Movimiento feminista

MUJERES Y SALUD MENTAL
DERECHOS HUMANOS
   MUJERES Y SALUD MENTAL
Los diferentes rostros femeninos de la Diversidad Sexual
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Alejandra Buggs Lomelí*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/05/2017

En el marco del Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia, deseo escribir sobre este importante, interesante y necesario tema, para contribuir a la visibilización y reconocimiento de las mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero y transexuales.
 
El 17 de mayo de 1990 la homosexualidad deja de incluirse en el catálogo de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud, y asimismo deja de aparecer en el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) y ahora DSM-V, en México es hasta 2014 que se celebra por primera vez el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, siguiendo un decreto publicado el 21 de marzo del 2014.
 
Queda entonces prohibida  toda forma de discriminación hacia una persona por su orientación sexual y/o identidad de género, a partir de ese momento, cada uno de los poderes federales e instituciones bajo su competencia tiene la obligación de llevar a cabo medidas de inclusión y políticas públicas contra la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia.
 
En México, desde 1975 y gracias a las acciones del Movimiento Feminista, a través de la realización de la Primera Conferencia de Mujeres en Taxco, Guerrero, se entrevió por vez primera la palabra lesbiana en la agenda pública y política, empezando a reconocer a la población lésbica. Es entonces cuando el Movimiento Feminista, Homosexual y Lésbico se consolida en el siglo XX, ante la violenta represión que se ejercía en ese tiempo.
 
Aún con esos avances, es en la Ciudad de México donde seguimos encontrando el mayor número de asesinatos por: lesbofobia, bifobia y transfobia, un dato alarmante es que de septiembre a octubre de 2016, en un solo mes, asesinaron a 10 mujeres transexuales, de acuerdo a investigaciones realizadas por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Copred).
 
El común denominador entre mujeres lesbianas, mujeres bisexuales, mujeres transgénero, mujeres transexuales, ¿cuál es?, es ser MUJERES.
 
Ser mujer en una sociedad donde se privilegia todo lo masculino es un riesgo, también para las mujeres heterosexuales.
 
Si a ser mujer le sumamos ser mujer con una orientación sexual y/o una identidad de género diferente a aquella que dicta la sociedad, ser de una determinada etnia, raza, religión o  clase social, no valorada por la sociedad, nos restan importancia como mujeres, hasta ser desdibujadas por la sociedad.
 
Como consecuencia, se nos dan insultos, golpes y somos asesinadas, por la violencia de género que nos lacera profundamente, violencia hacia lo que representamos y somos como mujeres.
 
La misoginia y la inequidad de género son factores determinantes para que las mujeres lesbianas sufran más violencia cuando son “percibidas” como lesbianas, o cuando expresan abierta y libremente su orientación sexual, afectiva y erótica.
 
Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), faltan denuncias significativas de los actos de violencia hacia mujeres lesbianas. Hasta ahora, lo reportado es que sufren violencia sexual y violaciones, es probable que con la terrible intención de “castigarlas” y “sancionarlas” por salirse de la “norma”.
 
También hay mujeres lesbianas que han sido víctimas de golpizas colectivas, atacadas con ácido e incluso internadas en “centros” que aseguran “modificar” su orientación sexual, a través de las terribles “terapias de conversión” o de “reorientación sexual”, que lo único que logran es dañar profundamente la integridad y dignidad de la mujer, afectando la salud emocional, ya que son una serie de métodos enfocados al cambio de la orientación sexual de homosexuales y bisexuales para convertirlos en personas heterosexuales o para eliminar o disminuir sus deseos y comportamientos homosexuales.
 
Para darnos una idea de lo delicado de esta situación experimentada por mujeres lesbianas, transgénero, bisexuales y transexuales, tomemos como parámetro un instrumento que refleja la realidad de muchos países en lo que a discriminación por orientación sexual e identidad de género, se refiere.
 
Este instrumento es la “Encuesta Nacional sobre Parejas Íntimas y Violencia Sexual” en los  Estados Unidos en 2010, que reflejó: 61.1 por ciento de mujeres bisexuales fueron víctimas de violencia sexual, física o acoso, al menos una vez en sus vidas, 43.8 mujeres lesbianas y 35 por ciento mujeres heterosexuales.
 
En México el 71.2 por ciento de mujeres transexuales y 74.7 por ciento de mujeres transgénero han sido discriminadas, pero de acuerdo con datos del Copred sólo el 4 por ciento de las mujeres transgénero y transexuales que han sido discriminadas y/o violentadas, denuncia.
 
