ZONA DE REFLEXIÓN
DERECHOS HUMANOS
   ZONA DE REFLEXIÓN
No me felicites por ser madre
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lucía Lagunes Huerta*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 10/05/2017 Déjenme compartir con ustedes una reflexión personal: cuando  decidí ser madre hace 18 años y, luego, cuando tuve que elegir escuela y busqué aquella en la cual las y los niños fueran respetados, tratados como seres humanos, se fortaleciera su autoestima, se fomentara el diálogo como resolución de conflictos (incluso entre madres y padres), se aceptaran todas las diferencias y no se realizaran festivales del día de la madre ni se fomentara el día de la madre.
 
No estaba dispuesta a tener que debatirme entre tener que ir al festival o trabajar en lo que más me gusta,  no quiero sentirme especial por el hecho de “haberme convertido en madre”, ni quiero ir a comer a “donde yo quiera” y lo “que a mí me guste”, eso lo hago cada que quiero y puedo.
 
Como muchas de ustedes, crecí con la preparación del día de la madre, que llevaba entre 15 días y un mes del ciclo escolar. Los estudios dejaban de ser importantes porque había que preparar el bailable, la poesía, el canto coral, hacer el regalo que iba hacer especial etc. Todo ese trabajo por supuesto les implicó a nuestras madres dobles o triples esfuerzos, todo para un día.
 
Imagínense, hacer el vestido especial con el que una sale a bailar, que cuesta un dineral. En mi época infantil las costureras eran la salvación, hoy se va a comprar al triple de lo que es su verdadero valor, comprar todo para el regalo e incluso ayudar hacerlo, además del trabajo doméstico y el trabajo asalariado.
 
No quería, ni quiero festival, ni festejo, ni felicitaciones, ni flores, ni chocolates ni tampoco que mis hijos se sientan obligados a decirme que me quieren, que soy la mejor mamá etc. No.
 
La maternidad ha sido un mandato que las mujeres asumimos muchas veces sin pensarlo, porque sí, porque es nuestra realización, el momento culmine de nuestro ser mujer… y muchas etcéteras.
 
Sin duda, el proceso  del desarrollo de un ser me sigue sorprendiendo, la capacidad del cuerpo de las mujeres me deja casi sin palabras, nuestro úteros que miden entre 6 y 9 centímetros de alto y entre 3 y 4 centímetros de ancho y se estira durante el embarazo que no lo creemos.  Todo lo demás que sucede a lo largo de 40 semanas, sí que me sorprende.
 
Pero lo otro no. La maternidad sigue siendo una tarea muy dura para las mujeres, más si decidimos desarrollarla junto a nuestro desarrollo profesional. Es dura porque nos escinde, nos divide, nos rompe.
 
Nos lleva, en momentos, casi a la locura. Porque nunca hay tiempo para todo el trabajo que hay que hacer para la crianza de otro ser humano, porque no hay tiempo suficiente para seguir nuestras vidas, las cuales en momentos parecen que se detienen, se esfuman.
 
Porque la maternidad en este mundo actual, nos llena de culpas a las mujeres, porque nunca somos lo suficientemente buenas, porque cualquier cosa que decida ese ser humano será nuestra responsabilidad, sobre todo si la decisión que tome le ocasione un daño de cualquier tipo, porque no estuvimos ahí, porque no dijimos la palabra precisa en el momento preciso.
 
Porque la exigencia social de ser perfecta en todo se vuelve exponencial cuando ejerces la maternidad, entonces crece la sensación de que en todo fallas, fallas en el trabajo porque estás ahí con todo, pero tienes que ser más rápida y hacerlo muy bien en menos tiempo para llegar con las hijas o hijos y ser muy buena mamá, y estás ahí siendo mamá y todo lo tienes que hacer más rápido y muy bien porque tienes que ir al trabajo y se vuelve a repetir, pero no nos sale nunca así de bien y rápido y nos frustra, nos llena de rabia y de culpas.
 
Por ello busqué una escuela que no tuviera festivales del día de la madre, porque un día que sirve para reducir todo lo que somos como seres humanos en un acto que implica voluntad y a través del cual nos siguen controlando, no es un día para festejar
 
*Periodista y feminista, Directora General de CIMAC
Twitter: @lagunes28
 
17/LLH/GG







DESDE LA LUNA DE VALENCIA
DERECHOS HUMANOS
   DESDE LA LUNA DE VALENCIA
Maternidades no tan idílicas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa Mollá Castells*
Cimacnoticias | Madrid, Esp .- 08/05/2017 Este domingo se conmemoró en España el Día de la Madre. Y lo conmemoramos en un momento en el que el patriarcado más feroz intenta desvirtuar su esencia primigenia en el sentido de" la madre es la que pare" y en todo caso, y también, la que cría y cuida.
 
