NACIONAL
   Constituyentes aprueban apoyo a mujeres que cuidan enfermos
La CDMX implementará Sistema de Cuidados
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/01/2017 La Ciudad de México se convertirá en la primera entidad en implementar un Sistema de Cuidados para atender a niñas, niños, adultos mayores, personas en situación de dependencia por enfermedad o discapacidad a fin de aligerar las tareas de cuidado que realizan las mujeres.
 
El pasado sábado 7 de enero, la Asamblea Constituyente aprobó que la Constitución Política de la Ciudad de México incluya en el artículo 14, inciso B, la obligación de las autoridades capitalinas de crear un Sistema de Cuidados que preste “servicios universales, accesibles, pertinentes, suficientes y de calidad”. 
 
El pleno de la Asamblea que debate y aprobará la Carta Magna que regirá la capital –la cual deberá estar lista el próximo 31 de enero– recogió la demanda del movimiento feminista que exigió al Estado participar en las tareas de cuidados que realizan las mujeres. 
 
Este fin de semana las y los diputados constituyentes aprobaron la redacción del artículo 14, apartado B, que dirá que “toda persona tiene derecho al cuidado que sustente su vida y le otorgue los elementos materiales y simbólicos para vivir en sociedad a lo largo de toda su vida”.
 
Entre quienes propusieron incluir este tema en el texto constitucional estuvo la cofundadora de la Red de Investigación y Acción Feminista, Yazmin Pérez Haro, quien indicó que hay personas que por su edad, ciclo de vida, condiciones físicas, mentales o por afectaciones a su salud se encuentran temporal o permanente en condiciones de dependencia o requieren cuidados específicos.
 
Con el apoyo del colectivo, Las Constituyentes CDMX, Pérez Haro hizo llegar a las y los diputados una propuesta donde explicó que las mujeres son quienes realizan las tareas de cuidado, lo que constituye un trabajo no remunerado; por ello destacó que esta actividad se debe considerar un derecho y así diseñar e implementar un Sistema Público de Cuidados.
 
El objetivo es que la Ciudad de México, las familias, las empresas privadas, las organizaciones sociales y las comunidades sean corresponsables y en conjunto tomen acciones para cuidar a las personas dependientes y permitir que las mujeres obtengan una remuneración por realizar estas tareas o puedan dedicarse a otras actividades remuneradas.
 
Al respecto ONU Mujeres indicaron que dedicarse al hogar o al cuidado de personas dependientes, sin recibir remuneración alguna, restringe notablemente la posibilidad de las mujeres de contar con ingresos propios, de buscar opciones en el mercado laboral y de participar plenamente en la política y la sociedad, entre otras consecuencias.
 
El organismo también destacó que en México, de acuerdo con la Cuenta Satélite del Trabajo no remunerado de los Hogares que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2013, las labores domésticas y de cuidado no remuneradas que hacen las mujeres equivale a 42 mil 500 pesos al año.
 
En la sesión donde se aprobó este artículo, la constituyente Clara Jusidman Rapoport –designada diputada por el Jefe de Gobierno– destacó que las mujeres, en su mayoría, han sido las encargadas de cuidar a otras personas, por lo que es necesario reconocer la desigualdad que esto genera, sin que haga de la asistencia social un derecho.
 
Por otra parte el artículo aprobado también establece el derecho a la salud al más alto nivel posible; el derecho al agua; la prevención, tratamiento y control de las enfermedades transmisibles, no transmisibles, crónicas e infecciosas; el desarrollo de investigación científica; la promoción de la medicina tradicional indígena y el uso médico y terapéutico de la cannabis.
 
17/AGM/KVR
 







MONEDERO
LABORAL
   MONEDERO
¿Qué hacer con la carga de trabajo no remunerado?
Especial
Por: Carmen R. Ponce Melendez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 20/12/2016 Monedero cierra el año con los últimos datos El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó acerca de una de las desigualdades que más efectos tienen en las mujeres del país: la carga de trabajo doméstico no remunerado y de cuidados.
 
De acuerdo a los resultados de la Cuenta Satélite del Inegi sobre el trabajo remunerado de los hogares, durante 2015 el valor económico del trabajo no remunerado doméstico y de cuidados alcanzó un nivel equivalente a 4.4 billones de pesos, lo que representó el 24.2 por ciento del PIB del país.
 
En términos reales este valor registró un crecimiento anual de 4.1 por ciento. Su valor en el PIB supera al de actividades como manufactura y comercio.
 
En 2008 la aportación masculina era del 4.6, para 2015 creció a 6.2; en tanto que la aportación femenina –la mayoritaria- en 2008 fue de 15.8 y para 2015 aumento a 18.0 por ciento del PIB.
 
