Derecho a comunicar

INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   En Argentina, 69 por ciento de programas son conducidos por hombres
“Las mujeres faltamos en la radio: Nos quemaron por brujas”
Imagen retomada del portal Cosecha Roja
Por: la Redacción*
Cimacnoticias | Buenos Aires, Arg .- 27/10/2017

En las radios argentinas pueden pasar 50 minutos sin que se escuche la voz de una mujer. O programas enteros sin que una mujer opine sobre economía o política. Entre las 6 y las 10 de la mañana, en AM y FM se escuchan sobre todo voces de varones: 69 por ciento de los programas son conducidos por hombres.

El dato surge del monitoreo que hicieron las periodistas del programa feminista “Nos quemaron por brujas”, que se organizaron para analizar los roles de las mujeres en la radio. Para hacer el informe, durante todo el mes de junio monitorearon 16 programas de 15 radios AM y FM. No eran programas cualquiera, sino los más escuchados de la primera mañana según IBOPE: Cada Mañana (Radio Mitre), Mañana Silvestre (Radio 10), Novaresio 910 y Majul 910 (La Red), Te Quiero y La mañana con Víctor Hugo (AM 750), Caballero de día (Del Plata), La mirada despierta (Continental), Digo lo que pienso (Rivadavia), El club del Moro (La 100), Despierta Corazón (Pop Radio), El Despertador (Radio Disney), Aspen Express (Aspen), No somos nadie (Metro 95), No se desesperen (Mega 98) y Mi gente Bella (Vale).

“Lo que nos motivó a hacer el monitoreo fue darnos cuenta que pasaba mucho tiempo sin que apareciera la voz de una mujer y cuando aparecía era en un rol secundario, de complementariedad, como el de la locución”, explicó a Cosecha Roja la conductora del programa “Nos quemaron por brujas”, quien es licenciada en Comunicación, Celeste Farbman, programa que desde 2012 se emite por “Radio Presente” y este año ganó un Premio Lola Mora en el rubro Radio con perspectiva de género.

Los resultados son contundentes: la radio argentina está muy lejos de la paridad. Los equipos son mayormente masculinos y eso se nota en el balance de voces. Por ejemplo, ninguno de los programas monitoreados tiene una mujer hablando de deportes, economía ni haciendo una columna de humor. En política, la balanza se inclina fuerte: sólo en 14 por ciento de los casos hay una columnista. El único rubro más o menos parejo es el de espectáculos, donde las mujeres estamos al frente en 43 por ciento de los casos. En locución, en cambio, la situación es al revés: 82 por ciento de las locutoras son mujeres.

“Creemos que tiene que haber un cupo garantizado de presencias femeninas. Y ni hablar si pensamos en lesbianas, trans y travestis, algo que está absolutamente invisibilizado. No podemos acceder a sus identidades escuchando un programa de radio y si para las mujeres blancas y heterosexuales es difícil, más aun es para otras identidades”, explicó Farbman.

“Nos quemaron por brujas” es parte de un ecosistema de programas feministas del que Celeste y sus compañeras -Jesica Farias, Raquel Pazo, Angela Ciorciari y Laura Mangialavori- se sienten parte.

Una red de mujeres que incorporan nuevas miradas y nuevas perspectivas en un medio históricamente machista. “Estoy convencida que para los medios comunitarios el feminismo es un deber, no es una opción incorporar o no una perspectiva particular”, dijo la periodista. “Hay un montón de programas feministas, pero sabemos que los medios comunitarios no cuentan con la sostenibilidad política, jurídica, financiera para que estos discursos se multipliquen y lleguen a más medios, por eso nos interesó relevar particularmente los programas de mayor audiencia”.

Por su experiencia y la de sus compañeras, Celeste sabe que la precarización y brecha salarial que existe para las mujeres en el mercado laboral también rige en los medios de comunicación. “Es un ámbito donde somos pocas, tenemos un salario menor, estamos flexibilizadas y expuestas a mayores violencias”, dijo.

No se trata solamente de la violencia que implica ganar menos por el mismo trabajo. “También estamos expuestas a violencias simbólicas: 82 por ciento de las mujeres en radio son locutoras y las compañeras nos cuentan que ser locutora implica haber acordado tácitamente con el conductor que si hace un chiste me tengo que reír, incluso si es machista o si no estoy de acuerdo. Y eso también es violencia”.

El informe de 2015 del Proyecto Mundial de Monitoreo de Medios (GMMP por sus siglas en inglés), concluyó que en los últimos 20 años (de 1995 a 2015) existe una severa diferencia entre la representación de hombres y mujeres en las noticias, misma que se está replicando en las plataformas digitales.

En el caso de quien presenta las noticias, las mujeres representan  37 por ciento, pero en contenido sólo 13 por ciento de todas las notas se centran específicamente en las mujeres.

De acuerdo con los resultados de este observatorio mundial, en el que participaron 114 países, incluido México, las mujeres pese a representar 52 por ciento de la población, representan 24 por ciento del total de las noticias publicadas en el mundo por cualquier vía.

*Este artículo fue retomado del portal Cosecha Roja.

