NACIONAL
Migración
   Hay 20 denuncias penales y autoridades no hacen nada
Arrecian agresiones contra Casa del Migrante de Saltillo
CIMACFoto | César Martínez López
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
Cimacnoticias | México, DF.- 09/01/2013 Tras las recientes agresiones que sufrió el personal de la Casa del Migrante de Saltillo “Frontera con Justicia”, en Coahuila, activistas de esa organización exigen al Estado mexicano que les garantice medidas de protección para continuar con su labor de defensa de los Derechos Humanos (DH) de las personas migrantes.
 
Alberto Carrasco, director de la Casa del Migrante de Saltillo “Frontera con Justicia”, dijo a Cimacnoticias que la intimidación comenzó en 2009 cuando iniciaron la documentación de casos de privación ilegal de la libertad de las y los migrantes.
 
Desde entonces el personal del albergue, también conocido como “Posada Belén”, vive bajo amenaza. “Había gente observando los domicilios de quienes trabajamos en la Casa del Migrante, nos seguían personas desconocidas”, denunció.
 
En 2010 dañaron los automóviles de las y los activistas en las inmediaciones del albergue. Dos años después, en noviembre pasado, uno de sus integrantes fue detenido por un hombre, que le quitó información y su celular, y le dijo que “dejara de estarse pasando”.
 
Hace unas semanas se registraron las últimas agresiones. El pasado 19 de diciembre, mientras presentaban el informe sobre la situación de las y los defensores de migrantes en México, desconocidos rompieron un cristal del vehículo del sacerdote Pedro Pantoja, asesor general de la Casa del Migrante de Saltillo, y se llevaron un maletín con información confidencial con la que trabaja la organización.
 
El pasado 30 de diciembre, Pantoja recibió una llamada de amenaza hacia el equipo del albergue, en la que le dijeron: “Se los va a llevar la chingada”. Y días después recibió otra llamada con información falsa sobre la localización de los documentos robados.
 
Por la violencia registrada en su contra desde hace tres años, el personal de la Casa del Migrante ha iniciado 20 denuncias penales por agresiones y amenazas, y hasta ahora no hay ninguna persona consignada por estos hechos.
 
Carrasco indicó que la impunidad en la que permanecen las agresiones es una de las razones por la que continúan las constantes amenazas.
 
A ello se suma el incumplimiento del Estado mexicano para implementar las medidas de protección necesarias para garantizar la seguridad del albergue, que en 2010 ordenó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.
 
El director del albergue indicó que entre los acuerdos para proteger a las y los defensores, que hasta ahora no se efectúan a cabalidad, está la vigilancia permanente de la policía en las inmediaciones de la Casa del Migrante, ya que “el lugar se queda sin protección por horas”.
 
También puso como ejemplo que la policía estatal tardó año y medio en colocar cámaras de seguridad en el lugar, y cuando al fin lo hizo, éstas “son de mala calidad y se descomponen cada dos o tres meses”. “Ni siquiera nos dieron los teléfonos celulares para que el equipo estuviera en constante comunicación”, acusó el activista.
 
Alberto Carrasco llamó al Estado mexicano a cumplir su compromiso de implementar una política migratoria con perspectiva de DH, que garantice la seguridad de las personas defensoras de las y los migrantes.
 
Y es que a pesar de que en la Ley de Migración, publicada en 2011, México reconoce la importancia de los albergues, de las y los defensores y de las personas migrantes, en los hechos las autoridades no la aplican.
 
Incluso, dijo, son quienes se coluden con la delincuencia organizada para violentar los DH de quienes transitan por el país sin documentos de estancia legal. “Hemos acompañado a migrantes a denunciar penalmente a funcionarios del Instituto Nacional de Migración que operan con los criminales”, mencionó.
 
Además de dar asesoría jurídica, acompañamiento personal y psicológico, y seguimiento a los casos, la Casa del Migrante de Saltillo brinda ayuda humanitaria a las y los migrantes, en su mayoría provenientes de Centroamérica.
 
Luego de cruzar el país, el 100 por ciento de quienes llegan al albergue ha sufrido alguna violación a sus DH: extorsión, robo, acoso y violación sexual, ésta última es experimentada por mujeres, cuyo flujo migratorio va en aumento.
 
Por la importancia de la labor de la Casa del Migrante de Saltillo, Amnistía Internacional llamó a las autoridades a “brindar de manera urgente medidas de protección efectiva”, ordenadas por la CIDH.
 
12/GCJ/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com