Concejo Indígena de Gobierno

ESTADOS
Participación Política de las Mujeres
   Vocera del CIG reiteró llamado a la organización en Guerrero
Violencia es una estrategia para infundir miedo: Marichuy
Imagen de Scarlett Arias
Por: Scarlett Arias
Cimacnoticias | Chilpancingo, Gro .- 29/01/2018

La vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), María de Jesús Patricio, mejor conocida como Marichuy, dijo que la violencia que se vive en Guerrero y en todo el país y señaló es una estrategia conjunta de los gobiernos para infundir miedo y temor para que la gente no se organice, es una forma de despojo, enfatizó.

En entrevista durante su primera gira por Guerrero la semana pasada, la también integrante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y aspirante a candidata independiente para la Presidencia de la República, reitero el llamado para que las mujeres se organicen y busquen formas para defenderse ante la violencia feminicida.

A pesar del clima de inseguridad Marichuy aseguró que no tuvo miedo de su llegada al estado y estuvo dispuesta a terminar el recorrido que incluía un encuentro con universitarios en la Unidad de Filosofía y Letras en Ciudad Universitaria, en Chilpancingo, y otro con la comunidad  nahua de Tlamacazapa, en el municipio de Taxco.

Al término de su visita expuso ante los medios de comunicación: “Aquí, Guerrero, la misma situación va hacer que haya más articulación de las mujeres porque solamente nosotras mismas nos vamos a defender” es parte de este despojo, de este desprecio, expresó.

La también precandidata a la Presidencia, postulada por el CIG y representantes de la comunidad artística e intelectual puntualizó que en el proceso organizativo tienen que participar hombres y mujeres a pesar de que reconoció que falta mucho porque en las comunidades el sistema está diseñado para que el hombre participe en las asambleas, sin embargo, las mujeres aseguró que las mujeres ya van incursionando en la toma de decisiones.

María de Jesús, también puntualizó que el Concejo que encabeza ve que la aplicación móvil que diseñó el Instituto Nacional Electoral (INE), para recolectar firmas y lograr que su candidatura aparezca en la boleta electoral, no es adecuada porque es muy lenta para recabar las firmas, se tarda hasta seis horas para capturar la información, dijo.

Además explicó que en algunos estados la policía no les ha permitido mantener las mesas de firmas.

“Una firma es una persona que está consciente, que confía que éste caminar que llevamos es una forma de decirle a los de allá arriba: ya no estamos de acuerdo. Creemos que lo podemos hacer desde abajo y desde otra forma y muy a parte de los partidos políticos”, sostuvo.

También detalló que hay propuestas de nueve grupos de trabajo para la construcción de su gobierno: Tierra y Territorio, Justicia y Autonomía, Mujeres, Jóvenes y Niños, Personas con Capacidades con Capacidades Diferentes, Diversidad Sexual, Trabajo y Explotación y Migrantes.

“En una propuesta de trabajo que vamos a llevar. Se junten o no las firmas vamos a continuar, porque esto ya empezó”, finalizó.

18/SA








ESTADOS
POLÍTICA
   Despensas, bolsas, gorras…ya basta de humillación
De cómo los partidos políticos ofrecen miserias para callar al pueblo: Concejala CIG
Imagen retomada del portal página3
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 11/12/2017

Lo único que María de Jesús Millán tiene es su palabra, además de eso no tiene nada, ni dinero ni estudios básicos, por eso cuando habla lo hace nerviosa, casi a susurros, cuida sus palabras porque aún está aprendiendo a hilar las frases exactas para decir que es la hora del florecimiento de los pueblos.  

Casi nadie la conoce pero María de Jesús es una de las concejalas del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) que ha caminado a lado de María de Jesús Patricio Martínez, la indígena jalisciense, llamada con familiaridad Marichuy, y quien busca ser candidata independiente a la Presidencia de la República en las elecciones de 2018.

Además del nombre, ambas mujeres comparten la esperanza de que en el contexto electoral del siguiente año el movimiento indígena del país logre que la gente se organice para hacer frente a las políticas que vengan una vez que culmine el sexenio del priista Enrique Peña Nieto quien ha priorizado los megaproyectos hídricos, eólicos y mineros por sobre los derechos de los pueblos.  

Indígena nahua originaria de San Pedro Tlanixco, en el municipio de Tenango del Valle, en el Estado de México, María de Jesús tiene un cargo honorario y de alta responsabilidad porque al ser concejala debe acompañar la campaña de una mujer indígena y sostener un proceso organizativo que tiene como principal obstáculo la discriminación y el racismo.

Desde hace tres meses María de Jesús fue electa en su comunidad como representante, y en Chiapas fue confirmada como concejala del CIG para “andar pronunciando las problemáticas de nuestra comunidad”, como dice en entrevista con Cimacnoticias; una tarea complicada porque para hablar primero debe confrontar y superar su personalidad tímida.

“Fue muy sorprendente porque jamás pensé que tenía que hacer este tipo de trabajo. Es mucho trabajo el que se tiene que hacer porque viene un cambio desde abajo y a la izquierda y todos tenemos que estar unidos. Muchos decimos que nuestra vocera es la del trabajo pero no, aquí es de todos, por todos”.

Hasta ahora sus participaciones más contundentes fueron en el municipio de Xalatlaco en el Estado de México y en Ciudad Universitaria, en la capital del país. En ambos casos tomó el micrófono para hablar del despojo del agua y la tierra, de la apuesta por la organización de las comunidades y de la necesidad de justicia.

