Párate en mi esquina, donde yo no estoy

MUJERES CAUTIVAS
VIOLENCIA
   MUJERES CAUTIVAS
   
Párate en mi esquina, donde yo no estoy
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/06/2017

Desde las propias voces de las sobrevivientes, hoy les comparto  “Párate en mi esquina, donde yo no estoy”, un testimonio escrito por Delia Escudilla, sobreviviente de la prostitución, argentina, psicóloga social y abolicionista, que refleja con mucha claridad la oscuridad y aberración de los argumentos de quienes quieren reglamentar o legalizar la prostitución.
 
Cabe mencionar que Delia se reivindicaba hace algunos años como “trabajadora sexual” integrante de la Asociación de Meretrices de la Argentina y de la Red de Trabajadoras Sexual LAC. Gracias, Delia, por regalarnos tu testimonio:

ESTADOS
    EdoMex, CDMX, Chihuahua entre otras, por encima de la media
En México 66 de cada 100 mujeres es violentada

CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción

Cimacnoticias | Ciudad de México.- 18/08/2017

De las 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que habitan en México, se estima que un 66 por ciento (30.7 millones) ha enfrentado al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación en su espacio laboral, familiar, escolar o en su relación con pareja, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
Como cada cinco años el Inegi presentó la cuarta edición de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016. En este periodo la violencia de pareja tuvo un decremento de menos del 3 por ciento, pasó de 2011 con 46.1 por ciento a 43.9 por ciento este último año.
 
Los datos del censo revelan que 10 entidades están por encima de la media nacional de cualquier tipo de violencia contra las mujeres cometida a lo largo de su vida: el Estado de México, Jalisco, Ciudad de México, Aguascalientes, Querétaro, Chihuahua, Yucatán Durango, Coahuila y Baja California.
 
La Endireh tiene como objetivo dimensionar la violencia que enfrentan las mexicanas, tanto en sus hogares como en espacios públicos, e identificar la frecuencia con la que es cometida cualquier tipo de agresión como amenazas, coerción, intimidación, privación de su libertad o abusos sexuales, verbales, físicos, económicos o patrimoniales.
 
Después de la violencia familiar, de acuerdo con el Inegi, el segundo ámbito donde las mujeres experimentan mayor violencia es en la calle, el transporte, entre otros lugares públicos por personas desconocidas. De las mujeres entrevistadas 38 de cada 100 fue víctima de violencia.
 
La violencia sexual es la principal agresión en el ámbito público, 34.3 por ciento de las mujeres de más de 15 años fueron víctimas de acoso, abuso o una violación sexual.
 
En el ámbito laboral de las mujeres que trabajan o trabajaron alguna vez, un 26.6 por ciento ha experimentado algún acto de violencia sobre todo de tipo sexual y discriminación por razones de género o por un embarazo a través de humillaciones e intimidaciones.
 
La violencia laboral contra las mujeres aumentó tres por ciento en estos últimos cinco años, en 2011 se registró que un 23.7 por ciento de mujeres que trabajaba sufrió algún tipo de incidente violento. 
 
Lo mismo sucede en el ámbito escolar, tan sólo en 2016 de las mujeres que asistieron a la escuela 10 de cada 100 fueron agredidas sexualmente.
 
La Endireh indica que de las mexicanas que han asistido a la escuela 16.7 por ciento fueron agredidas físicamente y 10.9 sexualmente.  

17/HZM

 









“Párate en mi esquina donde yo no estoy, porque estoy haciendo reuniones para legitimar la violación con “factura”. Párate en mi esquina, donde yo no estoy, porque estoy reunida con filósofas y filósofos, antropólogas y antropólogos y estudiantes de letras para reglamentar la prostitución y el uso de cuerpos adormecidos.
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy, porque yo estoy de viaje yendo a foros y plenarios para lavar cerebros de mujeres pobres.

Párate en mi esquina, donde yo no estoy, porque es copado (aceptado) ser puta, siempre y cuando te penetren a vos.
 
Párate en mi esquina, dale, que yo estoy celebrando mis logros y los “proyectos dolarizados”. Lo que no sean verdades, lo celebro igual.
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy y cágate de frío y hambre, que yo estoy en mi departamento bancado (mantenido) por el sindicato, pensando en tu bienestar.
 
Párate en mi esquina, mientras yo viajo por todo el Caribe trabajando por “la igualdad” y luchando por tu “trabajo sexual autónomo” que de paso me doy unas vueltas por la playa, mientras a vos te garchan (violan) reglamentadamente.
 