Asistimos con espanto a la manipulación más grosera de la utilización del cuerpo de las mujeres con fines claramente mercantilistas. Junto con el de la prostitución, el alquiler de vientres de mujeres son dos negocios muy lucrativos que la alianza que suponen el capitalismo y el patriarcado no van a dejar escapar. Y hemos de recordar que en ambos casos la materia prima con la que hacer negocios son los cuerpos de las mujeres y de las niñas.
 
Cuando analizamos desde la perspectiva feminista estos hechos o, mejor dicho, estos negocios, al menos a mí se me revuelven las tripas y me entra un profundo asco. Y también una profunda tristeza.
 
Asco por comprobar la falta total de escrúpulos y del más mínimo respeto hacia los cuerpos de más de la mitad de la población mundial. Y sobre todo los de las mujeres y niñas más vulnerables económicamente hablando, que se convierten en un enorme granero de materia prima para poder explotar por parte del capitalismo patriarcal más feroz. Lo mismo que ocurrió con la esclavitud. Comercio con materia prima de carne humana a la que utilizar y explotar. Y como no podía ser de otro modo, también en aquel momento esclavista las mujeres esclavas se llevaron la peor parte.
 
Y una profunda tristeza por comprobar cómo algunos valores humanos se degradan en aras al cumplimiento de unos deseos patriarcales que no dudan en recurrir a todos los medios, incluso ilegítimos, para ser satisfechos.
 
No soy jurista. Pero sí soy feminista y como tal abogo por una sociedad libre de desigualdades entre hombres y mujeres. A las amigas juristas feministas les dejo el arduo papel de desentrañar la ilegalidad sobre la necesidad actual del patriarcado por negar la maternidad a las madres gestantes de esas criaturas que luego van a ser entregadas a otras personas. Eso sí previo pago de su importe a las agencias intermediarias.
 
Pero como feminista me parece que el patriarcado utiliza el papel de la maternidad siempre a su favor. Y me intento explicar.
 
De momento solo las mujeres podemos gestar y parir. Y, aunque el diccionario de la Real Academia de la Lengua no lo explicite, también podemos engendrar. Aprovechándose de esa característica biológica, el patriarcado ha utilizado la maternidad de muchas maneras.
 
Como forma de perpetuar su linaje, impidiéndonos a las mujeres decidir sobre nuestro propio cuerpo y nuestras maternidades. Llegando a convertir en pecado nuestro placer sexual y convirtiendo en "sagrado" el cuerpo, solo destinado a la procreación. Y por supuesto para el placer masculino también.
 
De esa manera también se produce una sublimación de la maternidad como única forma de realización de las mujeres que asumen el cuidado de su prole y del padre de la misma como función primordial de su vida, olvidándose de sí misma y de sus aspiraciones o necesidades. De ese modo quedan sometidas al sustentador de la familia.
 
Tampoco ha dudado el patriarcado en utilizar la maternidad como arma de guerra utilizando a las mujeres, además de para satisfacer sus deseos sexuales, para parir a sus hijos e hijas, sin importarles lo más mínimo el futuro de las madres y de las criaturas. Únicamente como forma de humillación hacia el adversario en el conflicto. Violando y embarazando a mujeres imponía su ley patriarcal a través de una descendencia, aunque esta no fuera reconocida. El papel de estas mujeres es especialmente doloroso puesto que quedan estigmatizadas por sus propias familias, al igual que las criaturas que nacen de estos actos salvajes.
 
También como arma política con un control de la natalidad para aumentar o disminuir la población en determinadas zonas.
 
La reproducción como forma de aumentar la población, sin tener en cuenta la situación en que se producen esas gestaciones y la calidad de vida que van a tener en el futuro esas criaturas es algo que está ocurriendo ahora mismo y que pretende colonizar espacios físicos y políticos. Y un ejemplo de lo que digo es la política del Estado de Israel con respecto a la natalidad. Se potencia notoriamente con el fin de colonizar espacios usurpados ilegítimamente al pueblo palestino. De nuevo la alianza entre capitalismo y patriarcado impone sus reglas políticas y económicas sobre los cuerpos de las mujeres.
 
Otra forma de control de natalidad son las políticas de hijo único y preferiblemente varón que ha estado vigente en China hasta hace unos meses. El objetivo de controlar la súper población ha tenido, entre algunas de sus consecuencias, el alto índice de abandono de niñas al nacer o de abortos de fetos cuando se conocía que era una niña, dejando de ese modo la población descompensada en favor de los hombres y aumentando de ese modo su poder sobre las mujeres sobre todo en las zonas rurales.
 