“Ver todas esas cosas del mal gobierno que viene y nos impone porque a veces ni nos pregunta si estamos de acuerdo. Eso hace que uno se arme de valor para hablar a tanta gente porque es una injusticia lo que él hace con nosotros”. 

María de Jesús insiste en la palabra justicia porque es una demanda constante en su comunidad y que se ha enraizado desde 2003 cuando un grupo de empresarios floricultores acudieron a Tlanixco a convencer a la población de ceder el agua y revisar la zona para evaluar cómo desviar el trayecto del río Texcaltengo.

En aquella expedición un hombre resbaló en un barranco y murió en medio de la negativa de los nahuas de entregar su territorio. Desde entonces ocho indígenas están acusados de asesinato: Pedro Sánchez Berriozábal, Teófilo Pérez González, Rómulo Arias Mireles,  Marco Antonio Pérez, Lorenzo Sánchez, Rey Pérez Martínez, Santos Alejandro Álvarez Zetina y Dominga González.  

“El gobierno no hace ninguna investigación. Él nada más manda a su gente, a sus policías, a querer encontrar al culpable. Como nuestro Comité de Agua acaba de entregarle al nuevo Comité, ellos iban contra nuestros defensores del agua. Los buscaron pero como no los encontraron, cerraron las iglesias con cadenas, candados para que no pudiéramos avisarles a la gente”, rememora.

De los acusados dos tienen orden de aprehensión y seis fueron detenidos y sentenciados a penas que van de 50 a 54 años de prisión. La única mujer acusada, Dominga González, fue detenida en 2007 y apenas el pasado 27 de noviembre fue sentenciada a 50 años de prisión.

“El mal gobierno no se toma esa obligación de investigar cómo fueron los hechos o qué fue lo que pasó, o por qué pasaron las cosas. Él simplemente juzga sin investigar, sin hacer su trabajo que le corresponde hacer. Es una injusticia que nada más imponga”, expresa María de Jesús y por eso cada vez que puede exige la libertad de sus compañeros.

Esa es una de las razones para estar en el CIG. Antes de sumarse a un recorrido debe trabajar cuidado niños para recolectar dinero. Una vez que tiene los medios para trasladarse deja su casa, sus hijos y su marido para acompañar a Marichuy, lo hace porque también es una forma construir el cambio del que hablan los pueblos indígenas.

“Vimos que sus propuestas (del Congreso Nacional Indígena), lo que ellos están haciendo está bien. Nosotros nos quisimos unir a ellos, para caminar juntos, hablar las injusticias que nos están causando porque en todos los recorridos que hemos hecho se habla de todo eso: desaparecidos, desaparecidas, presos, presas…”.

Mientras la gente de abajo –dice- vive la injusticia, los partidos políticos les ofrecen miserias: gorras, bolsas o despensas para callar al pueblo. Cuando piensa en esos regalos de campaña electoral sólo puede decir que hoy más que nunca es hora de exigir un ya basta de humillación y represión.

“Yo les digo que abramos los ojos que ya no nos dejemos engañar con todas esas malas cosas que nos da el gobierno porque aparte  nos viene engañando con cosas que ni siquiera valen la pena, por ejemplo, con las despensas, con todo lo que nos da en sus elecciones; que no estemos atenidos a lo que él nos dé, que hagamos las cosas por nosotros mismos”.

María de Jesús insiste que no tiene nada y no sabe nada pero dice que en sus caminatas con Marichuy ha aprendido a desenvolverse y a compartir sus experiencias con las otras y los otros. Con ese aprendizaje se atreve a decir que aunque su proyecto no gane las elecciones el hecho de que el pensar, los dolores y los sentimientos de mujeres como ella puedan dispersarse las hará ganadoras. 

17/AGM/LGL








NACIONAL
   Sentar las bases de una organización en resistencia después del 2018
Alianzas con el pueblo, no con el poder: Marichuy
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 06/12/2017

La meta de la vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), María de Jesús Patricio, va más allá de conseguir que una mujer indígena gane la Presidencia de México, el objetivo es más ambicioso: se trata de visibilizar, una vez más, a las comunidades indígenas pero sobre todo de sentar las bases de una organización civil que se mantenga activa, vigilante y casi en resistencia después de las elecciones de 2018.

“A veces no se entiende porque tenemos la costumbre que nos han dejado los partidos: que todo es a través de un partido”, explicó a Cimacnoticias María de Jesús, Marichuy, como le dice la gente, “la indígena nahua postulada por el CIG y en Congreso Nacional Indígena (CNI)” para buscar lo que parece imposible, una candidatura independiente que la lleve a competir con los nueve partidos políticos nacionales por la Presidencia de la República.

En medio de sus recorridos por el país para conseguir cuando menos 1 por ciento de firmas del electorado en 17 entidades federativas (866 mil 593 firmas) la vocera hizo un descanso de dos días para atender a los medios de comunicación y exponerles el proyecto inspirado en la filosofía del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que en 1994 se alzó en armas para hacer que la sociedad volteara a ver a los invisibles.   