Párate en la esquina, así tus piernas revientan de estar parada sostenida por tacos y sobrepeso, mientras yo hago marketing de tacones, maquillaje y piernas torneadas. Párate en la esquina, así llega tu putero (prostituyente o consumidor de sexo de paga) maloliente y te coge salvajemente mientras vos gemís fingiendo placer, ocultando el dolor y la bronca. Al fin y al cabo, todas y todos somos explotados.
 
Párate en la esquina, así te llevas el pan a tu casa y tu cuerpo deshecho, mientras yo doy charlas en la universidad explicando que ser puta es autónomo, redituable y muy glamoroso, todo eso a costa tuya.
 
Párate en la esquina de Constitución, de Retiro, de Liniers y de todos los lugares donde nosotras y nosotros no estamos, porque en cualquier momento pasaremos a “afiliarte” para poder sostenerte, cuidarte y sindicalizarte el orto (culo). Estaremos con vos aunque seas menor, aunque tengas una discapacidad, aunque tengas ITS (infecciones de transmisión sexual), aunque tu fiolo (lenón, padrote o proxeneta) te cague a palos y te deje azul la cara o aunque estés cagada de hambre. Nosotras y nosotros estaremos allí para ayudarte a quedarte en la esquina para siempre y que nunca, pero nunca, salgas.
 
Por último párate en mi esquina, donde yo no estoy, porque hay mucho lugar. Porque muchas están muertas. Una murió de un ACV (accidente cerebrovascular), ¿sabes?, porque un putero (consumidor de sexo de paga) glamoroso le penetró el ano y ella eliminó heces con sangre y su mente no soportó. Párate en mi esquina, la esquina donde a “la paraguayita” el fiolo (padrote) la dejó coja de tres tiros.
 
Párate en mi esquina donde Gloria enloqueció y anda hablando sola, porque dice estar embarazada y que pronto tendrá una familia. Párate en mi esquina, dale, porque otras están en neuro-psiquiátricos o llenas de medicación para sobrevivir a tanta violación y yo tengo que sostener mi “kiosquito sindicalizado”. Además “las locas esas” ya son locas desde antes.
 
Párate en mi esquina, donde una compañera se ahorcó de tanto glamour y empoderamiento.
 
Párate en la esquina que se llevó a Erika (mi amiga). Párate en mi esquina, donde yo no estoy y pásate años de tu vida allí, mientras yo sigo luchando por tus derechos desde mi oficina. Párate en mi esquina, en Plaza Miserere, que ahí no vas estar sola. Vas a encontrar a una compañera que pertenecía al sindicato pero como no servía para la televisión, yo sindicato le di una patada en el orto (culo), aunque se consideraba “trabajadora sexual”.
 
Dale, párate en la esquina y sé parte de la peor de las violencias. De las violaciones. De la impuesta y mentirosa seducción. Sé parte de la mentira del mundo. Sé puta porque ser puta es “autónomo”, “autogestivo” y te da “libertad total”, por eso yo no lo hago ni por equivocación.
 
Si te cogen 10 ó 20 puteros (consumidores de sexo de paga)  alégrate que “eres la que mejor coge”. Después ¿cómo queda tu cuerpo, tu psiquis y tus emociones?: se soluciona con un “carnet de trabajadora autónoma (o en la Ciudad de México, trabajadora no asalariada)” y una caja de forros (condones).
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy, que las que andan por ahí llamándose abolicionistas y sobrevivientes, que pudieron salir y contar todas estas mentiras, se les ocurre de “locas” nomás. Dale, párate en la esquina, no vaya a ser que un día las abolicionistas sean más y yo me quede sin mi sindicalizada tranquilidad, con lo que estoy. Vos, no te preocupes, que ser puta es “autónomo”, te lo vuelvo a repetir. Vos, créeme a mí. No oigas a las sobrevivientes de la prostitución, están re locas nomás y yo tengo que cuidar mi quintita (virginidad).
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy, mientras desde el sindicato “yo hago petes (ensayos) como ustedes” a un pene de madera y le pongo un preservativo y te enseño cómo hacer para que el gil (imbécil) acabe rápido.
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy, que mientras vos soportas cansancio, violación, dolor y hemorragias, vómitos con vello púbico, humillación, vergüenza, impotencia y oís groserías de los puteros (prostituyente o consumidor de sexo de paga)  “dale, dale puta, haz lo que sabes hacer”, yo tengo que defender el “trabajo sexual autónomo”, “libre”, “autogestivo” y “voluntario” de las demás.
 
Párate en mi esquina, donde yo no estoy, aunque ya estés muerta.
 
La prostitución no es trabajo, es una de las peores violencias ejercidas sobre las mujeres, travestis, niñas, adultas y viejas”.
 
Y que se ponga el saco al o a la que le quede…
  
*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).
Twitter: @CATWLACDIR
Facebook: Catwlac Directora
 
17/TUZ/GG