Sarnosos y locos

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   MUJER SONORA
Sarnosos y locos
CimacFoto: Silvia Núñez Esquer
Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Sonora.- 11/08/2015

Esto que parece insulto es el “diagnóstico” que sin haber una prueba médica o de laboratorio al respecto, emiten quienes atienden a las y los pobladores del río Sonora, cuando éstos angustiados acuden a consultar por los cambios en la piel, y todas las otras manifestaciones de deterioro en su salud.
 
Es tan grande el tamaño del insulto a la población afectada por el macro derrame de metales pesados en el río Sonora, como lo es la maquinaria que se ha movido durante un año para minimizar ante la sociedad mexicana el impacto real producido al envenenar el agua directamente.
 
Ante alguna solicitud de atención médica, en lugar de canalizarlos de inmediato a practicarles los exámenes y pruebas necesarias para establecer con exactitud cuál es su padecimiento, simplemente les dicen que lo que tienen es sarna (escabiosis), o que es un efecto psicológico por estrés.
 
Mientras las más de 23 mil personas a las que les llegó de sorpresa hace un año el ingrediente fatal al agua que utilizaban cotidianamente, la del río Sonora, cada día descubren alguna nueva afectación.
 
Quien debería absorber los gastos para reparar los daños y para prevenir futuros padecimientos, Grupo México, está bien protegido con una comisión llamada “presidencial”, formada supuestamente para “atender” el magno caso de contaminación.
 
La comisión formada por Semarnat, Sagarpa, SCT, Salud, Profepa, Conagua y Cofepris hizo un balance con las acciones del gobierno de la República para el caso del río Sonora. Sin embargo, nada dice sobre sanciones al responsable del derrame.
 
Toda la gente sabe que el culpable del macro derrame de 40 mil metros cuadrados de sulfato de cobre y otros metales pesados que ocurrió el 6 de agosto de 2014, y que no fue dado a conocer para poner en alerta a los usuarios del agua, es Grupo México, del empresario Germán Larrea, a través de la Mina Buena Vista.
 
Hasta ahora la comisión presidencial ha servido como cuerpo de abogados de Grupo México. También ha fungido como administradora de los recursos que esa empresa puso a disposición, para coadyuvar a la estrategia de división, ante una posible organización que llevara la inconformidad e indignación a una acción de carácter nacional.
 
El Fideicomiso río Sonora ha servido para provocar inconformidades, pues su metodología para ser utilizado está organizada en una forma absurda, ya que mientras hay personas a las que les pagaron varias veces, también se descubrió que otras beneficiarias ya habían fallecido.
 
La forma de “pagar” a los titulares de las tomas de agua de las casas, excluyendo a quienes viven de hecho ahí, así sean varias familias, es por demás injusto, como ya se supo desde el principio.
 
La generación de hoy, niñas y niños a quienes les tocó vivir el macro derrame, están creciendo en medio de una lucha literal contra la muerte. A diferencia de sus padres que pasaron la infancia paseando a la vereda del río Sonora, bañándose en sus aguas para mitigar el calor del verano, y comiendo de lo que a su vez sus padres sembraban en sus propios patios.
 
Muchas de estas niñas, estos niños hoy se saben enfermos pues tienen en común la aparición de ronchas acuosas. Las constantes visitas al médico les dicen que algo anda mal en su salud. Algunos también padecen dolores de cabeza, náuseas y vómitos, son una generación enferma por la irresponsabilidad de los poderes político y económico.
 
A ellos los enfermó la minería rapaz, no un virus ni una bacteria, se ha comprobado en quienes han invertido en análisis pagados por su cuenta, para conocer la verdad.
 
Sin embargo, la comisión presidencial, en su papel de cuasi abogado de Grupo México, a través del personal médico ha tomado la estrategia de decirles a las madres, a los padres que los llevan al doctor que sus hijos tienen sarna y que es un efecto psicológico.
 
Es decir, si según los médicos de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental en Sonora (UVEAS), la mayoría de los casos de escoriaciones en la piel de adultos y niños es por ese mal, entonces podemos hablar de una epidemia de sarna a lo largo del río Sonora.
 