A 23 años de que los indígenas exigieran una nueva relación con el Estado, la candidatura indígena de una mujer molesta e incomoda a políticos y ciudadanos. La tachan de ser la candidata zapatista, de querer dividir el voto de la izquierda o de restar apoyos a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que por primera vez competirá en una elección presidencial. También dudan de ella porque no creen que pueda gobernar.  

Por otro lado es arropada por universitarios, agrupaciones civiles y una comunidad intelectual donde destacan personalidades como el escritor Juan Villoro, el cantautor Óscar Chávez y el artista gráfico Francisco Toledo, quienes hasta el 4 de diciembre habían conseguido 80 mil 883 firmas que, como dice el CIG, son apoyos que se traducen en conciencias convencidas.

En un edifico que sirve de oficina del CIG en la colonia Doctores, en la Ciudad de México, Marichuy habla de las aspiraciones de los pueblos indígenas. Siempre habla en plural porque no olvida que su voz representa a una colectividad y en su disertación repite palabras como dolor, comunidad, despojo y organización, conceptos que inspiran su andar por el país.   

UNA PROPUESTA DE IRRUPCIÓN

Conforme pasa el tiempo la lista de aspirantes a la Presidencia de México se va aclarando. Habrá por lo menos tres candidatos con posibilidades de ganar. Uno postulado por Morena, otro por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y otro más por el Frente Ciudadano por México, conformado por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC).

Además de estos candidatos hay una oleada independiente de personajes políticos que aspiran a la candidatura sin el aval de siglas partidarias. Marichuy es una de las mujeres que busca una postulación, pero ciudadana para que su nombre y su proyecto aparezca en las boletas electorales el próximo 1 de julio de 2018.

A la pregunta de por qué participar en un proceso electoral si el CIG se ha mantenido alejado de la política y ha optado por la autonomía, Marichuy responde que su participación es una propuesta de irrupción en un país donde la práctica cotidiana de cada seis años es que el gobierno acuerda, desde arriba, quién continúa en el poder y cómo seguir despojando a los pobres y a las comunidades indígenas.

“La propuesta de participar en esto es para sacudir a México y que los pueblos sean visibles, los pueblos que realmente están sufriendo esas políticas que se construyen desde arriba, los mega proyectos capitalistas que han traído muerte y destrucción. Más que beneficios ha sido un despojo de las aguas, de los recursos naturales, de las tierras, de las riquezas que se tiene”.

En este escenario, continua: “se pensó qué vamos a hacer. No podemos seguirnos encontrando y seguir manifestando nuestros dolores y nuestras rabias si no se da un paso más adelante. Es un llamado a que volteen a ver la problemática real que están dejando estos proyectos extranjeros que solamente les interesa el dinero y el poder para poder dominar a los que estamos abajo”.

El CIG está conformado por mujeres y hombres que representa a sus pueblos indígenas. Si María de Jesús Patricio llegara a obtener la candidatura cada paso que dé debe ser avalado por las y los concejales porque su filosofía marca que el pueblo sea el que gobierne y el gobierno el que obedezca, uno de los siete principios zapatistas.

“A veces no se entiende porque tenemos la costumbre que nos han dejado los partidos: que todo es a través de un partido. ¿Pero quienes han diseñado esas políticas, pues solamente los de arriba? Nosotros pensamos que se puede construir otra, desde abajo, otra donde no solamente vayamos y llevemos a alguien allá, por eso se pensó en algo más grande, colectivo, son los concejales, ahorita van más de 150 y todos ellos juntos serían el gobierno”.  

La idea es provocadora para una parte de la población pero para otra es muy difícil creer que las mujeres indígenas y pobres deban o puedan llegar al poder. Aun así, las razones de Marichuy son muchas. “(¿Para qué?) Para ya no permitir esos despojos que se están haciendo, esas contaminación de las aguas, esa imposición de proyectos extranjeros, que no se consulta a las comunidades; al contrario, que se les impone”.

RECONSTRUCCIÓN PARA TODOS

En su caminar por los rincones del país, esta jalisciense, médica tradicional, ha confirmado el diagnóstico de sus compañeras y compañeros, un despojo de los bienes comunes pero también de los cuerpos y la cultura y un desprecio por los pobres que viven sin educación ni salud.

“Ante los intentos organizativos de las comunidades por defender los recursos naturales, el agua, la tierra, viene la represión, la desaparición de algunos líderes o comunidades. Personas que están al frente los han desaparecido o encarcelado. Viene esta destrucción masiva, viene con todo. Se ve más triste la situación yendo directamente a las comunidades y que ellas lo planteen desde su misma vivencia”.

En Veracruz las tierras han sido concesionadas para la extracción de petróleo, en Puebla para la construcción de hidroeléctricas, en Oaxaca para imponer eólicas. De esos proyectos habla cuando se refiere al despojo del territorio, la tierra, los bosques y el agua pero también se refiere al exterminio de manifestaciones sociales y culturales como la partería o el despojo de la lengua, vestimenta y herbolaria medicinal indígena.

“Justamente para eso es la propuesta, para escuchar todos esos dolores y juntos buscar formas de cómo le vamos a hacer para reconstruir este México desde abajo. Pensamos que los pueblos indígenas solos no podemos dar un paso más allá porque este monstruo es gigante, entonces, por eso, en este caminar vamos haciendo un llamado a los diferentes sectores de la sociedad que también sienten que es necesaria la unidad para poder hacer una fuerza grande e impedir que nos sigan destruyendo”.

