Migración
    Mujeres, entre las más afectadas en España
Desempleo entre migrantes, un vía crucis
Por: Olga Berrios
Cimac | Madrid.- 29/07/2005

Raquel cuelga el teléfono y resopla. De nuevo la rechazan para trabajar por su edad. Se separa del aparato y vuelve al periódico y a la libreta donde apunta las ofertas de empleo y los teléfonos. Tiene 52 años y llegó en 1991 de Venezuela, donde ejercía la abogacía. En España se dedica a la asistencia en el hogar.

El teléfono y el periódico que utiliza Raquel pertenecen al Centro de Recursos Interculturales (CRI) de la asociación La Rueca, en el barrio de La Elipa, en Madrid.

El centro funciona desde hace seis o siete años y proporciona orientación laboral inmediata a sus usuarios. Sus puertas están abiertas a cualquier persona que les necesite; sin embargo, la mayoría de las personas que atiende son mujeres inmigrantes sin documentación.

Por un lado, La Elipa es uno de las zonas madrileñas con mayor población inmigrante y, por otro lado, dentro del colectivo de inmigrantes son las mujeres quienes más dificultades encuentran para acceder al mercado laboral. Según explica Jandri Fernández, la coordinadora del centro, la mayoría trabaja en el servicio doméstico y carece de una formación apropiada o no puede homologar su título de estudios.

RECURSOS VARIADOS

Entre los servicios que ofrecen se encuentra el apoyo a la búsqueda de empleo, aportando recursos como la posibilidad de realizar llamadas telefónicas gratuitas para buscar trabajo, acceso a portales web de ofertas de empleo y periódicos y suministrando también asesoramiento personal para, por ejemplo, redactar currículos o preparar documentación. La Rueca, junto con otras entidades, mantiene la bolsa de trabajo en línea Ciberempleo.

También cuentan con una asesoría jurídica que orienta en materia de extranjería y laboral y atención social sobre vivienda, educación, empleo, ocio, formación y servicios sociales. Dispone de cursos de formación de castellano, alfabetización, búsqueda de empleo en Internet, informática y capacitación para mujeres en auxiliar de ayuda a domicilio, teleoperadora y ayudante de camarera.

Para completar todo esto, el centro mantiene una ludoteca y un taller de apoyo escolar para menores con la finalidad de que sus madres puedan conciliar la vida familiar y laboral. Los viernes se organiza el Espacio Mujer, un punto de encuentro con taller de educación para la salud y autoestima.

SOBRE TODO, BENEFICIARIAS

La cifra de personas atendidas al año por el CRI asciende a mil. De ellas, el 70 por ciento son mujeres. Jandri cuenta que por allí aparecen gente tan desorientada como una mujer brasileña recién llegada de su país, con tres hijos menores, sin papeles, sin conocer el castellano y demandando todo tipo de información.

Una de las principales dificultades de la organización es el choque cultural e idiomático. Sin embargo, los desafíos son aún más. Muchas de estas mujeres marchan lejos de sus países y viven sin compartir las cargas familiares. Además, según explica Jandri, "muchas de ellas no tienen buenas experiencia, porque sin papeles dependen de la voluntad de quien las emplea".

La violencia contra la mujer también es una realidad muy presente en el CRI. "En el grupo –asegura Jandri– hay incluso mujeres que han llegado a España porque su marido no les dejaba trabajar o estudiar".

Por todas estas dificultades que tienen que superar, estas mujeres sufren con frecuencia bajos niveles de autoestima, que a veces deben derivarse a atención psicológica especializada. Sin embargo, la organización ha descubierto que su ánimo mejora gracias a que el Espacio Mujer favorece que se relacionen entre ellas.

05/OB/GM









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com