NACIONAL
   “Estamos ante un movimiento de mujeres”
Candidata presidencial del CNI será vocera y representante
Imagen retomada del portal de Radio Zapatista Sudcaliforniana
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/02/2017 El Congreso Nacional Indígena (CNI) reconoce a las mujeres como agentes indispensables en las luchas por el cambio social y sujetas de derecho, por ello las y los integrantes elegirán a una mujer indígena como representante para postularse en las elecciones federales de 2018.
 
Así lo dijo la integrante del CNI, Magdalena García Durán, durante el “Foro debate: ¿Una candidata Indígena?”, que se realizó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien agregó que la elección de una mujer para representar al Congreso es resultado de una lucha constante porque “somos relegadas por ser mujeres, indígenas y ser pobres. Sufrimos tres veces la discriminación, el desprecio por nuestra forma de vestir y de hablar”.
 
García Durán también aseguró que esas adversidades han fortalecido a las mujeres indígenas. “El dolor de la discriminación es el que nos ha hecho más fuertes y nos hace decir que aquí estamos y estaremos con todos ustedes”, expuso.
 
El CNI es una organización fundada por representantes de los pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas de México hace 20 años, en octubre de 1996, como resultado de la lucha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) por reivindicar sus derechos y cuyo propósito ha sido exigir el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés, firmados en 1996 durante el mandato de Ernesto Zedillo y en donde el Gobierno federal se comprometió a reconocer los derechos y autonomía de los pueblos indígenas del país.
 
EL CONGRESO NACIONAL
 
Luego de que el CNI anunció en octubre de 2016 que elegirían a una mujer para representarlos, se organizó el V Congreso Nacional Indígena, cuyas segundas sesiones fueron se realizaron del pasado 29 de diciembre al 1 de enero en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con la asistencia de representantes de 43 pueblos originarios del país. Acordaron la creación del “Concejo Indígena de Gobierno” con hombres y mujeres de los pueblos y tribus del CNI.
 
También se dijo que el CNI se regirá bajo los siguientes principios: “Obedecer y no mandar; representar y no suplantar; servir y no servirse; convencer y no vencer; bajar y no subir; proponer y no imponer; así como construir y no destruir”, recordó García Durán.
 
NO SOLO ES CANDIDATA
 
Durante el Foro, la investigadora del Centro de Estudios Latinoamericanos de la UNAM, Márgara Millán, recalcó la importancia de no considerar la propuesta del CNI únicamente como la postulación de una candidata indígena. “Con esto se propone que un Congreso Indígena represente a todo el país, no solo que una persona busque la presidencia”, comentó.
 
La integrante y fundadora del seminario permanente de Antropología y Género del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, Sylvia Marcos, explicó que el CNI propone un consejo para gobernar a México y aclaró que la candidata no es propuesta por el EZLN, sino vocera del CNI.
 
Dijo que “ellos proponen una forma innovadora de gobierno y que, de acuerdo a la experiencia que ellos han tenido, se cambie el modelo de gobierno corrupto que hay. No es un consejo para los indígenas, es para las y los mexicanos, para que aprendamos de ellos y cómo se organizan”, añadió.
 
LAS MUJERES EN EL CNI
 
Magdalena García Durán dijo que el CNI impulsa la participación equitativa de hombres y mujeres. “Nosotras llevamos nuestras propuestas, nuestras demandas, debatimos. Caminamos igual, nadie es menos, nadie es más porque decimos: una lucha sin ninguna mujer no es lucha, debe de ser la mujer y el hombre”.
 
Por su parte el integrante de la comunidad purépecha e integrante del CNI, Juan Bobadilla aseguró que no hubo ninguna opinión en contra al decidir que se elegiría a una mujer como vocera del Congreso porque se les reconoce como “una base fundamental en las comunidades”. Y explicó que “ellas, por ejemplo con los yaquis, son las que llevan el mando en la comunidad. Ellas son las que tienen la fuerza mayor porque, con el fenómenos migratorio, en comunidades que se quedan sin hombres ellas han sacado adelante a las comunidades”.
 
PARTEAGUAS
 
En entrevista con Cimacnoticias Sylvia Marcos calificó a la decisión del CNI como un parteaguas que ha sido producto de todo un “proceso de cambio que ha habido dentro de las mismas mujeres indígenas. Estamos ante un movimiento de mujeres”.
 
Añadió que el movimiento refleja el crecimiento de la conciencia de las mujeres por “reclamar sus derechos a participar, a ser tomadas en cuenta” y en donde reconocen el derecho a exponer sus ideas: “Ellas lo dicen: si no hablamos, ¿cómo nos van a tomar en cuenta?”.
 
Durante el foro --al que también asistieron el integrante del Centro de Investigación y Capacitación Rural, Mauricio González, y el activista Jean Robert-- García Durán y Juan Bobadilla mencionaron que hasta mayo darán especificaciones sobre los avances y el procedimiento que llevará a cabo el CNI para elegir a la vocera.
 
17/MMAE/GG







NACIONAL
   Para Gobierno son “producto de negocios”
Detrás de las remesas de las migrantes está la violencia de género
Investigadora del CEIICH, Elena Jarquín Sánchez. CIMACFoto: Montserrat Antúnez Estrada.
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 15/02/2017 El Gobierno federal pone especial atención en las remesas generadas por mujeres migrantes que trabajan en Estados Unidos “como productos”, en lugar de atender el contexto de violencia de género que las mujeres enfrentan para obtener sus salarios, denunció la investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Elena Jarquín Sánchez.
 
La especialista en el uso de las remesas de la migración desde la perspectiva de género dijo en entrevista para Cimacnoticias que, con el gobierno de Donald Trump, la propuesta de Estados Unidos por hacer más restrictivas las políticas migratorias “agravarán las condiciones para las mexicanas migrantes”.
 
Y explicó: “Las remesas es lo que más preocupa al Gobierno mexicano, igual que al Banco Mundial, las cuentan como si fueran producto de negocios e ignoran todas las irregularidades que hay en el pago de las y los indocumentados”.
 
