Censida

NACIONAL
SALUD
   Cobertura no llega ni a 50 por ciento: Censida
Se detecta VIH en un millón de las 2.2 millones de gestaciones en 2016
Imagen retomada del blog Notiastro
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 05/12/2017

En 2016, de las 2.2 millones de mujeres gestantes en México, un millón 169 mil (53 por ciento) fueron detectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), reportó el Centro Nacional Para la Prevención y el Control de VIH y el Sida (Censida).

A propósito del Día Mundial del Sida -conmemorado el primero de diciembre- Censida informó que de las mujeres embarazadas seropositivas detectadas el año pasado, 61 por ciento comenzó a recibir por primera vez un tratamiento antirretroviral para reducir el riesgo de la transmisión vertical y afectaciones en su salud.

Asimismo precisó que de septiembre de 2016 a agosto de 2017 la Secretaría de Salud dio tratamiento antirretroviral a 557
embarazadas.

Datos recopilados por el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEySR), revelan que en 2016 apenas se tuvo una cobertura del 47 por ciento en el diagnóstico del VIH en mujeres embarazadas a lo largo del país, con lo que se incumple la
Norma Oficial Mexicana NOM-010-SSA2-2010 para la prevención y el control de la infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana (NOM 010) que establece que todas las embarazadas deben tener acceso a una prueba de tamizaje para VIH.

Las instituciones del sector salud confirmaron 92 casos de VIH por transmisión materno-infantil y reportaron que dieron seguimiento a 550 hijos e hijas de mujeres portadoras del VIH para descartar una posible infección.

En los datos de Censida se advierte que en los últimos tres años (2014 a 2016) en México hay un estancamiento para reducir la trasmisión perinatal del VIH. El reporte indica que la tasa de transmisión perinatal es de 0.04 transmisiones por cada mil nacidos vivos; se mantiene dentro de los estándares recomendados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que es del dos por ciento.

Especialistas han indicado que los riesgos de transmisión vertical se reducen conforme aumenta la cobertura de los servicios sanitarios para la detección oportuna del VIH y el acceso de las gestantes a medicamentos antirretrovirales, acompañados de prácticas seguras en el parto y la lactancia.

MUJERES Y EL VIH/SIDA

El Censida describe en su informe que las mujeres portadoras de VIH/Sida en México viven en un contexto de mayor vulnerabilidad económica y social en comparación con los hombres. Son mujeres en condiciones de pobreza y de dos a cuatro veces más propensas a infectarse.

El sur del país es donde se tiene el mayor número de mujeres con VIH/Sida en los estados de: Campeche, Guerrero, Chiapas, Quintana Roo, Yucatán y Tabasco. Hasta junio de 2017 el Censida registró 50 mil 883 mujeres con VIH, 84 por ciento de ellas entre los 15 a 49 años de edad.

Asimismo en una análisis sobre el seguimiento del tratamiento antirretroviral (TAR) de 2010 a 2014, el Centro observó que conforme avanza el tiempo las mujeres abandonan el tratamiento contra el VIH.

En el primer año, 81 por ciento de las mujeres lo mantuvieron y 88 por ciento los hombres, para el quinto año solo 43 por ciento de las mujeres continuaba con el tratamiento y los hombres eran un 61 por ciento.

El Censida lo asocia a la dependencia económica de las mujeres, la falta de empoderamiento, las restricciones en la movilidad para acudir a los servicios médicos y las responsabilidades del cuidado de las hijas e hijos.

El Día Mundial del Sida surgió en 1988 en Londres en la Conferencia Mundial de Ministros de Salud sobre Programas de Prevención del Sida. Tras ello la propuesta para declarar el 1 de diciembre como el día oficial fue de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y contó con el apoyo de la Asamblea General de Naciones Unidas.

17/HZM/LGL








NACIONAL
SALUD
   Inequidad, violencia y pobreza
Agenda sobre VIH y Sida en mujeres se cumplirá cerrando brechas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 08/03/2017

Si el Estado mexicano quiere disminuir y eliminar los casos de mujeres que viven con VIH y Sida, debe seguir y cumplir la agenda que firmó en 2014,  así como prevenir la violencia basada en género, afirmó la jefa del Departamento de Infectología del Instituto Nacional de Cancerología, Patricia Volkow Fernández. 
 
En ello coincidió  el Oficial Nacional de Programas del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Javier Domínguez del Olmos, quien explicó que para cumplir dicho compromiso, titulado “Agenda política en materia de VIH y Sida sobre mujeres desde el enfoque de género y de Derechos Humanos”,  es necesario cerrar las brechas de género.  
 