Este panorama es reflejo de los efectos nocivos provocados a través de una sociedad conservadora y heteronormativa, porque a una sociedad así le asusta, y mucho, la feminización del hombre que disfrute y le de placer sentirse mujer, ser femenino y, si así lo desea,  usar tacones e identificarse más con la mujer.
 
Si una mujer lesbiana, bisexual, transgénero y transexual no se siente respetada y es discriminada, algunas de las consecuencias son las siguientes:
 
-Dificultad para desarrollar vínculos emocionales, afectivos y sexuales adaptados a sus verdaderas necesidades.
-Problemas de autoestima.
-Falta de autocuidados en la salud sexual que a veces llegan a la adquisición o transmisión del VIH.
-Aceptación de maltrato, a veces por parte de personas conocidas.
-Escasez de redes sociales de apoyo.
-Sobreesfuerzos por encajar en una relación heterosexual o en los modelos oficiales de feminidad y masculinidad según sea el caso.
-Depresión.
-Soportar burlas y agresiones constantes, especialmente en contextos académicos o de trabajo.
-Falta de información sobre cómo ejercer sus derechos.
-Falta de acceso a servicios de salud dignos y de calidad.
-Dificultad para realizar trámites.
-Falta de ambientes favorables y propicios para el pleno desarrollo y libre expresión de las mujeres lesbianas, bisexuales, transgéneros y transexuales, entre otras.
 
Necesitamos sensibilizar a toda la población,  en lograr el respeto a las diferencias, para poner un alto total a la violencia hacia las mujeres, son insuficientes lo hecho hasta ahora.
 
Cierro mi columna recordando las palabras de Agnes Torres, mujer transgénero torturada y asesinada en México en 2009, por su orientación sexual e identidad de género, y de quien la autoridad dijo que fue hallada sin vida tras haber sido asaltada y robada.
 
“Sueño con vivir en una cultura mejor, una cultura, donde la hospitalidad y el respeto sean los valores principales” #SiMeMatan, es porque sueño con lo mismo que Agnes Torres, y muchas mujeres lesbianas, bisexuales, transgénero y transexuales, queremos respeto y sobre todo la libertad de ser quienes realmente somos, como seres humanos… como MUJERES.
 
*Directora del Centro de Salud Mental y Género, psicóloga clínica, psicoterapeuta humanista existencial,  especialista en Estudios de Género.  Twitter: @terapiaygenero
 
 17/ABL/GG
 








ESTADOS
FEMINISMO
   Rumbo al XI Encuentro Nacional Feminista
Proponen en Acapulco una red nacional para fortalecer el movimiento
Imagen de Stefanía Marchina
Por: Itandehui Reyes Díaz, enviada
Cimacnoticias | Acapulco de Juárez, Gro .- 28/02/2017

Reunidas en pleno, más de 150 mujeres provenientes de por lo menos 15 entidades del país analizaron los avances y dificultades para construir un movimiento amplio y plural de mujeres rumbo al XI Encuentro Nacional Feminista 2017, que se llevará a cabo en noviembre próximo en la ciudad de Puebla.
 
Inaugurada por la Coordinadora Estatal Feminista Guerrerense, la Primera Reunión Preparatoria se desarrolló en el salón Dolores Olmedo del Centro de Convenciones. Silvana Galeana Valente, una de las anfitrionas, señaló que hasta ahora los mecanismos jurídicos no han sido eficientes en materia de acceso a la justicia para las mujeres, la violencia de género en el estado de Guerrero continúa siendo un delito menor.
 
POLÍTICAS
 
Respecto al poder público, María de Jesús Martínez Hernández subrayó que muchas mujeres han llegado a presidentas locales, regidoras, sin reconocer el trabajo de las feministas, ni conocer la perspectiva de género. De ahí la importancia de que, quienes lleguen a espacios de tomas de decisiones, tengan compromiso y perspectiva feminista.
 
INDÍGENAS
 
Genara Cruz Juárez, indígena huasteca de la sierra de Chicontepec, y María del Rocío Flores Librado, afrodescendiente, coincidieron en que se necesita la participación de las mujeres indígenas en el Encuentro Nacional, ya que “las que tienen acceso a estos espacios son mujeres de nivel alto, clase media, una mujer de comunidad gasta en transportarse para estar aquí, las desempleadas y las que no han estudiado también necesitan una agenda”, remarcó Cruz Juárez.
 
AVG
 
Del Colectivo Feminista de Xalapa, Ana María Campa García, comentó su preocupación por el desmantelamiento de los Derechos Humanos en la entidad veracruzana porque, a pesar de la declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) de noviembre pasado, no existe voluntad política para una coordinación integral entre todos los niveles de gobierno.
Respecto al tema de la AVG, la integrante de la Red Violeta Toluca, Yina Méndez Estrada, comentó que la AVG decretado en los 11 municipios no ha mostrado grandes avances, por el contrario, ha servido para pagar cuotas políticas.
 