De acuerdo con datos de 2015 del Centro de Estudio Monetarios Latinoamericanos (Cemla), las mujeres envían 26 por ciento de las remesas a México desde Estados Unidos. Y aunque, según el Banco Mundial, a nivel internacional las mujeres generan 50 por ciento de las remesas enviadas, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha dicho que ellas envían el doble porque sus salarios son menores en proporción con los de los hombres.
 
Jarquín Sánchez destacó la importancia de atender dichas desigualdades de género en el envío y producción de remesas porque, asegura, están presentes desde el momento en que las mexicanas dejan el país.
 
Explicó que “luego de realizar investigaciones en Tlaxcala, junto con el CEIICH, encontramos que si bien son más los hombres que emigran hacia Estados Unidos, las mujeres inmigrantes tienen mayores niveles de estudio, pero al llegar al país del norte reciben menos salarios y están expuestas a más violencia, como la de tipo sexual”.
 
La académica destacó que el envío de remesas de las mujeres se da en mayor proporción porque, muchas veces, de eso dependen sus familias y su esfuerzo es doble, pues “tienen trabajos de menor calidad, menos sueldos. Se insertan en el mercado haciendo las actividades que, por estereotipos de género, se les atribuye como cocinar o cuidar niños; además de ser víctimas de maltrato y discriminación”.
 
Se sabe que las mexicanas migrantes se emplean en Estados Unidos  mayormente como trabajadoras del hogar y en servicios de limpieza, en una proporción de 41 por ciento, según el Consejo Nacional de Población (CONAPO). Y, además de los bajos sueldos que reciben en estos empleos, 70 por ciento cubre jornadas laborales de tiempo completo.
 
17/MMAE/GGQ
 







NACIONAL
POBLACIÓN Y DESARROLLO
   Investigará sobre las violencias “que se desbordan”
El PUEG se convierte en Centro de Investigaciones y Estudios de Género
Directora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), Ana Buquet Corleto. Imagen retomada del cieg.unam.mx
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 14/02/2017 Aplicar los conocimientos teóricos para identificar y erradicar las violencias y diferencias de género será la prioridad del recién creado Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), antes Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG), aseguró la directora Ana Buquet Corleto.
 
Durante la ceremonia de toma de posesión como primera directora del CIEG, realizada en la Torre 2 de Humanidades de la UNAM, Buquet Corleto dijo en entrevista para Cimacnoticias que el CIEG tendrá el compromiso de que las investigaciones realizadas “no sean ajenas a temas nacionales de género que necesitan urgentemente de elementos para impulsar políticas públicas para trabajar muy duramente y poder ir conteniéndolos y después eliminarlos”.
 
La académica calificó a los problemas de violencia de género del país como “situaciones que se están desbordando” y recalcó que ante ello urge el trabajo conjunto entre elementos gubernamentales y las personas investigadoras.
 
INVESTIGACIÓN, LA CLAVE
 
La directora dijo que desde la academia el primer ámbito desde el que se puede incidir es en la investigación. “Podemos identificar las líneas estratégicas para analizar fenómenos de violencia extrema como el feminicidio, tener datos, cifras y así juntarnos con instituciones gubernamentales como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) o podemos hacer encuestas de carácter nacional para entender la magnitud de los problemas”, explicó.
 
Respecto a la aprobación del Consejo Universitario de la UNAM, el pasado 15 de diciembre, en la que el PUEG se renombró como CIEG, la doctora en Ciencias Políticas y Sociales dijo sentirse orgullosa por formar parte de una “etapa histórica de la UNAM”. Mencionó que con esto la casa de estudios “reconoce la validez e importancia de formalizar los estudios de género”,  en un país en el que la violencia de este tipo se recrudece.
 
En la ceremonia estuvo presente el Coordinador de Humanidades de la UNAM, Alberto Vital, quien insistió en la importancia de trabajar en conjunto con otras dependencias y centros de la UNAM para transversalizar la perspectiva de género en todas las áreas.
 
17/MMAE/GGQ

Alberto Vital   Ana Buquet Corleto   CIEG   PUEG   UNAM   






NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Poco apoyo de gobierno y editoriales
Meridiano 105°, plataforma para difundir poesía de mexicanas indígenas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 08/02/2017
La poesía que escriben mexicanas indígenas enfrenta muchos retos para su difusión, como el poco apoyo gubernamental, el escaso interés de las empresas editoriales y el desconocimiento de las lenguas indígenas, afirmaron las coordinadoras de la plataforma digital “Meridiano 105°: Antología de Poesía de Mujeres en Lenguas Indígenas”, María Antonieta Rosas Rodríguez y Claudia Elisa Lucotti Alexander.
   
Sobre este proyecto, que se presentará mañana, las académicas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicaron que Meridiano 105° es una plataforma digital que contiene la traducción de poemas de 11 mujeres en lenguas indígenas mexicanas y canadienses. 
 
Fue creada como parte de la Cátedra Extraordinaria Margaret Atwood-Gabrielle Roy (2004), auspiciada  por la UNAM y la Embajada de Canadá, y a partir de que organizaron unas jornadas de poesía de mujeres indígenas de México y Canadá. 
 
En ella se encuentran poemas de 4 mujeres indígenas canadienses y 6 mexicanas, y los textos están traducidos al cree, español, francés, inglés, innu, maya, purépecha, triqui, tseltal, tsotsil, wixcárika, zapoteco y zoque. 
 
SIN APOYO
 
Rosas Rodríguez explicó que: “Las grandes editoriales no consideran rentable publicar este tipo de textos por la poca difusión y valoración de las lenguas indígenas que se hablan en país”.
 
Profesora titular A del Colegio de Letras Modernas y especialista en poesía hecha por mujeres, Claudia Lucotti denunció la falta de programas sólidos gubernamentales para promover la literatura hecha por personas indígenas. “No basta con hacer traducciones en español o las lenguas europeas, lo más importante es rescatar sus lenguas”, dijo.
 
