Red por los Derechos de la Infancia en México

NACIONAL
INFANCIA
   Desestiman denuncias
Instituciones no buscan a adolescentes desaparecidas con la debida diligencia: Redim
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 04/03/2017

Los protocolos de localización y búsqueda de niñas y mujeres adolescentes, como la Alerta Amber y el Protocolo Alba, son insuficientes para atacar la epidemia de desapariciones entre esta parte de la población, asegura la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
 
El director de la Redim, Juan Martín Pérez García, explicó en entrevista con Cimacnoticias que a pesar de contar con estos mecanismos (Alerta Amber y Protocolo Alba) no se realiza la búsqueda de adolescentes y niñas con la debida diligencia porque no existe personal capacitado en la búsqueda de mujeres, los organismos institucionales están desarticulados y además, en la mayoría de los casos las autoridades desestiman las denuncias de las víctimas.
 
SIN SISTEMA ESPECIALIZADO DE BÚSQUEDA
 
Para el especialista, uno de los principales problemas es que no existe un sistema y personal especializado para la búsqueda de mujeres adolescentes en el territorio, “el mismo policía que busca a un varón de 32 años, es el que busca a una mujer de 14 años de edad.”
 
Esto, dijo Pérez García, es un punto importante, pues las razones de desaparición son distintas, en el caso de las adolescentes y niñas existe una intencionalidad reconocida por la institución, pueden ser víctimas de feminicidio o ser sometidas a redes de trata de personas.
 
Entre 2006 y 2014 la organización registró seis mil 725 casos de niñas, niños y adolescentes de cero a 17 años de edad; de estos casos 7 de cada 10 eran mujeres adolescentes de 15 a 17 años.
 
La falta de especialización de las instituciones gubernamentales desde la perspectiva de género no permite que se tenga un entendimiento y panorama completo sobre del problema, aseguró el especialista, “lo que estamos haciendo es garantizar al crimen organizado que la trata de niños, niñas y adolescentes es un buen negocio”, comentó.
 
ENTIDADES NO EMITEN ALERTA AMBER
 
Asimismo, los protocolos existentes de búsqueda están desasociados, añadió Juan Martín Pérez. En estados donde existen altas cifras de desapariciones de adolescentes y niñas, y que también cuentan con la Alerta de Violencia de Género (AVG), el número de Alertas Amber que emiten las autoridades son mínimas.
 
“Si uno hiciera el análisis de cuántas Alertas Amber se emiten en los estados de la República y cuántos son los casos de desaparición, se daría cuenta que no se están buscando a las niñas y adolescentes”, dijo. Pero la organización no ha logrado tener acceso a esta información porque no existe registro oficial de cuántas alertas son emitidas a nivel nacional, declaró Juan Martín Pérez.
 
El director de la Redim apuntó que la Alerta Amber está diseñada para que sea un mandato de búsqueda inmediata con el apoyo de medios de comunicación y dependencias públicas, sin embargo las 32 entidades se han ido sumando a su aplicación bajo sus propias condiciones y conocimientos.
 
Al no existir un sistema único, “la descoordinación está garantizada y lo que menos importa son los niñas, niñas y adolescentes”, reconoció Pérez García.
 
AUTORIDADES NO SIGUEN PROTOCOLOS
 
Juan Martín Pérez añadió que las autoridades no activan las acciones de búsqueda inmediata de mujeres y niñas reportadas como desaparecidas, se espera a que los familiares interpongan una denuncia o bien queda a consideración del funcionario creer si la niña o adolescente pueda ser víctima de un hecho delictivo.
 
Esto, a pesar de que el Protocolo Alba obliga a los tres niveles de gobierno a buscar a las niñas y mujeres reportadas como desaparecidas una vez que se tenga conocimiento del hecho, sin necesidad de esperar 72 horas o la denuncia.
 
De la misma forma, la Convención sobre los Derechos del Niño establece que las personas menores de 18 años deben recibir especial protección en caso de extravío o desaparición, “no importa si hay riesgo en su seguridad, es obligación de la autoridad buscarlas”, dijo el especialista en niñez y juventud.
DESESTIMAN DENUNCIAS
 
Asimismo, la organización ha detectado que las familias, al reportar la desaparición de las adolescentes se enfrentan a discriminación y violencia institucional.
 
