Carmen Aristegui

OPINIÓN
   Lydia Cacho Plan b*
   
Los 32 estados con ciberataques a periodistas
Especial
Por: Lydia Cacho
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 21/06/2017

En febrero de 2005 nos reunimos un equipo de 22 defensoras de los Derechos Humanos, todas dirigíamos refugios para mujeres, niñas y niños víctimas de violencia extrema. Cuando saqué mi radio satelital y hablé de seguridad de las comunicaciones, de encriptar los datos de las víctimas, casi todas me miraron con aburrimiento.
 
En aquel entonces las medidas de seguridad que el periodismo me había enseñado a tomar por mi propia cuenta, después de tantas amenazas de muerte, parecían absurdas para la mayoría de colegas, hombres y mujeres.
 
No importaba de qué forma les explicara (por más simplificada que fuera), que las búsquedas de internet dejaban rastro, que todos nuestros correos electrónicos estaban intervenidos y los virus servían para robar carpetas de investigación enteras con nombres de víctimas, testigos y abogadas.
 
Gobernaba ya el PAN con Vicente Fox. Las viejas técnicas de espionaje del PRI se habían renovado gracias al acceso y uso cada vez más generalizado, de correos electrónicos y teléfonos celulares.
 
No una, sino varias veces, mis fuentes militares del área de investigación de la Fiscalía antidrogas perteneciente a la Procuraduría General de la República (PGR) me lo habían explicado: las y los periodistas y activistas por los derechos humanos estábamos, de forma natural, en las “listas negras” del centro de espionaje para la protección de la seguridad nacional, CISEN.
 
Las viejas prácticas con nuevas herramientas tecnológicas y mayor facilidad para acceder a nuestras llamadas eran facilitadas por el monopolio telefónico de Carlos Slim: Telmex y Telcel estaban al servicio del gobierno en turno.
 
No hacía falta una orden judicial para pedir la “sábana” de llamadas telefónicas de una o un reportero incómodo para un gobierno estatal o federal, bastaba que la PGR o el propio fiscal, luego Subprocurador, José Luis Santiago Vasconcelos lo pidiera: él mismo me lo confesó en una entrevista mientras yo escribía en 2004 el libro Los demonios del edén: el poder detrás de la pornografía infantil.
 
Periodistas como Blanche Petrich y Lucía Lagunes, reporteando por todo el país, o defensoras de mujeres como Lucha Castro en Chihuahua y las mujeres migrantólogas de Sin Fronteras I.A.P, todas eran espiadas sistemáticamente. Sus correos electrónicos eran desviados directamente al centro de inteligencia, que entonces tenía algoritmos mucho menos sofisticados para diferenciar la vida personal de la profesional.
 
Las llamadas telefónicas tanto de líneas que ahora llamamos “de tierra”, como de celulares, eran intervenidas a cualquiera que documentara con seriedad el movimiento zapatista, los femincidios en Ciudad Juárez, o el narcotráfico en Quintana Roo. El filósofo Luis Villoro era uno de esos tan espiados que los expertos se aburrían con sus llamadas poco interesantes. Él pertenecía a la generación de los que todo lo hablaban en persona.
 
Desde 2005, las y los más vulnerables a ataques personales basados en el espionaje de su vida privada han sido, sin duda, quienes viven en los 32 estados de la República, las y los activistas y reporteros de los medios regionales de provincia, considerados como enemigos de gobernantes de diferentes calañas, periodistas que han ido desgajando, poco a poco, los despojos de país que dejó el PRI y que los demás partidos han esquilmado hasta la saciedad.
 
En 2009 conocí a un famoso hacker que me invitó a participar en un grupo cerrado de especialistas de todo el mundo que tenía como meta detectar el alcance de la pornografía infantil, directamente vinculada a la trata de personas para detectar de dónde eran los niños y niñas y forzar a los gobiernos a actuar en consecuencia.
 
