Trata de Personas
    Proyecto específico opera en tres provincias
Progresa prevención de trata de niñas en China
Cimac | Guizhou, China.- 02/12/2005

Recientemente, China dio a conocer el informe del proyecto CP-TING, mismo que dio inicio en abril del 2004 con el fin de lograr que las jóvenes que quieran dejar sus aldeas rurales puedan emigrar en condiciones seguras. El proyecto se centra en las adolescentes y las mujeres jóvenes a las que pone en contacto con empleadores que les ofrecen empleos decentes.

El proyecto fue puesto en marcha por las autoridades china y el Programa Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la Erradicación del Trabajo Infantil con base en datos oficiales correspondientes a 2002; de acuerdo con esas cifras, aproximadamente 94 millones de campesinas y campesinos chinos emigraron en busca de trabajo; la enorme afluencia de trabajadoras y trabajadores en movimiento deja en mayor vulnerabilidad a las niñas, los niños y las mujeres jóvenes.

Actualmente, el proyecto CP-TING opera en tres provincias de emigración en China central, Anhui, Henan y Hunan, que tienen una población total de 223 millones de habitantes, y en dos importantes provincias de inmigración: Guangdong -en el delta del río Perla- donde actualmente residen 31 millones de trabajadores migrantes en situación regular, y Jiangsu, en el delta del río Yangtze, informa la página de la OIT en línea.

Las primeras actividades consistieron en aclarar el alcance de la trata de personas; no se trata simplemente del rapto y la venta de bebés con fines de adopción, o de la venta mujeres con fines de matrimonio. Las acciones abarcan también a las y los migrantes voluntarios que carecen de preparación o de información adecuada, lo que puede llevarlos a la explotación laboral.

TRATA DE MUJERES Y NIÑAS

Muy lejos de los imponentes rascacielos del centro de Guangzhou, la provincia de Guizhou tiene el aspecto de una zona rural idílica. Sin embargo, el auge económico no está mejorando las condiciones de vida de todos los pobladores de las remotas aldeas rurales de China. Pueden parecer idílicas, pero son tremendamente pobres.

El año pasado, debido a la pobreza, a la falta de oportunidades de trabajo en las zonas rurales y a la creencia de que se encuentran más oportunidades de trabajo en las ciudades, alrededor de 120 millones de personas se desplazaron dentro de China; la mayoría de ellas, hacia la muy próspera costa este. Si bien los hombres constituyen la mayoría de la fuerza de trabajo migrante, el porcentaje de mujeres está aumentando rápidamente, en particular entre las más jóvenes.

"Muchas niñas parten de las aldeas rurales a una edad muy temprana. Abandonan la escuela prematuramente, realizan tareas domésticas y se cansan de la vida rural. Muchas prueban suerte y se alejan de sus aldeas sin ninguna preparación y mal informadas acerca de los peligros que corren o de los posibles tipos de protección, quedando así expuestas a la explotación laboral y sexual", explica Hans van de Glind, consejero técnico principal del proyecto para prevenir el tráfico de niñas y mujeres jóvenes con fines de explotación laboral dentro de China.

Xiaoqiu, una adolescente de 17 años de Guizhou, es una de ellas. Llegó a Guangzhou con el deseo de ganar más dinero. Después de haberse gastado casi todos sus ahorros sin conseguir un empleo, compró resignada un billete de tren para regresar a su pueblo de origen.

Como no tenía dinero para pagar un hotel, decidió pasar la noche en una plaza frente a la estación del ferrocarril. Un joven, que se presentó como Ouyang Jian, la convenció de ir a un hotel diciéndole que por la noche la plaza no era un lugar seguro para una adolescente.

Llevó a Xiaoqiu al hotel y, después de tomar unas copas, le robó sus pertenencias y luego la violó. Al día siguiente, la vendió a otro hombre llamado Luo Tao por aproximadamente 300 dólares estadounidenses

Luo Tao y otros dos hombres violaron a Xiaoqiu y después la obligaron a prostituirse amenazándola con una inyección mortal. Una semana más tarde, Xiaoqiu logró escapar. Inmediatamente, fue a presentar una denuncia a la policía de la estación del ferrocarril de Guangzhou. La policía detuvo a los sospechosos y rescató a más de diez niñas; la más joven, una menor de 15 años de edad.

05/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com