Participación Política de las Mujeres
    Su postura, "una trasgresión al machismo"
Busca delegada oaxaqueña dirigir sindicato de burócratas
Por: Soledad Jarquín Edgar
Cimac | Oaxaca.- 08/09/2005

A pesar de lo que digan, la participación de las mujeres en la lucha sindical se reduce a ser parte de un sindicato, una más. Tener un cargo en la dirigencia es todo un sueño que no siempre será lejano, advierte Ángeles Cabrera Cruz, actual delegada de la Secretaría de Desarrollo Rural, quien abiertamente aspira a dirigir el Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado.

Su postura, afirma, resultó ser toda una trasgresión para sus compañeros y -por qué no decirlo- también para algunas compañeras que no ven con buenos ojos que la dirigencia esté en manos de una mujer.

El colmo, señala en entrevista, es que algunos funcionarios tienen las manos metidas en el proceso que -habría que decirlo- todavía no empieza de manera formal, pero ya está en camino. "Mientras que a mí ya me echaron a los perros", dice.

Ángeles es una mujer fuerte; lo denota su forma de plantear el problema del machismo que vive por el hecho de aspirar a más en un sindicato donde las trabajadoras son mayoría (con 60 por ciento del total), pero que, admite, no tienen ninguna representación real.

Sí Ángeles Cabrera Cruz fuera electa como secretaria general del sindicato de burócratas, en el proceso que tendría que realizarse antes de que termine este año, se convertiría en la primera mujer que ocupara este cargo desde 1978.

Sin embargo, explica, ello implicaría vencer muchos obstáculos. El primero, algunos actos machistas que dieron inicio desde que se decidió a decir públicamente que aspira a ocupar la dirigencia sindical.

"Todos los días en mi teléfono celular recibo insultos; todos son verdaderas bajezas", dice mientras muestra el último que acaba de llegar. "Otros me los escriben en los diarios. Me ponen calificativos como los que acostumbran a darnos a las mujeres que mostramos ser inteligentes, valientes y capaces", dice con cierta molestia.

"Pero eso es lo de menos, realmente no hago caso. El problema es que dañan a otras personas, como a mi familia, que ha visto como es mi lucha, lo que hago y el tiempo que he dedicado a mis compañeros trabajadores".

Ángeles relata que proviene de una cuna humilde y que su trabajo ha sido la mejor medida para ser sensible a la problemática de las y los trabajadores del gobierno estatal, que suman más de seis mil, y de los cuales más de la mitad son mujeres.

Además de ser delegada sindical en la Secretaría de Desarrollo Rural, es representante de la base trabajadora de la Secretaría de Economía e integrante del Consejo Directivo de Pensiones. Esta última actividad le ha permitido observar la situación que viven muchas mujeres oaxaqueñas trabajadoras, quienes por ser viudas o madres solteras tienen que complementar sus ingresos con préstamos de manera recurrente.

Por ello, reitera, tiene la intención de dirigir el sindicato, "porque creo que es necesaria una política que incluya y mire hacia lo que están haciendo las mujeres, que favorezca a los hombres como seres humanos, más allá de que sean trabajadores".

CASA, SALUD Y JUBILACIONES

La delegada sindical consideró que los problemas más serios que enfrenta la burocracia oaxaqueña son la vivienda, atención a la salud y las jubilaciones o pensiones; ésos y algunos otros serán -expone- parte de una propuesta que presentará.

En materia de vivienda, señala que a pesar del déficit que existe entre la clase trabajadora del gobierno estatal la prestación está congelada. "Muchos compañeros y compañeras tienen que pagar renta porque no hay opciones para nosotros y, lo que es peor aún, ni siquiera hay un estudio técnico ni el soporte para saber cuántos necesitan casa para vivir".

Cabrera Cruz indicó que otro problema serio, no atendido o poco atendido, es la salud. "Lo hemos dicho y en eso estamos de acuerdo las y los trabajadores: no estamos conformes con el servicio médico del IMSS; no es un servicio que nos garantice buena atención médica y menos aún su funcionamiento".

Luego, se refirió al caso de los pensionados y jubilados. Un analista A, explicó, se jubila con sueldo de analista 13 A, lo que significa un sueldo de menos de 4 mil 500 pesos mensuales que al cabo de un tiempo resultan insuficientes, si consideramos las necesidades médicas y de vivienda de las personas de la tercera edad. Porque -señala- se jubilan y no tienen más derecho al IMSS, además de que pierden sus derechos a otras prestaciones y préstamos.

La delegada sindical expuso que otro problema serio es que las y los trabajadores de base que residen en el interior del estado se ven excluidos de muchos beneficios y prestaciones, sin que nadie haga nada por ellos.

El reto para Ángeles Cabrera Cruz es grande y lo sabe. Explica que las amenazas, la persecución telefónica y los insultos que todos los días le mandan publicar la tienen sin cuidado y no la van a doblegar.

Lo cierto, puntualiza, es que la lucha por la dirigencia sindical está más allá de si eres hombre o eres mujer. "Y siento que en ello no han reparado los que buscan ensuciar mi imagen y en pro de esa misoginia se olvidan del verdadero enfoque que tendríamos que dar a esta lucha: las y los trabajadores sindicalizados".

05/SJ/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com