Si la vida y la permanencia de los pueblos está en juego, en el CIG se pensó en hacer algo más para tejer redes entre las comunidades y participar en un proceso que sirva para acercarse a quienes no son parte del CNI pero que están viviendo y luchando con el ánimo de que algún día sus pueblos sean respetados.

“VOTEN POR QUIEN QUIERAN”

El reloj sigue avanzado y Marichuy tiene hasta el 19 de febrero para recolectar firmas. Hasta diciembre la vocera y aspirante a candidata había conseguido 9.3 por ciento de los apoyos necesarios para lograr su registro. Existe la posibilidad de que no llegue a la meta, sin embargo, eso de ninguna manera sería un fracaso. El éxito está en aprovechar la vorágine electoral para llevar su mensaje.

“Lo más importante es la organización. Si no logramos conseguir el millón de firmas que se ocupan para ser candidata, como lo dijimos desde el principio, nuestra propuesta era organizativa, que surgiera algo nuevo desde abajo porque está claro que quien llega arriba, al poder, se corrompe, venga de donde venga, del color que sea, porque ya está algo diseñado arriba”.

Para los pueblos originarios si no hay organización de nada sirve que Marichuy sea candidata. “Vamos a seguir insistiendo para que se entienda y quede claro. Sí, aspiramos al poder pero al poder del pueblo, que el pueblo decida qué se hace y qué no se hace, que diga si le gusta lo que están haciendo o no. Que el que está arriba escuche al que está abajo, y esa es nuestra insistencia por donde vamos pasando”.

La vocera cuenta una anécdota que sintetiza el pensamiento del CIG: En una comunidad una señora le dijo que estaba de acuerdo con ella. “Los voy a apoyar pero ¿puedo votar por fulano de tal?”. A esta pregunta la aspirante presidencial le dijo que votara por quien quisiera. “Lo que estamos diciendo es que se organicen desde abajo, como comunidad porque antes de ser de un partido somos de una comunidad”.

Al escuchar los discursos de esta nahua y de las concejalas que junto a ella toman la palabra, parece que solo se dirigen a los pueblos. ¿A quién le habla en los mensajes que da? se le pregunta.  

“A todos los mexicanos. Lo hemos dicho en algunas ocasiones, es una propuesta que surge de los pueblos para México ¿y que es México? pues incluye a obreros, estudiantes, amas de casa, trabajadores del campo y la ciudad, todos los sectores”. Por esa razón el CNI ha creado nueve grupos de trabajo donde creen que caben todas y todos: tierra y territorio; autonomía; justicia; mujeres; jóvenes y niños; personas con discapacidad; migrantes y desplazados; trabajo y explotación.

La campaña de esta indígena no es la típica campaña porque aunque recorre el país pidiendo firmas no ofrece nada, al menos no ofrece las despensas, pintura o gorras, ni siquiera la construcción de clínicas o fábricas, más bien parece que va en caravana escuchando. Cuando la gente le pregunta cuál es su proyecto la respuesta es simple. “El proyecto tiene que surgir de abajo, si no sería lo mismo, ya llevamos algo diseñado y les decimos sabes qué, va a ser esto”.

Los nueve grupos de trabajo son el comienzo de la redacción colectiva de ese proyecto.

Y CONTRA EL PATRIARCADO

“El silencio, el miedo, el machismo y el patriarcado capitalista que nos mal gobiernan son el odio mismo de los poderosos contra la vida”, pronunció la vocera el 27 de septiembre durante un mitin en el municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, entidad donde el feminicidio y la violencia contra las mujeres es una constante.

Sobre el patriarcado, concepto que pareciera apropiado por las citadinas, también tiene una posición. “Los proyectos o programas que ha implementado este sistema capitalista ha sido diseñado solamente por hombres. Al no considerarse la participación de las mujeres es que hay un proyecto que está excluyendo y que está diseñado solamente por hombres, por eso decimos patriarcado, porque si hubiera la participación de las mujeres sería diferente”, afirma.

“Vemos que hay una fuerte discriminación contra las mujeres, que se considera que su opinión no vale. En las comunidades es más fuerte porque se considera que la mujer solamente es para tener hijos y atender la casa, no para participar en la organización propia de la comunidad. Son estas estructuras diseñadas capitalistas patriarcales, porque están pensando en donde nada más pueden caber los hombres”.

Hablar del patriarcado con las poblaciones indígenas no es tema fácil por eso la vocera siempre está acompañada de las concejalas, son ellas quienes dan la cara y van al frente para mostrar que también son líderes y deben gobernar. “Son las que están al frente porque a los maridos más rápido los quitan, los hacen a un lado, los encarcelan, los desaparecen. Nos hemos dado cuenta que hay mujeres que están participando muy decididamente”.

Aunque hay líderes que la critican por no buscar una alianza con los partidos de izquierda o quienes esperan que decline a favor de alguien más, Marichuy está decidida a seguir firme. “Hemos planteado que más que aliarnos arriba es aliarnos abajo, con la gente del pueblo, con los diferentes sectores, con los pueblos indígenas. Esa es nuestra tirada principal, la organización desde abajo. Nuestra mirada va a estar hacia abajo, con los pobres, con los trabajadores del campo y la ciudad”.

