NACIONAL
Especial - Elecciones 2015
   ELECCIONES 2015
   “No se puede evitar en un día lo que se ignoró por meses”
Si no están los muchachos de vuelta tampoco habrá elecciones: madres de normalistas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cimacnoticias | México, DF.- 07/06/2015 Las madres, familiares y compañeros de los 43 estudiantes víctimas de desaparición forzada y de los tres asesinados en Iguala, Guerrero, fueron ignoradas por el Instituto Nacional Electoral (INE) y el gobierno federal cuando advirtieron que mientras estuviera impune cada delito que se comete en la entidad, no permitirían la jornada electoral hoy.
 
En consecuencia, las familias y compañeros de los estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” consiguieron con la quema de urnas de 14 casillas (de un total de 29) que la presidenta del Instituto Electoral y Participación Ciudadana en Guerrero (IEPC), Marisela Reyes Reyes, dijera en un primer momento que se anulaba oficialmente en Tixtla (municipio en el que se ubica la Normal de Ayotzinapa) el proceso para elegir diputaciones federales y locales, y renovar la gubernatura.
 
Desde las ocho de la mañana de hoy, hora en que se instalarían las casillas y las urnas electorales en el estado de Guerrero, las madres de los normalistas se reunieron en el auditorio municipal, se organizaron en rutas y se plantaron frente a quienes serían funcionarios en cada una de las casillas.
 
“Fuimos a pedir a las gentes que tenían las casillas que nos las dieran. ¿Cómo nos están pidiendo votar si no nos han devuelto a 43 muchachos y no hay justicia para los tres caídos?”, según explicó a las y los funcionarios Berta Nava Martínez, madre de Julio César Ramírez Nava, asesinado la noche del 26 de septiembre de 2014.
 
En entrevista con Cimacnoticias, la mujer relató: “Dijimos que si no estaban los muchachos de vuelta pues tampoco iba haber elecciones. Pedimos las urnas con palabras, y les dijimos que no lo hagan por los 43 y los caídos, sino por todas las personas asesinadas en Guerrero, por todas las que han secuestrado o que están en las cárceles arraigadas sin haber cometido algún delito, porque hasta ahora para eso sirve un presidente y cualquier gobernador, para estar agrediendo en lugar de cuidar y vivir para su pueblo”. 
 
La primera respuesta de las y los funcionaros de casilla fue pedir a las familias que esperaran al personal del INE para que dialogaran con él. No obstante, las madres de los 43 estudiantes se negaron porque –aseguraron– “con ellos no se llega a nada”.
 
Recordaron a sus vecinas y vecinos que fueron seleccionados como funcionarios de casilla que ya las familias habían intentado dialogar con el INE, que vinieron a la Ciudad de México en marzo pasado para avisar que una jornada electoral en un contexto de desaparición forzada no era “prudente”, pero nadie les hizo caso. “No se puede evitar en un día lo que se ignoró por meses”.
 
Berta también cuestionó que las autoridades del INE “se jactaran de que no pudieron localizar a los padres de los normalistas para llegar a un acuerdo”, ya que “les dejamos direcciones y teléfonos. ¿Por qué no nos buscaron? ¿Por qué no vinieron a la escuela?”, increpó.
 
Y sobre la “crisis de seguridad” en el estado, la mujer insistió a las y los funcionarios de casilla: “No podemos tratar con tanta saña a esta juventud que tiene un deseo, una ilusión igual que mi hijo, que quizá ya no la va a cumplir, pero sí hay estudiantes que están vivos, que tienen que cumplir sus sueños y seguirse preparando para ser unos buenos maestros”.
 
A las nueve de la mañana, las familias, normalistas y maestras se dieron a la tarea de romper boletas y quemar las urnas. Las madres no llevaban más medios que botellas de alcohol y cerillos.
 
En algunas casillas, un grupo de personas supuestamente pagadas por el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia municipal de Tixtla, Saúl Nava Astudillo, agredió con palos y piedras a estudiantes y familias. Al menos una maestra y un normalista resultaron heridos.   
 
“No estaban dispuestos a dar las urnas. No es posible que gentes priistas estén pagando para que tengan su urna a su mando. Están dispuestos a todo, pero también nosotras estamos dispuestas”, advirtió Berta Nava.
 
La activista criticó que ningún agente federal y estatal –que desde el inicio de la semana tienen sitiadas las carreteras de acceso a Tixtla– impidió la quema de urnas ni intervino a favor de las familias durante la gresca.
 
Berta aseguró que un helicóptero de la Gendarmería sobrevoló la zona y, desde ayer en la noche, un oficial se asoma y “apunta con un arma” a las familias en un acto de intimidación.
 
Berta reflexionó: “Si no tenemos armas, cómo nos vamos a defender nosotros. Sólo tenemos nuestra boca, nuestra palabra, nuestra verdad y al gobierno eso es lo que le cala los huesos, que seamos nosotros quienes estemos dando al mundo esta versión”.
 
María Inés Abrajam Gaspar, tía del normalista desaparecido Adán Abrajam de la Cruz, confirmó la versión de Berta y agregó que la última quema de urnas se realizó en el zócalo de Tixtla.
 
Si bien el plan original era quemar todas las urnas del municipio, Inés aseguró que las familias no pudieron llegar a algunas de ellas porque trascendió que el candidato por el PRI a la presidencia municipal no sólo pagó a “golpistas”, sino también a sicarios.
 
Según supieron las mamás de los normalistas, antes de iniciar la jornada electoral en Guerrero, mucha gente no salió a votar porque temía la agresión de funcionarios, hecho del que el IEPC tuvo conocimiento pero también ignoró.
 
Sin más intención de gresca, las familias regresaron a la Normal Rural, “casa de todos” donde habrán de permanecer el resto de la jornada a menos que haya una agresión contra los grupos sociales que los apoyan.
 
Desde el pasado 26 de marzo, el INE recibió la visita de las familias guerrerenses que desde septiembre pasado están buscando a sus hijos, estudiantes de primer ingreso, que fueron víctimas de desaparición forzada a manos de policías municipales y el grupo criminal “Guerreros Unidos”.  
 
En el contexto de la desaparición forzada y crimen organizado que sortea día a día la población del estado, las 43 familias pidieron a la institución un diálogo para anular la jornada electoral de hoy en el municipio de Tixtla, en la que se ubica la comunidad de Ayotzinapa.
 
A pesar de su exigencia, el INE y otras instituciones de gobierno llamaron insistentemente a la población a votar y a mantener el orden durante la jornada electoral.
 
De último minuto, la consejera presidenta del IEPC, Marisela Reyes Reyes, publicó vía Twitter: “La elección en Tixtla continúa; los votos serán contados y, una vez concluido el cómputo, la nulidad deberá ser formulada por el TEE (Tribunal Electoral del Estado)”.
 
La noche de ayer el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, informó sobre un despliegue policial en los estados sureños del país a fin de garantizar “elecciones en paz”.
 
15/AJSE/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com