Señaló que la sociedad civil está trabajando prácticamente sin presupuestos. Por su parte, Angélica Téllez Rojas de la misma entidad señalaron la importancia de dar acompañamiento a las familias de mujeres desaparecidas y víctimas de violencia feminicida.
 
Norma Andrade, activista de origen chihuahuense recalcó la importancia de compartir los liderazgos y respeto entre todas. Visibilizar el tema de la trata de niñas y adolescentes en el estado de Puebla y otras entidades, tendría que ser prioritario. Alertó que uno de los puntos de la AVG es la capacitación de funcionarios públicos con perspectiva de género que no se ha cumplido.
 
ECONOMÍA Y JUSTICIA
 
La vocera de la organización Mujeres Líderes en Progreso de Jalisco, Laura Orozco, destacó la necesidad de gestionar proyectos productivos para impulsar el empoderamiento económico en esa área, toda vez que muchas mujeres no pueden salir de la violencia por su situación de dependencia económica.
 
Mujeres de Puebla, San Luis Potosí e Hidalgo señalaron la simulación e insensibilidad de los respectivos Centros de Justicia para las Mujeres, pues remarcaron no atienden con una perspectiva feminista que apoye a la víctima. En Hidalgo, las activistas informaron que en su entidad se llevará a cabo un certamen de belleza para niñas, donde se les expone a estándares de belleza desde pequeñas.
 
MUJERES LESBIANAS Y TRANS
 
El bloque lesbofeminista remarcó la importancia de incluirlas en el ENF y explicaron que no es únicamente desde la diversidad sexual como quisieran ser incluidas: “las lesbianas desafíamos los mandatos patriarcales desde nuestros cuerpos, es necesario que nos reconozcan y nos miren a los ojos”, señaló Angélica Téllez Rojas. Por su parte, Mar Cruz explicó la problemática de algunas madres lesbianas a quienes se les niega la potestad de sus hijos e hijas debido a su preferencia sexual.
 
Silvia Susana Jácome, mujer transgénero, señaló la necesidad de impulsar protocolos para niñas trans en las escuelas y de impulsar la exigencia de impulsar que los feminicidios contra mujeres trans sean reconocidos como tales. Informó que el promedio de vida de una mujer trans en América Latina es de 40 a 55 años. Por su parte, la integrante de Las Constituyentes, Gloria Virginia Davenport, comentó como ejemplo positivo la experiencia de inclusión de las mujeres trans en el proceso de la Constituyente en la Ciudad de México.
 
PUEBLA
 
De parte de la comisión organizadora poblana, Harumi Honda Partida remarcó que en la entidad la problemática de las mujeres implica la violación de los DH y la violencia económica, así mismo el hostigamiento de las líderes que defienden las luchas contra el despojo territorial. Informó también que el año pasado murieron seis mujeres indígenas a causa de la violencia obstétrica.
 
FEMINISTAS
 
Enma Obrador, activista mexiquense, destacó que en todas las entidades hay tensiones y rompimientos en el movimiento feminista, señaló la importancia de hacer una red nacional para tener más fuerza como feministas.
 
Durante la tarde, la plenaria se conformó en grupos de trabajo donde se analizó el documento rector, mismo que priorizará las líneas temáticas del ENF.  Se acordó que la Segunda reunión preparatoria se llevará a cabo en la ciudad de Querétaro los días 13 y 14 de mayo.
 
El evento finalizó entre consignas y abrazos, así como una breve participación del grupo de música hip-hop Batallones Femeninas y la intervención de la poetisa Shimara Magaly.
 
17/IRD/GG








DESDE LA LUNA DE VALENCIA
DERECHOS HUMANOS
   DESDE LA LUNA DE VALENCIA
Preocupada y reafirmada
CIMACFoto: Archivo
Por: Teresa Mollá Castells*
Cimacnoticias | Ontinyent, Esp.- 14/02/2017

En las últimas semanas ando un poco preocupada por el cariz que está tomando lo que para mí es la utilización interesada que se está haciendo del feminismo por parte de determinados sectores sociales.
 
Que el patriarcado se camufla para sobrevivir a cualquier precio es algo que ya he dicho en muchas ocasiones. Y hoy me reitero en ello.
 
