Puestos del IFE para mujeres, cortina de humo

OPINIÓN
Participación Política de las Mujeres
   OPINIÓN
Puestos del IFE para mujeres, cortina de humo
Por: Mabel Guadalupe Haro Peralta*
Cimacnoticias | México, DF.- 22/10/2013

El Instituto Federal Electoral abrió en días pasados una convocatoria para que las ciudadanas mexicanas ocupen cargos y puestos del Servicio Profesional Electoral del IFE.
 
El concurso es anunciado como una “medida especial de carácter temporal, exclusiva para mujeres”, un avance en la paridad de oportunidades y una acción positiva contra la discriminación por razón de sexo.
 
El IFE como nunca antes aparentemente trabaja en favor de la equidad demostrando su compromiso de servicio con la sociedad.
 
Aunado a esta convocatoria, se despliega un estudio titulado
“Diagnóstico sobre la situación de las mujeres en el Servicio Profesional Electoral del IFE 2013”, que realiza el propio instituto, en el que habla estadísticamente de la falta de puestos directivos ocupados por mujeres y las pocas oportunidades de ascender a salarios más altos a pesar de la experiencia y el currículum de la trabajadora.
 
Por tanto este concurso se realiza con la intención de que las ciudadanas, el personal femenino y funcionarias de carrera puedan aspirar a ocupar un cargo superior en los órganos desconcentrados del IFE y puedan obtener una plaza acorde con su especialización. 
 
Todo lo anterior es, efectivamente, un avance democrático que permite a las mujeres concursar por cargos que antes eran destinados a los varones, por tener la creencia de que eran los mejores capacitados para las cuestiones electorales. 
 
No obstante este concurso público, que ha sido anunciado por todos los medios de comunicación como una acción del IFE por construir democracia e igualdad de trabajo y salarios entre mujeres y hombres, no es más que una cortina de humo que daña severamente las leyes en favor de la equidad de género en México.
 
Primeramente, el diagnóstico refiere que dentro del IFE sólo 12.04 por ciento de los cargos de mando son ocupados por mujeres, contra el 87.96 por ciento en poder de los hombres.
 
En mandos medios, 29.04 por ciento corresponde a mujeres y 70.96 a los varones, mientras que 48.5 por ciento de cargos técnicos operativos son femeninos, y 51.4 masculinos.
 
Siguiendo estas estadísticas, resulta que uno de los requisitos indispensables para acceder a los cargos de la convocatoria es tener una experiencia mínima de tres años en un nivel de mando medio o superior.
 
Este requisito lo cubre únicamente quien tenga una carrera en el Servicio Profesional Electoral, del que sólo un 2.36 por ciento son mujeres, o bien un cargo en la administración pública que mínimamente te nombre como jefa de departamento.
 
Este tipo de puestos en México, como sabemos, muchas veces no se obtienen por el valor curricular de la aspirante; se alcanzan en su mayoría por nepotismo, compadrazgo o por participar en las campañas electorales, por tanto, las que queden en el cargo ya estarán relacionadas con el IFE, partidos políticos, órganos desconcentrados del instituto u oficinas centrales.
 
Las oportunidades de concursar se reducen todavía más para las ciudadanas pues, aunque posean la experiencia curricular necesaria, hará falta la experiencia de trabajo en altos mandos de las reducidas áreas que ocupan las mujeres no únicamente en el Servicio Profesional Electoral, si no en el total de dependencias e instituciones gubernamentales, según estadísticas del Inegi.
 
Segundo, los puestos de trabajo serán temporales como anuncia la propia convocatoria: “Medida especial de carácter temporal para mujeres”.
 
¿Esto qué significa? ¿Qué las mujeres estarán en mandos superiores por un corto tiempo? ¿Que la convocatoria será única e irrepetible?
 
Lamentable es que el trabajo bien remunerado para mujeres profesionistas sea “temporal”, mientras que para la mayoría de los varones de altos mandos en la función pública se contemplen empleos vitalicios, pues sabemos que las relaciones políticas son más fructíferas que la especialización profesional.
 
¿Por qué no mejor decir que este concurso está destinado únicamente para las pocas mujeres que ya trabajan en el IFE y evitar hacerlo extensivo a la población?
 
Este tipo de acciones, en lugar de construir democracia, como presume el IFE, deteriora las verdaderas acciones positivas a favor de la igualdad de oportunidades laborales entre mujeres y hombres.
 
¿Por qué no abrir concursos para la totalidad de las mujeres y no únicamente para las minorías que poseen altos mandos? México necesita más mujeres preparadas en los puestos de decisión y que además cuenten con todos los derechos laborales que los varones.
 
La mayoría de las mujeres preparadas para estos y muchos otros cargos estamos aquí, en la sociedad civil, no hemos pertenecido a ningún partido, ni tenido compadrazgos importantes, simplemente nos preparamos profesionalmente.
 
La realidad es que no se tiene la voluntad de trabajar con especialistas en ninguna institución, sean hombres o mujeres, pero para ellas se tiene un panorama laboral terrorífico: durante nuestra vida profesional tenemos pocas oportunidades de ascender, cuando se abren convocatorias tus armas no son tu currículum o experiencia, si no las relaciones políticas que puedas hacer y sabemos que, de entrada, la política discrimina a las mujeres aunque aparentemente se abra la representación política a la paridad.
 
Para aquellas que concursen y asciendan a mejores puestos porque lo merecen debido a su currículum, mis más sinceras felicitaciones y varias peticiones: pongan en alto el trabajo que tanto les ha costado, sea en las campañas o en las aulas universitarias, apóyense de las mujeres a su cargo, y una vez en el poder abran espacios para el resto de las mujeres que, al igual que ustedes, luchan día a día por un reconocimiento profesional y laboral.
 
Hay que hacer todo nosotras ya que, después todo, este tipo de concursos quedan en buenos intentos y de intentos ya estamos hartas. Si no es ahora ¿cuándo? Si no lo hacemos nosotras ¿quiénes? 
 
*Presidenta de la Asociación Iberoamericana para el Desarrollo de la Igualdad de Género A.C.
 
13/MGHP/RMB