OPINIÓN
VIOLENCIA
   MUJER SONORA
Mujeres trofeo: hostigamiento sexual en el INE
Imagen retomada del sitio ine.org.mx
Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Sonora.- 04/08/2015 Leyla Acedo Ung es licenciada en Derecho, Maestra en Ciencias Sociales y candidata a Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco.
 
Mujer independiente, feminista, con fuerte convicción de que el ejercicio de los Derechos Humanos es posible y que éstos se deben exigir.
 
Profesionista brillante, entre otros logros obtuvo el segundo lugar con su tesis de Maestría: “La luz de Eva. Análisis desde la perspectiva de género del Programa Bienvenida a Todos los Nuevos Sonorenses. Hermosillo-Nogales”, en el certamen convocado por el Instituto Sonorense de la Mujer.
 
Cuenta con varios artículos en publicaciones académicas referentes al sufragio de las mujeres en México y Sonora, y violencia de género, entre otros temas.
 
Originaria de Hermosillo, emigró a la Ciudad de México, primero para estudiar su Doctorado en Ciencias Sociales, después a trabajar, siempre con la premisa de que las mujeres somos capaces de destacar profesionalmente, y de proponer soluciones concretas a la problemática no sólo que nos aqueja, sino al país en general, en igualdad de posibilidades que los hombres.
 
Feminista, autónoma, solidaria, decidida a planear su vida de acuerdo con sus principios y decisiones propias, no tiene en su horizonte inmediato casarse o tener hijos.
 
Por ello su sorpresa fue mayúscula cuando su jefe, el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) José Roberto Ruiz Saldaña, especialista en Derechos Humanos, le proponía tener un hijo con ella, tranquilamente sentado, instalado detrás de su escritorio de jefe, como si fuera un frío dictado para una secretaria.
 
Creyendo que era broma, desde el principio Leyla lo tomó como un desafortunado comentario del consejero. Fue hasta después de que ella habló claro para exigirle respeto de un superior a una subalterna, y que se limitara a tratar asuntos de trabajo, cuando conoció la furia del macho rechazado.
 
El hombre pasó entonces de ser un hostigador sexual a un jefe maltratador que utilizó el hostigamiento laboral para castigar a quien osó rechazar sus propuestas, por demás fuera de lugar.
 
Durante meses la entonces asesora de Ruiz Saldaña pasó por diversas humillaciones, bloqueo en la comunicación, campaña de desprestigio hacia la calidad de su trabajo por parte de su ex jefe, retiro de su oficina para que trabajara desde su casa, mientras la oficina permanecía vacía, y algunas otras ocurrencias que hacen pensar más en un macho herido que en una persona preparada intelectualmente, y sobre todo ubicada en su posición de servidor público que debe respeto a todas las personas y a su país.
 
Además del daño emocional que Leyla describe le causó ser víctima del hostigamiento sexual y mobbing, lo grave de la situación es que todas y todos los mexicanos estamos viendo con estupor que las personas a las que les pagamos estratosféricos salarios, mientras desempeñan altos cargos en el país, están aprovechando su posición jerárquica para ejecutar cualquier cantidad de abusos, tomar posturas discriminatorias como ocurrió con el presidente del INE, Lorenzo Córdova, contra las etnias de México, mientras nosotros pensamos que utilizan su tiempo para realizar un trabajo profesional, concentrados en trabajar en  beneficio de la democracia y los Derechos Humanos.
 
¿Qué estaría pensando el consejero Ruiz Saldaña cuando utilizó las instalaciones del INE, el tiempo laboral que le paga el INE, los recursos humanos que le proporciona el INE, y la posición que le da el ser uno de los 11 consejeros del INE en el país, para hostigar a una de sus subalternas?
 
Seguramente lo mismo que pensaron el funcionario de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que hostigaba a sus empleadas hasta que éstas lo denunciaron y pudieron hacer algo para evidenciarlo.
 
Tal vez lo mismo que el maestro que enmascarándose en su “especialidad” de Derechos Humanos, utilizaba esa piel de cordero para hostigar a empleadas en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.
 
Y seguramente no son todos, pues en muchas instituciones se presenta la violencia sexual y laboral contra las empleadas, pero las razones son diversas para que ellas decidan quedarse calladas o renunciar para no seguir viviendo la violencia sexual y laboral.
 
Todos estos agresores tienen algo en común: se piensan intocables y por lo mismo, estiman que nadie los va a denunciar pues se sienten protegidos por sus redes de poder.
 
Tanto Ruiz Saldaña como otros hostigadores piensan que nunca habrá una víctima que se rebele ante el papel sumiso de aceptación de su destino como ser humano subordinado a la cultura del sexismo y la misoginia estructural.
 
Seguro el consejero nunca se imaginó que  su empleada se saldría del rol y que lo evidenciaría tal como es: severo, áspero, implacable contra quien osa contrariar su voluntad.
 
“Las mujeres son para usarse y desecharse”, es una de las premisas del machismo. “Si no te sometes, no me sirves”, es otra. Desde luego que las formas de representarlo son variadas, pero poco creativas.
 
Como si hubiera un manual empiezan con las insinuaciones, después viene la propuesta concreta, después la consumación del abuso. Sin embargo, si el ciclo no se completa porque la víctima se niega a aceptar, las consecuencias son la ira y la venganza del macho agraviado en su ego. Con todas sus fuerzas tratan entonces de destruir el trofeo que se les fue de las manos.
 
Traducido a las relaciones de trabajo viene el entorpecimiento y bloqueo en las actividades laborales, la ley del hielo, la exclusión, el congelamiento de tareas, todo para que la víctima sea la que “tome la decisión” de renunciar. El macho se sale con la suya de castigar a la rebelde.
 
Pero resulta que a veces ella resulta ser una especialista en relaciones de género. Ocurre que esa subordinada conoce a profundidad el concepto de violencia en sus diversos tipos y modalidades, y su “expertise” está directamente relacionado con la problemática de desigualdad y discriminación histórica que se ha ejercido contra las mujeres.
 
Por lo tanto, esa mujer a la que se le quiso tratar como un objeto más para divertirse y exhibir como trofeo utilizando el gancho de la oferta atractiva de trabajo para un mayor desarrollo profesional, resulta ser la que exhibe al abusador a través de las herramientas legales e institucionales que tenga a la mano.
 
Leyla Acedo Ung representa a los cientos de mujeres que en este momento y siempre han sufrido el hostigamiento y acoso sexual y laboral. La diferencia es que ella no quiere que quede impune.
 
Su muy reflexionada decisión de hacerlo público lleva como único fin la garantía de no repetición, así de claro se lee en la denuncia que presentó ante la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del INE, la CNDH, y la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas.
 
En las manos de las tres instituciones está sentar un precedente o continuar con la costumbre de brindar impunidad para los hombres del poder, que no por serlo están libres del gen del machismo.
 
Twitter: @mujersonora
 
*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora (http://mujersonora.blogspot.mx/).
 
15/SNE/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com