Migración
   El 60% del alumnado eran extranjeros
Descartan abrir un colegio que beneficiaría a inmigrantes
Cimac | México, DF.- 15/06/2005

Un colegio nuevo en Leganés, con capacidad para 500 alumnos y que ha costado 4,8 millones de euros tendrá sus aulas vacías el curso que viene, por lo que la Consejería de Educación ha decidido no abrir el centro público debido a que muy pocos niños han solicitado plaza y a que el 60 por ciento de los que lo han hecho son inmigrantes.

La ley educativa dispone que la distribución de los niños extranjeros tiene que ser equilibrada entre los distintos centros. Según el consejero Luis Peral, lo ocurrido con este colegio tiene que hacer reflexionar "a todos los fundamentalistas de la escuela pública".

El colegio público Leganés Norte tenía que abrir sus puertas a partir de septiembre, pero finalmente el centro educativo, que aún no se ha terminado de construir, permanecerá cerrado a cal y canto hasta, por lo menos, el curso 2006-2007.

El motivo es que para las 500 plazas que ofrece sólo ha habido un centenar de solicitudes. Además, al menos el 60 por ciento de los niños que han pedido entrar en este colegio público son extranjeros, señala una información del Portal de Educación.

La ley dispone -y la mayor parte de la comunidad educativa está de acuerdo- que los niños "con necesidades de compensación educativa" (inmigrantes) tienen que estar repartidos de forma equilibrada por todos los centros del municipio.

En el barrio de Leganés Norte viven 12 mil 400 personas, de las que más de 900 son extranjeras (7,3 por ciento). "No es razonable abrir un colegio con una quinta parte de sus alumnos y con un porcentaje tan alto de inmigrantes", señaló el consejero Peral.

Los niños que han pedido plaza en el Leganés Norte han estado escolarizados durante este curso en otros centros del municipio; pero muchos padres quisieron trasladarles al nuevo para que estuviesen más cerca de su casa.

Según el consejero Peral, lo ocurrido en este barrio tendría que hacer reflexionar "a los fundamentalistas defensores de la escuela pública". "Hay que ver el tema con tranquilidad y reordenar las necesidades educativas de la zona", añadió la viceconsejera de Educación, Carmen González.

Las obras del nuevo colegio están muy avanzadas y el concejal de Educación de Leganés, Alarico Rubio (IU), asegura que en tres meses estará totalmente terminado.

El complejo educativo, que incluye un polideportivo y una biblioteca, costó 4,8 millones de euros, dinero que ha sido adelantado por el Consistorio leganense.

"Lo que ha pasado con este colegio es incomprensible. La Consejería de Educación nos ha obligado a adelantar mucho dinero y ahora el centro no será abierto. Éste iba a ser el mejor colegio de Leganés", se queja el alcalde, el socialista José Luis Pérez Ráez.

Lo ocurrido en este barrio de Leganés (con un 7,3 por ciento de extranjeros y con una escolarización de inmigrantes que ronda el 25% del total de alumnos) es un síntoma de lo que está pasando en la escuela pública madrileña, que acoge al doble de inmigrantes que la escuela concertada (subvencionada con fondos públicos).

Tanto sindicatos como padres de alumnos y oposición (PSOE e IU) han pedido en los últimos años que las comisiones de escolarización distribuyan equitativamente al alumnado inmigrante entre los colegios públicos y los concertados de la región.

Pero la consejería siempre ha apelado a la libertad de los padres para elegir un centro para sus hijos, a la vez que asegura que no puede controlar dónde viven los ciudadanos extranjeros.

Y la Federación de Religiosos de la Enseñanza (FERE), por su parte, que representa a la mayoría de los centros concertados, responde siempre que se atiene escrupulosamente a las normas de admisión que dicta la consejería.

La Consejería de Educación y el Ayuntamiento de Leganés intentaron compensar la falta de alumnado en el nuevo colegio y equilibrar el número de niños extranjeros trasladando a los profesores y alumnos del cercano colegio Antonio Machado (con un 25 por ciento de alumnado inmigrante) al futuro colegio Leganés Norte.

Así, el Antonio Machado quedaría vacío y podría ser acondicionado como nuevo instituto, que hace falta en la zona.

Pero el Consejo Escolar del Antonio Machado (formado por los profesores, los padres, los alumnos y personal no docente) se negó en pleno al traslado.

"El porcentaje de alumnado inmigrantes que había pedido matricularse en el colegio Leganés Norte es muy alto. Había un riesgo de que el centro se convirtiese en un gueto.

Necesitaríamos mucho apoyo para poder atender a tanta población inmigrante", explicaron fuentes de la dirección del centro.

El alcalde de Leganés aseguró que desde la consejería no había habido una suficiente "campaña de concienciación" al colegio Antonio Machado sobre la conveniencia de trasladar a sus alumnos al nuevo colegio.

Pero el consejero de Educación devolvió la pelota y aseguró que había sido el gobierno municipal el que se había ausentado de una reunión con los responsables del centro en donde les iban a explicar la conveniencia del traslado.

"Yo no estoy dentro de la cabeza de los padres de los alumnos, pero el PSOE se equivoca cuando presenta a los inmigrantes como algo malo para la enseñanza pública. Eso, al final, tiene consecuencias nefastas", concluyó Peral.

2005/SJ









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com