QUINTO PODER
DERECHOS HUMANOS
   QUINTO PODER
Las niñas invisibles
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Argentina Casanova*
Cimacnoticias | Campeche, Cam .- 14/03/2017 A Malena, una niña invisible que se quedó en la memoria
 
Cada año en México y en el mundo, un alto número de niñas mueren de hambre, en partos a temprana edad, son víctimas de feminicidio y, si sobreviven, lo hacen en condiciones de explotación, trata, con altos riesgos de contraer VIH, con alimentación deficiente y escasas oportunidades de asistir a la escuela.
 
Guatemala, Nigeria, Europa del Este, Perú, México son lugares donde existe el matrimonio infantil, la trata de personas, la venta de niñas, la explotación en el matrimonio servil, donde las  niñas mueren a diario por el abandono y la indiferencia de un sistema social-patriarcal que valora más la vida de los niños. Y donde, desde el momento en el que una mujer sabe que está embarazada lo común es que se lamente por la conciencia de que “las niñas sufren más”.
 
Lo que persiste es el abandono. De las niñas nadie se acuerda, no es de ahora, es de siempre y en el mundo prevalece la violencia contra las niñas, principalmente la violencia estructural y la íntima violencia que se ejerce en los hogares donde las niñas son un mal inevitable.
 
Cuando tenía 6 años conocí a Malena y su historia, que la nombro para no olvidarla, como a tantas otras, como a las que se van sin que nadie las note.
 
Malena, también de 6 años, murió envenenada porque a alguien se le ocurrió que podía confundir el polvo de leche con el veneno para ratas y servirlo a una niña sin padre y cuya sonrisa solo su madre recordaría.
 
Al saber de las niñas víctimas de la violencia del Estado en Guatemala, pienso en todas las niñas que como ellas, como “Lulú”, una joven que buscaba a su familia al ser rescatada en el Hogar de Michoacán, donde una mujer prácticamente acumulaba a personas a las que aisló del resto del mundo.
 
Por todas las niñas Malenas que son borradas, porque las "niñas a nadie les importa", si viven, si comen, si mueren de hambre, si son encerradas, si alguien las abusa o si sus propios padres se van y las dejan abandonadas a sus suerte para morir de hambre, condenadas al abuso y a la violencia.
 
Por las niñas de Guatemala, por las de México, las de África y la India, por las niñas que nombramos para no olvidarlas.
 
Es solo el panorama global de la violencia contra las mujeres desde sus primeros años. Al menos en América Latina se habla de 70 mil jóvenes adolescentes que mueren al año por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto. Tan solo en México, la tasa de fertilidad en adolescentes es de 65 mujeres por cada mil.
 
Según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en 2014, 55.2 por ciento de los niños y niñas de entre 2 y 5 años de edad vivían en pobreza y 13.1 por ciento en pobreza extrema. A esto se suma que el 60.5 por ciento de ellos presentaba carencias en el acceso a la seguridad social y 25.8 por ciento en el acceso a la alimentación.
 
Aunque el preescolar es obligatorio en México, únicamente el 42.2 por ciento de los niños y niñas de 3 años de edad fueron atendidos por una institución educativa durante el ciclo escolar 2014-2015; para los de 4 años fue el 89 por ciento; y para los de 5, el 84.3 por ciento, estos y otros números nos dan una idea de la situación de las niñas.
 
En México, se habla de que 7 de cada 10 personas que desaparecen en el rango de edad de 15 a 19 años de edad, son mujeres. Los casos de feminicidio de niñas entran en una categoría de subregistro que se diluye ante el enorme número de casos.
 
Aunque no se precisa a detalle cómo está la situación para las niñas, es claro a nivel internacional que en todas las sociedades se privilegia a los niños nacidos sobre las niñas, por las creencias de que ellos serán los que continúen con los “apellidos” o los que se encarguen de la continuación de una etnia o costumbres y tradiciones.
 
En Estados Unidos y Canadá, las mujeres de los pueblos originarios han denunciado la marginación y la violación de sus derechos a la propiedad de la tierra, apoyados por sentencias de jueces que reconocen el derecho de la comunidad a restringir la herencia para las mujeres que se casan con hombres que no pertenecen a sus mismos pueblos, pero no aplica lo mismo para los hombres de la comunidad.
 
Este panorama nos pone en oportunidad de reflexionar sobre la realidad en la que se violentan los derechos de las niñas y el caso de Guatemala es la punta del iceberg de la problemática en Latinoamérica, que evidencia una desvalorización de la vida de las niñas.
 