Son cuestionadas por los aspectos físicos de la víctima, “si ellas tenían el cabello pintado, estaban maquilladas, o si tenían novio”, con el fin de desestimar la búsqueda, asegura el especialista, y “las madres reciben como respuesta que las busquen en los hoteles o que quizá están con su novio.”
 
A decir del especialista, las autoridades desechan el factor de que cada vez más las mujeres adolescentes que están desapareciendo, por lo que la organización ha denunciado que el número de alertas Amber emitidas para mujeres adolescentes entre 15 y 17 años en el país es menor al de personas menores de 15 años, acciones que ponen en riesgo la vida de las adolescentes.
 
Juan Martín Pérez concluyó que es obligación de las autoridades mexicanas prevenir la desaparición de la niñez y juventud través de políticas públicas, así como sancionar aquellos funcionarios que continúan siendo omisos en la prevención y atención a los casos de desapariciones de las niñas y las adolescentes en México.
 
17/HZM/GG








REPORTAJE
VIOLENCIA
   Detrás, explotación sexual comercial y trata
Aumenta desaparición de mujeres adolescentes en el país: Redim
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/02/2017

La desaparición de mujeres adolescentes en México está relacionada con grupos criminales vinculados a la trata de personas con fines de explotación sexual comercial; y va en aumento, reportó la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
 
Las zonas más afectadas por estas desapariciones son la frontera norte y el centro del país.  
 
Tan sólo en cuatro años, de los 57 casos registrados en 2010 se pasó a 612 casos para 2014, lo que representa un aumento de 974 por ciento, informó el director de la Redim, Juan Martín Pérez García en el Webinar “Niñez Desaparecida” hecho por Comunicación e Información de la Mujer AC (Cimac).
 
La organización ha documentado que las adolescentes entre 15 y 17 años de edad son el principal perfil de ataque contemplado por las redes criminales de trata de personas: 7 de cada 10 adolescentes desaparecidas son mujeres. Martín Pérez señaló que se tiene identificado un patrón común de edad, rasgos y zonas geográficas donde ocurren los hechos.
 
Las entidades donde sucede este crimen de lesa humanidad tienen una correspondencia con las regiones perpetradas por el crimen organizado y grupos criminales, de acuerdo a los datos recabados por la Redim.
 
En la frontera norte, Tamaulipas registró de 2006 a 2014 la desaparición de mil 629 niñas y adolescentes menores de 17 años, la entidad con mayor número de casos; le sigue Baja California con 257 casos y Coahuila con 193 adolescentes desaparecidas.
 
En Nuevo León se contabilizaron 114 casos y en Chihuahua hubo en el mismo periodo 108 adolescentes desaparecidas.
 
El centro del país es otro de los focos rojos ubicados por la Redim. El Estado de México -que en los últimos años se ha representado como un caso paradigmático, indicó García- registró 386 casos, es la segunda entidad con mayor reporte de adolescentes desaparecidas.
 
En Guanajuato se contaron 263 casos, en Puebla 236, la Ciudad de México tuvo 169 desapariciones, Jalisco 139 y Michoacán 123.
 
NIÑOS, ADOPCIÓN ILEGAL Y VENTA
 
Este vínculo delictivo también ha correspondido con otro sector de la niñez: niños varones menores de 4 años. En el mismo periodo, 2006 a 2014, mil 902 niños desaparecieron “lo que nos da cuenta es que la desaparición de niños pequeños está asociada a adopción ilegal y venta de niños”, dijo García.
 
Aunque destacan las entidades con cientos de casos, el Director de la Redim alertó que la desaparición de la juventud y niñez es una situación generalizada en todo el país. El organismo contó entre 2006 y 2014, 6 mil 725 casos de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años de edad, desaparecidos en todo el país.
 
 
PROTOCOLOS DE BÚSQUEDA
 
Martín Pérez destacó que las acciones militares emplazadas por el Estado mexicano para abatir a estos grupos criminales no han logrado garantizar la seguridad de la niñez y juventud; por el contrario, han generado un miedo generalizado en el país.
 
El escenario se torna complicado debido a la ineficiencia de los sistemas y procesos normativos para la búsqueda de adolescentes y niñas desaparecidas. El especialista explicó que las entidades donde han desaparecido más mujeres son las que menos Alertas AMBER (sistema de uso para hacer anuncios de desapariciones) se han emitido.
 
Además, dijo, “organizaciones civiles han exigido por años la declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) para las acciones preventivas, para aquellos casos de víctimas de violencia y desaparición”, sin embargo su negación trae como consecuencia que las víctimas no logren ser localizadas o terminen siendo víctima de feminicidio, en la mayoría de los casos, afirmó Martín García.
 
