Migración
   No somos terroristas
Une a migrantes en Dallas un solo sentimiento
Cimac | Dallas.- 27/03/2006

"Le he explicado a mi hijo que de aprobarse esta ley, ni él ni sus amigos de la escuela podrían estudiar más libremente. Pero también sabe que llegamos sin documentos a este país a progresar sin hacerle daño a nadie'', confesó Juan García, pintor de profesión y natural de Ciudad de México.

Él fue uno de los miles que marcharon el pasado sábado frente al ayuntamiento de Dallas, Texas, y llevó a su hijo de 9 años de edad para que defienda los derechos de sus compatriotas y personas que están en la misma situación migratoria que él.

Fue un solo sentimiento el que unió a los más de dos mil personas que manifestaron su repudio hacia las iniciativas que se debaten desde ayer en el Senado del país, especialmente la propuesta H.R. 4437 presentada por el congresista James Sensenbrenner (R-WI).

Organizada por Redes Ciudadanas, un grupo activista que pretende unificar a los hispanos en protesta ante estas medidas, el fervor de unir a la población latina del norte de Texas y oponerse a lo que ellos consideran un atropello fue el elemento principal de esta movilización.

La salvadoreña María Frías, empleada de limpieza en una cadena de restaurantes de comida rápida, coreaba en voz alta "no somos terroristas" junto a un grupo de compatriotas que decidieron unirse a la marcha.

"Ahora nos quieren catalogar como criminales, pero cuando aseo el lugar donde ellos van a cenar con sus familias no cuestionan mi origen ni mi estatus migratorio. La labor que realizo en mi trabajo lo hago con orgullo porque así
mantengo a mi familia y no le estoy quitando el trabajo a nadie'', criticó.

Mientras Frías y los miles de hispanos que se acercaron al centro de Dallas a exteriorizar su encono ante ciertos proyectos antiinmigrantes, varios activistas y líderes políticos hacían lo mismo con la ayuda de un micrófono.

Margarita Alvarez, presidente de Voces por los Inmigrantes, una organización sin ánimo de lucro que busca la igualdad social y laboral para los indocumentados, atacó a los políticos en Washington por no tomar en cuenta las razones principales del éxodo de los latinoamericanos hacia Estados

"Quieren castigar a la gente que busca un mejor porvenir y ni siquiera se atreven a averiguar los motivos de nuestro autoexilio. Somos trabajadores víctimas de las políticas de nuestro gobierno y no somos criminales ni terroristas'', indicó Alvarez.

El legislador estatal Roberto Alonzo también criticó la postura de la bancada republicana y alabó la respuesta multitudinaria hacia el rechazo de leyes que pondrían en peligro la estabilidad laboral del país.

La incertidumbre sobre el futuro que podrían experimentar los indocumentados es una constante en miles de hispanos de Dallas, como le sucede a varias comunidades que conviven en el Metroplex.

Julián Macri, de nacionalidad argentina y propietario de una pequeña empresa de construcción, movilizó a las 25 personas que trabajen para él, la mayoría de ellas compatriotas suyos, e instó a todas las comunidades a salir a las calles cada vez que se necesite.

06/JC/MR









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com