En 2017, el presupuesto federal para la difusión de la cultura indígena disminuyó: en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017, en el anexo 10, donde se especifican las erogaciones para el desarrollo integral de los pueblos y comunidades indígenas, este año destinará 173 millones 795 mil 063 de pesos para Programas del Fondo Nacional de Fomento a las Artesanías (Fonart), cantidad menor a la de 2016 cuando se otorgó 226 millones 055 mil 325 pesos.
 
Para el ámbito de educación y cultura también habrá reducciones: en 2017 invertirán 17 millones 512 mil pesos menos que en 2016, cuando el presupuesto para esta área fue de 87 millones 839 mil 378 pesos.
 
Ante este panorama, Lucotti consideró que una manera de difundir el arte indígena en México y  romper los estereotipos de género presentes en la literatura mexicana es dar a conocer la voz de las mujeres. 
 
TRADUCCIÓN Y CAMBIO SOCIAL
 
La  académica Rosas Rodríguez dijo que la plataforma busca dar voz a textos que tradicionalmente son silenciados y recalcó la importancia que tienen las traductoras mexicanas para incidir en el cambio social. 
 
“Como mexicanas, explicó Rodríguez, tenemos que utilizar la traducción para visibilizar este tipo de literatura que, en virtud de las lenguas en las que están escritas, no se puede acceder a ellas. Siempre se habla de literatura mexicana en español pero se olvida de que existe literatura mexicana en lenguas indígenas”.
 
El proyecto se realizó a través del programa Proyectos de Investigación de la Facultad de Filosofía y Letras (PIFFyL), coordinado por el Centro de Apoyo a la Investigación de dicha Facultad de la UNAM. 
 
17/MAE/GGQ
 







NACIONAL
   Afirman Académicas de la UNAM
Intereses políticos y falta de perspectiva de género impiden cumplir LGAMVLV
CIMACFoto: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 02/02/2017 Intereses políticos de gobernantes y falta de perspectiva de género en las instituciones son los principales obstáculos que impiden el cumplimiento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV).
 
Así lo afirman investigadoras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a 10 años de la publicación de la LGAMVLV en el Diario Oficial de la Federación, el 1 de febrero de 2007.
 
La doctora Aleida Hernández Cervantes,  investigadora de tiempo completo del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, explica que uno de los principales retos para la aplicación de la ley ha sido la resistencia de los gobernantes para declarar la Alerta de Violencia de Género (AVG), mecanismo de protección propuesto para las mujeres que viven en zonas con alto índice de violencia  de género.
 
Comentó Hernández Cervantes, en entrevista para Cimacnoticias, que los intereses políticos de los gobernadores para ganar elecciones frenan el acceso de justicia de las mujeres. “Las y los gobernadores no quieren aceptar ni quieren que se diga que en el  estado que lideran se vive una violencia alarmante de género hacia ellas”, dijo.
 
Para que la AVG se apruebe en una entidad, la Secretaría de Gobernación (Segob) debe comunicárselo al Poder Ejecutivo estatal, sin embargo, explica la doctora Hernández Cervantes, suele retrasarse porque: “Se vuelve un tema de negociación política entre la Segob y el gobernador. Y si, por ejemplo, el Secretario de Gobernación pertenece al mismo partido que el Ejecutivo del estado, el proceso se retrasa y necesita más presión de la sociedad civil, de la academia y hasta del ámbito internacional”, afirmó.
 
En México 41 municipios de Morelos, Estado de México, Jalisco y Michoacán tienen  la AVG, pero destaca que en el Estado de México, gobernado por el priista Eruviel Ávila, las exigencias de la sociedad civil por declararla tardaron años en ser respondidas, pese al alto índice de violencia hacia las mujeres.
 
El informe “Homicidio: una mirada a la violencia en México” del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), menciona que en esa entidad  se reportaron 48 casos de feminicidios durante 2014.
 
TEMA EN LA AGENDA PÚBLICA
 
La implementación de la LGAMVLV en 20017 significó el reconocimiento por parte del Estado para institucionalizar y poner en la agenda pública la violencia de género hacia las mujeres.
 
Con la Ley se dio respuesta a las exigencias de las convenciones internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres, como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará).
 
Sin embargo, Teresa Ambrosio, técnica académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, afirma que la eficacia de la LGAMVLV depende de una transformación en los modelos socioculturales de mujeres y hombres que están en las instituciones.
 
Teresa Ambrosio dijo que es esencial trabajar en la educación de todas las personas en materia de género y derechos humanos porque, de no hacerlo, la existencia de instituciones enfocadas a atender la violencia hacia las mujeres, así como la aplicación de la ley LGAMVLV no podrá cumplirse.
 
17/MMAE/GGQ
 







TRANSGRESORAS
FEMINISMO
   TRANSGRESORAS
   Segunda parte
Marcela Lagarde, a 10 años de la LGAMVLV
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lucía Lagunes Huerta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/02/2017 Hace 10 años, la doctora Marcela Lagarde y de los Ríos, junto con la Comisión de Equidad y Género de la LIX Legislatura de la Cámara de Diputados, logró la aprobación de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), sustentada en el trabajo científico de 60 investigadoras.
 
Marcela cuenta que pudo aprobarse la ley porque “donde pone el ojo, pone el hacer”, porque logró acuerdos con la Comisión, encabezada por Diva Gastelum y con partidos; por la experiencia de sus compañeras diputadas, como Angélica de la Peña y porque, como ella le aconsejó, habló “hasta con el diablo” sobre la urgencia de una ley que no sólo castigara.
 
Todo se volvió creíble, recuerda, porque fue público y  dialogado, y se votó “palabra por palabra”, pero lamenta que a 10 años de la LGAMVLV lo que más haya pegado “como moda” sea la Alerta de Violencia de Género, y las otras partes de esta ley integral no se vea. Critica también la descoordinación y enredos de las instituciones que surgieron a partir de la ley.  
 
ERRADICAR, NO SOLO DENUNCIAR
 
Lucía Lagunes (LLH): ¿Cómo surgió la LGAMVLV?
 
