OPINIÓN
LABORAL
   CRISTAL DE ROCA
¿Simple ama de casa?
CIMACFoto | Maricruz Montesinos
Por: Cecilia Lavalle*
Cimacnoticias | México, DF.- 05/03/2013 “Mi mujer no es sólo una simple ama de casa, ella trabaja”, dijo un señor a un grupo de personas que organizaban no sé qué. Y yo no pude evitar escuchar. Y ganas me dieron de interrumpirlo. ¿Desde cuándo ser ama de casa es simple?
 
Hagamos una lista de “la simpleza”. Una casa necesita estar limpia. Para ello, entre otras tareas, se debe sacudir, barrer y/o aspirar, trapear, lavar baños, que incluye el W.C., el lavabo, las llaves de regadera y lavabo, la cortina de baño o los canceles. Sume más trabajo si la casa tiene patio y/o jardín, o si se tienen mascotas o aves.
 
Todo eso, que se realiza tres o cuatro veces por semana, requiere técnica (no me va a decir que cualquiera sabe utilizar una escoba).
 
También requiere energía y conocimientos, no sólo de la manera en que debe realizarse el trabajo, sino de los productos de limpieza más indicados para cada cosa y lugar. Y demanda trabajo así se cuente con empleada del hogar, porque se debe planear, organizar y supervisar ese trabajo. ¿O no?
 
Pero ser ama de casa implica mucho más que encargarse de la limpieza de una casa; involucra también el cuidado de quienes integran la familia.
 
Y eso quiere decir: preparar desayunos, comidas y cenas; lavar la ropa, vigilar su secado, planchar, doblar y guardar; cuidar a las hijas y los hijos, supervisar y apoyar sus tareas escolares, llevarles y traerles de vuelta de las actividades extraescolares, y un largo etcétera.
 
Y cualquiera que cocine, ¡no me dirá que es algo simple! Puede ser gozoso, si es que le gusta, pero simple, ¡ni un huevo estrellado!
 
Por si fuera poco, “la simpleza” de ser ama de casa abarca el trabajo formativo: formar hábitos de limpieza, valores, habilidades sociales; y el trabajo afectivo: tener paciencia, escuchar, brindar apoyo emocional, apapachar. ¿Se me olvida algo?
 
El señor en cuestión dijo, además, otro disparate: “…ella trabaja”.
Entonces, ¿qué se supone que hace una ama de casa? ¿Descansar? Todas las tareas de limpieza, cuidado, formativas y afectivas ¿qué son? ¿Actividades de ocio? ¿Diversión? ¿Aficiones? ¿Lo más parecido a un spa?
 
Considerar que lo que se hace en el hogar no es trabajo es una de las maneras más brutales de ignorar, invisibilizar o subestimar el trabajo de millones de mujeres en sus hogares, y de lo que ese trabajo aporta al bienestar de la sociedad y al crecimiento de la economía de un país.
 
Por desgracia el señor que escuché no es el único que dice barbaridades.
 
Organismos gubernamentales como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía contabiliza el trabajo doméstico bajo el rubro de “condición de inactividad”. ¡Inactividad!
 
¿Sabe qué sinónimos encontré de la palabra inactividad? “Pereza, apatía, desidia, indolencia, ociosidad, inmovilidad, pasividad, letargo, parálisis, quietud, reposo, descanso, calma, tranquilidad…”. 
 
Dígame, ¿alguna de esas palabras se relacionan de alguna manera, así sea vagamente, con lo que hace una mujer que se dedica a las tareas del hogar?   
 
El trabajo doméstico es un trabajo, y de simple no tiene nada. Por eso debe realizarse por todas las y los integrantes del hogar de manera equitativa.
 
Veremos si cuando llegue ese momento, el señor en cuestión seguirá diciendo que es simple, y los funcionarios de gobierno seguirán insistiendo en que es “condición de inactividad”.
 
cecilialavalle@hotmail.com
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
 
13/CL/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com