Y si no se juntan las firmas el trabajo continúa. “Quedemos o no quedemos lo más importante es lo que vamos a construir, es lo que tiene que quedar para después, porque los gobiernos ya están pensando cómo van a implementar sus proyectos para después del 2018. No nos podemos organizar para aquí y ya, cada quien vuelve a su comunidad. Nuestra tirada es a la organización para después. ¿Cómo vamos a sobrevivir, cómo vamos a conservar nuestras comunidades, nuestras tierras, agua, bosque? Solamente unidos”.

17/AGM/LGL








NACIONAL
POLÍTICA
   Candidata y vocera del CIG en la UNAM
“Tomar la palabra como una forma de resistencia”: Marichuy y Araceli Osorio
"Ya Basta, llegó la hora de las mujeres": Marichuy en su recorrido por CU | CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad.- 29/11/2017

Las causas de los pueblos indígenas y de las mujeres víctimas de violencia de género se fundieron en una sola en el abrazo entre la aspirante a candidata independiente a la Presidencia de la República, María de Jesús Patricio Martínez y Araceli Osorio Martínez, madre de Lesvy Berlín Osorio, joven asesinada el pasado 3 de mayo en Ciudad Universitaria.

Las dos causas se hicieron una porque si hay alguien con el firme propósito de llevar la palabra de los pueblos indígenas y de las mujeres a una campaña electoral es María de Jesús, Marichuy, la indígena jalisciense, docente de medicina herbolaria en la Universidad de Guadalajara y vocera del Congreso Nacional Indígena (CNI) y del Concejo Indígena de Gobierno (CIG).

Esa fue la percepción de una parte de la comunidad estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que este martes organizó una verbena con rock y rap en vivo para recibir a la vocera, la mujer elegida por los pueblos indígenas, ovacionada por universitarios y respaldada por movimientos sociales.

La vocera del Concejo Indígena de Gobierno a su llegada al Instituto de Ingeniería de la UNAM CIMACFoto: César Martínez López

En su recorrido por el país para recolectar firmas de apoyo que le permitan ser candidata independiente a la Presidencia de la República y que a su vez su nombre aparezca en las boletas electorales, Marichuy llegó a la máxima casa de estudios pero antes de hablar frente al grupo de jóvenes hizo un alto en el Instituto de Ingeniería, donde se sumó a la causa de las mujeres.

La tarde de este martes, la vocera, flanqueada y custodiada por concejalas indígenas, llegó al Instituto de Ingeniería en el circuito universitario, justo frente a la caseta telefónica donde el 3 de mayo fue encontrado el cuerpo de Lesvy Berlín Osorio, joven de 22 años de edad que presuntamente fue asesinada pero que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México insiste en que se suicidó enredándose al cuello el cable del teléfono público.

Allí, donde la Red universitaria en apoyo al CNI colocó flores moradas, cruces rosas y pancartas, una mesa sirvió de templete para que Marichuy subiera y se dirigiera a las y los estudiantes que le pidieron ser partícipe de un homenaje a Lesvy y a las mujeres, a aquellas a quienes les arrancan la vida por el simple hecho de serlo.

En el pequeño espacio delimitado por cintas rojas y amarillas que se usan para resguardar la escena de un crimen, la vocera fue acogida por Araceli Osorio Martínez, trabajadora del Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM) y quien como Marichuy ha emprendido una campaña, pero ella para encontrar justicia para su hija, Lesvy Berlín Osorio.

La vocera del CIG junto a Araceli Osorio Martínez, madre de Lesvy, a quien le manifestó "nuestro acompañamiento sincero y humilde que no es de coyunturas políticas y menos electorales" | CIMACFoto: César Martínez López

En ese ritual dedicado a las víctimas de feminicidio y donde se hizo presente la música del tambor, el sonido de los cuernos y el olor a copal, ambas mujeres, una surgida de la tierra, como lo afirma el escritor Juan Villoro; y la otra surgida de la lucha sindical pero forjada como activista y madre de una víctima, se dieron un abrazo donde hicieron converger sus causas.

Mientras el estudiantado se arremolinaba en la explanada de la Biblioteca Central y la Torre de Rectoría y las personas auxiliares se daban a la tarea de recabar firmas para conseguir que Marichuy sea candidata independiente, en la caseta telefónica ambas mujeres unieron dos demandas que esperan ver repetirse en la próxima contienda electoral.

En el acto, Sonia Salas, en representación de la Red universitaria en apoyo al CNI, reclamó verdad y justicia para todas las compañeras asesinadas y en su mensaje pidió a la vocera ser también la portavoz de las mujeres, de aquellas que alzan la voz para decir “no fue suicidio, fue feminicidio”, como la madre de Lesvy.

Con un llamado a la unión, Marichuy dijo a Araceli que los pueblos indígenas y el CIG comparten el dolor de las mujeres como también viven “los dolores del México de abajo”, un grito desesperado que los animó a sostener una candidatura y tomar fuerza para desenmascarar, en el contexto electoral, lo que está pasando en el país.

Así, serena y sin más palabras, la vocera llamó a seguir luchando para construir un mundo nuevo porque, dijo, este se está desquebrajando.

María de Jesús Patricio fue acompañada por las concejalas del CIG y de Araceli Osorio en una marcha rumbo a Rectoría | CIMACFoto: César Martínez López

Hermanadas y custodiadas por una cadena humana donde había estudiantes, sindicalistas y sobrevivientes de violencia como las Mujeres de Atenco, Marichuy, Araceli Osorio y las concejalas del CNI, recorrieron Ciudad Universitaria hasta llegar a Las Islas, donde la comunidad estudiantil las esperaba en una fiesta de música y candor político.

