• user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.*,v.weight AS v_weight_unused FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 62377 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 640.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.* FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 62377 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name LIMIT 0, 1 in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/sites/all/modules/pathauto/pathauto.tokens.inc on line 62.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.tid, t.* FROM term_data t INNER JOIN term_node r ON r.tid = t.tid WHERE t.vid = 4 AND r.vid = 62377 ORDER BY weight in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 621.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.tid, t.* FROM term_data t INNER JOIN term_node r ON r.tid = t.tid WHERE t.vid = 2 AND r.vid = 62377 ORDER BY weight in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 621.
MUJERES Y SALUD MENTAL
   MUJERES Y SALUD MENTAL
La cuesta emocional de enero
CIMACFoto | César Martínez López
Por: Alejandra Buggs Lomelí*
Cimacnoticias | México, DF.- 15/01/2013 Decía el filósofo estadounidense Elbert Hubbard que “nadie necesita más de unas vacaciones que aquella persona que acaba de tenerlas”, y cuánta razón tenía.
 
Generalmente, las vacaciones nos ayudan a romper con la rutina y a lograr un estado de relajación, además la ausencia de retos y obligaciones reduce el estrés y por otro lado, la socialización con la familia y amistades durante la época decembrina contribuye a que podamos disfrutar más de la vida. 
 
Es un hecho que las vacaciones traen consigo un efecto reparador que provoca una sensación muy placentera que nadie quiere perder.
 
Esperar con ansias las vacaciones para descansar y liberarnos del estrés diario provoca que cuando termina este periodo de escape de la “realidad” el golpe emocional sea grande y a nivel físico está comprobado que algunas personas experimentan cansancio generalizado, falta de sueño y dolores musculares.
 
Por supuesto que enero también es una época difícil en términos económicos, pues la mayoría regresa a pagar las cuentas de diciembre y no hay suficiente dinero como para darse placeres que les permitan subir la moral.
 
Encima de todo esto, llegan los aumentos a los precios, el pago de la tenencia que algunas y algunos ya no teníamos contemplado y para colmo el gasolinazo.
 
Esta sensación de desánimo, aunque aún no está catalogada como trastorno, es conocida como síndrome postvacacional y es muy parecida, aunque más exacerbada, a las crisis que sufren muchas personas cuando termina el fin de semana y deben ir a trabajar o a la escuela el lunes.
 
A pesar de que es real que existe una depresión mayor durante las fechas decembrinas, se ha visto que enero es el momento más crítico del año y algunas y algunos lo describen como las tristezas de Año Nuevo, o como yo le llamo: “la cuesta emocional de enero”.
 
Me parece importante abordar este tema porque es una situación a la que pocas y pocos le damos importancia en nuestras vidas, quizás sí podemos hablar de la dificultad que enfrentamos para regresar al trabajo o a la escuela, para despertar más temprano, para dejar de ver a las amistades y dejar de hacer cosas placenteras.
 
No es común que nos refiramos a estas sensaciones como un estado de baja energía y de duelo aunque no llegue a convertirse en depresión, pues implica tener que soltar algo que nos produce mucho placer y relajamiento, para tener que enfocar nuestra atención en las obligaciones y responsabilidades diarias que no son tan gratas.
 
Además de todo lo anterior, enero es un mes en el que muchas y muchos quieren empezar de cero en varias áreas de sus vidas como: la salud, la economía y el amor.
 
No cabe duda que el inicio de cada año trae consigo la posibilidad de plantearnos y replantearnos nuestras vidas, qué queremos y hacia dónde vamos, lo que implica cerrar ciclos.
 
En la consulta me he dado cuenta que para algunas personas es importante plantearse propósitos, los cuales les permiten dar estructura y sentido a sus vidas.
 
Los propósitos, como su nombre lo indica, son intenciones o voluntades que tienen las personas para hacer algo, y especialmente en estas fechas ese algo está relacionado subjetivamente con la posibilidad de borrar eso de nosotras y nosotros que no nos agrada y empezar de cero.
 
La sensación es de tener una nueva oportunidad para cerrar viejas formas de vida en los diferentes contextos que no funcionaron en años pasados, puede contribuir a que las personas tengan un objetivo en el cual enfocarse, para que al término de las vacaciones tengan la posibilidad de colocar su energía y sus emociones en algo que les entusiasme tanto como estar de vacaciones.
 
Definitivamente a una persona que cuenta con metas a lograr le será más fácil enfrentar esta cuesta emocional de enero a aquella que carece de metas.
 
En un estudio, el psicólogo Richard Wiseman reveló que sólo el 12 por ciento de las personas consigue lo que se propone cada vez que el calendario señala el inicio de un nuevo año.
 
Sin embargo, parece que existe una diferencia de género en la posibilidad de concluir el propósito o meta que se plantean mujeres y hombres, ya que se ha visto que los hombres concretan sus propósitos cuando se unen a otros y otras con el mismo objetivo, o cuando se enfocan en la recompensa que implicará la realización de ese objetivo.
 
En el caso de nosotras las mujeres parece que  nos facilita más la culminación de nuestros propósitos cuando hablamos de ellos con nuestras amistades y familiares, es decir cuando los compartimos con las y los demás.
 
Es claro que todas y todos pasamos por esta etapa de baja energía al inicio de año, sin embargo me parece que hay formas para poder contrarrestar sus efectos, no con la intención de negar que es algo que nos afecta y a lo que hay que dar espacio, pero sí con la intención de poder enfocar nuestra energía en algo que sea satisfactorio.
 
Sugiero que para lograr el cambio del ritmo de las vacaciones al ritmo de la rutina diaria lo hagamos como un aterrizaje suave, es decir por aproximaciones sucesivas que nos permitan adaptarnos poco a poco a este cambio emocional y en especial a las mujeres, que una vez planteados nuestros objetivos los platiquemos con otras personas para que este compartir se convierta en sinónimo de concreción de propósitos.
 
www.saludmentalygenero.com.mx
 
*Directora del Centro de Salud Mental y Género, psicóloga clínica, psicoterapeuta humanista existencial y especialista en Estudios de Género. 
 
13/ABL/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com