Marcela Lagarde (MLR): La ley surgió porque entendí que no solo estás ahí, en la Cámara de Diputados, denunciado, ya eres parte de las instituciones del Estado y no puedes ponerte solo a denunciar.   Y porque Alma Vucovich, ex diputada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) me habló y me dijo “tú has venido mucho a Ciudad Juárez,  sabes lo que pasa aquí, ven a explicarnos por qué los hombres matan a las mujeres.
 
Marcela Lagarde habla sobre feminicidio: Mi agenda política era lograr la tipificación del delito de feminicidio. CIMACFoto: César Martínez López

 
Eso me cambió la vida porque tuve que asumir una  posición propositiva, investigativa, teórica y política para explicarlo, ya no para denunciarlo y me encontré con un libro maravilloso de Diana Rossel y Jean Ralsfo que se llama  “El feminicidio, una política del asesinato de las mujeres”, que es una antología sobre el feminicidio, que contiene una incipiente teoría del feminicidio.
 
Mi agenda política era lograr la tipificación del delito de feminicidio, no sabía nada, no entendía. Había trabajado por la tipificación, ya tenía una visión, se llamaba feminicidio. Establecí la Comisión de Feminicidio y la Cámara asumió el concepto. 
 
La gente no se da cuenta, pero vas creando una jurisprudencia, que se nombren las cosas como nosotras las nombramos, desde la perspectiva feminista de género. Fue un gane, sin pelearnos, siendo minoría numérica, las mujeres en la Cámara éramos 22 por ciento y éramos minoría ideológica, filosófica, 4 autodefinidas feministas.
 
Abrimos la Comisión, reunimos muchos puntos de vista porque era la lógica de la política dialógica. Yo pertenecía al movimiento, no dejas de pertenecer al movimiento porque eres legisladora, eres una legisladora feminista y tienes una base.
 
Pero llegó un momento en que dije: con la tipificación del delito no vamos a enfrentar el problema, esa es una parte mínima, vamos a poder construir una parte del acceso de las mujeres a la justicia, porque vamos a tener un delito en el Código Penal, y eso nos va a permitir perseguirlo y castigarlo, pero lo que queremos es erradicar la violencia contra las mujeres.
 
DE LA IDEA A LA LETRA
 
MLR: Un día me levanté y dije, necesitamos una ley que dicte una política de Estado como dice la CEDAW (la Convención sobre la eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer). Entonces nos juntamos e hicimos la ley entre muy poquitas diputadas, nos pusimos a estudiar técnica jurídica, porque no sabíamos ni cómo se redactaba.
 
Trabajamos en la ley, constantemente, dos diputadas y la presidenta de la Comisión  de Equidad y Género, Diva Gastelum. Hicimos una alianza trans-partidista, con perredistas, priistas, hasta un cuate de Convergencia, Jesús González Schmal. Después, a defender Comisión por Comisión. Es terrible, se va votando casi palabra por palabra, pero tienes un texto que tiene coherencia y pueden hacer un cicirisco de un texto. Me pasó eso con la definición de la Alerta de Género.  
 
RUPTURAS, PACTOS Y AVANCES
 
LLH: En ese momento, te toca un momento muy fuerte: la ruptura del PRD con Rosario Robles. 
 
MLR: La ruptura… yo no, pero sí el partido. Las personas no son idénticas siempre, evolucionan, cambian, dan virajes, tienen crisis, hitos en su vida.  Rosario, siempre fue una mujer de izquierda, la conocí en el sindicato en la UNAM, en la Facultad de Economía, participó en todo y luego gobernó esta ciudad e hizo cosas fenomenales, reconocida por la gente, era una cosa impresionante.
 
Marcela Lagarde dice: Mi reacción era empoderarnos con un orgullo feminista. CIMACFoto: César Martínez López

 
LLH: Reconocida entonces por algunas feministas como la próxima presidenta…
 
MLR: No solo por algunas feministas, creo que en el cuadro político, eso tuvo que ver, y se la poncharon, entre otras cosas por eso, porque se acercó demasiado a la posibilidad de ser la primera presidenta de este país.
 
LLH: Y en ese ambiente, no solo contra Rosario, sino contra el feminismo, lograste sacar una ley…
 
MLR: No sólo una ley: logramos acreditar al feminismo, tuvo autoridad. Mi reacción era empoderarnos con un orgullo feminista. Caminábamos por la Cámara,  a nosotras no nos van a enjuiciar junto a Rosario, estábamos haciendo una ley. Con mi Comisión y 60 investigadoras hicimos la investigación más importante que se ha hecho en México sobre violencia feminicida. Todo eso logró callar la boca a todo el mundo en torno a nosotras, pero también se fue diluyendo el tema de Rosario y fue prevaleciendo el aporte positivo que hacíamos las diputadas feministas, además aliadas con todo el mundo.
 
LLH: ¿Pactaste?
 
MLR: Pactamos. Todo lo que fui elaborando lo pude poner en práctica, la sororidad con principio político de relación con las demás. Y mira que me serrucharon el piso, juntaron firmas para sacarme de la Comisión de Feminicidio, hicieron cosas terribles y la persona que lo hizo sabe que lo hizo.
 
Mi ética política es otra, no contexto con destrucción, sigo adelante. Nosotras hicimos el dictamen de la ley, pasó por tres comisiones, y elaboramos los tres dictámenes. Nos quitaron de la ley el delito de feminicidio, por técnica jurídica y penal. Entonces dijeron “hagamos una negociación, ustedes quitan el delito de feminicidio y aprobamos la ley”. Así fue la negociación.
 
Desconsideraban la ley, les parecía anodina. Nos la objetaron porque estaba dirigida solo a las mujeres. El sujeto de la ley son las mujeres y eso rompe con todo el marco jurídico mexicano. Es transgresora, es vanguardista en el mundo, porque tiene como sujeto a las mujeres. Además, porque consideramos la violencia misoginia concentrada, contiene todo el argumento de cómo el patriarcado violenta a las mujeres. No es que los hombres, unos poquitos estén enfermos, no es que las mujeres se peleen con todo el mundo. Es que hay cinco tipos de violencia y cinco modalidades.
 