“Estamos tratando que, a partir de que se denuncie la desaparición, sin que intervenga una denuncia penal, se inicie la búsqueda”, pues en la mayoría de las entidades se tiene que esperar 72 horas para la acción de búsqueda, “horas vitales para la vida de las adolescentes”, dijo el especialista.
 
PROTOCOLO CON PERSPECTIVA DE GÉNERO
 
La Redim ha manifestado al Gobierno mexicano la necesidad incluir en la nueva Ley General de Personas Desaparecidas un capítulo específico sobre la niñez y juventud desaparecida, que permita generar un protocolo más eficiente de búsqueda con perspectiva de género. Para ello, dijo el especialista, se deben implementar sistemas de búsqueda inmediata y programas de acompañamiento social que contemplen las particularidades de cada caso.
 
La agrupación pide también crear una base de datos oficial que contemple información desagregada, con el fin de reconocer la magnitud del problema, un marco normativo que dé sustento a la ley y acompañamiento a los familiares de víctimas desaparecidas.
 
El Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) es la instancia encargada de atender la   problemática, pero no ha logrado establecerse, debido a la falta de voluntad de otras entidades, apuntó Juan Martín.
 
“El resultado es que hoy no tenemos prácticamente ninguna actuación, ni preventiva, ni de cambio en las normativas para que puedan esclarecerse los 6 mil 700 casos de niños, niñas y adolescentes desaparecidos”, agregó el especialista.
 
ANTE IMPUNIDAD, INSTANCIAS INTERNACIONALES
 
La desaparición de mujeres adolescentes es poco visible, sobre todo al ser “intencionalmente opacada y ocultada” por el Gobierno mexicano, con el fin de no asumir su responsabilidad, no sólo a nivel nacional, sino con instancias internacionales, explicó Juan Martín.
 
El representante de Redim dijo que la mayoría de los casos se mantienen en la impunidad debido a la ausencia de las autoridades: “es imposible que un número tan alto de personas desparezca sin que ninguna autoridad pueda percatarse de ello, tenemos que tener claro es que el Estado mexicano no está respondiendo a la realidad”.
 
CRISIS HUMANITARIA
 
Esta situación, aseveró, ya ha sido señalada por diversas organizaciones internacionales como un crimen de lesa humanidad que podría ser considerada como una crisis humanitaria y de Derechos Humanos (DH) en el país.
 
Ante la falta de acciones, el camino que han considerado las organizaciones y la sociedad civil es acudir a los órganos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde la Redim ya tuvo una audiencia en abril de 2016. Ahí destacó la importancia de las organizaciones no gubernamentales en el proceso de la defensa de los DH y señaló al Estado mexicano la necesidad de generar acciones para la juventud y niñez.
 
17/HZM/GG
 








NACIONAL
INFANCIA
   Red por los Derechos de la Infancia
Desaparición de mujeres de 15 a 17 años subió 974 por ciento en cuatro años
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/02/2017

La desaparición de mujeres adolescentes, de 15 a 17 años de edad en el país, es hoy un severo problema: los casos aumentaron 974 por ciento de 2010 a 2014,  según datos de la Red por los Derechos de la Infancia (Redim).
 
Así, de las 57 desapariciones de mujeres entre 15 a 17 años de edad registrados en 2010, se pasó a 612 casos el año 2014, pero ante esto, “el Estado mexicano sigue siendo omiso y negligente frente a este crimen de lesa humanidad”, afirmó el director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez García, al participar en el Webinar “Niñez Desaparecida” organizado por Comunicación e Información de la Mujer AC (Cimac).
 
“En el caso de mujeres adolescentes, estamos hablando de grupos criminales vinculados a grupos de trata para explotación sexual comercial”, señaló Pérez García, y eso puede explicar que, de 2006 a 2014, de los 2 mil 506 casos de adolescentes, entre 15 a 17 años de edad, reportados como desaparecidos, 7 de cada 10 eran mujeres, convirtiéndose en el grupo más afectado, dijo Pérez García
 
De acuerdo con datos de la Red, durante 2006-2014 las entidades que presentaron el mayor número de casos de mujeres desaparecidas menores de 17 años son: Tamaulipas con un registro de 609 casos; Estado de México; 386 casos, y Guanajuato con 263 casos.
 