Con el fondeo previo de una canción interpretada por Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacuba, en medio de tambores, el sonido de los cuernos, el coro “Marichuy hoy nos dice: Otro mundo es posible”, la vocera llegó a Las Islas y subió al templete, siempre acompañada por Araceli Osorio.

Llegada la noche, tras las palabras de concejalas y activistas, Araceli tomó el micrófono para decir que lleva tiempo sin creer en las autoridades y en las instituciones que le dicen que Jorge Luis González Hernández no asesinó a su hija, que sólo miró cuando ella se suicidó, y enfatizar que confía cuando los pueblos originarios le dicen que otro mundo es posible: “Yo le creo, compañera”, afirmó.

Marichuy a su llegada a Rectoría | CIMACFoto: César Martínez López

Con la digna palabra, como lo mencionó la madre de Lesvy, se dirigió a la comunidad universitaria y les dijo: “A pesar de todo el dolor, este día hay esperanza y se ha sembrado en mi corazón, y considero, que en el de muchos de ustedes. No estamos solos, no estamos solas”, por eso convidó a tomar la vida como una forma de resistencia.

Tras los gritos de “Ni una más, ni una asesinada más”, que prácticamente sólo repetían las mujeres, y como repuesta, cuando Marichuy tomó la palabra, repitió que el CIG no ha dejado de estar atento a las rabias y los dolores como el de Lesvy Berlín, asesinada en Ciudad Universitaria.

“A ellos, a ella, a sus familias les manifestamos nuestro acompañamiento sincero y humilde que no es de coyunturas políticas y menos electorales. Tengan por seguro que la memoria es la virtud de las comunidades y pueblos del CNI, por lo que estamos y estaremos hombro con hombro con ustedes”, mencionó.

VER LA GALERÍA FOTOGRÁFICA COMPLETA AQUÍ

Convencida de que otra forma de gobernar es posible aun cuando lleva 7 por ciento de las firmas requeridas para conseguir la candidatura independiente, dijo: “Tenemos dolor y rabia por la impunidad ante miles de feminicidios, por la violencia sistemática que día con día vivimos las mujeres del campo y las ciudades y que nos hacen decir ¡ya basta!, llegó la hora de las mujeres. Y no tengan duda, nosotras también vamos por todo”.

Aludiendo a la filosofía de los pueblos y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, Marichuy recalcó que su lucha y su apuesta es grande y es en busca de construir un México en el que las mujeres no falten nunca más en el camino y en los trabajos para sanar la patria.

17/AGM/LGL








ESTADOS
POLÍTICA
   Inicia segunda etapa de gira para recabar firmas
Construir autonomías más allá del 2018: Marichuy-CIG
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Ángeles Mariscal
Cimacnoticias/ChiapasParalelo | Tuxtla Gutiérrez, Chis.- 10/11/2017

En la segunda etapa de su gira para recabar firmas que le permitan obtener la candidatura independiente al gobierno de México, María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, e integrantes del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) al que representa, plantearon que su objetivo es construir y articular a lo largo del país comunidades autónomas, proyecto que está más allá de las elecciones de julio de 2018.

La vocera indígena nahua, quien apenas en octubre pasado recorrió la zona de influencia el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en donde ya se llevan a la práctica procesos autónomos de gobierno, desarrollo y educación, visitó esta ocasión la costa del estado y la ciudad de San Cristóbal de las Casas.

En este último lugar, frente a la Catedral de la paz, explicó que en el recorrido que emprende por México, llevarán “la palabra que nos han encomendado las comunidades (…) y si están de acuerdo, haremos una fuerte organización, no para aquí al 2018, sino más allá del 2018”.

Ante unas 4 mil personas que se reunieron, indígenas y no indígenas, reiteró la propuesta de organizarse entre grupos, comunidades y pueblos que deseen construir un sistema económico, de gobierno y sociedad anticapitalista. Consideran al sistema capitalista el causante de la desigualdad social, pobreza, violencia y corrupción que se vive actualmente en México.

“Sí podemos lograrlo, sí podemos hacerlo, si todos logramos poner algo de nuestra parte desde el lugar donde estamos”, dijo.

Uno de los integrantes del CIG, Nereo González López, indígena de Chiapas, al tomar la palabra puntualizó que “lo que se está buscando es formar una autonomía”, cuya construcción no dependa de la vocera Marichuy,  sino de cada una de las personas y comunidades que la integren.

“Cómo nos vamos a organizar, pues de manera así, autónoma. La invitación es que no esperemos que la compañera Marichuy nos va a solucionar el problema. Ella es nuestra vocera que llevará la voz del pueblo, más ella no es la solución. La solución somos todos.

Ella nunca nos va a dar la solución y arreglar nuestros problemas. No, nuestros problemas se van a solucionar solamente organizándonos”, reiteró el concejal.

Marichuy fue electa vocera del CIG, organismo del que hasta ahora forman parte más de 150 representantes de 63 pueblos indígenas del país. Este consejo fue formado a iniciativa del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el EZLN, y busca en este momento articular los movimientos de personas, grupos y comunidades rurales y urbanos.