Necesitamos construir y trabajar por un mundo en el que las mujeres al saberse embarazadas no se angustien al saber que parir una niña será sinónimo de una historia de sufrimiento y dolor.
 
* Integrante de la Red Nacional de Periodistas y del Observatorio de Feminicidio en Campeche.
 
17/AC/GG
 







INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   Casi el doble que en 2015
Perú, 124 asesinatos y 258 tentativas de feminicidio en 2016
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias/PL | Lima, Per .- 10/02/2017 La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) de Perú, Ana María Romero-Lozada, denunció los obstáculos que enfrentan miles de mujeres, víctimas de violencia, para encontrar justicia.
 
La funcionaria realizó esas declaraciones tras la reapertura este jueves por la Corte Superior de Justicia de Ayacucho de un caso de tentativa de femicidio/feminicidio y violación ocurrido en 2015, y cuyo perpetrador salió en libertad tras un fallo anterior.
 
El caso conmocionó a la opinión pública porque el hecho fue registrado en video, por tanto, resaltó la ministra, “se espera que tales pruebas contundentes puedan conducir, en esta ocasión, a un castigo para el agresor, acorde con lo dispuesto en el Código Penal”.
 
Asimismo, destacó que, entre enero y diciembre de 2016, se registraron 124 asesinatos de mujeres y 258 tentativas de feminicidio, cifras que superan en casi el doble los perpetrados en 2015.
 
Además, los Centros Emergencia Mujer (CEM), adscritos al MIMP, informaron que en ese periodo hubo también 70 mil 510 casos de violencia familiar y sexual.
 
En ese sentido, Romero-Lozada lamentó que solo 56.5 por ciento de las personas atendidas en dichas instituciones interpuso en 2016 una denuncia contra sus agresores.
 
De acuerdo con la página de los CEM, la población más vulnerable al maltrato que acude a estos servicios son las niñas y niños, las adolescentes, las mujeres, así como las personas adultas mayores y con discapacidad.
 
17/RED/GG







INTERNACIONAL
SALUD
   No es abortiva, dice juez
Peruanas accederán a Anticoncepción de Emergencia, tras 7 años de prohibición
Por: la Redacción
Cimacnoticias/PL | Lima, Perú.- 25/08/2016 Después de siete años, el gobierno peruano reiniciará la distribución de la llamada píldora del día siguiente o de anticoncepción de emergencia (PAE), tras un fallo judicial que ordena el reparto gratuito de este medicamento.
 
La ministra de Salud, Patricia García, se abstuvo de celebrar el triunfo logrado con la medida cautelar emitida por el Primer Juzgado Constitucional de Lima, en medio de reacciones conservadoras decididas a dar la pelea contra el reparto de la píldora.
 
Esos sectores conservadores se han manifestado contra el fallo que deja sin efecto una sentencia del Tribunal Constitucional que en 2009 prohibió al sistema estatal de salud repartir el anticonceptivo oral de emergencia, usado para evitar embarazos no deseados.
 
Consultada por los medios, Patricia García dijo que cumplirá el fallo que dispone el reparto porque ha quedado científicamente descartado que le píldora sea abortiva, posibilidad que había motivado que el Tribunal Constitucional la prohíba, bajo presión de sectores religiosos conservadores que lograron revertir la decisión de 2006 de la misma corte que ordenaba distribuirla.
 
También dijo que la distribución comenzará dentro de un plazo de 30 días establecido por el fallo judicial, avalado por el presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Miranda, quien este martes declaró que “lo que dice el juez se respeta”.
 
La declaración desarmó reclamos de grupos conservadores que llamaron al tribunal a hacer prevalecer su fallo de 2009 y consolidó la posición de quienes consideran que el nuevo dictamen corrige la inequidad entre las peruanas que pueden comprar la pastilla y las que no lo pueden hacer.
 
La prohibición solo regía para el sistema estatal de salud, pero no para quienes tenían dinero para comprar el Anticoncepción Oral de Emergencia (AOE), como se le conoce en ese país, en las farmacias privadas.
 
Esos negocios anualmente venden tres millones de unidades, mucho más que las ventas de casi todos los países suramericanos, en los que el Estado distribuye la píldora.
 
Sobre la insistencia de sectores religiosos conservadores que alegan que la píldora es abortiva, la ministra García señaló que un dictamen de la Oficina Panamericana de la Salud determina que el AOE impide la ovulación, sin la cual no hay concepción y por lo tanto no es abortiva.
 