Nos faltó la violencia política, que ahora vamos a introducir en una reforma y ojalá se haga pronto. Tampoco incluimos la violencia obstétrica, que se introdujo en Veracruz. Sigue siendo una ley maravillosa, la política que contiene esa ley está en construcción.
 
FUI DERECHO, NO ME QUITÉ
 
LLH: ¿Cuáles fueron las claves que te permitieron sacar esta ley?
 
MLR: Cuando pongo el ojo, pongo el hacer, fui derecho y no me quité. Además con Diva Gastelum, quien estuvo de acuerdo, que asumió, pues esa era la Comisión Legislativa. Y luego Angélica de la Peña, quien tiene una experiencia legislativa de lujo y me enseñó que hay que hablar hasta con el diablo.
 
Y lo hice, hablé con procuradores en todo el país, con defensores de derechos humanos, con quienes estaban acusando, con quienes exigían. Eso nos permitió hacer la ley. Y a mí, con un equipo científico, hacer la investigación diagnóstica. En mi cabeza la investigación justificaba la ley: no sólo íbamos a castigar.
 
Ese fue un debate con muchas compañeras feministas, que querían únicamente la penalización. Con todas fui a discutir, todo lo hicimos público, dialogado, se volvió creíble.
 
También hubo problemas con compañeras de Ciudad Juárez, porque cuando les llevamos la investigación diagnóstica sobre el feminicidio en México me dijeron que le dábamos en la torre al trabajo que venían haciendo desde años, al decir que había feminicidio en otros lados del país,  cuando el argumento de ellas era la excepcionalidad del feminicidio.
 
MÁS QUE ALERTAS
 
LLH: Todavía no se logra aplicar la ley…
MLR: La gente me dice “siguen matando a las mujeres”, y lo dicen con orgullo, que “hay muertas”. Existe una cantidad de morbo en torno a la violencia contra las mujeres terrible. He visto, por ejemplo, en el debate sobre hacer las leyes o no hacerlas, a grupos de compañeras de movimiento de mujeres que parecía que estaban esperando a la siguiente, para demostrar que matan mujeres.
 
Acabé asqueada de esa incapacidad de empatía con las mujeres, y en contraste, del uso de las mujeres y la problemática de las mujeres para hacer activismo, para denunciar, para exigir. Al extremo de que, lo que más pegó como moda en el movimiento amplio de mujeres fue la Alerta de Violencia de Género (AVG).
 
Y de lo demás de la ley nadie se ocupa, no les importa, no les interesa, no entienden que es una ley integral, que requiere una política integral del Estado. Solo exigen que se cumpla la AVG porque esa, yo lo entiendo, permitía denunciar, exhibir, exigir enfrentar con el discurso la impunidad terrible que hay.
 
EL TRAMPOSO ENREDO
 
LLH: La alerta ha sido un instrumento también para las instituciones del estado, se volvió un “toma y daca”...
 
MLR: Ahí hubo un cambio importante, pasamos los primeros años en algo muy atrapante, muy terrible, que estaba en la ley: ese famoso Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar las Violencias de las Mujeres en México, que lleva el título completo porque lo tomamos de la Convención Belém do Pará. Se llama así para hacer todo eso y porque era el encargado de aprobar todas las políticas ligadas a la violencia.
 
Luego surgió la CONAVIM (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres), porque no había organismo en la Secretaría de Gobernación, que preside al Sistema, para encargarse del asunto. Se crea también la Fiscalía Especial para Atender Delitos de Violencia contra las Mujeres. Eran ya varias instancias, cada una trabajando cosas sin entender bien la ley, para empezar.
 
Luego, rápidamente a la Fiscalía Especial le aumentaron “y la Trata de Personas”, lo que la desvirtuó totalmente. Estaba imponiéndose en toda América Latina la Ley de Trata, fue una movilización latinoamericana y europea. Estaban definiendo qué es la trata, digamos para acotar los mercados de mujeres. Para mí fue clarísimo: para eso se legisló. 
 
CAMINO DE LEYES
 
LLH: ¿Cómo ha sido tu experiencia como legisladora?
 
MLR: La Cámara de Diputados se conecta con lo de ahora, la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, en donde soy presidenta de la Comisión Carta de Derechos. He sido militante inscrita con credencial en los partidos de izquierda: pasé del Partido comunista (PCM) al PSUM (Partido Socialista Unificado de México, al PMS (Partido Mexicano Socialista), al Frente Democrático Nacional y al PRD.
 
En el PRD no me gustó el tratamiento que hicieron en el proceso para las candidaturas a la Cámara de Diputados y la Asamblea de Representantes del Distrito Federal (1988), y no volví durante 10 años.  Después me pidieron que fuera candidata a diputada, en la LIX Legislatura, cuando Rosario Robles era la presidenta del PRD.  Su nombre ha quedado en una reforma legal que tiene que ver con el aborto. Es la única ley que lleva el nombre de una mujer: la Ley Robles.
 
Fui una “mujer cuota”, 4 cuotas que habíamos ganado en los ayeres en otros partidos y que heredó el PRD: la cuota externa, intelectual y ser feminista. CIMACFoto: César Martínez López.

 
Decidieron abrir en el PRD 20 candidaturas ciudadanas y me dije “ustedes no han cambiado”. Una semana me estuvieron presionando, fui a dos reuniones a casa de amigos, donde estaba Rosario, y ahí nos propuso que fuéramos con el PRD y todos muy críticos. Yo muy atravesada por una contradicción: “están convocando a que las mujeres hagamos política y tienes que ir a través de los partidos”, porque no habían esos fenómenos de las  y los independientes. Tenía 50 años, llena de vida y muy apasionada, pensé “esto me permite aprender algo nuevo”.
 
Fui una “mujer cuota”, 4 cuotas que habíamos ganado en los ayeres en otros partidos y que heredó el PRD: la cuota externa, intelectual y ser feminista.
 
