Desigualdad y precariedad de salarios en las mujeres

MONEDERO
LABORAL
   MONEDERO
Desigualdad y precariedad de salarios en las mujeres
Especial
Por: Carmen R. Ponce Melendez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 31/10/2017

Es un hecho que México tiene los salarios más bajos del mundo y muy en particular las mujeres. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el país tiene uno de los salarios más bajos. En Chile es de 3 mil 610 dólares al año (60 mil 924 pesos) , mientras que en México son mil 188 dólares al año (22 mil 904 pesos); ni mencionar las diferencias con  Alemania, Estados Unidos o Australia.

VER GRÁFICA AQUÍ

¿Y LOS SALARIOS DE LAS MUJERES?

En el nivel de un salario mínimo es superior el número de mujeres al de hombres; sin embargo en el de más de 5 salarios mínimos (aproximadamente de $12 mil a 15 mil pesos mensuales), los hombres participan con un 9 por ciento y las mujeres únicamente con 5.4 por ciento. La gran mayoría de las asalariadas ganan de 1 a 2 salarios mínimos. Significa un ingreso mensual de 5 mil pesos. Datos de Enoe- Inegi, 2º. Trimestre 2017 (ver gráfica).

Obviamente existe una desigualdad de género en los salarios,  por tanto mayor pobreza femenina. Claro, los salarios son bajos para todos, pero más para todas.

De acuerdo con el estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) "Coyuntura laboral en América Latina y El Caribe", en México los salarios cayeron 1 por ciento en el primer semestre del año.

México y Perú fueron los países de América Latina en donde cayó el salario real en el primer semestre del año en relación con el mismo periodo del año pasado.

De acuerdo con el reporte mensual de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), entre julio de 2016 y el mismo mes de 2017, las caídas más pronunciadas en el salario real de los trabajadores asegurados estuvieron en las industrias extractivas (4 por ciento); la industria eléctrica y suministro de agua potable (3.4 por ciento) y transporte y comunicación (2.8 por ciento).

Sólo se registró una variación positiva en agricultura, ganadería y silvicultura. Además de industrias de transformación.

En el acuerdo laboral que forma parte de las negociaciones del TLCAN, tanto Canadá como Estados Unidos han protestado por los bajos salarios que tiene México, una vergüenza para el país.

Los Sindicatos de Canadá que sí tienen voz y voto en las negociaciones del Tratado demostraron que en México se podían pagar 15 dólares diarios de salario (289.20 pesos) , sin detrimento de las ganancias de las empresas.

Los únicos que defienden esos salarios miserables son los empresarios nacionales, el gobierno, y el colmo, la CTM, que supuestamente defiende los intereses de los obreros; en realidad hace mucho que es una central patronal, ella y los empresarios son los únicos que consideran al salario inflacionario, una vieja y agotada falacia.

Tan es así que el propio Banco de México (Banxico), en el Reporte sobre el Sistema Financiero, octubre 2017, dice:

“El incremento de la inflación, fenómeno detonado principalmente por la depreciación acumulada de la moneda nacional y el proceso de liberalización del precio de los hidrocarburos en el país”. En ningún momento menciona a los salarios como lo causantes de la inflación.

Según este documento los principales riesgos del entorno económico, para la estabilidad financiera son:

  1. el incremento de la inflación;
  2.  un ritmo bajo de crecimiento económico;
  3.  factores como menores ingresos petroleros que pudieran afectar el proceso de consolidación fiscal; y

      iv) la posibilidad de una reversión importante de los flujos de capital, que pudiera  ocurrir de manera súbita.

De tal forma que el incremento de los salarios anunciado para el miércoles 1 de noviembre que darán a conocer la Comisión de Salarios Mínimos y la Secretaría del Trabajo, necesariamente tendrá que ser un aumento considerable a ese salario miserable que hoy tienen las y los trabajadores, pero como se puede ver, ellas son las más afectadas.

* Economista especializada en temas de género

twitter @ramonaponce

17/CRPM