Y precisamente mi preocupación actual viene de esa afirmación puesto que creo que, en su afán de camuflaje para su propia supervivencia, en esta ocasión el patriarcado se ha disfrazado para infiltrarse y así intentar apoderarse incluso del término “feminismo”.
 
Cuando se es feminista, al menos yo creo que, necesariamente, se ha de ser incluyente y se ha de buscar la igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos sociales. Se ha de denunciar la utilización e instrumentalización que se hace del cuerpo de mujeres y niñas por parte del patriarcado. Se ha de luchar ferozmente contra los asesinatos de mujeres y criaturas por parte de asesinos machistas. Se evidencian todo tipo de desigualdades en todos los ámbitos para intentar que se vayan corrigiendo. Se reivindica una nueva cultura no patriarcal que no someta a mujeres y hombres a un papel heteronormativo incluso antes de nacer y que marque nuestras vidas. Se intentan cambiar los espacios simbólicos para crear otros más inclusivos y más igualitarios. Se pone el acento en los orígenes de esas desigualdades para intentar corregirlos. Se investiga el papel de las mujeres que siempre han sido ocultadas en la historia. Y una larga lista de temas que necesariamente han de ser corregidos para alcanzar esa ansiada igualdad real entre mujeres y hombres.
 
Pero en su afán por mantenerse vivo, el patriarcado, a través de algunas personas (hombres, pero también mujeres) está utilizando un lenguaje lleno de expresiones de parte del discurso feminista retorcidas hasta el límite para justificar su nuevo disfraz.
 
Su objetivo se alcanza cada vez que consigue dividirnos a las mujeres y, sobretodo, a las feministas. Cuando nos peleamos tanto en público como en privado. Cuando cuestionamos el feminismo de “las otras” e incluso de algunos "otros", intentando imponer el nuestro. Cuando, incluso, llevamos nuestras disputas a las redes sociales y denunciamos hasta su cierre el perfil o las páginas de compañeras o de grupos de compañeras porque piensan de forma distinta a la nuestra. Cuando la SORORIDAD, esa hermosa expresión, se queda vacía en aras a intereses no siempre confesables.
 
En estos momentos violentos y tan complicados, tenemos abiertos debates variados y a cuál de ellos más delicado. Por esa misma razón es más necesario que nunca el pacto entre nosotras para reflexionar conjuntamente, desde el respeto a las diversidades pero sin cuestionamientos a priori sobre quienes tienen o no la razón, con tolerancia y con respeto. Y, por supuesto, sin ataques personales ni denuncias explícitas o implícitas a las compañeras o compañeros que piensan y viven su feminismo de otro modo.
 
Nuestro enemigo es el patriarcado. Es ese sistema opresor y gran aliado del capitalismo a quien debemos combatir con todas nuestras fuerzas, puesto que es quien nos somete y nos veja. Nuestras energías deben encaminarse a desmontar las estructuras de ambos para cambiarlas y llenarlas de humanismo feminista.
 
Estamos perdiendo un tiempo precioso intentando demostrar quién está en posiciones más feministas y ese tiempo lo necesitamos para llenarlo de discursos antipatriarcales.
 
Esas luchas intestinas debilitan el movimiento feminista en sus postulados. Y entre ellos el de las tres equis: Equivalencia, Equipotencia y Equifonía. O, lo que es lo mismo, deberíamos dar el mismo valor, el mismo poder y el mismo peso a las voces de TODAS las mujeres por igual. Haciendo lo contrario le hacemos el juego a nuestros enemigos comunes: patriarcado y capitalismo.
 
Y, al menos para mí, el feminismo es lo más antagónico a la homogeneidad de pensamiento. Por tanto no pretendo ni aleccionar ni decir que debemos pensar del mismo modo. Pero creo que el objetivo debería ser el mismo, aunque cada cual recorra su camino como mejor crea que debe hacerlo. Pero con lealtad hacia el resto de caminos de las compañeras que buscamos el mismo objetivo: Desenmascarar y desmontar al patriarcado.
 
Me entristece mucho el cuestionamiento perpetuo, el cainísmo, las expresiones que tanto en público como en privado se hace de quienes piensan de forma diferente a la nuestra.
 
Me duele en el alma el sectarismo que encuentro en determinados espacios que se acaban convirtiendo en excluyentes. Egos y orgullos que expulsan opiniones diferentes. Competencias desmedidas por demostrar no se sabe muy bien qué. Verdades absolutas que no admiten ningún matiz. Y otras actitudes que estoy observando ( e incluso sufriendo) en los últimos tiempos y que me llevan a pensar que, quizás ya esté dentro ese monstruo llamado patriarcado y que la tan ansiada sororidad no sea más que una quimera a la que seguir aspirando.
 
