos cuya garantía universal corresponde al Estado.

Gasto e inversión. El incremento en el gasto debe canalizarse al combate efectivo a la pobreza; a garantizar el acceso real a la salud de calidad para todos los mexicanos; a la educación con el fin explícito de mejorar la calidad, la infraestructura y los servicios escolares; al desarrollo científico y tecnológico; a la construcción y rehabilitación de infraestructura básica en agua, energía, transportes y comunicaciones, y al desarrollo rural.

Todo lo anterior supone que el volumen de gasto del Estado mexicano alcance hacia 2018 el 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Dentro de esto, la inversión pública requiere duplicarse de sus niveles actuales de (4 o 5 por ciento) hasta 10 por ciento del PIB.

Desarrollo productivo. Se propone la elaboración de un plan de desarrollo industrial para el México del siglo XXI; hacer de la expansión del mercado interno el instrumento central de la industrialización, incluyendo una amplia participación de la inversión pública y privada, que son complementarias, ello implica generación de empleos dignos y productivos.

En lo concerniente a la reforma hacendaria planteada en estos lineamientos, ésta comprende cambios en ingresos, gastos y crédito para los tres niveles de gobierno.

Considera una reforma tributaria cuyo objetivo rebasa la dimensión de elevar la recaudación, aunque sea evidente la insuficiencia de los ingresos tributarios, sino asegurar el financiamiento de la parte que corresponda al Estado del desarrollo económico y social de la nación.

Permitiría elevar la recaudación en 10 puntos porcentuales del PIB, a lo largo de un gobierno (seis años) con un impacto sustancial a su inicio.

Elevar la tasa del IVA, gradualmente, hasta alcanzar en el curso de un sexenio niveles comparables a otros países, del orden de 17 a 20 por ciento.

Mantener la actual exención a alimentos y bebidas durante los primeros tres años y establecer que el IVA se aplicará de manera generalizada (excepto a una canasta básica de alimentos y una lista acotada de medicinas) a partir del cuarto año, eliminando la tasa cero.

También habla de transparentar el ejercicio del gasto, darle nuevas facultades al Congreso para su evaluación, evaluación y control del gasto público, transparencia y rendición de cuentas.

Habría que hacer mención especial a la reforma financiera que incluye un fortalecimiento de la banca de desarrollo, y reformas a la Ley Orgánica del Banco de México.

La Ley Orgánica debe recuperar dos objetivos: la estabilidad de precios y la promoción del crecimiento y el empleo, como ocurre en muchos otros países. Además se propone adicionar un tercer objetivo: vigilar la estabilidad del sistema financiero nacional en su conjunto, con respeto a la autonomía del organismo.

Finalmente, se coincide plenamente con la afirmación de que México necesita construir un curso de desarrollo diferente, con un crecimiento sustancialmente mayor al de los últimos decenios y con una redistribución de los ingresos y de las oportunidades para las mujeres y para México.

Con estas 102 propuestas nodales, formuladas por el grupo Nuevo Curso de Desarrollo, se demuestra que SÍ hay varias respuestas a la pregunta ¿qué hacer para crecer?

Ramona_melendez@yahoo.com



Twitter: @ramonaponce

*Economista especializada en temas de género.



12/CP/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com