Sin embargo, el presidente de la Conferencia Episcopal Católica, monseñor Salvador Piñeiro, insistió en lo contrario y dijo que el asunto entra ahora en una etapa de presiones a favor y en contra del AOE y está por verse cuales se impondrán en un próximo fallo.
 
El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski comentó jocosamente que la ministra García consultará el cumplimiento del fallo con el conservador cardenal Juan Luis Cipriani, broma que ha comenzado a generarle críticas de los grupos conservadores.
 
16/RED/GG







INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   El problema ya está en la agenda pública
Cien mil marchan en Perú contra la violencia hacia las mujeres
Un grupo de manifestantes con cruces negras, simbolizando las víctimas de feminicidio en Perú y otros países latinoamericanos, pasan por una calle del centro de Lima, durante la multitudinaria marcha celebrada el 13 de agosto bajo la consigna “Ni Una Menos” | Foto: Noemí Melgarejo / IPS
Por: Aramís Castro*
Cimacnoticias | Lima, Perú.- 15/08/2016 Con una multitudinaria marcha, bajo la consigna “Ni Una Menos”, la sociedad peruana se pronunció contra la violencia hacia las mujeres, en lo que representa una toma de conciencia colectiva en este país, el tercero en agresiones sexuales del mundo.
 
La manifestación en Lima, el pasado sábado 13 de agosto,  acompañada por protestas en una decena de ciudades del país, surgió como rechazo a sentencias judiciales que escandalizaron por ser muy benignas con los agresores en casos de feminicidio, maltrato de varones contra sus parejas o exparejas y agresiones sexuales.
 
El caso que detonó la protesta fue el de Arlette Contreras, golpeada brutalmente en julio de 2015 por su entonces pareja, Adriano Pozo, en un hotel de la sureña ciudad de Ayacucho, en una agresión registrada por las cámaras de un hotel.
 
“Queremos justicia, queremos que esos hombres agresores, esos hombres violadores y asesinos vayan a la cárcel. Queremos que el Estado nos dé seguridad a nosotras, las víctimas”, dijo Arlette Contreras.
 
Pese a ello, a Pozo, hijo de una autoridad política de la zona, se le sentenció a solo un año de prisión suspendida, por los cargos de feminicidio en grado de tentativa y violación, debido a que operaron los  atenuantes de que estaba ebrio y actuaba por celos. Un tribunal superior ratificó el fallo el mes pasado, lo que fue calificado como “indignante” por el fiscal del caso.
 
“Queremos justicia, queremos que esos hombres agresores, esos hombres violadores y asesinos vayan a la cárcel. Queremos que el Estado nos dé seguridad a nosotras, las víctimas”, comentó Contreras a IPS durante la marcha, cuyo recorrido encabezaron víctimas y familiares, y que terminó ante el Palacio de Justicia.
 
Cifras de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos indican que Perú es el segundo país de América Latina en asesinatos de mujeres por razón de género, además del tercero del mundo en violaciones, con la particularidad de que 42 por ciento de esas agresiones son en sus hogares y 90 por ciento de las denuncias quedan impunes.
 
 
ACUDIÓ HASTA KUCZYNSKY
 
“Basta ya”, “Fuera violadores”, “Poder Judicial, vergüenza nacional”, “Tocan a una, tocan a todas”, fueron algunas de las consignas más coreadas durante la marcha, en que participaron unas 100 mil personas, según los organizadores de la protesta surgida desde las redes sociales y sin banderas partidistas, aunque asistieron el presidente Pedro Pablo Kuczynski y miembros de su gobierno.
 
Entre los participantes hubo familias completas, incluidos padres, niñas y niños, y sobresalieron los de parientes de víctimas de feminicidio, que portaban carteles con las fotos de las mujeres muertas o la de los agresores con sus nombres.
 
“A mi hija la mató un hombre pero solo le dieron seis meses (de prisión) preventiva”, denunció Isabel Laines, quien llevaba un cártel con la imagen de su hija, y contó a IPS que viajó más de cuatro horas en autobús desde el sureño departamento de Ica, para unirse a la movilización en Lima.
 
PRESENTES, VÍCTIMAS DE ESTERILIZACIÓN
 
En la marcha también estuvieron presentes familiares y víctimas de esterilizaciones forzadas del gobierno de Alberto Fujimori, quien estuvo en el poder de 1990 al 2000. Una comisión investigadora del Parlamento calculó en 2002 que más de 346 mil mujeres fueron esterilizadas entre 1993 y 2000 contra su voluntad.
 