Estoy preocupada pero no vencida. Estoy preocupada pero al tiempo me ocupo en decir lo que siento, pienso y veo a mi alrededor y dentro del ámbito feminista. Y lo que me preocupa no es que haya diferentes y todas ellas lícitas maneras de vivir y sentir el feminismo. Lo que me preocupa son las actitudes excluyentes.
 
Quiero suponer que esta reflexión que hoy me hago se la habrá hecho más gente. Pero para mí, escribir es, en muchas ocasiones, expulsar mis propios demonios. Y hoy lo necesitaba. Necesitaba expulsarlos poniéndoles nombres y así exorcizarme para volver a cargarme de la necesaria ilusión y energía positiva para continuar mi militancia feminista y de denuncia al patriarcado en todas sus formas.
 
Escribir me sirve como terapia, lo he dicho siempre. Pero además y en momentos como hoy me sirve como elemento que reafirma mi compromiso feminista radical o, lo que es lo mismo, mi compromiso feminista de raíz.
 
tmolla@telefonica.net
 
* Corresponsal, España. Comunicadora de Ontinyent.
 
17/TMC/GGQ








NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   El objetivo es proteger a las mexicanas y erradicar la violencia de género
Modifican 26 veces la Ley General de Acceso de las Mujeres
CIMACFoto:César Martínez López
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 30/12/2016

En febrero de este 2016 se cumplieron ocho años de la entrada en vigor de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), instrumento normativo que fue modificado al menos en 26 ocasiones para proteger a las mexicanas.
 
La Ley es considerada como uno de los avances fundamentales para combatir la violencia de género. Tiene por objeto establecer la coordinación entre la Federación, las entidades federativas, la Ciudad de México y los municipios para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.
 
Un estudio sobre la evolución e impacto de esta Ley General fue elaborado por el Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG) de la Cámara de Diputados, se destacó que en ocho años esta norma fue modificada en 26 ocasiones para mejorar su eficacia.
 
La Ley General impulsada por ex diputadas federales como Marcela Lagarde y de Los Ríos, Martha Lucía Micher Camarena y Angélica Rivera de la Peña, fue apoyada por un movimiento feminista y después de un proceso parlamentario se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 1 de febrero de 2007.
 
Desde entonces, el CEAMEG destacó que las reformas y adiciones como la que entró en vigor el 14 de junio de 2012 cuando se sumó el artículo 21 de la LGAMVLV, se detalla en el párrafo que: “En los casos de feminicidio se aplicarán las sanciones previstas en el artículo 325 del Código Penal Federal”.
 
Este agregado se hizo porque el Congreso tipificó el feminicidio como delito a quien prive de la vida a una mujer por razones de género, lo que se caracteriza cuando la víctima presenta signos de cualquier tipo de violencia, ya sea sexual, mutilaciones  o lesiones y si el cuerpo fue arrojado en un lugar público.
 
Otra modificación se hizo el 15 de enero de 2013 para establecer en el artículo 28 que: “las órdenes de protección de emergencia y preventivas tendrán una temporalidad no mayor de 72 horas y deberán expedirse dentro de las 8 horas siguientes al conocimiento de los hechos que las generan”.
 
También el 4 de junio de 2015 se adicionó al artículo 46 Bis para que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) impulse acciones que propicien la igualdad de oportunidades y la no discriminación de mujeres y de hombres en materia de trabajo y previsión social; así como orientar a las víctimas de violencia laboral.
 
Otras de las bondades de esta norma es la figura de “Alerta de Violencia de Género”, mecanismo para implementará acciones de emergencia cuando la violencia no es controlada efectivamente por el Estado; y la obligación de la Federación y de las entidades de tomar medidas presupuestales para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.
 
El recuento del CEAMEG no hace un análisis del funcionamiento de la ley pero diferentes organizaciones civiles como el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y las agrupaciones que acompañan a mujeres víctimas de violencia han insistido en la necesidad de que instituciones y funcionarios cumplan con la LGAMVLV.  
 
16/AGM/KVR








INTERNACIONAL
FEMINISMO
   Enfrenta represión sutil
El movimiento feminista es de disidencia: Marta Mato
Por: Andrea Momoitio*
Cimacnoticias | Bilbao, Esp.- 15/09/2016

En un capítulo de la obra colectiva ‘Defender a quien defiende’, Marta Mato analiza la represión que sufre el movimiento feminista en el Estado español. Charlamos con ella sobre las estrategias de resistencia de las activistas que hacen frente al Estado y a los roles de género con fórmulas revolucionarias.
 
- Andrea Momoito (AM): ¿Es el movimiento feminista un movimiento represaliado?
 