Asimismo, los casos no son menores en otras entidades, por ejemplo, en Baja California se registraron 257 adolescentes desaparecidas, en Puebla 236 y en Coahuila 193.
 
Para atacar esta situación, Juan Martín Pérez informó que la Red ha solicitado al Estado mexicano desarrollar, dentro de  la nueva Ley General de Personas Desaparecidas, un capítulo específico sobre la niñez y juventud desaparecida, que permita reconocer su impacto, generar una base de datos oficial, así como crear un protocolo único de búsqueda a nivel nacional para localizar de manera eficiente a las víctimas.
 
EDOMEX, 400 DESAPARECIDAS
 
El director de la Redim destacó que el Estado de México (Edomex) es una entidad emblemática de este problema y en el año 2014 se contabilizaron 400 adolescentes desaparecidas, de las cuales existe la posibilidad que varios de esos casos hayan terminado en feminicidio. 
 
En esta entidad, dijo, “se puede observar la omisión de las autoridades para la investigación de estos hechos, son pocos los casos de éxito donde las adolescentes son encontradas”.
Juan Martín Pérez declaró que, ante ineficiencia de los sistemas mexicanos de justicia, la Red ha recurrido a organizaciones internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
 
Y recordó que en una audiencia ante ese organismo, en abril de 2016, la Redim destacó la crisis de derechos humanos que vive México y la “desaparición de la niñas, niños y adolescentes”,
 
17/HZM/GG








NACIONAL
INFANCIA
   Redim también detectó un incremento en desaparición de menores
Aumenta en México violencia contra niñas y adolescentes
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 05/01/2017

Durante 2016, las niñas y adolescentes de México fueron las más violentadas destacó la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), ya que en el periodo de 2006 a 2014, 8 de cada 10 menores de edad desaparecidos eran mujeres entre 15 y 17 años de edad.
 
En conferencia de prensa la Redim en colaboración con organizaciones como el Centro Interdisciplinario para el Desarrollo Social (Cides), y la Asociación para el Desarrollo Integral de las Personas Violadas AC (Adivac), hicieron un balance anual del estado de los Derechos Humanos (DH) de menores de edad y adolescentes en el país, con el fin de detectar los desafíos que presenta el nuevo año.
 
El presidente de la Redim, Juan Martín Pérez, destacó que en los últimos años las desapariciones de menores incrementaron en el país; de acuerdo con datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas entre 2006-2014 registraron 25 mil 821 personas desaparecidas, de ellas 30 por ciento tenían 17 años o menos.
 
De este porcentaje las mujeres adolescentes fueron las más afectadas, además podrían ser víctimas de explotación sexual comercial, señaló Martín Pérez.
 
Por otra parte, la representante de Commenta AC, Nasaly Brito, añadió que es necesario prestar especial atención en el cuidado de las niñas que viven en situación de calle. Planteó que ellas enfrentan mayores desafíos, ya que la violencia de género “empieza en la infancia” y se agudiza si las niñas se encuentran en estado de pobreza.
 
Nasaly Brito comentó que en 2014 el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reportó que existían 21.4 millones de menores de 17 años en la pobreza,   “cerramos el año con niños y niñas muy pobres”, concluyó.
 
Asimismo recordó que durante la primera audiencia pública del Gobierno de la capital con madres y niñas en situación de calle celebrada en diciembre de 2016, las madres expusieron las condiciones precarias en las que se encuentran los refugios del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal (DIF-DF) y manifestaron ser víctimas de violencia física y psicológica dentro de estas instalaciones. Además de ser separadas de sus familiares.
 
La audiencia fue realizada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera con el fin de atender a esta población de la capital que en 2015 se contempló entre tres mil 700 y cuatro mil personas en situación de calle, según la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México (Sedeso). En la audiencia se anunció la implementación del programa “Hogar CDMX”, un albergue que brindará atención a 150 madres en situación de calle.
 
Por lo cual, la representante de Commenta AC apuntó que se deben crear políticas públicas para la infancia y adolescencia en situación de calle desde la perspectiva de género.
 
Por último, las organizaciones pidieron a las autoridades mexicanas designar un presupuesto adecuado para el funcionamiento de la Ley General de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (LGDNNA) implementada en 2014, así como para su mecanismo, la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), el responsable de generar las políticas públicas necesarias para los derechos de las niñas, niños y adolescentes.
 
