MUJERES CAUTIVAS
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   MUJERES CAUTIVAS
En defensa de Carmen
Foto: Calley Chilla
Por: Teresa Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | México, DF.- 17/03/2015 A nivel discursivo, no existe gobierno alguno que no haya expresado su supuesta apertura a la libertad de expresión y de los medios de comunicación.
 
Incluso nuestra Constitución, en su artículo sexto, hace una amplia referencia al derecho que todo habitante tiene de expresar lo que piensa, y cada 6 de junio es una tradición la ceremonia en la que el poder en turno –sea municipal, estatal o federal– tira la casa por la ventana para “celebrar” a los medios de comunicación en el Día del Periodista, manteniendo con ello una buena relación que no sólo queda en una comida con mariachi, sino en una serie de prebendas que fluyen a mares por debajo de la mesa para garantizar un trato amable y sin crítica.
 
Han pasado más de 40 años desde que Gustavo Díaz Ordaz consiguió uniformar las versiones informativas que aparecieron en los periódicos aquel 3 de octubre de 1968 para cubrir la masacre de estudiantes a manos del gobierno en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, y más de 30 desde que Julio Scherer García fue expulsado del diario Excélsior, luego de una jugada sucia que probó el total desacuerdo de Luis Echeverría ante una línea periodística crítica, veraz e imparcial.
 
Estamos en 2015 y las cosas poco han cambiado, y quizás han empeorado. En aquellos años bastaba tender una mentira para que los medios –prácticamente todos– hicieran eco de la versión oficial, y con ello lograran conservar lectoras y lectores desinformados sin que nada más ocurriera.
 
Hoy, tras el discurso de la democracia y la libertad de expresión lo que hay es simulación, corrupción y venganza contra quien se atreva a develar las raterías de los hampones que nos gobiernan.
 
No obstante, México no es el mismo ya. Dos elementos nuevos se han agregado al panorama, y no precisamente para bien de un sistema supuestamente “democrático”.
 
El primero es que nos encontramos de lleno en la era de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y, para desgracia del sistema, todo aquello que no se provee ni informa de manera oficial es posible conocerlo a través de las redes sociales que hoy por hoy están bajo el dominio de la sociedad civil. Punto a favor.
 
El segundo tiene que ver con el incontrolable crecimiento del crimen organizado que ha logrado corromper la esfera política y empresarial, deteriorando cada vez más los niveles de seguridad y obstruyendo, atacando y agrediendo a los medios de comunicación que no le son leales, al grado de que somos el país más peligroso para ejercer el periodismo a nivel mundial. Punto en contra.
 
Innumerables ejemplos podríamos ofrecer de periodistas y comunicadores (mujeres y hombres) que aún en 2015 son asesinados, torturados, desaparecidos, perseguidos, amedrentados y despedidos por realizar investigaciones, dar seguimiento, publicar y opinar en torno de asuntos que producen gran incomodidad al poder, trátese de la élite criminal, política, empresarial, religiosa, o quizá acaso todas sean lo mismo.
 
En este terrible contexto es que ocurre la salida de Carmen Aristegui y su equipo de investigación de MVS Noticias, luego de seis años de mantenerse como líder de opinión, primer lugar en audiencia, y haber logrado varios reconocimientos nacionales e internacionales por su intachable labor periodística.
 
Parece mentira que en el marco de un gobierno supuestamente electo bajo reglas democráticas y en teoría abierto a todas las expresiones, ocurra que una periodista de excelente reputación sea despedida luego de haberse elaborado en torno suyo algún tipo de “circunstancia” opaca, irrazonable y forzada que a todas luces buscaba su salida a como diera lugar. 
 
Sí, parece mentira, excepto porque nos encontramos bajo el mando del mal gobierno de Enrique Peña Nieto, y por supuesto no es casual que la expulsión de Aristegui y su equipo ocurra después de haber dado a conocer asuntos tan graves como las famosas casas de Angélica Rivera y Eduardo Videgaray por parte de Grupo Higa, o la red de trata que manejaba el líder del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, asuntos que han hecho mella en la credibilidad y aprobación ciudadana hacia esos personajes.
 
Carmen Aristegui siempre tuvo un espacio para todas y todos los actores políticos y para todas las versiones de un solo hecho, y las organizaciones de la sociedad civil, como la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés) no hemos sido la excepción.
 
Por ello, desde CATWLAC expresamos nuestra más enérgica protesta por el despido de Aristegui y su equipo por parte de los directivos de MVS, pero que bien sabemos se trata de una represalia del gobierno federal, quien no tolera un solo ápice de periodismo que se salga de las fauces de su control.
 
Tal como ocurrió en el 68 ocurrió con Díaz Ordaz, en el 76 con Luis Echeverría y Regino Díaz Redondo, hoy en 2015 ocurre con Peña Nieto.
 
Y muy a pesar de su fama de hombre justo y respetuoso de la libertad de expresión, e incluso de haberse enfrentado a Felipe Calderón en un asunto similar, y de ser víctima del sistema en el reparto ilegal de concesiones de medios, Joaquín Vargas Guajardo se encuentra a punto de pasar a la historia como otro de los grandes artífices de la represión en México, a quien por supuesto, y en apoyo a Carmen, daremos batalla.
 
Por lo pronto, las y los convocamos al apagón generalizado a Dish, MVS Radio y TV, y a no comprar ningún producto que se anuncie en esa radiodifusora. Ya basta, las mexicanas y los mexicanos no somos tontos. #EnDefensadeCarmen3 #NiUnPasoAtrás.
 
*Directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).
 
15/TUZ/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com