Participación Política de las Mujeres
    Michelle Bachelet
Hábil negociadora que supo dar la lucha hasta el final
Por: Miriam Ruiz
Cimac | Santiago de Chile.- 10/03/2006

Nada fácil fue para Michelle Bachelet llegar a ser la presidenta de la Concertación, hábil negociadora entre una trayectoria de izquierda y la agenda de la derecha, según refiere la especialista en género Teresa Valdés y colaboradora en la campaña de la nueva mandataria.

La campaña tuvo varias etapas por tratarse de un gobierno de coalición con fuerzas de distinta ideología, Al iniciar el 2005 surgieron dos fuertes precandidatas Soledad Alvear, del Partido de la Democracia Cristiana (PDC) y Michelle Bachelet del Partido Socialista y el Partido por la Democracia (PPD).

Funcionarias, ambas dejaron sus cargos para entrar de lleno a la carrera presidencial. "Yo tengo respaldo ciudadano, inicio mi precandidatura para ser candidata presidencial de la coalición" dijo a sus allegados Bachelet, entonces ministra de Defensa.

Ambas contendientes dieron una dura batalla. Soledad Alvear hacia el interior de su partido y luego contra Bachelet. "Hubo un debate muy incómodo", refiere en entrevista Teresa Valdés, porque Alvear tenía la actitud de "yo te voy a liquidar y Michelle, se veía insegura en un contexto muy difícil que la hizo parecer como muy débil."

Pese al debate, Michelet subió y subió en las encuestas. A Soledad Alvear "la mandaron al sacrificio de la forma más horrible", valora la encargada del programa de género en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), por lo que la precandidata renunció sin siquiera avisar al PDC, que todavía no apoyaba a Bachelet en junio pasado.

Mientras tanto, Valdés, integrante de un grupo de pensadores tras la campaña se dedicaron a diseñar "hacia donde debería ir ese gobierno siendo tan corto" en busca de un proyecto progresista. Y entonces el PDC apoyó a Michelle y el proyecto tuvo que cambiar.

"Fue una sensación de retroceso, de bajón… habíamos hecho encuentros sobre temas de derechos sexuales," lamenta Valdés.

Pero, hija de una arqueóloga y un general "Michelle Bachelet tiene una tradición política, que los demás no saben pero una sí porque la conoce, de formación militante en los tiempos de la clandestinidad, del tiempo de la dictadura, tiene a su padre asesinado es una persona de mucha formación política, estudios en estrategia. Ella sabe." Y superó el embate.

Luego, llegaron los otros candidatos, Sebastián Piñera, cercano a la agenda de La Concertación y otro más de la izquierda que quería castigar a Bachelet por ir en la coalición. "Imposible que ganara la mitad más uno", en la primera vuelta.

Al interior de La Concertación, "muchos varones decían que una mujer no podía" y del otro lado las feministas tenían un debate y apareció el argumento de las feministas que pensaban que la agenda se había entregado a los políticos."

"En el mundo del movimiento había dudas, en la izquierda había dudas, los hombres de la concertación tenían dudas" en la última recta de las elecciones.

Valdés y otras militantes habían trabajado de cerca con las mujeres, pero los varones no hicieron campaña, "los hombres más jóvenes votaron por Piñeira y otros, de los socialistas históricos, ni los varones rurales votarían por una mujer. Sólo hasta la segunda vuelta los concertacionistas reflexionaron que no entregarían el gobierno a otros por mero machismo, relata la investigadora de FLACSO.

Con todo eso en contra, el plazo se cumplió: 15 de enero de 2006, segunda vuelta electoral. "Llegó fuerte y ese día fue maravilloso." Bachelet obtuvo 54.49 por ciento de los votos, un total de tres millones 713 mil- A las seis de la tarde de ese día.... ya no había vuelta atrás.

06/MR/LR









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com