Además solicitaron una reunión urgente con Enrique Peña Nieto, para discutir el recorte presupuestal (el cual se contempló en 759 mil millones de pesos) que afectará la garantía de los DH de las y los menores, afirmaron los presentes.
 
17/HZM/KVR








ESTADOS
SALUD
   De 63 por ciento su tasa de embarazo adolescente
Faltan recursos para leyes de salud sexual en Chiapas
Imagen retomada del sitio med.generation.net.blogspot.mx
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 13/12/2016

La falta de políticas públicas en educación y salud sexual y reproductiva en Chiapas, causa que tenga una tasa de embarazo de 63 por ciento en adolescentes de entre 15 a 17 años, reveló la doctora del Colegio de la Frontera Sur, Angélica Evangelista.
 
En el foro “La Infancia Cuenta en México. Reflexiones hacia la implementación de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Chiapas (LDNNACH)”, donde distintas organizaciones como la Red Por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Melel Xojobal AC y la Red por los Derechos de la Infancia y La Adolescencia en Chiapas, pidieron a las autoridades gubernamentales generar programas que garanticen la participación y el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes la entidad.
 
La doctora Angélica Evangelista señaló que el embarazo en adolescentes es uno de los principales factores que inciden en los altos números de deserción escolar, donde 22 por ciento de niñas y adolescentes de Chiapas no asisten a la escuela.
 
Asimismo, agregó que es uno de los estados con mayor desnutrición a nivel nacional: 31 por ciento de las niñas y niños presenta desnutrición crónica. También que pese a ser enfermedades prevenibles y tratables, la neumonía y diarrea son las principales causas de mortalidad en niños y niñas entre 0 y 4 años de edad.
 
Los casos de defunción infantil son más altos en municipios integrados mayoritariamente por comunidades indígenas, quienes presentan los índices de desarrollo humanos más bajos en Chiapas, abundó.
 
El acceso a servicios de salud es otro de los principales problemas en este estado, que según la especialista debería ser impostergable garantizar el registro de nacimiento y la cobertura universal de derechohabientes, la cual es apenas de 16.7 por ciento.
 
Ante este contexto, la representante de la organización Melel Xojobal AC, Jennifer Haza Gutiérrez, recordó al Congreso del estado establecer un presupuesto para la operación de la LDNNACH, pues no se ha designado un recurso específico que permita su operación.
 
También pidió presentar los reglamentos correspondientes a la ley y la capacitación de las y los funcionarios públicos a nivel nacional y local para garantizar el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes.
 
Por su parte, el secretario Ejecutivo del Sistema Integral de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en el estado de Chiapas (SIPINNA Chiapas), Pedro Villafuerte, explicó que aún existen ayuntamientos que desconocen las implicaciones de este nuevo marco jurídico.
 
Informó que hasta el momento se han instalado 59 oficinas de la SIPINNA en Chiapas y para el próximo año pretenden tener una en los 122 municipios del estado.
 
16/HZM/AMS








REPORTAJE
INFANCIA
   Reproducción de pobreza y falta de oportunidades
Tener 12 años y estar casada
Foto: GAELX
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 07/11/2016

En el país 23 mil 605 niñas de 12 a 14 años están casadas, viven en unión libre o se encuentran separadas de su pareja, es decir, no son solteras, según un análisis de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim). 
 
A su corta edad son niñas que al vivir en pareja corren varios riesgos: embarazos y partos prematuros, muerte por gestación o complicaciones en el parto, deserción escolar y la reproducción de la pobreza en su descendencia.
 
Ante esta realidad el 5 de diciembre de 2014 entró en vigor la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio.
 
Esta acción legislativa pretende favorecer el desarrollo y las oportunidades de tener un proyecto de vida de 19.4 millones de niñas y adolescentes de 12 a 17 años de edad (16.2 por ciento de la población mexicana) según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).
 
Sin embargo, la ley no es suficiente porque las uniones libres van en incremento y las niñas y mujeres viven con sus parejas mucho antes de cumplir la mayoría de edad, sin contraer nupcias. La Redim indica que uno de cada 33 adolescentes, mujeres y hombres de entre 12 y 17 años no es soltero. 
 
NIÑAS ESPOSAS
 
Las causas del matrimonio infantil son variadas, explicó en entrevista el sociólogo Claudio Stern, ex director del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, por ejemplo, una niña de una comunidad rural podría casarse por carencias económicas, pocas oportunidades de desarrollo o para convertirse en persona digna de respeto ya que casarse a temprana edad le da un estatus dentro de la comunidad; mientras que una que vive en entornos urbanos podría ser forzada a formar una familia.
 