La mayor parte de las labores domésticas y de cuidados fueron realizadas por las mujeres, con el 77.2 por ciento del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades, que correspondió, a su vez, al 74.3 por ciento si se habla en términos del valor económico.

VER GRÁFICA AQUÍ

Una desigualdad de género –de las más altas en el concierto de naciones latinoamericanas-, que causa efectos muy negativos en el bienestar de las mujeres, de las familias y en el desarrollo integral del país.
 
Claramente se aprecia en la grafica que las actividades que absorben el mayor tiempo son: cuidados y apoyo, y alimentación. La primera es la de mayor valor económico, en su dimensión con el PIB. (Ver gráfica)
 
Por eso los hogares con mayor carga de trabajo no remunerado para las mujeres son los que tienen hijos menores de 6 años y los más pobres, entre otras razones porque no pueden pagar servicios de salud.
 
En 2015, los resultados en cifras netas per cápita (el sueldo neto que podrían percibir los miembros del hogar por realizar una actividad similar en el mercado), mostraron que cada persona participó en promedio con el equivalente a 35 mil 131 pesos anuales por sus labores domésticas y de cuidados.
 
Al desagregar este valor según el género de quien realizó estas actividades, se observó que el trabajo de las mujeres tuvo un valor equivalente a 49 mil 586 pesos, mientras que el de los hombres fue de 18 mil 109 pesos durante el mismo año.
 
Lo que significa que el país no podría funcionar en su dinámica económica, política o social sin la aportación que hacen estas mujeres, además pagarlo como sueldo sería incosteable.
 
El hecho de que el 77.2 por ciento de las horas destinadas a las labores domésticas y de cuidados realizadas en el hogar recaiga exclusivamente en las mujeres representa en primer término un importante obstáculo para que ellas se puedan integrar al mercado laboral o al trabajo asalariado, tiene efectos en los niveles de pobreza del país y de las mujeres.
 
La principal causa de que el mercado laboral femenino sea tan precario es la limitación que tienen, por eso trabajan pocas horas, con salarios más bajos y en microempresas.
 
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) recomendó a México contar con políticas públicas que atiendan este grave problema.
 
PD:
En 2017 el Salario Mínimo diario paso de 73.64 a 80 pesos, un incremento de 9.58 por ciento; sin embargo para los contractuales será de 3.9 por ciento, una camisa de fuerza para los sindicatos.
 
Sin embargo, los 80 pesos están por debajo de la canasta alimentaria de Coneval. Otra novedad importante es el aumento en las tasas de interés. Banco de México (Banxico), incrementó la tasa de referencia 0.50 puntos porcentuales, con lo cual la tasa de interés pasa de 5.25 a 5.75.
 
Se prevé que para 2017 la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), active diversos incrementos en su tasa de interés, que obviamente se repetirán aquí en México, a través de Banxico. Nuevos precios de los créditos, la intención es atraer la inversión extranjera, a pesar de Trump.
 
Evidentemente esto afectará la inflación, se estima que llegará a 4.0 por ciento o más, con menor crecimiento económico, según Banxico de 1.6 por ciento para 2017. Un año difícil, por decir lo menos.

De todos modos ¡Feliz año nuevo!
 
*Economista especializada en temas de género

twitter @ramonaponce







NACIONAL
LABORAL
   Necesario generar políticas públicas: experta de OIT
Invertir 2 por ciento del PIB en cuidados y salud incrementaría empleo
Foto: Cirenia Celestino Ortega
Por: Cirenia Celestino Ortega
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/11/2016 Pese a contar con más escolaridad y mejores niveles educativos, las mujeres de la región continúan enfrentando problemas de empleo en comparación con los hombres, por lo que es importante generar políticas públicas de cuidados y mejorar también la condición de las personas que se dedican al trabajo del hogar remunerado.
 
Durante el primer Foro Internacional “Economía del Cuidado e Igualdad Laboral de la Ciudad de México” realizado ayer, la asesora en Género en el Área de Centroamérica de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), la maestra María José Chamorro,  refirió que las mujeres se insertan con mayor frecuencia en el mercado informal en 54 por ciento, mientras los hombres lo hacen en apenas 48 por ciento.
 
La especialista costarricense agregó que “pese a tener mejores niveles educativos que los hombres, las mujeres enfrentan mayores problemas de empleo en América Latina, como más niveles de desempleo, sub empleo, menores niveles de protección social y mayor informalidad.”
 
En el foro, convocado por la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, la representante de la OIT destacó que invertir 2 por ciento del PIB en sectores de cuidado  y salud generaría incrementos en empleo de entre 1.2 por ciento y 3.2 por ciento.
 