17/RED/LGL








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Cada vez más complicado informar: Castellanos
La red, opción ante empresarios periodísticos neomachistas: Cacho
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 09/05/2017

Las mujeres periodistas enfrentan amenazas, persecución y violencia como consecuencia de romper con el paradigma del periodismo tradicional y con las prácticas verticales y patriarcales de los medios de comunicación, dijo la periodista Lydia Cacho Ribeiro al participar en el Foro “Mujeres Periodistas: El Poder de sus Voces”.
 
Durante el foro, organizado por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (ACNUDH) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), realizado en la capital del país, la periodista también criticó a los empresarios de los medios, a quienes calificó como “neomachistas”. 
 
Al hacer un balance sobre el papel de las mujeres en la defensa del derecho a la libertad de expresión, la feminista afirmó que las comunicadoras han incursionado en fuentes donde se creía que no podían estar, como el de “delincuencia organizada” pero además señaló que han cambiado el paradigma de la familia, la maternidad y cuestionan la inutilidad de los mecanismos del Estado. 
 
La autora de libros como “Los demonios del Edén” y “Esclavas del Poder” sostuvo que las periodistas han tomado espacios virtuales como Facebook donde pueden hacer más de lo permitido en los medios tradicionales pero acotó que ello implica vivir en una crisis económica porque ahora nadie paga por decir la verdad.
 
MIEDO, SILENCIO, CENSURA Y MUERTE
 
En el foro, la politóloga y escritora Denise Dresser habló de las agresiones a las periodistas, quienes, dijo, conocen muy bien las palabras “miedo, silencio, censura y muerte” en un país donde existe la simulación de las leyes, ya que a pesar de que desde 2012 existe la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, estos grupos siguen en riesgo. 
 
La columnista de la revista Proceso y editorialista del periódico Reforma dijo que alzar la voz conlleva un alto riesgo, más si se trata de mujeres, quienes son amenazadas con ser asesinadas o violadas sexualmente, como le sucedió a ella cuando en abril de 2016 se sumó a la campaña #VivasNosQueremos en Twitter.
 
Dresser, quien también fue amenazada con secuestrar a su hijo, dijo que un país que minimiza, trivializa y descalifica la violencia contra las periodistas revela lo que ocurre a las mujeres mexicanas, que son victimizadas, encarceladas y abandonadas por el Estado y la sociedad.
 
La columnista criticó que a las trabajadoras de los medios y a las ciudadanas se les califique de “histéricas, viscerales o mal cogidas” y de que no sean “testigos confiables” de sus vidas ni de su verdad y, peor, que esta violencia no se considere ni una crisis ni un patrón.
 
Por ello llamó a arropar a las mujeres que con su trabajo periodístico defienden el derecho a la libertad de expresión, un derecho, que dijo, muchos mexicanos, ni siquiera conocen.  
 
CADA VEZ MÁS COMPLICADO INFORMAR
 
En su oportunidad, la periodista independiente Laura Castellanos, quien en 2016 fue galardonada con el Premio Nacional de Periodismo 2015 por su trabajo “Fueron los Federales” sobre la ejecución de por lo menos 16 personas, aseguró que cada vez es más complicado informar.
 
Para la reportera y autora de “México armado 1943-1981”, el gremio periodístico debe afrontar la impunidad del Estado, quien de acuerdo con el Informe El Poder del Cacicazgo, elaborado por CIMAC, es presunto responsable del 73 por ciento de los casos cometidos contra las comunicadoras de 2014 a 2015.
 
Con esta referencia Castellanos aseguró que las periodistas no esperan que el Estado proteja a quienes violenta por investigar sobre temas como inseguridad, pederastia, victimas y corrupción, de quienes ejercen su profesión pese a las instituciones, las empresas de medios y las condiciones laborales miserables.
 
En la mesa también estuvo la abogada y presidenta del Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Alejandra Nuño Ruiz, quien señaló que hay una falta de recursos económicos para operar esta herramienta, como lo han señalado las dependencias de Gobierno. 
 
A decir de la abogada, al mes este Mecanismo, dependiente de la Secretaría de Gobernación, gasta 16 millones y medio de pesos en medidas de protección para periodistas y defensores y requiere de un presupuesto de 80 millones de pesos para 2018; sin embargo declaró que el diagnóstico es que este procedimiento para obtener medidas de protección es ineficaz.
 
ESPACIOS PROPIOS
 
Al tomar la palabra la comunicadora, representante de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México e impulsora de la agencia informativa Notimia, Guadalupe Martínez Pérez, aseguró que frente a estos escenarios una de las opciones es la creación de espacios propios para hacer visibles a las mujeres, en particular a las indígenas.
 
En abril pasado se fundó esta agencia de noticias encabezada por mujeres indígenas y afro descendientes, un medio nuevo que tiene la tarea de informar sobre aquellos temas que pasan inadvertidos por los medios tradicionales como el feminicidio de las indígenas, la fabricación de textiles o artesanías como propiedad intelectual, entre otros.
 
Al encuentro, auspiciado por la Embajada de Suecia y la Embajada Británica en México, también asistieron la periodista independiente Anastasia Moloney; la periodista y académica española, Nuria Varela; la académica mexicana, Nelly Lucero Lara Chávez; y la foto reportera de la Red de Periodistas de a Pie, Ximena Natera, quienes señalaron las condiciones e importancia de este oficio para la sociedad y para promover los derechos de las mujeres.
 
17/AGM/GG








Subscribe to RSS - Derecho a comunicar