El sociólogo abundó que la pobreza, la desigualdad y la prevalencia de valores conservadores son elementos que desencadenan situaciones como el matrimonio infantil.
 
De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) aproximadamente 40 por ciento de la población indígena o en áreas rurales es menor de 18 años, lo que sugiere que, en estas poblaciones, niñas, niños y adolescentes enfrentan mayores desventajas que el resto de las personas de 0 a 17 años.
 
Los estados donde hay más niñas casadas o unidas, según la información recopilada por la Redim con datos de Inegi, son Guerrero, Tabasco, Michoacán y Chiapas.
 
El estado sureño de Guerrero, una de las entidades con mayor pobreza, ocupa el primer lugar en matrimonio infantil. Existen 16 mil 909 niñas y adolescentes que no son solteras (18.3 por ciento), de las cuales casi 10 por ciento (mil 645) son niñas de 12 a 14 años.
 
En segundo lugar se encuentra Tabasco donde hay 10 mil 126 niñas y adolescentes casadas o unidas, de las cuales 869 tienen entre 12 y 14 años de edad. En tanto que en Michoacán hay mil 665 niñas de 12 a14 años en esta situación y en Chiapas suman mil 817 niñas.
 
MADRES ADOLESCENTES
 
Una de las consecuencias negativas del matrimonio y las uniones tempranas son los embarazos no deseados o no planeados. La Redim indica que si se compara una niña de 12 años casada o unida con una adolescente soltera de 17 años, la niña tiene más posibilidades de ser madre que la joven.
 
Los embarazos tempranos son un fenómeno creciente. Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014 (ENADID) del Inegi, en el 2009 ocurrieron en el país 70 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad, 5 años después, se incrementó a 77 nacimientos; mientras, los nacimientos registrados en niñas menores de 15 años de 2009 a 2014, fueron 67 mil 379.

Un embarazo en la niñez o adolescencia, de acuerdo con las instituciones de salud pública, con frecuencia es no planeado y no deseado, y aunque lo sea, no existen suficientes alternativas para cubrir de la mejor manera todas las necesidades que la niña o adolescente requerirá durante la gestación y el parto.
 
La Secretaría de Salud indica que ser madre o padre adolescente refuerza condiciones de vulnerabilidad, marca roles de género tradicionales, pero sobre todo, implica perder vivencias y conocimientos propios de la adolescencia.
 
La maternidad y paternidad temprana, suele tener efectos negativos graves en las hijas e hijos de las niñas y adolescentes, exponiéndolos a condiciones adversas que obstaculizan su desarrollo.
 
El embarazo infantil también trunca la educación de las niñas y adolescentes, de acuerdo con cifras del 2010, 17.7 por ciento de las mujeres menores de 18 años y 30.7 por ciento de las menores de 15 años que se embarazaron, dejaron de ir a la escuela.
 
Otro efecto negativo son las oportunidades laborales y los ingresos de las adolescentes. La mayor parte de las madres jóvenes no tiene empleo ni ingreso independiente al momento de tener a sus hijos e hijas y las niñas de 10 a 14 años que son madres tienen mayor probabilidad de trabajar en una etapa en la que deberían estar en la escuela.
 
ESTRATEGIAS
 
Organismos internacionales de Naciones Unidas como  la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW), el Comité de la Convención para la Eliminación de Todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y el Comité de los Derechos del Niño, han llamado a los Estados a eliminar el matrimonio infantil.
 
Ante estos llamados y considerando que esta práctica pone en riesgo la salud sexual y reproductiva de las niñas –porque por sus características (biológicas, psicológicas y sociales) se exponen a consecuencias negativas– el Gobierno Federal también lanzó una estrategia para disminuir el embarazo en adolescentes.
 
En 2015 se implementó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA), que tiene como objetivos reducir en 50 por ciento la tasa de fecundidad de las adolescentes entre 15 a 19 años y erradicar embarazos en niñas de 14 años o menos, para el año 2030.
 
La estrategia que incluye acciones como reformas para que el matrimonio sea hasta los 18 años de edad, promover educación integral en sexualidad en escuelas; servicios y clínicas amigas de los y las adolescentes; y campañas en medios de comunicación, entre otras.
 
16/AGM/LGL








Subscribe to RSS - Red por los Derechos de la Infancia en México