Efraín Ríos Montt

OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
Justicia por crímenes contra deberes de humanidad
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Rosalinda Hernández Alarcón*
Cimacnoticias | Guatemala, Guat.- 05/07/2017

Varios juicios contra ex jefes militares presuntos responsables de cometer violaciones a derechos humanos avanzan lentamente en este país, al tiempo que el ejército guatemalteco se desnuda en otros procesos judiciales como institución corrupta.
 
El 30 de junio en Guatemala, que antes fue un día de asueto por el ejército, cada año va cobrando mayor relevancia para evidenciar la verdadera cara de la institución armada de Guatemala, porque se ha ido demostrando que jefes cometieron delitos contra deberes de humanidad, y además que elementos de la jerarquía castrense están involucrados al lavado de dinero y al narcotráfico.
 
Asimismo, los 30 de junio en este país centroamericano, cada año se tienen presente las luchas emprendidas por quienes sobrevivieron a la guerra y por quienes han denunciado que fue una política del ejército eliminar al llamado “enemigo interno”.
 
En la memoria está gravado que la institución armada y sus cuerpos paramilitares fueron los responsables de las muertes y desapariciones forzadas de 200 mil personas, 83 por ciento de ellas indígenas y 18 por ciento niñas y niños, según reportó la Comisión para el Esclarecimiento Histórico.
 
Sirva esta efeméride también para recordar que Efraín Ríos Montt fue condenado por el delito de genocidio, aunque se haya estancado el proceso. Ese general, quien otrora defendió con incendiarios discursos su amor a la institución armada como “defensora de la patria”, tiene además un hijo militar involucrado en hechos de corrupción y una hija que rememora su presencia, con su voz estruendosa, cada vez que se opone a cualquier cambio constitucional que favorezca la aplicación de la justicia.
 
De igual manera, traer a la memoria que el teniente coronel Francisco Reyes y el ex comisionado militar Heriberto Valdez, quienes operaban en las instalaciones militares de Sepur Zarco, fueron condenados por los delitos de violación y esclavitud sexual que cometieron contra mujeres q’eqchi’es durante la guerra.
 
Estas mujeres indígenas, hoy ancianas, sufrieron la desaparición de sus esposos, vieron a sus hijos morir de hambre, fueron violadas y obligadas a cocinar y lavar ropa en un destacamento castrense, como una política de la institución armada no como abuso individual de soldados indisciplinados.
 
Es relevante tener presente que el ex presidente Otto Pérez Molina, aunque se le ha denunciado por cometer violaciones a los derechos humanos durante la guerra en los años ochenta, actualmente sólo está inculpado por hechos de corrupción.
 
El ex mandatario guatemalteco, un general retirado, pretendió personificar a una institución armada moderna, pero en la actualidad ya no puede ocultar que formó parte y cobijó mafias en su gobierno, en las que participaron sus correligionarios militares, entre ellos, Mauricio López Bonilla, Juan de Dios Rodríguez, Juan Carlos Monzón y el fallecido Byron Lima.
 
Cada 30 de junio hay que recordar que un ex diputado y ex directivo del partido gobernante, el militar Edgar Ovalle es prófugo de la justicia, tras haber sido denunciado por cometer delitos contra deberes de humanidad, como igual lo son otros militares, entre ellos: Erick Guzmán, Edgar Peláez, Luis Miranda, Mario García, José Oliva, Otto Ponce, Luis Mendoza, Aníbal Guevara.
Otros ex jefes castrenses inculpados por desaparición forzada y violación sexual son: Benedicto Lucas, Francisco Gordillo, Edilberto Letona, Hugo Zaldaña y Manuel Callejas. La lista es muy larga, como igual los hechos pendientes de ser juzgados.
 
* Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista LaCuerda.
 
17/RHA
 








OPINIÓN
DERECHOS HUMANOS
   DESENREDO
En Guatemala: Vamos al paro contra toda forma de violencia
Imagen retomada del portal acoguate.org
Por: Rosalinda Hernández Alarcón*
Cimacnoticias | Guatemala, Guate.- 07/03/2017

Paramos por la vida y la libertad, por la justicia y la paridad en varios departamentos de Guatemala. Habrá múltiples actividades convocadas por diversos grupos. La conmemoración del Día Internacional de las Mujeres se viene celebrando ininterrumpidamente en este país centroamericano desde 1994.
 
A propósito de esta efeméride, cabe comentar la resolución judicial que ligó a proceso a cinco ex altos jefes militares por delitos contra deberes de humanidad, ya que serán llevados a juicio por la violación sexual de Emma Molina Theissen y la desaparición forzada de su hermano, Marco Antonio, ocurridos en 1981.
 
Esto se ha logrado sin duda por la tenacidad de las mujeres de la familia y el acompañamiento de muchas personas solidarias, lo que corresponde ahora es difundir más ampliamente este caso ejemplar de búsqueda de justicia.
 
El proceso judicial es importante porque demuestra cómo algunos militares que dirigieron el ejército de Guatemala en la década de los ochenta, quienes hoy se auto nombran “honorables” y “defensores de la patria”, están implicados en crímenes tan abominables como son: el asesinato de un niño y la violación sexual y tratos degradantes contra una mujer joven perpetrados en instalaciones castrenses: la Brigada Manuel Lisandro Barillas, en Quetzaltenango.
 
Este proceso contra un ex jefe del Estado Mayor, un ex miembro de la Junta Militar de 1982 que llevó al poder a Efraín Ríos Montt, entre otros, también es importante porque los daños causados a la familia Molina Theissen representan una acción extremadamente violenta, que fue planificada y organizada por quienes comandaban la institución armada en ese entonces. Es decir, ejemplifican los abusos de poder cometidos contra quienes el ejército denominó enemigos.
 
En esos mismos años, mujeres indígenas de Sepur Zarco fueron víctimas de violación y esclavitud sexual. Hace un año se dictó sentencia contra los inculpados de esos delitos. Con estoicismo ellas siguieron el proceso en el que presentaron sus testimonios y reconocieron a sus victimarios. Esos hombres también utilizaron instalaciones militares para cometer tales agresiones machistas.
 
Cabe reflexionar entonces cómo, quienes están armados y quienes tienen poder económico, tienen poder para violentar los derechos humanos de mujeres y siguen imponiendo sus proyectos sin importar a quienes afectan, reproduciendo relaciones abusivas y racistas, destruyendo y contaminando la naturaleza, acumulando capitales…
 
Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Mujeres, en 2017 adquiere la forma de PARO. Sí, vamos al paro en muchos países, la creatividad e ingenio de miles harán que más personas se contagien y sobran razones que lo motivan.
 
A través de la historia, siempre algunas mujeres han sido quienes empiezan la reivindicación de sus demandas. Hace años parecía un sinsentido que unas cuantas exigieran el derecho al voto, hoy se ejerce masivamente; antes imposible pensar en un divorcio, hoy las mujeres tienen garantías para hacerlo.
 
Hoy paramos porque demandamos aborto seguro, educación integral en sexualidad, acceso libre a anticonceptivos, desmantelamiento de las redes de trata, socialización de las tareas domésticas y de la crianza, acceso a la propiedad de la tierra sin intermediarios, empleos dignos y bien remunerados sin discriminación, por un buen vivir.
 
Las integrantes de la publicación feminista LaCuerda además bailamos porque conmemoramos nuestro XIX Aniversario.
 
* Periodista mexicana, residente en Guatemala y coeditora de la publicación feminista LaCuerda.
 
17/RHA/GG








Subscribe to RSS - Efraín Ríos Montt