Migración
   Continúa debate en el Capitolio
Aprueba Congreso legalizar trabajadores inmigrantes
Cimac | Los Ángeles.- 27/03/2006

Luego de varios días de marchas y mítines por varios puntos de Estados Unidos y de protagonizar aquí una de las marchas mas numerosas en la historia de este país, miles de indocumentados, tuvieron una respuesta inicial del Congreso.

En las calles, agitando las banderas de Estados Unidos pero también las de sus países de origen, como Argentina, El Salvador, Guatemala, México, Perú viejos y jóvenes, familias enteras, niños, que llegaron de todas partes, del Valle Central de California, San Diego y Arizona, estado de Washington marcharon en orden y cantando consignas a favor de los inmigrantes y sus derechos humanos.

Así llegó la sesión de hoy en Washington, en la que el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos aprobó legalizar a 1.5 millones de trabajadores agrícolas, la mayoría mexicanos, en una jornada en la que también se eliminaron castigos contra sacerdotes, médicos y activistas que ayuden a indocumentados.

La propuesta de la senadora demócrata Dianne Feinstein fue aprobada con 10 votos a favor y cinco en contra y será turnada al pleno para su votación final.

Igualmente, se aprobó una enmienda del senador Edward Kennedy para crear un plan de trabajo temporal que permitirá la legalización de cientos de miles de trabajadores de todos los sectores, después de permanecer nueve años en Estados Unidos.

La propuesta autorizaría el otorgamiento de 400 mil permisos de trabajo a través de los cuales un inmigrante podría ser elegible a la ciudadanía de inmediato si es patrocinado por el empleador y después del cuarto año, si opta por hacerlo de manera autónoma.

El programa, que fue acogido con entusiasmo por activistas migratorios, abre por primera vez la puerta a la residencia y ciudadanía a cientos de miles de inmigrantes de todos los sectores.

Al inicio de la jornada el Comité Judicial del Senado también aprobó una enmienda que eliminó los castigos penales contra sacerdotes, médicos o activistas que ayuden a indocumentados en Estados Unidos.

La enmienda anuló uno de los más polémicos aspectos de la propuesta de legislación migratoria, la cual había sido fuertemente impugnada por organizaciones religiosas, humanitarias y comunitarias; sin embargo, deberá ser reconciliada con una cláusula más restrictiva aprobada en la Cámara de Representantes.

Cientos de religiosos de diversas denominaciones mantuvieron hoy un mitin fuera del comité, algunos de los cuales entraron a la audiencia pero salieron poco después para participar en la protesta.

La enmienda, del demócrata Dick Durbin sólo aplicará a indocumentados en Estados Unidos y no a aquellos de reciente ingreso, a fin de evitar que sirva de protección a traficantes de inmigrantes.

Su aprobación fue una derrota para el senador republicano de Arizona Jon Kyl, que apoyaba una propuesta que limitaba el apoyo a indocumentados a servicios médicos de emergencia. Kyl fue objeto de una protesta la semana pasada.

El Comité Judicial ratificó además una enmienda para contratar 12 mil nuevos agentes de la patrulla fronteriza, pero expandió el lapso de contratación de dos a cinco años, según propuso la demócrata Dianne Feinstein.

Se espera que tanto el tema del plan de trabajo temporal, así como el de legalización de trabajadores y el de criminalización de inmigrantes, sean objeto de voto en el Comité Judicial en el curso de la sesión de hoy.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist, amenazó con presentar en el pleno su propia propuesta de ley en caso que el Comité Judicial no termine a tiempo. No obstante al inicio de la sesión, el presidente del Comité Judicial Arlen Specter anunció que se tendrá lista una iniciativa aún si tiene que trabajar después de la medianoche.

Tanto a las afueras del Capitolio en Washington, como en otras ciudades de EU, los locutores de radio de programas en español fueron parte importante de la campaña que creció como bola de nieve.

La manifestación expresó su repudio a la propuesta de ley HR 4437, presentada por el diputado republicano de Winscosin, James Sensenbrenner, y aprobada por 239 votos contra 182 el pasado 16 de diciembre.

A medida que se acercó el debate en el Senado, se calentó el ambiente en la comunidad inmigrante por las consecuencias que esta ley podría tener.

Las organizaciones dejaron de lado todo protagonismo y la convocatoria tomó un clima anónimo, solidario y familiar. Se decidió usar en las marchas camisetas blancas como símbolo de paz y unidad.

06/ES/LR









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com