Migración
    El miedo impide que denuncien vejaciones
Migrantes obtienen trabajos "sucios y degradantes"
Cimac | Londres.- 11/01/2006

Se calcula que 90 millones de mujeres y hombres migrantes trabajan y viven fuera de su país de origen; muchos de ellas y ellos abandonaron su tierra en busca de seguridad y de un medio de subsistencia sostenible. Muchas economías dependen ahora de la población migrante, que está dispuesta a hacer los trabajos más sucios, degradantes y peligrosos con escasa seguridad y salarios bajos.

Las y los trabajadores migrantes suelen sufrir diversos abusos contra los derechos humanos a manos de empleadores sin escrúpulos, así como de los Estados anfitriones. Entre otros figuran el la falta de pago de salarios, la confiscación de pasaportes y otros documentos, insultos y malos tratos, falta de vivienda y de atención médica adecuadas, y la detención y reclusión arbitrarias en condiciones abusivas, reporta la página web de Amnistía Internacional.

Las mujeres, que representan alrededor del cincuenta por ciento de los trabajadores migrantes, son especialmente vulnerables a la explotación, incluida la violencia sexual.

"Llevaba dos años y dos meses en Qatar, trabajando para una familia libanesa, pero no me habían pagado ni un céntimo. Cuando le dije a mi empleadora que iba a quejarme, me llevó inmediatamente a la policía. Estuve detenida tres días y luego me llevaron a la cárcel. He estado ante el tribunal seis veces. No tengo abogado y no sé qué está pasando", afirma una trabajadora doméstica de 30 años originaria de Indonesia.

Las y los trabajadores migrantes suelen estar demasiado atemorizados para denunciar su situación. Si lo hacen, es probable que sean despedidos por su empleador y, si recurren a las autoridades, podrían ser expulsados del país.

La Convención sobre los Derechos de los Migrantes entró en vigor en el 2003 y reafirma la obligación de los Estados de respetar los derechos humanos y las libertades de los migrantes que residan en su país. "Es una parte vital de los esfuerzos para combatir la explotación de los trabajadores migrantes y sus familias", declaró Kofi Annan, secretario general de la ONU, en el 2003.

Hasta la fecha, sólo 34 Estados han ratificado la Convención. Sin embargo, su ratificación no siempre significa que se cumpla lo previsto en ella, pues algunos de los Estados que la han ratificado incumplen, de cualquier forma, sus obligaciones internacionales.

06/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com