Señaló que hay países latinoamericanos con pendientes en reformas legislativas que mejoren la situación y donde ya hay legislación hay una brecha de implementación de éstas. Ejemplificó el caso del Convenio 189 sobre trabajo decente para las trabajadoras del hogar, donde solamente 18 por ciento de los países latinoamericanos lo cumplen.
 
José Chamorro explicó que la ratificación de este Convenio busca equiparar los derechos de las trabajadoras del hogar a los de cualquier otra trabajadora y así exigir derechos laborales como el acceso a seguridad social, entre otros.
 
Cabe destacar que México no ha ratificado el Convenio, pese a los diversos exhortos que se le han hecho desde diferentes instancias al Ejecutivo Federal.
 
En su participación, la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, doctora María Ángeles Durán Heras, se refirió al trabajo de cuidado no remunerado que recae principalmente en las mujeres.
 
Durán Heras destacó que son las mujeres quienes dedican más tiempo al trabajo no remunerado del cuidado, sobre todo en la filiomaternidad (cuando una hija adulta cuida a su madre de la tercera edad).
 
Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) destacan que durante 2013 la contribución que realizó cada mexicana de 12 años o más de manera cotidiana a través de las labores domésticas y de cuidado no remuneradas, representó 42 mil 500 pesos anuales; para mujeres en aéreas rurales la contribución fue de 49 mil 700 pesos anuales; y para las casadas de 57 mil  600 pesos en comparación con los 13 mil 900 pesos que los hombres aportaron.
 
De acuerdo con el Inegi, el trabajo doméstico no remunerado equivale al 20.5 por ciento del Producto Interno Bruto nacional, superior a lo que representa la industria manufacturera o el sector comercio para la economía nacional.
 
Por tiempo dedicado al trabajo doméstico y de cuidados, ONU Mujeres destacó en un estudio sobre el tema, que las mujeres dedican 59 horas semanales al trabajo doméstico y de cuidados, mientras los hombres dedican apenas 22 horas, lo que refleja la carga desigual en la distribución del trabajo como consecuencia de los estereotipos arraigados en la sociedad.
 
Finalmente, la directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvior, Ximena Andión, señaló que es necesario reconocer el trabajo de cuidado como un derecho en la próxima Constitución capitalina y reconoció que aunque son muchos los programas sociales dedicados a este tema, se concentran solamente en algunas Secretarías.
 
16/CCO/LGL







INTERNACIONAL
LABORAL
   A mayor ingreso, menos tiempo dedicado a este trabajo dice Cepal
Mujeres de AL y el Caribe realizan entre 71 y 86 por ciento del trabajo no remunerado
Especial
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/10/2016 La Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) recomendó reducir los horarios laborales y crear políticas públicas en donde el Estado asuma responsabilidades de cuidados de menores de edad y adultos mayores, para ayudar a reducir esa tarea que se le asigna a las mujeres.
 
Durante el Panel “Cuidar y ser cuidado en igualdad: la división sexual del trabajo en entredicho” realizado durante la XIII Conferencia Regional de la Mujer, en Montevideo, personas expertas en el tema hablaron sobre la medición de la economía del cuidado y de la división del trabajo en el hogar de acuerdo al sexo y género.   
 
En el panel, la ministra de la Mujer de República Dominicana, Janet Camilo, recordó que durante la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe efectuada en Quito en 2007, los gobiernos de la región acordaron “formular y aplicar políticas de Estado que favorecieran la responsabilidad compartida y equitativa entre mujeres y hombres en el trabajo doméstico para la reproducción económica y el bienestar de la sociedad como una de las formas de superar la división sexual del trabajo”.
 
La especialista en Economía y asistente del Instituto Haitiano de Estadística e Informática, Nathalie Lamaute-Brisson, dijo que “reconocer, reducir, redistribuir y remunerar el cuidado”, son puntos clave para incluir en las políticas públicas de los países latinoamericanos y para incorporarlos a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.
 
En tanto, el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, Mauricio Perfetti, dijo que las encuestas que miden el uso del tiempo dedicado al cuidado de otros y al trabajo no remunerado, deben ser utilizadas como base para los programas que promuevan la igualdad y reducir la división sexual del trabajo en el hogar.
 
Un ejemplo de política pública encaminada a involucrar al Estado en las responsabilidades de cuidado de otros, es el Sistema de Cuidados (SNIC) de Uruguay, aprobado en noviembre del 2015.
 
