Participación Política de las Mujeres
    "No somos clientas de lo que Morales haga"
Las mujeres bolivianas exigen sus derechos a Evo
Cimac / Artemisa | Bolivia.- 13/01/2006

Las mujeres bolivianas, tras la victoria de Evo Morales, está decididas a ser críticas con él: "No hay que esperar, hay que salir a defender el espacio propio porque nosotras no nos colocamos como clientas de lo que Morales haga", afirmó María Galindo, fundadora de Mujeres Creando, quien anticipó la estrategia del grupo frente al nuevo gobierno boliviano.

La victoria de Morales fue recibida con aplausos por las corrientes progresistas del continente, que espera que Morales se transforme en el cuarto jinete del informal grupo conformado por Hugo Chávez, Lula Da Silva y Néstor Kirchner.

Para algunas mujeres, en cambio, la victoria de este híbrido de izquierda no es significativa ni por lo que puede esperarse de la izquierda en general, ni por la trayectoria política y personal de Morales y del su partido, el MAS, en particular en relación con los temas de género.

María Galindo, quien analizó en un texto intitulado No saldrá Eva de la costilla de Evo la victoria del líder cocacolero, señaló en entrevista que su victoria fue bienvenida por el movimiento de mujeres porque significó frenar el avance de la derecha.

"Las elecciones fueron una salida, en principio, de la derecha, que intentó usarlas para recomponerse; en ese sentido hubo un repudio, puesto que la sociedad se estaba preparando para la celebración de una asamblea constituyente. Lo que hizo el MAS fue capturar todo ese descontento porque se constituyó en la única opción que podía frenar el reciclamiento de la derecha, al menos a ciertos niveles.

Y afirmó: "El triunfo del MAS y la contundencia de ese triunfo es una gran noticia para el conjunto de la sociedad en lo que a la pulsación de fuerzas respecto del neoliberalismo y de la derecha se refiere, pero obviamente esto trae todo un cuadro sumamente complejo. Por ello, yo diría que también dentro el movimiento se recibió el triunfo como algo positivo".

A pregunta expresa acerca de sus críticas a la falta de compromiso de Evo Morales con la defensa de los derechos femeninos y si esta visión es compartida por otras organizaciones, Galindo respondió:

"Nuestra crítica no es precisamente a que no defienda los derechos de las mujeres, pues somos nosotras quienes desde nuestra perspectiva defendemos nuestro espacio y no nos colocamos como clientas que esperan que Morales lo haga. Lo que sucede es que la perspectiva de que el triunfo de Evo Morales sea en principio un elemento positivo para la sociedad no es excluyente de que hagamos un análisis a profundidad sobre el lugar de las mujeres en esta propuesta y en este momento histórico"

Y añadió: "La visión que tenemos sobre el MAS y su relación con las mujeres podríamos sintetizarla en los siguientes puntos: Primero, estamos ante la emergencia de una izquierda indigenista misógina y conservadora al que le importa el lugar de las mujeres desde el punto de vista ornamental, como masa simbólica, como masa efectiva, como escudo de defensa.

"Segundo, las mujeres constituimos en Bolivia el soporte económico instalado en la economía informal y en la migración, y el MAS no sólo no tiene ni una sola propuesta de cara a estos dos sectores; no los comprende ni los asume como importantes ni siquiera por su relevancia económica"

Galindo sostuvo que el MAS ha tomado en cuenta sólo a los movimientos campesinos y, a nivel urbano, a los movimientos de vecinos, sindicales, tradicionales, y más nada. Ni siquiera a los movimientos de mujeres que le apoyan, como las cocaleras o la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa.

"Ellas están ahí pero no se constituyen en interlocutoras porque de alguna manera nada hay que hablar ni consultar con ellas. Su política es cosa de machos y entre ellos es la cosa. Y, por último, la emergencia del discurso indigenista "originario", que es un discurso que plantea a las mujeres sin contemplación ninguna el rol de conservadoras y preservadoras de la cultura a partir de formas de sometimiento patriarcal.

"Las mujeres tienen un valor y un lugar social únicamente a partir de su condición de madres o de parejas. Esto no es diferente de la visión occidental, por supuesto, pero el discurso indigenista aparece como redimidor de opresiones, esto es lo diferente. Y hay muchos ejemplos más en lo que se refiere a soberanía del cuerpo, autonomía organizativa, etc. Por eso las mujeres no seremos la costilla de Evo".

06/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com