Dijeron lo anterior durante el foro “Avances y desafíos de la agenda política de mujeres y VIH”, realizado hoy por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en donde coincidieron en la urgencia de cerrar esas brechas de género, que implica: “la exclusión social, el estigma y la discriminación, que obstaculizan el acceso de las mujeres a los servicios de salud básicos de prevención”, así como “los diferentes tipos de violencia, la baja escolaridad y la dependencia económica que vulneran en mayor medida a las mujeres que a los hombres que viven con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)”.   
 
UN PERFIL DIFERENTE
 
La directora general del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (CENSIDA), Patricia Uribe Zúñiga, señaló que en México hay aproximadamente 40 mil mujeres con el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (Sida), lo que representa el 21 por ciento de la población con esta enfermedad.
Uribe Zúñiga resaltó que las mujeres con esta enfermedad tienen un perfil muy distinto al de los hombres. “Ellas son más pobres, tienen menor escolaridad, menos ingresos, hay más indígenas y suelen estar a cargo de hijas e hijos”, dijo.
 
Patricia Volkow Fernández  mencionó que “las mujeres se infectan por el contexto social en el que viven porque la epidemia de VIH en las mujeres se acompaña de los constantes tipos de violencia que enfrentan”.
 
En cuanto a la detección de la enfermedad, Uribe Zúñiga indicó que 40 por ciento de las mujeres se enteró que estaba infectada porque su esposo, pareja o hijo fue diagnosticado, mientras que  37 por ciento lo hizo por presentar síntomas. Denunció que “son pocas las que saben porque ellas decidan hacerse las pruebas”.
 
Insistió en  que no se puede lograr la eliminación y disminución de casos de las mujeres “sin condiciones de igualdad de género, de mayor empoderamiento, de educación integral de la sexualidad”. 
Volkow Fernández también denunció que la epidemia de VIH en México no es homogénea. “En los estados con menor ingreso por persona la cantidad de mujeres infectadas es mayor a la de los hombres”.
 
De acuerdo al estudio de CENSIDA "Mujeres y... el VIH y el sida" las entidades con mayor porcentaje de casos de VIH en mujeres son Chiapas, Guerrero, Veracruz, Oaxaca y Tabasco.
 
17/MMAE/GG
 








NACIONAL
SALUD
   En 32 años 2 mil 639 niñas y niños lo adquirieron por vía perinatal
Largo camino para disminuir transmisión perinatal de VIH
Foto retomada del sitio IPS
Por: Gema Villela Valenzuela y Lourdes Godínez Leal
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 02/12/2016

De acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Salud, desde 1984 al 31 de marzo del 2016 se registraron en México, 2 mil 639 casos de niñas y niños que adquirieron el VIH por la vía perinatal.
 
Pese a que desde 1990 se establecieron acciones para la prevención perinatal con el programa institucional de atención integral a mujeres embarazadas seropositivas en el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) que derivó en que años posteriores se establecieran metas específicas en programas para disminuir esta línea de transmisión, no se ha logrado el impacto de reducción.
 
Un artículo de la actual directora del Censida, Patricia Uribe Zúñiga, de la académica Griselda Hernández Tepichín y del médico Federico Javier Ortiz Ibarra, publicado en “25 años de Sida en México: logros, desaciertos y retos” -de la Secretaría de Salud- señala que aún cuando se impulsó una política de acceso a tratamiento antirretroviral y se cuenta con acceso universal gratuito a estos tratamientos, la infección perinatal persiste, y se incrementa.
 
A 2014 el número de estimado de mujeres embarazadas fue de 2 millones 292 mil 278, de ellas 95.2 por ciento recibió atención prenatal por un médico. En tanto, el número de embarazadas seropositivas que recibieron medicamentos antirretrovirales para reducir el riesgo de la transmisión vertical en el mismo año (2014) fue de mil 181, según el Informe Nacional de Avances en la Respuesta al VIH y el Sida en México, 2016.
 
El mismo reporte indica que sólo se tiene una estimación en el número de detecciones de VIH a embarazadas que sí acuden a control prenatal, cuyo número se ubicó en 2014, en 1 millón, 220 mil 768.
 
Para las y los especialistas, el riesgo de transmisión materno-infantil o vertical puede reducirse significativamente con enfoques complementarios de acceso a tratamiento antirretroviral para la mujer gestante y profilaxis al lactante, junto a la aplicación de prácticas seguras en el parto y lactancia.
 
Datos oficiales estiman que las mujeres con VIH que se embarazan tienen entre 20 y 45 por ciento de posibilidades de transmitir el virus a su hijo, si ésta no recibe alguna intervención comprobada que permita disminuir este riesgo a menos del 2 por ciento.
 
De acuerdo con la doctora Patricia Uribe en el mismo artículo , “el porcentaje de los recién nacidos que viven con VIH debería disminuir conforme aumenta la detección oportuna del VIH en las embarazadas y la cobertura de las intervenciones relacionadas con la prevención de la transmisión vertical y el uso de regímenes más efectivos”.
 
