OPINIÓN
   CRISTAL DE ROCA
¿Qué celebramos?
CIMACFoto | César Martínez López
Por: Cecilia Lavalle*
Cimacnoticias | Chetumal.- 12/03/2013 Cada año es lo mismo. Está bien, celebremos. Nomás pongámonos de acuerdo en una cosa: ¿Qué celebramos?
 
Festejar el 8 de marzo que las mujeres nacimos mujeres es un absurdo. De ser así, deberíamos festejar el Día del Perro, el Día del Piojo, el Día de la Piedra, y, claro, el Día del Hombre.
 
De manera que no es un día para regalar flores ni chocolates. No, al menos, por haber nacido mujer.
 
Pero si insiste en celebrar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, qué le parece si celebramos los avances de las mujeres en materia de igualdad.
 
Mire, por ejemplo, en la Roma antigua, Marco Poncio Catón, magistrado, sostenía que los hombres podían matar a sus esposas si consideraban que habían cometido adulterio. Pero a los hombres no se les podía tocar ni con un dedo (literal).
 
En la Edad Media, el rapto de una mujer era perdonado si el tipo aceptaba casarse con ella. Y, como las mujeres no estaban autorizadas a administrar su herencia, muchos forajidos recurrían a esa barbaridad.
 
En el siglo XVIII y XIX, mientras se proclamaba la igualdad y la libertad de los individuos, a las mujeres se les obligó legalmente a obedecer a sus maridos, a vivir a su lado, así fueran violentos; se les prohibió administrar bienes, opinar respecto a la educación de sus hijas e hijos, votar, y ya de gobernar ni hablamos.
 
En esos últimos siglos se ubica el nacimiento del feminismo. No como teoría sino como movimiento social, porque las mujeres organizadas comenzaron a luchar por cada derecho del que habían sido excluidas.
 
En el siglo XX, el movimiento feminista retoma con fuerza las luchas de las insumisas y comienza a cambiar la historia rápidamente.
 
Pone sobre la mesa la sinrazón de la exclusión, la discriminación y la violencia contra las mujeres sólo por nacer mujeres. Crea un cuerpo teórico y ético que explica esa sinrazón y guía la lucha por la igualdad.
 
Fortalece la idea de que el 8 de marzo en todo el mundo se haga un alto y se analice la condición y posición social de las mujeres. Moviliza a millones en la lucha por la vida, la libertad y la igualdad de las mujeres.
 
Y eso sí es digno de celebrarse.
 
Así que si de celebrar se trata, yo celebro que, aunque los horrores contra las mujeres siguen sucediendo, ahora están desautorizados, deslegitimados y prohibidos en medio mundo.
 
Celebro y honro a todas las mujeres que, pese a sus condiciones de sumisión forzada y de violencia, lucharon para que hoy millones de mujeres vivamos su utopía.
 
Celebro que en mi país ya no sea legal que una mujer sea violada, y que sea un delito el rapto así el fulano se quiera casar con la víctima.
 
Celebro las reformas para castigar la violencia. Y celebro que haya otras leyes que promuevan nuestra inclusión en la de toma de decisiones.
 
Eso y más celebro hoy. Pero antes de sacar las serpentinas reviso los pendientes que aún tenemos, como sociedad, con las mujeres de mi país y del mundo. Y me doy cuenta que aún hay mucho trecho por recorrer.
 
Así que antes de sacar las florecitas y los chocolates, mejor trabajemos hoy por la vida, la igualdad y la libertad de las mujeres. Y hagámoslo de nuevo mañana y los días siguientes hasta llegar al próximo 8 de marzo, en que revisemos si ya, por fin, sacamos las serpentinas y nos sentamos a hablar de trivialidades. ¿Le parece? 
 
cecilialavalle@hotmail.com
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, integrante de la Red Internacional de periodistas con visión de género.
 
13/CL/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com