A comienzos de este mes, el Ministerio Público (fiscalía) archivó una denuncia contra el expresidente Fujimori y funcionarios del Ministerio de Salud de su gobierno por este caso, en otra criticada acción contra la obtención de justicia y reparación por estas miles de víctimas.
 
REDES PARA CONVOCAR
 
Las redes sociales fueron el espacio desde el que surgió la reacción ciudadana y que permitieron a las víctimas contar sus historias y conectarse con otras en su misma situación, bajo etiquetas como #YoNoMeCallo, además de la común #NiUnaMenos.
 
“Después de ver el video de Arlette (Contreras) y la indignación al ver que su agresor era liberado, un grupo nos organizamos en Facebook y empezamos a hacer un pequeño chat, una pequeña reunión”, contó a IPS una de las organizadoras de la marcha y del colectivo Ni Una Menos, Natalia Iguíñiz.
 
Tan solo en el primer semestre de este año, se registraron en el país 54 casos de feminicidio y 118 intentos, según estadísticas del Ministerio de la Mujer.
 
Las cifras también indican que todos los días se cometen 16 violaciones en el país. Y esas mismas estadísticas indican que entre 2009 y 2015 fueron muertas 795 mujeres por razones de género, 60 por ciento de ellas de entre 18 y 34 años.
 
El fenómeno se da en una sociedad hasta ahora permisiva con la violencia de género, según denuncian organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres y muestran las encuestas.
 
Un sondeo realizado por la encuestadora Ipsos en Lima antes de la marcha, mostró que 41 por ciento de las mujeres entrevistadas cree que Perú es “nada seguro” para ellas y 74 por ciento considera que vive en una sociedad machista.
 
En tanto, 53 por ciento de todos los entrevistados cree, por ejemplo, que si una mujer se pone minifalda, es culpable de que se la acose en los espacios públicos y 76 por ciento disculpa que la mujer sea golpeada por el hombre si descubre una infidelidad.
 
EN LA AGENDA PÚBLICA
 
Desde el comienzo del gobierno de Pablo Kuczynski, el 28 de julio, el tema ha entrado en la agenda pública y diferentes actores políticos ya se pronunciaron por reforzar mecanismos como la capacitación de los operadores policiales y judiciales, para que apliquen mejor las normas en caso de maltrato contra las mujeres.
 
“El problema de la violencia de género es que el silencio absorbe los golpes y no es fácil de denunciar”, afirmó el presidente antes de participar en la marcha, al igual que hicieron varios ministros, legisladores y otras autoridades.
 
Iguíñiz subrayó que la marcha representa el comienzo de una nueva manera de afrontar el fenómeno de la violencia contra las mujeres en el país y que se mantendrá la movilización ciudadana con más encuentros y actividades.
 
“Hay muchas personas, miles organizando. Aquí estamos un pequeño grupo que planteamos algunas coordenadas básicas, pero finalmente hay un montón de grupos que están trabajando en cultura, en sus barrios, en miles de acciones que se están tomando a nivel nacional: distritos, colegios profesionales, asociaciones diversas”, afirmó.
 
A su juicio, la convocatoria “ha calado tanto, por su amplitud”.
 
NI UNA MENOS, EN PERÚ Y EN EL MUNDO
 
Bajo el movimiento Ni Una Menos ya ha habido anteriores movilizaciones contra la violencia machista en otros países latinoamericanos, como Argentina, donde también hubo otra manifestación multitudinaria en la capital, en junio de 2015.
 
“Estamos en coordinación con los colectivos en otros países. Vamos a hacer una plataforma para peticiones, pero la estamos planeando hacerla a nivel regional, a nivel de todos los países de Latinoamérica”, afirmó Iguíñiz.
 
El grupo privado “Ni Una Menos: movilización ya”, en la red de Facebook que desde julio impulsó la convocatoria, tiene ya 60 mil  miembros, y fue el espacio desde el que se coordinó la marcha, a cuya tarea se sumaron después medios convencionales y organizaciones de defensa de los derechos humanos.
 
Además, centenares de mujeres que han sido víctimas de maltrato, agresión sexual o acoso laboral, comenzaron a dejar su testimonio en el espacio digital, en un proceso que va a continuar.
 
La marcha se extendió también por una decena de ciudades como Cusco, Arequipa, Libertad. Además, peruanos residentes en el exterior apoyaron la movilización con actividades en ciudades como Barcelona, Ginebra, Londres, Madrid o Washington, entre otras.
 
*Este artículo fue publicado originalmente por la agencia internacional de noticias IPS.
 
16/AC/GGQ







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com