- Marta Mato (MM): Sí, pero la represión no está muy visibilizada. Los movimientos anarquistas y libertarios, y en menor medida el movimiento ecologista, aparecen siempre como paradigma de la represión. A pesar de que es un vector central en los nuevos modelos de lucha política en la calle, pocas veces aparece en los medios la represión específica que sufre. El caso de la capilla de Somosaguas, por ejemplo, se ha hecho tan público por Rita Maestre. Incluso en los espacios en los que se habla de represión se ignora el feminismo como movimiento represaliado y eso es una manera de no reconocerlo como una lucha fundamental.
 
- AM: ¿Tiene alguna especificidad?
 
- MM: No sólo se trata de la violencia política ante la voz que diside, sino que también es una violencia contra los cuerpos de las mujeres. Hay un video del primer aniversario del 15M, en el que se ve cómo se produce una carga brutal de los antidisturbios, algo a lo que nos acostumbramos entonces, y luego se ve cómo un policía coge a una tía, la neutraliza y la pone contra la pared. Él está detrás de ella en una postura de clara agresión sexual. Eso es un acto de discurso que pretende decir algo así: “Vamos a mantener el orden público controlando a la gente que protesta”, pero también: “Vamos a controlar a las mujeres y a disciplinar esos cuerpos que se atreven a cuestionar la dicotomía fundamental”.
 
Las mujeres somos eso a proteger, las que guardamos la esencia de las comunidades, la familia, el honor, la feminidad. En la teoría de la guerra, los hombres luchan para proteger el honor de sus mujeres y ganar significa conquistar el cuerpo de las mujeres del enemigo. Las activistas rompen esa dicotomía de alguna manera. Aparecen en el espacio público no como cuerpos a proteger por el orden público, sino como cuerpos amenazantes.
 
- AM: ¿Y ante qué represión se encuentran?
 
- MM: Se produce a partir de discursos entrelazados: las leyes, pero también los pequeños discursos de nada, pequeño discursos cotidianos; cómo te mira un policía municipal o lo que cuentan los medios de comunicación. Discursos que vienen de diferentes instancias, que están entremezclados y que se apoyan mutuamente. Todo esto provoca que estemos muy expuestas a la violencia de todo tipo.
 
- AM: Has analizado casos de represión al movimiento feminista en el Estado español, ¿qué te has encontrado?
 
- MM: El movimiento feminista es un movimiento de disidencia no sólo al orden político actual, sino también a los modelos de género que construyen la comunidad política. En el caso de la Eskalera Karakola, por ejemplo, cuando la Comunidad de Madrid empezó la burorepresión contra el espacio, siempre enviaban a hombres policías. Es un espacio no mixto y eso quiebra su propia lógica. El modo en el que la policía interpelaba a las integrantes del espacio era llamándoles “guarras” y “bolleras”. Podríamos considerar eso incitación a los delitos de odio. Tenemos que tenerlo en cuenta porque no sólo se trata de reprimir la protesta en términos generales, sino que estamos en un momento en el que se están protegiendo especialmente los roles de género que sostienen el orden neoliberal. Necesitan volver a los roles más tradicionales y rígidos.
 
- AM: ¿Para qué?
 
- MM: Se necesita para mantener el poder actual: la industria militar, para mantener el discurso del “enemigo exterior”, para los nuevos nichos de acumulación del capital. En un momento en el que el empleo es un espacio muy solicitado, porque el empleo no es real sino financiero, al sistema no le interesa que las mujeres compitan en igualdad de condiciones y prefieren que volvamos a hacernos cargo de la reproducción.
 
Las mujeres nos encontramos en un momento en el que asistimos a discursos contradictorios. Por un lado, el discurso neoliberal nos incita a ganar más y más dinero, a ser más exitosas; pero para ser sujetas de ese sistema tendríamos que disidir de nuestro rol de madre y esposa tradicional. Tenemos que ser exitosas, pero el marco político genera una metáfora de la mujer relegada al hogar, a la maternidad. Sólo hay que ver algunas propuestas legislativas: el intento de reforma de la Ley del Aborto de Gallardón, la negación del acceso a la reproducción asistida para las lesbianas y mujeres solas, o muchas sentencias judiciales. Además, intentan continuamente acallar las voces de las mujeres que estamos proponiendo un modelo radicalmente distinto, que no estamos dispuestas a sostener el peso de la crisis en silencio.
 
- AM: ¿Qué tipo de modelos de género son convenientes en esta nueva etapa de deriva autoritaria de los Estados?
 