Eligieron a Marichuy como su vocera y candidata para las elecciones de 2018, en las que desean participar de manera independiente a los partidos políticos, aún cuando su meta no es la elección en sí misma, sino la articulación y construcción de autonomías.

A fin de conseguir del Instituto Nacional Electoral (INE) el registro formal como candidata independiente a la presidencia de México, deben recabar 866 mil firmas de apoyo antes del mes de febrero.

17/AM/LGL

 








ESTADOS
POLÍTICA
   En noviembre inicia gira para recabar 866 mil firmas para su registro
Marichuy y CIG buscan “sacudir al país”, no ganar las elecciones
Marichuy, candidata y vocera del Concejo Indígena de Gobierno. Foto: Isaín Mandujano
Por: Ángeles Mariscal
Cimacnoticias/ChiapasParalelo | Tuxtla Gutiérrez, Chis.- 20/10/2017

Al cierre de la gira que la candidata a la presidencia de México, María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, emprendió a lo largo del territorio donde tienen presencia el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), los pueblos indígenas que la recibieron dejaron claro que lo que se busca no es el cargo, sino “sacudir al país”.

Marichuy y las y los integrantes del Consejo Indígena de Gobierno al que representa, cerraron la gira de seis días en la comunidad Oventic, ubicada en la zona tsotsil de Chiapas, y sede de los zapatistas en la región. Ahí, ante las miles de personas que se reunieron, la comandante Hortencia, del EZLN, planteó nuevamente el objetivo de la participación en el proceso electoral de 2018.

“No importa que los ricos y poderosos no reconozcan nuestro Concejo Indígena de Gobierno y a nuestra vocera. Para nosotros los y las zapatistas y muchos otros pueblos, la palabra y el oído y la mirada que valen son las del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera María de Jesús Patricio Martínez, porque ella, y ellas y ellos no buscan el cargo. Lo que buscan es llamar al pueblo de abajo a organizarse”.

Dijo que “no importa que gane o no gane la candidatura, o en las elecciones, lo que importa es que todas y todos nos organicemos, cada quien según su modo, su tiempo y su lugar donde vive, trabaja, lucha, resiste.

Antes, Marichuy había señalado: Es la hora de sacudir este país y agitar en cada rincón de él, de organizarnos en cada espacio, en cada barrio, nación y tribu, en cada ciudad, en el campo y en las ciudades”.

La candidata y vocera del Concejo Indígena de Gobierno dijo que el objetivo es organizarse y “de gobernarnos de acuerdo a nuestras formas propias, ejerciendo y tomando el destino en nuestras manos sin esperar a que otros lo hagan por nosotros”.

Ello a semejanza del EZLN, quien a los pocos meses de 1994, empezó la construcción de sus gobiernos autónomos, que ahora, 23 años después, están constituidos formalmente y funcionan de manera paralela a las instituciones oficiales.

Durante los encuentros que tuvo con personas mestizas e indígenas tojolabales, choles, tseltales, tsotsiles, tuvo predominio la participación de mujeres de la región, zapatistas y no zapatistas, quienes plantearon su situación particular y las acciones que han emprendido para lograr mejores condiciones de vida.

Marichuy hizo énfasis en el peso que tienen las mujeres tanto en la candidatura para la presidencia, como en los procesos organizativos que busca fomentar.

“Es la hora de las mujeres que luchan y se organizan por nacer su libertad, por nacer su patria nueva con justicia, por nacer un mundo nuevo de paz y diferente sobre las ruinas que el sistema capitalista y patriarcal van dejando por todos lados. Es el momento de que las mujeres nos organicemos sí, por el respeto de nuestros derechos, pero también por todos y por todas porque en nosotras está la fuerza para empujar esta enorme lucha”.

La candidata explicó que a partir del mes de noviembre continuará el recorrido por el país para recabar las 866 mil firmas que de acuerdo a los lineamientos del Instituto Nacional Electoral (INE), se requieren para suscribir su candidatura en el proceso electoral de 2018.

Antes, denunció que hasta el momento han tenido dificultades y trabas para este proceso, porque no ha funcionado la aplicación electrónica a través de la que deben suscribirse las adhesiones, y porque en las zonas indígenas la señal de internet es prácticamente nula.

Dijo que los detalles sobre su gira por el país los dará a conocer en los próximos días.

17/AM/LGL








ESTADOS
POLÍTICA
   Nuestra lucha será por la vida: Concejo Indígena
María de Jesús Patricio Martínez, vocera y candidata presidencial indígena
Marichuy, vocera del CIG y candidata independiente elegida para el 2018 a la presidencia de la república. Imagen de Chiapasparalelo.com
Por: Isaín Mandujano
Cimacnoticias/ChiapasParalelo | Tuxtla Gutiérrez, Chis.- 29/05/2017

“Aún con todas nuestras contradicciones, este movimiento va, pues a los pueblos a los que no debemos, pues si bien queremos estar en las boletas electorales en el 2018, nuestra lucha será por la vida, por la organización, para seguir existiendo”, dijeron miembros del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) al presentar y respaldar a María de Jesús Patricio Martínez, como la vocera y candidata independiente a la presidencia de la República.
 
Nahua de Tuxpan, el sur de Jalisco, donde nació el 23 de diciembre de 1963, la mujer indígena que cursó el bachillerato para dedicarse a la preservación de la medicina tradicional y la herbolaria, fue la elegida como la vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) por el Congreso Nacional Indígena y por la Comandancia General del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CG-CCRI) del EZLN.
 