Las esterilizaciones forzadas es otra de las formas utilizadas por el patriarcado como control de natalidad y sin importar las consecuencias que estas puedan tener sobre los cuerpos de las mujeres. En Perú y solo durante la etapa del dictador Fujimori fueron más de 300 mil mujeres esterilizadas sin su consentimiento y con métodos bastante deplorables en el mejor de los casos.
 
Y estos son solo algunos ejemplos sobre el uso interesado que hace el patriarcado de la maternidad.
 
Afortunadamente hemos avanzado en derechos y en capacidad de decidir si queremos o no ser madres y cuando lo queremos ser. Pero cada cierto tiempo la ofensiva patriarcal se hace patente y nos recuerda que sus fauces siguen abiertas para devorarnos a nosotras y a nuestros avances al menor descuido.
 
La ofensiva patriarcal actual y en occidente viene de la mano de las agencias que ofrecen criaturas "a la carta" a través de los vientres de alquiler de mujeres en precarias situaciones económicas. A pesar de que ese tipo de actividades en el Estado Español son ilícitas, se están realizando ferias para exponer esos "productos" y por tanto poder seguir haciendo negocio. Y la fiscalía mirando hacia otro lado. Al parecer es más importante el negocio que la vida de las mujeres.
 
Revertir estas situaciones, todas ellas, se hace urgente y para ello se necesita la complicidad de mujeres y hombres de buena fe que seamos capaces de sensibilizar de forma feminista a la sociedad. Hemos de hacer ver que las mujeres no somos ni debemos ser bajo ningún concepto materia prima para negocios lucrativos para el capitalismo patriarcal.
 
Yo voy a seguir por ese camino de sensibilización feminista porque, entre otros motivos, ya no sé vivir de otro modo. ¿Y tú, crees que las mujeres somos materia con la que se puede negociar y lucrarse?
 
* Corresponsal, España. Comunicadora de Ontinyent.
 
tmolla@telefonica.net
 
17/TMC/GG







NACIONAL
   Discute reservas de artículos
Constituyente desecha propuesta para proteger la vida desde la concepción
CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/01/2017 La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México dio el último paso para garantizar en la Constitución Política capitalina el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad al desechar una vez más la propuesta de incluir el “derecho a la vida”.
 
La madrugada de este domingo 29 de enero se desechó la propuesta del diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Mauricio Tabe Echartea, de modificar el artículo 14 del texto constitucional para incluir el derecho a la vida desde “el momento de la concepción y hasta la muerte natural”.
 
Con la propuesta, de nuevo el PAN –apoyado por los Partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Encuentro Social (PES) – trató de introducir esa frase tal como lo hizo el 6 de enero cuando intentó que quedara en el artículo 11 constitucional.
 
Después de tres horas de discusión, la reserva al artículo 14 –apartado que incluye el derecho a la ciudad solidaria, al cuidado, alimentación, salud, nutrición, vivienda, agua y saneamiento– se desechó tal como sucedió en días pasados con la propuesta de modificar el artículo 11.
 
Al exponer sus argumentos a favor de la vida “desde la concepción” el diputado y presidente del PAN en la Ciudad de México, señaló que su partido se pronunciaba “por abrir el debate del derecho a la vida sin revivir viejos debates sobre la penalización de las mujeres que interrumpen su embarazo”.
 
Su exposición causó varias preguntas de diputadas y diputados que lo cuestionaron sobre su posición y es que no quedaba claro si la propuesta era incluir la palabra “vida digna” o “vida desde el momento de la concepción” al artículo que decía “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, así como la mejora continua de su existencia”.
 
A favor de esta reserva se pronunció el diputado abanderado por el PVEM y presidente del Colegio de Abogados Católicos de México, Amando Martínez Gómez, conocido por su rechazo al aborto y quien dijo que de no incluir en el texto constitucional dicho termino sería un “despropósito lógico-jurídico”.
 
El diputado constituyente fue apoyado por  Lizbeth Rosas, Armando Martínez y Hugo Erick Flores.
 
En tanto que la ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Olga Sánchez Cordero, reconocida por promover la justicia con perspectiva de género y apoyar la despenalización del aborto en la capital del país hace una década, aclaró que este artículo regularía la calidad de vida de las personas y no podía quedar como un derecho absoluto.
 
