Migración
    Válvula de escape vs pobreza
Se feminiza migración en Oaxaca
cimac | Oaxaca.- 26/05/2004 Aumenta el número de mujeres oaxaqueñas que se incorporan como mano de obra en el trabajo asalariado en el campo, indicó Ximena Avellaneda Díaz, presidenta del Grupo de estudios sobre la mujer "Rosario Castellanos".

Recordó que actualmente se calcula que la población jornalera en el estado es de 200 mil personas y una de las características del fenómeno migratorio es su creciente feminización.

Las causas que condicionan la migración de las mujeres son diversas y tienen que ver con el matrimonio, siguiendo al marido, a las y los hijos o a los hermanos, la viudez y el abandono. Las oaxaqueñas emigran a los estados de Sinaloa, Sonora, Baja California Norte y Sur y desde luego los Estados Unidos, dijo.

Avellaneda Díaz informó que ante esta grave y preocupante situación, el Grupo que encabeza llevará a cabo la presentación del video "Cual hoja al viento", el próximo viernes 28 de mayo dentro del marco del Día Internacional por la Salud de la Mujer, a las 18:00 horas en la Casa de la Ciudad, ubicada en la calle de Porfirio Díaz esquina con Morelos, en donde se abordarán los derechos sexuales y reproductivos.

"La migración ha constituido para estados como Oaxaca, válvulas de escape a la creciente situación de pobreza y marginación y es tomada como estrategia de sobrevivencia para aquellas regiones y familias donde la parcela ya no puede garantizar alimentación y sustento", abundó.

Del mismo modo, mencionó que la salida de las mujeres con sus familias de las comunidades ejercen profundos cambios en sus vidas, ya que su trabajo diario del cuidado y crianza de las y los hijos, preparación de alimentos y lavado de ropa, se adapta a los horarios y ritmos de la pesada jornada de trabajo en los campos agrícolas, generalmente sin la cooperación de los esposos y dependiendo solo del apoyo de sus vástagos.

"La salud de las mujeres jornaleras migrantes en general y la reproductiva en particular, está relacionada a las condiciones precarias con las cuales se desplaza a los campos agrícolas. Allí les esperan viviendas-barracas en condiciones de hacinamiento e insalubridad, donde la carencia de servicios no les permiten condiciones dignas de vida".

Avellaneda Díaz destacó el sondeo realizado por el Comité por una maternidad sin riesgo en 1997 en comunidades de alta migración, donde se concluyó que las migrantes eran mujeres entre los 25 y 35 años de edad, que desde muy jóvenes (7 u 8 años) viajaban por primera vez enrolándose en el trabajo agrícola.

La mayoría de ellas viajó acompañada de los hijos; su nivel escolar es muy bajo ya que cerca del 70% carece de instrucción y solo el 27% tienen primaria incompleta.

2004/GV/SM








Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com