Trescientos 60 casos reconocidos por la comisión presidencial, que para el Frente Unido Contra Grupo México “Karla Duarte” son más de 600, son suficientes para haber emitido una alerta epidemiológica, según los protocolos de la Organización Mundial de la Salud y la propia Secretaría de Salud en México.
 
¿Por qué no lo ha hecho? Por la simple razón de que piensan que las madres de familia son tontas, ignorantes y las insultan dándoles un diagnóstico sin fundamento, con el fin de cubrir al poderoso que sigue socavando los recursos mineros y que va por más, a costa de la salud y la vida de las familias que han habitado por generaciones enteras en esa región de Sonora.
 
Pero Grupo México no está satisfecho. La comisión presidencial le ha hecho el trabajo de contención de la indignación por el envenenamiento impune del agua del río Sonora.
 
Al mismo tiempo, se le concede la explotación de otra mina, cerca de la que provocó el macro derrame. A la par le ha configurado una estrategia de comunicación avasalladora, que si bien ha fortalecido el cerco informativo, no ha podido tapar del todo la circulación de esfuerzos ciudadanos por denunciar a través de medios alternativos y redes sociales el tamaño de la afectación.
 
Setenta años después del lanzamiento de la primera bomba atómica sobre Hiroshima, secundada por la siguiente en Nagasaki, en Japón, todavía nos conmovemos y guardamos un minuto de silencio por las aproximadamente 90 mil víctimas, más las que quedaron afectadas al desarrollar enfermedades como cáncer y otras relacionadas con la reproducción, algunas transgeneracional.
 
Sin embargo, no vemos el otro pequeño Hiroshima que tenemos en México, que por cierto se produjo en la misma fecha: el 6 de agosto.
 
Lo que ocurrió en el río Sonora hace un año dejará secuelas iguales o peores para quienes viven y vivirán en contacto con el agua envenenada por Grupo México. A un año, ya se empieza a ver la presencia de metales pesados en sus organismos y sus afectaciones en órganos internos.
 
La piel es la que está avisando y es la que nos llama la atención, pero esta generación de niñas y niños que ahora tienen comezón, que se les cae el cabello, y que tienen la piel enronchada, también están gestando en su pequeño organismo las enfermedades que se verán en los próximos años, como ocurrió en Hiroshima y Nagasaki.
 
Tomar agua y/o estar en contacto con el líquido contaminado por metales como arsénico, aluminio y otros, igual de dañinos para la salud a corto, mediano y largo plazo, no es cualquier cosa.
 
El sector salud nacional y estatal deberían estar abocados a la investigación prioritaria profunda, para conocer con exactitud cuáles son los daños actuales, y cuáles las secuelas a futuro, que se presentarán en los que ahora son menores de edad.
 
La comisión presidencial está jugando con fuego, pues le está apostando a su investidura como representante nuestro, mientras en realidad el trabajo que realiza es para otro patrón: el Grupo México.
 
A la población que pidió un Hospital de Alta Especialidad le responde con una casita habitación, habilitada para la consulta y para algunos medicamentos. “Es tan pequeño el lugar, que no cabemos los que hacemos fila para atendernos”, fue una de las denuncias de afectados.
 
No deberían de jugar así con la vida de las personas y con el futuro de la siguiente generación. Tendrían que atender con prontitud a quienes con sus recursos ya cuentan con resultados alarmantes derivados del contacto directo e indirecto con el agua envenenada.
 
Hay muchas preguntas que no respondió la comisión presidencial. ¿Dónde quedaron los tóxicos que supuestamente retiraron dentro del programa de remediación? Es una de las más importantes, hasta ahora sin respuesta.
 
No lamenten lo de Hiroshima y Nagasaki, si no atienden ahora que pueden, la contaminación evitable que causó Grupo México en el río Sonora.
 
La Presidencia de la República no tiene derecho a compadecerse por lo que ocurrió hace 70 años en Japón, si no se conduele de quienes hoy sufren por las afectaciones del envenenamiento del agua en el río Sonora, y pudiendo, no hace nada.
 
Ya se lo dijo a la comisión presidencial un afectado que por cierto, padece cáncer: “Yo no tengo nada qué perder, atiendan esto, o van a saber lo que es una revolución”.
 
Twitter: @mujersonora
 
*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora (http://mujersonora.blogspot.mx/).
 
15/SNE/RMB