Sobre eso habló la Secretaria Nacional de Cuidados de ese país, Patricia Cossani, quien explicó que esa política pública contempla la ampliación de los servicios de escuelas y guarderías, la regulación laboral para ajustar las jornadas de trabajo, para de esa manera asegurar que las niñas y niños estén bajo el cuidado de instituciones y reducir la carga de este trabajo, regularmente asignado a las mujeres.
 
En el documento de posición “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible” emitido por la Cepal, se muestra que las mujeres de los países de América Latina y El Caribe, realizan entre 71 y  86 por ciento del total de trabajo no remunerado que demandan los hogares.
 
Destaca que entre mayor es el nivel socioeconómico de las mujeres menor el tiempo dedicado a las labores domésticas y de cuidados de otros; por ejemplo de la población de mujeres mexicanas de 20 a 59 años de edad de hogares considerados no pobres, dedicaron un promedio de 73.3 horas semanales al trabajo no remunerado durante el 2014, mientras que las mujeres del mismo rango de edad de hogares considerados pobres le dedicaron 76.7 horas semanales a esas labores.
 
Lo anterior indica que las mujeres que tienen mayores ingresos pueden pagar servicios para el cuidado de otros, así como productos tecnológicos que les permitan realizar sus labores domésticas.
 
Respecto al trabajo remunerado, las mexicanas que se ubican en el rango de edad de 20 a 59 años de hogares no pobres, le dedicaron 36.2 horas semanales mientras que en las de hogares pobres -de la misma edad- registraron 23.8 horas semanales.
           
16/GVV/LGL







NACIONAL
   Inicia XIII Conferencia Regional sobre la Mujer
Mexicanas, entre las más pobres de 18 países de AL: Cepal
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/10/2016 Las mexicanas se encuentran entre las más pobres de 18 países de América Latina y el Caribe, ya que de 2005 al 2014 la pobreza se incrementó al pasar de 35.5 por ciento a 41.2 por ciento respectivamente, reveló el documento “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, presentado durante la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).
 
Durante la inauguración de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer en Montevideo, Uruguay, la cual reúne a representantes de 20 países, sociedad civil y de las Naciones Unidas para trabajar sobre la agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra, sostuvo que las mujeres son las más pobres de los países de América Latina.
 
En el documento  “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, México aparece entre los países con altos índices de pobreza que no pudieron disminuirla, lejos de ello se incrementó.
 
El documento también contempla un análisis del tiempo dedicado al trabajo remunerado y no remunerado en México, y destaca que durante 2014 las mujeres de entre 20 a 59 años de edad dedicaron 59.9 horas semanales al trabajo no remunerado (cuidado de otros y labores domésticas) mientras que los hombres dedicaron19.9 horas semanales a la misma actividad.
 
En el trabajo remunerado cambia la situación ya que los hombres dedicaron un total de 52.8 horas semanales en el 2014 a este trabajo y las mujeres 24.8 horas semanales, lo que significa que  persisten desigualdades de oportunidades en el ámbito laboral por motivos de género y una división del trabajo no remunerado por el mismo motivo, agrega el documento.  
 
El informe aborda la situación de 18 países de América Latina y el Caribe y advierte que una de cada tres mujeres en la región no tiene ingresos propios, y en aquellos países donde se han mejorado las políticas públicas que promueven la inclusión de las mujeres en el ámbito laboral, como el caso de Argentina, hay un “estancamiento” como resultado del “techo de cristal” (que son las limitantes sociales y políticas para el avance de las mujeres).
 
La Cepal informó que en estos países latinoamericanos, 28.9 por ciento de las mujeres no tiene ingresos propios, mientras que los hombres sin ingresos propios representan un 12.5 por ciento de su población.
 
La secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra dijo que las mujeres que estudian una carrera y no encuentran trabajo remunerado, se regresan a sus hogares a dedicarse a labores
domésticas no remuneradas.
 
Lo anterior, agregó, se refleja en la población de jóvenes de 15 a 29 años de edad que no estudian, ni trabajan y que representan 21.9 por ciento de la población en América Latina y El Caribe, de ellos 51 por ciento son mujeres.
 
En cuanto a salarios y ganancias indicó que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres de 16.1 por ciento, por lo que los gobiernos deben implementar programas y políticas laborales que reduzcan la discriminación y desigualdad por motivos de género.
 
Por último indicó que los derechos que se buscan garantizar en la construcción de la agenda para lograr la igualdad y autonomía de las mujeres son: a una vida libre de violencia y discriminación; sexuales y reproductivos; así como los civiles, políticos, económicos y socioculturales.
 
A 40 años de la celebración de esta conferencia, este año se centrará en la igualdad de género, la autonomía de las mujeres y el desarrollo sostenible, temas que trabajarán los días 26, 27 y 28 de octubre.
 
16/GVV/LGL







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com