LLH: ¿Qué te significó recibir la medalla Elvira Carrillo?
 
MLR: ¡Uf!, me significó mucho gusto, por el reconocimiento que el Senado me hacía, siendo una feminista y porque, por tanto, estaba reconociendo al feminismo. Nosotras, que somos rebeldes, subversivas, transgresoras, que hemos estado a veces en la esquina de la política, que hemos sido vistas como peligrosas al orden social, casquivanas, todo lo que está en el imaginario de la derecha sobre el feminismo, ésas estamos siendo reconocidas en una institución muy importante del Estado mexicano.
 
Para mí los cambios pasan por el Estado, para que haya derechos humanos tiene que haber Estado, si no hay Estado que garantice no hay derechos. Soy una crítica del Estado contemporáneo, como todas las feministas de todos los tiempos, pero al mismo tiempo pues ser una teórica del Estado feminista.
 
Nosotras ya vivimos en un Estado reformado, desde el punto de vista de género, pero nosotras le hemos dado un empuje enorme en la segunda mitad del siglo XX.
 
Son 15 años de reformas impresionantes en el mundo global, en las instituciones internacionales de derechos humanos, y todo eso es un impacto en el mundo occidental enorme, la Conferencia Mundial de Pekín, la Cumbre de Viena, Belém do Pará… Son un conjunto de movimientos feministas que cuajan  en declaraciones vinculantes, en tratados, en los que nos apoyamos las locales para llevar en nuestros países.
 
17/LLH/GGQ







NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Protocolos son insuficientes
Violencia en el noviazgo, la más frecuente en universidades
CIMACFoto: Montserrat Antúnez Estrada
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/02/2017 Las relaciones violentas entre alumnas y alumnos universitarios van en aumento y desde hace ocho años las queja de estudiantes por interacciones violentas son cada vez más frecuentes, afirmó Marcela Valdés Morales, encargada del área de Atención psicopedagógica en la Dirección General de Orientación y Atención Educativa (DGOAE)  de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).   
 
Natalia Tello Peón, investigadora del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Violencia Escolar (SUIVE), consideró sobre el tema que los tipos de violencia presentes entre estudiantes de este nivel educativo son la estructural e institucional, ambas reforzadas por una educación basada en estereotipos de género, así como la violencia social. Aunque, “en este nivel educativo es más sutil porque se ejerce desde la exclusión de compañeras y compañeros de clase”.
 
En tanto, la doctora en Ciencias Sociales Ana Luz Flores Pacheco dijo que la implementación de protocolos para denunciar la violencia de género en las universidades no es suficiente mientras no se eduque desde el buen trato, es decir, que se promueva el autoconocimiento de las y los estudiantes para que sean empáticos con sus compañeros. 
 
Las investigadoras expresaron lo anterior durante la Jornada Informativa por el Día Escolar de la No Violencia y la Paz en la UNAM, realizada el 30 de enero, fecha reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés) desde 1993 para conmemorar el fallecimiento de Mahatma Gandhi.
 
VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO
 
Valdés Morales precisó que el tipo de violencia más frecuente entre las y los universitarios es la ejercida en el noviazgo.  De acuerdo con el estudio “Violencia en el noviazgo en jóvenes universitarios 2012”, realizado por la maestra en Educación Sexual, se sabe que 60 de las y los estudiantes que tienen un noviazgo han sufrido violencia psicológica; la violencia física se presenta en 10 por ciento de los casos, mientras que el porcentaje de violencia sexual es de 12 por ciento.
 
Lo anterior se presenta en un contexto en que, según datos de  la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2010, en México nueve de cada 10 mujeres de entre 12 y 19 años han sido agredidas durante el noviazgo.
 
Valdés Morales añadió que el ambiente de violencia que se vive en la universidades es reflejo de cómo se vive en los hogares mexicanos, en donde aún es común educar bajo el ideal del “amor romántico”. “Se le llama amor romántico a la concepción de  las relaciones desde la idea de la posesión”, explicó.
 
VIOLENCIA ESTRUCTURAL
 
En entrevista con Cimacnoticias, Nelia Tello Peón, especialista en modelos de intervención con jóvenes, puntualizó que tanto la violencia en el noviazgo como la que se ejerce hacia las mujeres por cuestiones de género forman parte de la violencia estructural que se normaliza a través de la educación y la manera en la que está organizada la sociedad.
 
“Por ejemplo, dijo, la mayoría de los puestos directivos son ocupados por hombres, a veces pasamos por alto este tipo de cuestiones pero impacta directamente en la manera que nos relacionamos”.
 
Los datos lo confirman: el Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM señala en el boletín “Directoras en la UNAM”, que en las 22 Facultades y Escuelas de la UNAM solo ocho mujeres tienen el cargo de directoras.
 
17/MMAE/GGQ
 







NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Acuden menos hombres a cursos
Perspectiva de género aún no alcanza áreas físicas y naturales de la UNAM
Por: Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 01/02/2017 Los esfuerzos para transversalizar la perspectiva de género en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aún no alcanzan las áreas físico-matemáticas y de ciencias naturales.
 
Desde el 2009, la UNAM imparte talleres de sensibilización y cursos de formación en género a docentes como parte del proyecto “Institucionalización y Transversalización de la Perspectiva de Género en la UNAM”, iniciado en 2004. Sin embargo, estas asesorías han sido recibidas mayormente por académicas y académicos de las áreas de ciencias sociales y humanidades.
 
En entrevista para Cimacnoticias, el asistente de la Secretaría de Igualdad de Género del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), David Morales Rojas, comentó que llegar a más facultades e institutos no es tarea exclusiva del CIEG. “Es necesario que las y los directivos de los centros de la UNAM se involucren y tomen la inclusión de la perspectiva de género en sus políticas y programas como una necesidad, si se quiere avanzar en materia de equidad”, dijo.
 
Los talleres y cursos se imparten en las distintas dependencias de la UNAM cuando éstas los solicitan y la inscripción a ellos es voluntaria. Los talleres de sensibilización en género están dirigidos a la población académica, administrativa, a la estudiantil de nivel superior y medio superior, así como a integrantes del Subsistema Jurídico de la UNAM.
 