Otras feministas de larga trayectoria que se pronunciaron en contra de la reserva fueron las diputadas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Marcela Lagarde y Lol Kin Castañeda; de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Gabriela Rodríguez Ramírez y Elvira Daniel Kabbaz; y de Movimiento Ciudadano (MC), Esthela Damián Peralta.
 
La constituyente y presidenta de la organización civil Afluentes, Gabriela Rodríguez, dijo que en esta discusión se estaba jugando la libertad y la vida de las mujeres porque en otros 18 estados donde sus constituciones locales protegen la “vida desde la concepción o fecundación” se encarcela a las mujeres por abortar.
 
Por su parte la académica y presidenta de la Comisión Carta de Derechos, Marcela Lagarde, expuso que en caso de modificar la redacción del artículo que establecía el derecho a la vida digna o de calidad y se introducía otro concepto se estaría desvirtuando la Constitución capitalina.
 
Finalmente de los 89 constituyentes presentes, 56 votaron a favor de incluir el término y 33 en contra pero al no alcanzar mayoría calificada de 60 votos a favor se eliminó la reserva del texto constitucional que deberá estar listo este 31 de enero.
 
17/AGM







NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   El pleno desechó discutir las reservas al artículo 11 constitucional
Constituyentes protegen derecho a decidir sobre maternidad
Aspecto de la sesión de la Asamblea Constituyente de este 4 de enero | CIMACFoto: César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 05/01/2017 La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México protegió el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad al desechar las propuestas para incluir la “protección de la vida desde el momento de la concepción” en la Constitución Política capitalina.
 
En la sesión de este 4 de enero el pleno rechazó por mayoría discutir las reservas al artículo 11 constitucional presentadas por legisladores de los Partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Encuentro Social (PES).
 
Después de aprobar con 83 votos a favor, 3 en contra y 3 abstenciones el pleno desechó las propuestas de modificación al no admitirlas a discusión.
 
En el debate la constituyente, Beatriz Pagés Llergo Rebollar, quien fue designada legisladora por el Ejecutivo, expuso que el artículo 11 sobre el derecho a la autodeterminación personal, la sexualidad, la reproducción, la familia, la justicia y la libertad de creencias era sin duda una oda a la libertad individual, íntima y personal del ser humano.
 
A decir de la Pagés Llergo, ese es un texto que permite decirle a los jóvenes, a las niñas adolescentes, a la mujer, al varón y a los ciudadanos en general que son libres de elegir su identidad y su vida sexual y reproductiva por lo que se pronunció en contra de las posibles modificaciones.
 
Una de las defensoras de la “vida desde la concepción” fue la priista Lisbeth Hernández Lecona, quien al presentar su reserva aseguró que este derecho no tenía protección individualizada en el dictamen, a pesar de ser un derecho fundamental para disfrutar del resto de los Derechos Humanos.
 
En opinión de Hernández Lecona, quien en la Comisión Carta de Derechos buscó incluir esta frase en la Carta Magna de la Ciudad de México, establecer este principio estaba en concordancia con los tratados de Derechos Humanos suscritos por México; sin embargo su propuesta no se aceptó para discutirla.
 
Otra de las promotoras de cambiar la redacción del articulado para sentar las bases para limitar la maternidad libre y voluntaria fue la priista María de la Paz Quiñonez, quien en 2007, como asambleísta del PAN, se opuso a la despenalización de la interrupción del embarazo hasta las doce semanas de gestación, en la capital del país.
 
En esta ocasión la constituyente dijo que el mayor compromiso del Legislativo era con la sociedad y por ello consideró que se debía determinar que un ser humano –desde la concepción, hasta su muerte natural– debe ser sujeto de la protección de los derechos que establecen las leyes; propuesta también rechazada.
 
A estas propuestas se sumó la constituyente del PAN Cecilia Romero Castillo, quien criticó que el artículo aprobado en lo general consagraba “la no discriminación, la inclusión y la protección de las minorías” pero no la “vida desde la concepción”.
 
“No es un tema ideológico, compañeros, no es un tema partidista, es un asunto vinculatorio del Estado mexicano con la comunidad internacional y, sobre todo, con todos los seres humanos que formamos parte de la Ciudad de México”, dijo.
 
A las legisladoras se sumaron los constituyentes Luis Alejandro Bustos Olivares del PVEM y Hugo Eric Flores Cervantes del PES, quienes aseguraron que la inclusión de esta frase no tenía como objetivo criminalizar a las mujeres.
 
En la sesión de este miércoles que se prolongó por más de nueve horas se aprobó modificar el artículo 11 para incluir “el derecho a una muerte digna” que allana el camino para la legalización de la eutanasia.
 
17/AGM/KVR







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com