- MM: Hacen falta unas metáforas de género específicas que son mutuamente constitutivas. El género y el lenguaje de la violencia se crean entre sí. Para tener violencia se necesitan conceptos y modelos de masculinidades hegemónicas y militarizadas. La propia existencia de esas masculinidades hace que existan los estados represivos, las guerras… La gente que se quiera preocupar por cómo funciona la represión se tiene que preocupar por cuáles son las metáforas de género que están en la base de todas las instituciones de violencia: el Estado en todos sus sentidos, el poder judicial, la industria militar.
 
Pero mientras se propugnan roles de género más tradicionales, el movimiento feminista cada vez es más fuerte…
 
El intento de reforma de Gallardón fue un momento de construcción de feministas muy importante. El 15M supuso un momento de pedagogía general de nociones básicas feministas también muy potente donde se consiguió que mucha gente, que no estaba vinculada al feminismo, se hiciese con conceptos como la sostenibilidad de la vida, que es una idea que la economía feminista trae de Centroamérica y Latinoamérica, donde las mujeres desde la precariedad se estaban organizando ante los ajustes de austeridad.
 
Muchas mujeres jóvenes están llegando al feminismo gracias a todas las leyes represivas que se están aprobando. El poder y la resistencia son siempre simultáneos, son choques de discursos. La resistencia genera poder y el poder, resistencia.
 
- AM: ¿Se está rompiendo el espejismo de igualdad con las más jóvenes?
 
- MM: No lo tengo muy claro porque habitamos micromundos. En el mundo grande hay informes sobre violencia de género entre la población más joven que asustan, pero cada vez hay más iniciativas y referentes. Empezamos a tener más modelos de mujeres disidentes de sus roles tradicionales, donde las jóvenes pueden verse representadas, y de ahí coger la fuerza para enfrentarse.
 
Hay que tener cuidado porque muchos de esos referentes culturales son superficiales y no nos ayudan a entender la raíz del sistema. Ya tenemos el matrimonio, ya tenemos Chueca, ya tenemos Pikara Magazine, la inseminación… ¡Ya está! No es verdad. El sistema se hace cargo de ciertas identidades superficialmente. Luego, además, para el neoliberalismo, la diversidad es una cosa que vende mucho. Vender especialidades. Se reconoce la categoría porque de ahí se genera un nicho de mercado de la hostia. El capitalismo rosa o la diversidad cultural de Lavapiés, por ejemplo.
 
- AM: ¿El Estado toma en cuenta al movimiento feminista?
 
- MM: Creo que le cuesta, porque no le interesa vernos como un lugar contestatario real y eso tiene que ver con cómo concebimos ser mujer en esta sociedad. Le interesa seguir manteniendo la idea que afirma que el poder está en los hombres. Es inconcebible que las mujeres amenacemos el orden público porque nuestro lugar no es lo público, es lo privado. Luego, el paternalismo.
 
Es muy interesante también analizar qué leyes utilizan para la criminalización del feminismo. No se aplican con tanta frecuencia los delitos de desobediencia o atentados contra la autoridad. En el caso de la capilla de Somosaguas, se les acusó de ofender los sentimientos religiosos. ¿Dónde nos sitúan? ¿Qué tipos de ofensas somos susceptibles de hacer? En una manifestación provida, al hilo del tema Gallardón, las compañeras de Guerrilla Abortista desplegaron una pancarta desde el escenario. ¿Cuál es el artículo de la ley de seguridad ciudadana anterior que utilizaron para empezar el proceso de burorepresión contra ellas? El artículo 23.4, que decía que es una infracción grave provocar reacciones violentas en el público.
 
Los cuerpos de mujeres activistas extrañan al orden público, son problemáticos y tienen que ser disciplinados porque protestan contra el orden establecido y porque rompen con la dicotomía de hombres que protegen y mujeres protegidas. Los feminismos son peligrosos, aunque hay una invisibilización, un no reconocimiento, un no darles importancia… pero van desde siempre a la raíz interseccional de los sistemas de opresión y se ponen a pensar muy profundamente en esto.
 
En el siglo XIX, ampliaron la visión de ciudadanía; en el XX hicieron de lo personal lo político; las marxistas hablan de la reproducción como un lugar de acumulación de capital; “las mujeres negras” hablan de la raza como el lugar desde el que se establecen las jerarquías del sistema-mundo; las feministas expertas en Relaciones Internacionales ponen en cuestión la propia idea de Estado. Son cuestiones muy profundas, que ponen patas arriba el orden social y lo hacen con métodos de lucha disidentes en sí mismos: desde el arte, desde lo lúdico, desde lo emocional…
 
- AM: ¿Eso hace que nos tomen menos en cuenta?
 