ASISTEN MENOS HOMBRES
 
El Curso de Formación en Género a Docentes, que busca generalizar en la práctica universitaria la inclusión de la perspectiva de género, la cual parte de los principios políticos de justicia, igualdad y libertad, se ha impartido, de 2009 a 2016, 35 veces y de los 487 docentes que lo han recibido solo 166 son hombres.
 
Morales Rojas destacó la importancia de incrementar el número de hombres que tomen los talleres, ya que, de 2009 a 2016 se han impartido 108 talleres de sensibilización en género a 2 mil 548 personas, de ellas 781 son hombres y 1 mil 767 mujeres.
 
Respecto a los talleres de sensibilización, Morales Rojas comentó que son más prácticos con la intención de que quienes los reciben identifiquen la problemática de la desigualdad de género. “Cuando se imparten en el área de ciencias evidenciamos que no es coincidencia que en un salón de clases haya menos mujeres que hombres, enfatizamos que hombres y mujeres tenemos las capacidades de estar en cualquier área de conocimiento”, explicó.
 
Aunque prevalece el interés de personas dedicadas a las ciencias sociales, dependencias de otras áreas de la universidad han solicitado recibir estas asesorías, como el Instituto de Química.
 
INTERÉS DE QUÍMICA
 
Hortensia Segura Silva, técnica académica del Instituto de Química, contó en entrevista para Cimacnoticias que desde hace años el personal del Instituto ha tenido la inquietud de mostrar los aportes de las mujeres en la ciencia, por lo que antes realizaban eventos como el ciclo de conferencias “Mujeres en la ciencia”, al que acudían astrónomas, biólogas y químicas para hablar sobre sus investigaciones. “Actualmente estamos focalizando ese interés en la preparación de nuestra comunidad en temas de género”, dijo.
 
Desde el año pasado el Instituto de Química solicitó un taller de género y equidad en el que participaron personas académicas, estudiantes y directivas. “Buscamos el taller del CIEG para entender los conceptos y este año buscamos darle seguimiento con la implementación de otro”, comentó.
 
Segura Silva dijo que considera esencial la incorporación de la perspectiva de género en todos los ámbitos de la Universidad, pero   “es un proceso que llevará tiempo”.
 
17/MMAE/GGQ
 







REPORTAJE
VIOLENCIA
   En México, 63 de cada 100 mujeres de 15 años, experimenta un acto de violencia
Pese a denuncias, acoso sexual persiste
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/01/2017 En el año que concluyó, dos casos de acoso sexual hicieron eco a la situación que enfrentan miles de mexicanas. En marzo de 2016, la periodista Andrea Noel, fue agredida en la colonia Condesa de la capital por un sujeto que le subió la falda y bajó su ropa interior.
 
En el mismo mes, la estudiante universitaria, Gabriela Nava denunció a un hombre que grabó bajo su falda en el transporte público mientras se dirigía a la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Ambas presentaron denuncia penal pero fueron responsabilizadas de los hechos.
 
Por denunciar Andrea y Gabriela recibieron ataques en redes sociales, incluso a la periodista la amenazaron de muerte. Ante los hechos se unieron para crear la campaña virtual “#NoTeCalles”.
 
Mediante un video pidieron a las mexicanas alzar la voz y denunciar a sus agresores, pero también relataron la ineficiencia de las autoridades mexicanas al investigar y castigar a los responsables.
 
Fue a través de las redes sociales que las mujeres comenzaron a denunciar, meses después, alumnas del Teatro Enríquez Lizalde realizaron protestas en contra de su director. Otras seis alumnas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) denunciaron a sus agresores.
 
Ninde Molre difundió en Twitter la foto de su pantalón, donde un hombre en el metro eyaculó; una alumna de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) acusó de violencia familiar y laboral al titular de la Defensoría de Derechos Universitarios de la institución. Las mujeres ya no estaban dispuestas a callar.
 
Para el 24 de abril de 2016, las mexicanas organizaron una manifestación en 27 estados del país a la que llamaron “Primavera Violeta”, fue así como denunciaron el acoso callejero y la violencia machista. 
 
La marcha #24A –como se etiqueto en redes sociales– logró ser una de las movilizaciones feministas más importantes del país.
Mientras que en Facebook y Twitter con la etiqueta #MiPrimerAcoso las mexicanas relataron abiertamente la primera vez que sufrieron un acoso sexual.
 
La denuncia pública a través de las redes sociales se convirtió en una herramienta clave para demostrar lo común que es el acoso sexual.
 
La Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV) define el acoso sexual como una forma de violencia en la que, si bien no existe subordinación de la víctima, hay un ejercicio abusivo de poder, que la coloca en un estado de abandono y riesgo.
 
En México, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más, experimentaron un acto de violencia psicológica, física, sexual, económica y patrimonial, reportó en 2015 el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi).
 
AÑO DE PROTOCOLOS
 
Como respuesta a las protestas y denuncias, las autoridades de Gobierno e instancias públicas comenzaron a atender casos de víctimas de acoso sexual.
 
Luego de la protesta #24A, el Gobierno de la capital en colaboración con el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres CDMX) y ONU Mujeres anunciaron la “Estrategia 30-100”; con acciones que harían frente al acoso callejero.
 
Una de las estrategias que más llamó la atención fue la entrega de silbatos en el transporte público para que las mujeres silbaran cuan-do fueran agredidas. Con esta acción se pretendía que las capitalinas viajarán seguras en el transporte público.
 
Por su parte, el Inmujeres CDMX informó que se detuvieron a alrededor de 178 personas por casos de acoso sexual, es decir, casi 2 agresores diariamente.
 
Ante esta táctica, las críticas fueron duras, el Observatorio de la Estrategia 30-100 -conformado por organizaciones civiles como Equis Justicia para las Mujeres y el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)- acusó a las autoridades de mandar a conciliación a la mitad de los casos de acoso y no estructurar acciones que estén a la altura de la problemática.
 