A 2014, el total de niños de 1 año a 14 años de edad que recibieron tratamiento antirretroviral fue de mil 940, según datos de la Secretaría de Salud y del Centro Nacional Para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (Censida), en el Informe Nacional de Avances en la respuesta al VIH y el Sida, México, 2015.
 
Para lograr una verdadera reducción de la transmisión perinatal, Uribe Zúñiga, Hernández Tepichín y Ortiz Ibarra proponen un programa integral de prevención y atención de este tipo de infección, prevenir embarazos no planeados en mujeres con VIH o Sida, prevenir la transmisión del VIH durante el embarazo, parto y  lactancia materna y garantizar el acceso a tratamiento antirretroviral altamente efectivo a toda mujer embarazada y a su producto en caso de que hayan adquirido el VIH.
 
Otro factor a considerarse en la transmisión perinatal, es que hasta 2014 no se contaba en el país, con información disponible sobre “las características, factores asociados  y seguimiento que se hace de las madres y sus hijos que se han infectado con el VIH”, reporta el documento.
 
RECURSOS
 
Este año Censida reportó que se aprobaron 142 proyectos de las organizaciones civiles que trabajan temas relacionados con el VIH/Sida a los cuales se les destinaron 97 millones 641 mil 199 pesos.
 
De este monto, se asignaron 5 millones 343 mil 551 pesos a nueve proyectos relacionados con atención a mujeres embarazadas para evitar la transmisión perinatal.

Existen organizaciones civiles que acompañan a mujeres y sus hijos con VIH, como la Casa de la Sal, que es un albergue que atiende a niñas y niños con VIH desde hace 30 años.
 
En la actualidad el albergue La Casa de la Sal atiende a 2 niñas y cuatro niños cuyas edades oscilan entre los 11 a los 15 años y a una joven de 19 años a quien le han permitido permanecer ahí porque aún no gana lo suficiente para ser independiente.
 
También atienden a otros 150 niñas y niños con VIH, que viven con sus padres y madres, quienes han sobrevivido por los antirretrovirales, a ellos los apoyan con terapias psicológicas individuales y grupales.
 
Es el caso de Cintia quien tiene 25 años de edad. Ella aprendió a vivir con el diagnóstico del VIH después de que su madre falleció por Sida. Su padre quien también fue diagnosticado con el virus, decidió buscarle un albergue para que ella tuviera atenciones y cuidado para que no desarrollara el Síndrome de inmunodeficiencia Humana (Sida).
 
A la edad de 3 años su padre la dejó en el albergue La Casa de la Sal en donde dan alimentación, educación, atención psicológica y hogar a las niñas y niños que adquieren el VIH por transmisión perinatal y por violación.
 
Para Cintia, quien obtuvo el virus por esta vía, fue difícil aceptar y aprender a vivir con el virus. En entrevista con Cimacnoticias contó que cuando cumplió 8 años, la llevaron junto con otros niños del albergue a un rally en Cuernavaca, en donde de manera lúdica, un grupo de psicólogos les explicaron qué era el VIH, cómo se transmitía y que todos ellos tenían el diagnóstico positivo.
 
Cuando Cintia cumplió la mayoría de edad, tenía que salir del albergue porque ahí sólo reciben niñas y niños recién nacidos hasta que cumplen 18 años. Ella decidió ir a vivir con su abuela paterna, pero no tuvo una buena relación con sus tíos y tías, así que se fue a vivir con su novio con quien tiene 7 años de relación y ya cumplieron 5 años viviendo juntos.
 
La directora de La Casa de la Sal, Olivia Maldonado Velasco, dijo en entrevista que prevalece la discriminación hacia las niñas y niños con VIH, principalmente en el ámbito educativo. Contó que sabe de casos de madres y padres que cuando se enteran que sus hijos conviven con niños que tienen VIH piden que sean expulsados de la escuela, o amenazan con sacar a sus hijos, reacciones que están basadas en estigmas sobre la epidemia y en relación a quienes tienen la infección, afirmó.
 
De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), las personas que viven con VIH/Sida son sujetas a diversos prejuicios. La Encuesta Nacional sobre Discriminación, señala que 36 de cada 100 personas no estarían dispuestas a que en su casa viviera alguien con VIH o Sida.
 
Hoy se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el Sida, efeméride que surgió de la Conferencia Mundial de Ministros de Salud sobre Programas de Prevención del Sida, celebrada en Londres en enero de 1988.
 
Ahí, delegados de más de 140 naciones declararon unánimemente a 1988 como un año de comunicación sobre el Sida. La propuesta de la OMS para que esta actividad culminara en el Día Mundial del Sida, a ser observado el 1 de Diciembre de 1988, recibió el apoyo de la Asamblea Mundial de la Salud en Mayo de ese año y más tarde de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
 
16/GVV/LGL








Subscribe to RSS - Censida