Un año impune el asesinato de Jessica Rosario Vega Borbón

OPINIÓN
VIOLENCIA
   MUJER SONORA
Un año impune el asesinato de Jessica Rosario Vega Borbón
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Sonora.- 22/01/2016

Al cumplirse un año del asesinato de Jessica Rosario Vega Borbón, familiares, amistades y correligionarias de Cobanaras (gobernadoras en lengua mayo), continúan la campaña por justicia, para que su caso no quede impune.
 
Mes a mes, cada día 25 las mujeres se manifiestan en diversas calles y plazas de la ciudad de Navojoa, al sur del estado de Sonora, coincidiendo con el llamado de la ONU a unirse al “Día Naranja” para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas.
 
El 20 de enero de 2015, Jessica Vega Borbón fue privada de la vida dentro de su domicilio en la colonia Olivos de Navojoa, siendo señalado por las autoridades como responsable su esposo, Juan Ramón Valenzuela García, quien permanece formalmente preso, pero sin sentencia aún.
 
La víctima fue asesinada en su hogar y el responsable la agredió de forma severa, infligiendo contra ella violencia extrema, con actos violentos que la hicieron sufrir hasta perder la vida.
 
Jessica era enfermera de profesión, madre de dos niños, originaria del ejido Los Buaymus, y por su trabajo en el Centro de Salud de la comunidad El Mocúzari, residía en Navojoa, donde la privaron de la vida.
 
María Gertrudis Zazueta Ortega, coordinadora de la Casa de la Mujer Indígena “La Paloma” (Cami), en Navojoa, explicó que el caso de Jessi va lento, tardado, y que a pesar de las manifestaciones ciudadanas que se han estado realizando, no se ha podido avanzar. Lamentó que en algunas ocasiones las leyes no están para ayudarnos, sino para retardar la justicia.
 
Zazueta Ortega abundó que una de las trabas para el avance del caso es que en el expediente se consignó al presunto responsable por el delito de “feminicidio con agravantes”, el cual no existe en el Código Penal de Sonora, por lo que se tuvieron que realizar una serie de diligencias para corregir el mal trabajo de la agente del Ministerio Público (MP) que recibió el caso.
 
Esto perjudica el proceso; el levantamiento de información no se hizo como se debía, y por ello desafortunadamente el caso va muy lento. El responsable ha tramitado varios amparos contra las resoluciones, pero nada definitivo aún, señaló la coordinadora de la Cami.
 
Durante este año la vida de la familia, de las amistades, así como de sus compañeras de Cobanaras Federación, de la cual Jessica formaba parte, se ha visto trastocada y entristecida. Primero por la ausencia física de su amiga y compañera, y segundo por la falta de justicia.
 
Impotencia de no poder hacer algo, dolor por la pérdida, el hecho de que las leyes se apliquen mal, ver el dolor de la familia, sobre todo de la mamá, de sus dos pequeños hijos, de las demás compañeras, son cuadros de cada día, pero a la vez son motivos de fuerza para seguir contra la violencia de género, que lamentablemente la sociedad de cultura machista todavía justifica, mostrando que no les importan las mujeres.
 
María Zazueta explicó que es por ello que como Casa de la Mujer Indígena decidieron movilizarse cada mes los días 25, para conmemorar el “Día Naranja”, y otro mes más sin Jessica y sin justicia para ella y su familia.
 
Acordaron realizar manifestaciones pacíficas, y poco a poco se han ido incorporando y sumando mujeres de las comunidades rurales e indígenas del sur del estado.
 
Particularmente familiares de víctimas de violencia de género y feminicidio se unieron para ofrecer el apoyo, y para sentirse parte de la lucha por una vida libre de violencia para las mujeres y las niñas.
 
A pesar del dolor, las Cobanaras tienen la fuerza para seguir con las manifestaciones. Ellas han buscado acercamiento con las y los funcionarios, pero hasta ahora no ha sido posible, a pesar de que en algunos casos, como el del presidente municipal de Navojoa, ya se había comprometido a reunirse con ellas, pero envió a su secretario para sustituirlo, sin que éste pudiera tomar decisiones al respecto.
 
La activista por los Derechos Humanos de las mujeres opinó que a las autoridades les falta sensibilidad para tratar estos casos, para hacer valer la ley, particularmente lo que tiene que ver con los casos de feminicidio.
 
Recordó cuando la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, fue electa, pues coincidió en uno de los actos postelectorales en Navojoa con una manifestación contra el feminicidio que ellas realizaban  por justicia para Jessica Vega Borbón.
 
En ese encuentro, Pavlovich les ofreció que cuando tomara posesión ella iba a apoyarlas y a hacer presión para alcanzar la justicia, pero hasta hoy no ha sido así.
 
En Navojoa se han acercado a la Secretaría de Seguridad Pública y el Instituto de la Mujer, pero María Zazueta consideró que falta la sensibilidad.
 
Las fallas en el expediente es lo que está haciendo tardío el proceso, por lo que todavía es en el MP donde está la palanca que puede mover resortes para avanzar, consideró.
 
Y fue precisamente por la falta de tacto incluso para tratar a la familia, como resultado de la reunión que sostuvieron padres  y otros familiares de Jessica Vega Borbón con el anterior procurador de Justicia en Sonora, que fue removida la agente del MP que recibió originalmente el caso y fue designada otra responsable.
 
Jessica Rosario Vega Borbón es una de las 62 mujeres asesinadas en Sonora durante 2015 y es una de las ocho mujeres ultimadas durante el mes de enero de ese año.
 
Forma parte del 60 por ciento de las sonorenses que han perdido la vida en la entidad a manos de un hombre cercano a ellas (familiar o conocido), y del casi 50 por ciento a las que asesinó su pareja o  ex pareja, en el mismo periodo.
 
Twitter: @mujersonora
 
*Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora (http://mujersonora.blogspot.mx/).
 
16/SNE/RMB