Universitarias también denunciaron el acoso que sufren dentro de las escuelas. En la UNAM varios grupos pidieron a la institución tomar acciones ante la violencia de género.
 
Por su parte las alumnas de la UAM-Unidad Xochimilco crearon el “muro del acoso”, donde denunciaron anónimamente a distintos profesores.
 
Ante la movilización estudiantil, el 29 de agosto de 2016, la UNAM presentó el “Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género” que atiende casos de acoso y hostigamientos dentro de la máxima casa de estudios.
 
Sin embargo, las alumnas siguen enfrentando obstáculos al realizar su denuncia. Se espera que otras universidades del país se unan a este Protocolo y atiendan los casos de violencia de género.
 
Debido al aumento de agresiones sexuales que no sólo ocurren en la calle o en universidades, el pasado 31 de agosto el Gobierno federal publicó en el Diario Oficial el “Protocolo para la prevención, atención, investigación y sanción de conductas de hostigamiento y acoso sexual”, dirigido a dependencias y entidades de la administración pública federal, ante el acoso sexual que también enfrentan las servidoras públicas.
 
DELITO IMPUNE
 
A pesar del aumento de violencia sexual, en 12 estados del país no consideran como delito el acoso sexual, por lo tanto, no existen cifras oficiales sobre la incidencia a nivel nacional en el tema.
 
La LGAMVLV solicitó a los gobiernos crear mecanismos que favorezcan la erradicación de acoso en escuelas y centros laborales públicos, mediante acuerdos y convenios con las instituciones para sancionar esos ilícitos.
 
También mencionaron que las autoridades están obligadas a brindar atención psicológica, legal especializada y gratuita, a quienes fueron víctimas de hostigamiento o acoso sexual; además de sancionar al agresor.
 
En los 20 estados donde sí se tipifica el acoso sexual, no existe una sanción homologa. Campeche, Coahuila y Oaxaca tienen tipificado al acoso como “asedios reiterados”, mientras que en la Ciudad de México se castiga “a quien solicite favores sexuales para sí o para una tercera persona o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe, que le cause un daño o sufrimiento psicoemocional que lesione su dignidad”.
 
En Aguascalientes y Sinaloa, el acoso sexual se contempla como “atentados al pudor” y en el resto de los estados está estipulado como “delitos contra la libertad y el desarrollo psicosexual de las personas”.
 
17/ HZM/KVR
 







NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Propone mejorar políticas públicas sobre violencia de género
México presenta informe ante CEDAW
CIMACFoto:César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 23/12/2016 Con retraso en la entrega, las autoridades mexicanas presentaron el noveno informe de cumplimiento de las recomendaciones emitidas por la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) en 2012.
 
Cada 4 años, el Estado mexicano está obligado por la CEDAW-México -que se integró a este instrumento en 1981- a rendir un informe sobre la atención a mujeres en el país.
 
Sin embargo, cabe recordar que México siempre se atrasa en las entregas; el séptimo informe se debió presentar en 2002, pero se hizo hasta 2006; por lo que en 2010 se entregaron dos, el séptimo y el octavo informe, el atraso en esta última entrega llevará a que Naciones Unidas evalué nuestro país hasta 2018.
 
La entrega se llevó a cabo el 22 de diciembre en Ginebra Suiza, el informe fue elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia (Conatrib) y la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).
 
De acuerdo con el comunicado emitido por las autoridades oficiales, el documento refleja los esfuerzos desplegados hacia la igualdad, también identifica diversos temas en los que las políticas públicas deben mejorarse, como los mecanismos de investigación, sanción y reparación a las víctimas de violencia de género; el acceso efectivo a la justicia para las mujeres; la sistematización de información; y la eliminación de la trata de personas.
 
Entre las principales recomendaciones de CEDAW al Estado en 2012 se encontraban: abatir el feminicidio, los embarazos en adolescentes, la muerte materna (MM), y la violencia contra las periodistas y defensoras de Derechos Humanos (DH), así como para garantizar los derechos políticos de las mexicanas.
 
Otros de los mandatos de la organización internacional al gobierno mexicano fueron: homologar las leyes locales en materia de aborto legal, crear un registro nacional de desaparición de mujeres, y volver operables los protocolos Alba y Amber de desaparición de mujeres y niñas.
 
INFORME SOMBRA: INCUMPLIMIENTO DE RECOMENDACIONES
 
En paralelo cada 4 años las organizaciones civiles mexicanas entregan a la CEDAW el llamado “informe sombra”, un documento alterno que aporta información veraz y actualizada sobre la situación de los Derechos Humanos de las mexicanas registrados por la sociedad civil.
 
Las asociaciones han pronunciado constantemente que el gobierno federal ha omitido las recomendaciones y obligaciones emitidas por la CEDAW en años anteriores.
 
En 2012 las organizaciones presentaron 22 “informes sombra”, que de acuerdo con ellas presentó un contra peso importante respecto a la participación de las autoridades oficiales.
 
Entre ellas la Cátedra Unesco de Derechos Humanos de la UNAM, ha hecho énfasis en el cumplimiento parcial en temas como derechos políticos de las mujeres y el acceso al aborto.
 
Prevenir el feminicidio, una de las principales preocupaciones de la organización de las Naciones Unidas, ha llevado a la incipiente implementación de la Alerta de Violencia de Género (AVG) de acuerdo con las especialistas, que a su vez, sigue sin funcionar.
 
También han recalcado que las medidas para proteger a las periodistas y defensoras de DH, son insuficientes. Asimismo el derecho a la libertad de expresión y el derecho a una vida libre de violencia son los grandes desafíos del gobierno mexicano.
 
Por otra parte, las organizaciones han demandado que el sistema de salud sigue presentado violaciones a los DH y mala calidad de atención para las mexicanas.
 
Las integrantes de la Cátedra Unesco informaron en este año que el reporte presentado por ellas contiene temas sobre derechos políticos, migración, AVG, y violencia de género en Ciudad Juárez.
 
16/HZM/KVR/LGL







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com