Cosa de dos: la relación de pareja

MUJERES Y SALUD MENTAL
SALUD
   MUJERES Y SALUD MENTAL
Cosa de dos: la relación de pareja
CIMACFoto | César Martínez López
Por: Alejandra Buggs Lomelí*
Cimacnoticias | México, DF.- 23/04/2013

Es bien sabido por todas y todos que el mundo de las relaciones de pareja es un mundo complejo, interesante y apasionante.
 
Para fines prácticos, dividiré el tema en dos partes con la intención de abordar en este primer artículo el concepto de relación de pareja, y en un segundo me enfocaré en el tema de la forma en que se han modificado las relaciones de pareja a lo largo de la historia.
 
Partamos de la idea de que una relación de pareja es “cosa de dos”, de dos personas que se establecen en una relación afectiva más o menos formal.
 
Por lo que las relaciones de pareja son algo que a la mayoría de la gente nos interesa, porque en algún momento de la vida hemos estado, estamos o estaremos en pareja, ya sea en un vínculo mujer-hombre, hombre-hombre o mujer-mujer.
 
Es en nuestra familia de origen donde crecemos y nos desarrollamos, y es precisamente ahí en donde aprendemos los modelos de lo que es una relación de pareja.
 
Las relaciones de pareja son tan diferentes y diversas como existen familias en el mundo, cada una con sus propios valores, creencias, estilos, historia personal y experiencias, conformando el referente de las relaciones de pareja.
 
Una relación de pareja estará determinada por lo que emocionalmente aportan ambas personas al construir un vínculo amoroso o afectivo, con el reconocimiento personal y social de que esas dos personas desean desarrollar un proyecto de forma conjunta.
 
La aparición de un proyecto compartido podría hablar del amor con compromiso, y es en este momento cuando la relación de pareja alcanza cierta estabilidad.
 
Es importante no perder de vista que la manera en que vivimos el amor mujeres y hombres tiende a ser diferente, porque partimos de dos formas distintas de experimentar el amor por los valores y roles que nos asigna la sociedad como mujeres o como hombres.
 
Para nosotras las mujeres, el amor por lo general se convierte en el eje central de nuestras vidas o al menos hemos sido educadas para que así sea.
 
Desde niñas, nuestra vida está destinada a que aprendamos cómo debemos amar, se nos enseña a amar para dar y ser queridas y reconocidas por alguien.
 
Por el contrario, los hombres son educados de manera diferente y lo que podemos constatar en sus conversaciones es que tienden a dar más importancia a lo externo, público, político y profesional. Por lo general, tienen miedo a la intimidad afectiva y les es difícil conectar con sus sentimientos siendo el enojo la excepción.
 
Hasta aquí podemos ver que mujeres y hombres tenemos formas diferentes de sentir y expresar el amor; sin embargo, nos parecemos más de lo que a veces imaginamos, porque todos los seres humanos compartimos la misma necesidad básica de amor, sólo que tomamos diferentes vías cuando deseamos una relación.
 
La relación de pareja puede convertirse en lo más importante de nuestra vida, no sólo por la intimidad y el tiempo que compartimos, sino porque nos ayuda a crecer, a conocernos más, a estructurarnos, y la llevamos con nosotras y nosotros en los buenos  y los malos momentos.
 
En el momento en que las dos partes involucradas empiezan a pensar como unidad, el vínculo amoroso se fortalece, cimentándose los acuerdos y pactos que la pareja hace tanto explícita como implícitamente cuando establecen el vínculo de afecto.
 
Toda relación implica esfuerzos de todo tipo para su buen funcionamiento y además del amor como elemento importante, la forma en que se resuelven los conflictos y desacuerdos determinará el éxito de la relación.
 
La relación de pareja puede convertirse en una experiencia enriquecedora y maravillosa, es algo que se va construyendo en el día a día, a cada instante, e implica el descubrimiento y crecimiento mutuos si ambas personas están conectadas en la misma  frecuencia.
 
Es importante mencionar que la forma de vinculación en algunas  relaciones de pareja ha cambiado con los tiempos y son precisamente esos modelos los que describiré en mi próximo artículo.
 
www.saludmentalygenero.com.mx
 
*Psicóloga clínica, psicoterapeuta humanista existencial, especialista en Estudios de Género, y directora del Centro de Salud Mental y Género.
 
13/ABL/RMB