Internet era ya el medio idóneo para la transmisión de archivos que los pederastas compartían con diferentes programas, muy elementales comparados con los nuevos. Ya convivían de forma opaca en el ciberespacio lo ilegal con la legalidad.
 
Todavía para esas fechas la mayoría de colegas periodistas, famosas y desconocidos, incluido mi expareja, eventualmente director de un diario nacional, me respondían risueños ante la petición de usar mejores instrumentos tecnológicos para comunicarnos. Decían que no tenían nada que ocultar, sin entender el fondo del asunto.
 
Si bien es cierto que nuestro derecho a la privacidad se distingue claramente de aquél de los políticos que investigamos, porque aquellos cometen ilícitos contra la sociedad, pocas personas entienden la importancia del derecho a la privacidad y la dificultad de regularnos sin censurarnos o dejar que los dueños de la economía controlen las redes.
 
La discusión cayó siempre en oídos sordos, mientras los gobernadores comenzaron a comprar programas de espionaje cibernético y telefónico más sofisticado, no para asuntos de seguridad nacional, sino para saber quién investigaba sus cada vez más comunes vínculos con la delincuencia organizada.
 
Usaban esa información para exigir a los dueños de los medios que despidieran a reporteros, columnistas y conductoras de noticieros en los estados de todo el país; pruebas e historias sobran; las cosas se hicieron más evidentes cuando estas prácticas llegaron a los medios radicados en la Capital del país.
 
El espionaje se convirtió en un accesible instrumento de venganza directa y expedita, pero como antes los ataques les sucedían a periodistas y activistas de la sierra de Guerrero, Oaxaca o Chiapas, o a reporteras de Campeche, Tabasco, Yucatán, Durango o Coahuila, los medios nacionales casi nunca miraron dos veces. Los hackers eran, para la mayoría de colegas periodistas, personajes de película, geeks aislados, chicos que querían llamar la atención o héroes espías como Ed Snowden.
 
LOS ATAQUES
Para quienes advertíamos lo que venía en términos de seguridad personal, derecho a la privacidad e información, pero sobre todo por seguridad de las víctimas y de nuestras fuentes periodísticas, fueron años frustrantes.
 
El primer gran ataque que atestiguamos fue documentado científicamente y reconocido por expertos como John-Graham Cummings, Mathew Prince y Mathew J. Schwartz; sucedió en 2009, pero no fue sino hasta el 2013 en que el ataque más grande hasta entonces pasaría a la historia: se dieron embestidas DDoS (denegación de servicio) con picos de 300 giga bites por segundo, algo nunca antes visto.
 
En 2014 vimos los primeros de 400Gbps. Justo en esa época floreció la industria de la ciber-seguridad. Bancos y grandes empresas comenzaron a contratar a los pocos expertos en seguridad y protección de data. El cliente de una empresa que pagaba once mil pesos por proteger sus equipos, un año después comenzó a pagar 200 mil. Los expertos del NSA de Washington y los del HaMosad de Israel, se convirtieron en entrenadores de espionaje gubernamental al mejor postor. 
 
En 2014 Mathew J. Schwartz se refirió a los nuevos niveles de ciberataques con fines de espionaje virulento como un nuevo récord. Los ataques llamados WannaCry/WannaCrypt (quieres llorar/quieres encriptar) dejaron a los especialistas boquiabiertos.
 
Quienes empezamos a entender que el periodismo independiente daría su mayor batalla frente al viejo periodismo corrupto en las plataformas digitales en aquél entonces, buscamos formas de asegurar que nuestros medios estuvieran alojados en los servidores más seguros.
 
Los atacantes de medios con periodistas que de verdad hacemos un trabajo ético, no eran los hackers aburridos, ni los cibernautas defensores de la transparencia, estaba claro que desde que los ciber-espías del gobierno británico y los del Israelita habían perseguido a los Anonymous usando programas especializados, varios expertos miraron con ambición a una creciente industria para vender herramientas de espionaje y de protección; es decir crearon el virus y la medicina para curarlo temporalmente.
 