- MM: No nos quieren tener en cuenta. El 15M se apropia de lo lúdico, de lo festivo, del arte, de la expresión del cuerpo… De la sexualidad, no. Los feminismos sí que luchan desde la sexualidad también. Yo creo que ya empiezan a entender que esas formas de protesta son peligrosas aunque no sean una barricada o no se estén tirando piedras. Hoy se criminaliza todo porque saben que el feminismo lo está haciendo bien, que tiene maneras de protestar distintas a muchos niveles: lúdicas, artísticas, corporales. Claro que no tenemos tanta tradición de lucha en la calle con barricadas. ¡Eso es imposible! Las mujeres estábamos cuidando de los hijos.
 
- AM: ¿Qué te parecen las propuestas de realizar manifestaciones nocturnas con la idea de mostrarnos violentas y decir alto y claro que el miedo tiene que cambiar de bando?
 
- MM: A mí me parece fenomenal. Yo creo que hay mucho miedo porque asumimos la responsabilidad de parecer amigables, divertidas, poco beligerantes. No estoy de acuerdo con eso. No nos sirve sólo con ese modelo de protesta, pero, con esos actos, estamos diciendo: ¡Que somos peligrosas! No nos tratéis como un subsujeto político, como sujetos marginales. Somos un sujeto político central y si hay que entrar en conflicto, se entra.
 
- AM: ¿Crees que estamos preparadas para entrar en conflicto?
 
- MM: Ya estamos en conflicto. El movimiento feminista lo que quiere decir es que la calle es nuestra, que si siguen así vamos a tener que organizarnos. El problema es que nunca hemos tenido apoyo en el mundo grande. Si miras cuáles son las políticas contra la violencia de género… ¡Un par de anuncios! Eso no sirve para nada. Para dinamitar la estructura tenemos que generar algo mucho más potente: “Ante la duda, tú la viuda”. Eso deberían decirnos los poderes públicos. Es legítima defensa.
 
- AM: ¿Y podríamos luego apoyar a las mujeres que se vieran viudas?
 
- MM: Lo tenemos jodido a muchos niveles. Las feministas más porque estamos ante una estructura histórica de opresión. ¿Cómo no va a ser difícil que verdaderamente haya respuestas rápidas, multinivel, dentro del movimiento feminista? Para el activismo necesitas tiempo, condiciones y estamos en un momento de feminización de la supervivencia y la pobreza.
 
Las mujeres estamos en peores condiciones para hacer activismo. ¿Cómo nos vamos a organizar más mientras cuidamos a los abuelos, a las hijas, mientras convivimos con jefes autoritarios y sobrevivimos en trabajos parciales de mierda? Necesitamos estrategias a todos los niveles y eso es difícil: redes de defensa jurídica desde el feminismo para estar atentas a todos los discursos de género de los operadores judiciales.
 
Deberíamos tener gente en los juzgados que documente el trato machista, redes de alerta y de respuesta rápida para víctimas de violencias machistas… En los colectivos, en las universidades, en los puntos de encuentro para niños y niñas. Mujeres que estén formadas en lo jurídico; periodistas que lancen la alerta comunitaria, mujeres que pongan su cuerpo ante los juzgados, ante la policía.
 
- AM: ¿Hemos abandonado, de alguna forma, la lucha más directa desde que el Estado se ha hecho cargo, al menos a nivel formal, de la igualdad?
 
- MM: Pero es que las redes comunitarias informales ya no sirven. Eso ha desaparecido con la nueva faceta de la economía. Ahora el valor más privilegiado es el individualismo. Ha triunfado el neoliberalismo y priman más los derechos individuales que los colectivos. Ya no vivimos como vivíamos antes. Ya no vivimos en corralas ni tenemos un barrio en el que poder construir comunidad porque cada vez estamos más atomizadas y con una movilidad impuesta: buscar un lugar para ser un poco menos precaria.
 
Las redes comunitarias se han perdido. Federici y las feministas marxistas ya lo cuentan: con la llegada del capitalismo se pierden los lugares comunes y con su desaparición, estamos solas ante el peligro. Pero es que estamos atomizadas, precarizadas, habitamos muchos espacios a la vez… Puedes sentirte a salvo cuando vas a la asamblea, ¿pero en el curro? Estás a salvo en el curro, ¿pero en casa? Te sientes a salvo en la universidad, ¿pero en tu familia? Necesitamos muchas redes y muy conectadas entre ellas.
 
*Este artículo fue retomado del portal Pikara Magazine
 
16/AM/LGL








Subscribe to RSS - Movimiento feminista