“Pensamos que la compañera Marichuy, no se vende, no claudica y no se rinde, como ella se formó dentro del CNI, eso creemos”, dijo una de las mujeres del CIG al leer el pronunciamiento de la Asamblea Constitutiva.
 
Marichuy, como la conocen todos en el CNI y los zapatistas recibió el apoyo unánime de todo los presentes en ese gran salón en el que entraron más de mil 400 delegados de unos 58 pueblos indígenas, más unos 250 más representantes del EZLN.
 
En mayo del 2015, por preservar la medicina tradicional y la herbolaria, así como por su vinculación con las comunidades indígenas del país, el cabildo del Ayuntamiento de Tuxpan le entregó a Marichuy el Galardón al Mérito Tuxpanense, adscrita a la Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas de la Coordinación de Vinculación y Servicio Social de la Universidad de Guadalajara.
 
El galardón se le entregó en el área de Ciencia y Cultura, por su trabajo en la Casa de Salud con la medicina tradicional y la herbolaria.
 
Hoy Marichuy dirige la Casa de Salud Calli tecolhuacateca tochan, lugar para el ejercicio y desarrollo de la medicina indígena tradicional de la comunidad nahua de Tuxpan. La Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas (UACI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) desde hace 22 años apoya este proyecto, con el fin de atender a los enfermos con un esquema de salud comunitaria integral y que sirva como un espacio para la capacitación de promotores de salud indígenas de la región.
 
Actualmente la Casa de Salud Calli tecolhuacateca tochan se ubica en la calle Abasolo, número 57-A, en el barrio de El Cóbano, con un horario de atención de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 horas; y los sábados de 9:00 a 14:00 horas. Donde hasta hoy, ella personalmente atiende.
 
Pero su vida ha dado un giro radical al ser nombrada ahora la vocera del CIG y candidata independiente a la presidencia de la república por parte de los pueblos indígenas.
 
Aunque ella ni Carlos González, su esposo, quien también figura y destaca dentro del CNI, lo han dicho, sus hijos quedarán bajo resguardo de las bases de apoyo y mandos del EZLN en Chiapas, quienes lo cuidarán y le darán protección, pero sobre todo educación.
 
Previo a que se conociera su nombre, algunas ya vaticinaban que sería ella la elegida, pues pocas mujeres como Marichuy se han destacado dentro del CNI. Ella, desde el levantamiento armado del EZLN en 1994, ya estaba apoyando la causa zapatista. Participó en todos y cada uno de sus eventos la que ha convocado el grupo armado.
 
Fue ella la elegida para que, junto con los comandantes y subcomandantes zapatistas, tomaran el micrófono en la tribuna, tras su primera salida de los zapatistas de la Selva Lacandona y su gran marcha rumbo a la Ciudad de México. Fue en esa ocasión en la que destacó la comandanta Esther del EZLN.
 
Reconocida como una de las fundadoras del CNI, en su discurso el 29 de marzo de 2001 ante el Congreso de la Unión, Marichuy habló  en nombre de las mujeres indígenas de México.
 
Esa pequeña mujer menudita que siempre iba de un lado a otro en todos y cada uno de los encuentros y foros que el EZLN celebraba en el CIDECI-Unitierras de San Cristóbal de Las Casas, en Oventic, o en cualquier otro territorio o caracol zapatista.
 
Para los conocedores del zapatismo, no fue difícil saber que Marichuy será la ungida por el EZLN y el CNI, el domingo 28, cuando alrededor de las tres de as tarde salió humo blanco de ese gran auditorio.
 
Ausentes en ese auditorio pero presentes en otra cabaña cerca, dando seguimiento a cada detalle de la Asamblea Constitutiva, estaban el Subcomandante Galeano y otros mandos como Tacho, y otras personas de las que siempre se apoya en la vía civil, Jorge Javier Elorriaga y Sergio Rodríguez Lazcano.
 
El subcomandante insurgente Moisés encabezaba la plenaria de la Asamblea Constitutiva junto con Bettina Cruz Velazquez,  del pueblo indígena zapoteco e integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio, Santa María Xadani, Oaxaca.
 
Los miembros del CIG presentaron a Marichuy y señalan que más que una campaña electoral hará una campaña por la organización, por la vida, por la defensa del territorio. Que su misión será la articulación de los todos los pueblos y movimientos indígenas de todo el país.
 
Aunque no lo dijeron, sería algo similar a la “Otra campaña” que hizo el entonces Subcomandante Marcos o Comandante 0 por todo el país, pero la diferencia es que esta vez buscan aparecer en las boletas electorales en el 2018.
 
Marichuy dijo que llevará esta “gran responsabilidad” que le han encomendado el CNI y el EZLN, pero que para ello no está solo sino que cuenta con todo el respaldo de los miembros del CIG que son alrededor de 50 hombres y mujeres, todos de diferentes estados del país y de diferentes pueblos indígenas.
 
La próxima reunión para encontrarse todos será el 12 de octubre en territorio zapatista. Al igual que Marichuy, los nuevos concejales hicieron un llamado a todos los pueblos indígenas de México a sumarse a esta lucha antes que el capitalismo arrase y desaparezca a todos los pueblos originarios.
 
17/IM/GG








Subscribe to RSS - Concejo Indígena de Gobierno