Anonymous ganó fama luego de que lograra su primer Tango Down (cuando tiras un servidor) como acción política. Aunque ya en junio de 2013, el ex agente de la CIA, Robert Snowden había hecho pública la existencia y uso gubernamental de los programas PRISM y XKeyscore que el gobierno usaba desde la agencia de seguridad nacional (NSA) para espiar a políticos, periodistas y activistas, las y los colegas mexicanos siguieron su camino mientras pequeños grupos especializados dialogaban sobre el derecho a la privacidad, acceso a la información y el ciber-espionaje gubernamental.
 
EN MÉXICO
 
En los últimos tres años, en México, documentamos periodísticamente una decena de reportajes de los ataques DDoS NTP a medios electrónicos justo cuando salieron, o estaban por salir, reportajes sobre gobernadores de diferentes estados o contra los aliados presidenciales y el mismo Peña Nieto.
 
Ya desde el 2007 (es decir, hace 10 años) la PGR tiene denuncias de periodistas, entre ellos dos mías, con evidencia científica que demuestra que usaban los teléfonos de nuestros familiares para desviar llamadas, amedrentarnos y hostigarnos, así como el uso ilegal de nuestros correos electrónicos para manipular información personal a fin de desacreditar nuestras investigaciones.
 
Los refugios para víctimas están hackeados para bajar información, una y otra vez expertos amigos han ayudado a rescatar los servidores de Organizaciones de la Sociedad Civil hackeadas, casi siempre, por los servicios de espionaje de los gobiernos locales o del federal en casos de quienes ayudan a víctimas migrantes.
 
La aparición de los teléfonos inteligentes, de la mano de la popularidad de las redes sociales, han terminado con la privacidad que conocimos antes de los años noventa. Ellos crean la tecnología, los virus y la cura para la enfermedad; el negocio perfecto creció frente a la mirada de millones que daban por sentado que no había nada que perder perdiendo la privacidad.
 
Ya sabemos, por la notoriedad y credibilidad de Carmen Aristegui y un par de activistas más, que el gobierno federal compró Pegasus y en lugar de utilizarlo para investigar y encontrar a los líderes de la delincuencia organizada, espía a periodistas, activistas y sus familiares con recursos de nuestros impuestos.
 
Lo que no sabemos es en manos de quién queda esa información, pues los vínculos de la delincuencia organizada y los servicios de espionaje (Inteligencia es un insulto) son cada vez más evidentes y sólidos. Peña Nieto y Osorio Chong hacen exactamente lo mismo que hizo con más de un centenar de periodistas, intelectuales y activistas Felipe Calderón, con Genaro García Luna y el programa FinFisher/FinSpy.
 
LO QUE SIGUE
 
Lo que sigue ahora es lo verdaderamente trascendental: poner sobre la mesa la auténtica discusión de cómo las universidades que enseñan a jóvenes el desarrollo y uso de TICs dejaron fuera la ética; por qué centenares de millennials privilegiados están dispuestos a trabajar para destruir la libertad de información, entrometerse en la vida de las y los periodistas y activistas que se juegan la seguridad y la vida por el país y la democracia.
 
Debemos entender que en la medida en que la sociedad logró avances legales en pro de la transparencia, la necesidad de ocultamiento que tienen los gobiernos es directamente proporcional a nuestra capacidad para exigir legalidad e imponer una cultura de justicia y acceso a la información. El espionaje es una oleada desventajosa contra los avances efectivos que han provocado periodistas y activistas.
 
Debemos preguntar por qué los congresos de los estados aprueban los recursos para el manejo de Community Managers de los gobiernos que en realidad operan como espías, saboteadores de medios, creadores de FakeNews, bots y trolls que operan para desactivar los procesos democráticos y el acceso a las verdades periodísticas, tal como hemos demostrado con pruebas plenas al menos en Quintana Roo.
 
Quienes sonreían frente al tema de ciber-seguridad deben tomarse muy en serio lo que ya vimos y lo que viene; estamos en la era de la pérdida de privacidad, en un mundo que se divide entre quienes se informan en el ciberespacio y quienes no se interesan por esa vía de comunicación o carecen de acceso a ella.
 
La verdad es la verdad, no existen la pre-verdad ni la post-verdad. Estamos frente a una sociedad dividida, en que los derechos se pulverizan en la medida en que más gente joven decide habitar en el lado de la corrupción y el enriquecimiento ilícito devastador de la democracia, en el que la violencia concreta se ha volcado en un mundo aparentemente virtual al que hemos entregado nuestras vidas privadas, a través de herramientas cuyo uso desconocemos.
 
APRENDER
 
La gran batalla radica en evitar quedarnos en el enojo que provoca el espionaje, para movernos hacia la tarea de aprender a utilizar las herramientas con las que nos atacan, a nosotras y a nuestros hijos e hijas; tomar en serio el uso de las tecnologías para las labores socialmente útiles como el periodismo, la defensa de los derechos humanos y la educación.
 
En la era de la superficialidad de la estética tecnológica debemos ir a contracorriente tras la ética del conocimiento, porque nuestro instrumento fundamental es el cerebro, lo demás es, por ahora, sólo herramientas que dependen de nuestras decisiones. Conspiremos pues; para los que no tienen a la mano Google, viene del latín spirare-conversari: respirar juntas el mismo aire de libertad, para evitar la autocensura.
 
* Plan b es una columna cuyo nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.
 
17/LC/GG








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   ¿Espiaron a periodistas asesinados?, cuestiona Aristegui
Peña, obligado a explicar espionaje contra periodistas y personas defensoras
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 19/06/2017

La periodista Carmen Aristegui y los defensores Mario Patrón, Juan Pardinas y Salvador Camarena denunciaron que ellos, junto con otros activistas, fueron asediados con un intento de hackeo en sus teléfonos móviles a través de Pegasus, un programa de espionaje adquirido por el Gobierno mexicano.
 
Acompañados por la directora de Artículo 19, Ana Cristina Ruelas: el director de R3D, Luis Fernando García; el director de SocialTIC Juan Manuel Casanueva; y el investigador de Citizen Lab, John Scott-Railton, el grupo de periodistas y defensores pidieron una explicación a Enrique Peña Nieto sobre este espionaje. 
 
La denuncia, que se basa en una investigación realizada por R3D, SocialTIC y Artículo 19, y apoyada por Citizen Lab y que hoy fue publicada en un reportaje en The New York Times, explica que la intervención de comunicaciones y acceso a equipos y sistemas de información de estas figuras públicas fue realizada a través del software que desarrolla la empresa NSO Group.
 
En conferencia de prensa en la Ciudad de México, la periodista  Carmen Aristegui, aseguró que Enrique Peña Nieto tiene que dar explicaciones sobre este ataque porque los agentes del Estado mexicano han utilizado los recursos para cometer ilícitos graves y acotó que no es casual que en los momentos más difíciles del Gobierno, lejos de dar respuestas institucionales, surjan los casos de espionaje.
 
La periodista dijo que no hay lugar a dudas que los agentes del Estado mexicano adquirieron esta tecnología y, de manera “alevosa e ilegal”, la usaron en contra de figuras que han sido críticas del desempeño gubernamental cuando salieron a luz matanzas y hechos de corrupción, algo que hoy se puede comprar con información técnica y científica.
 
PERSONAS ESPIADAS
 
Estos ataques se dirigieron al director general del Instituto Mexicano para la Competitividad, Juan Pardinas y a su esposa; a la periodista Carmen Aristegui y a su hijo Emilio (de entonces 16 años); al director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón y a los abogados de la misma organización, Santiago Aguirre y Stephanie Brewer.
 
También fueron víctimas el director de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Salvador Camarena, y los periodistas Carlos Loret de Mola, Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Sebastián Barragán y Alexandra Zapata.
 
Aristegui señaló que no es cortesía de Peña Nieto dar explicaciones, sino una obligación. Además afirmó que es inaceptable el espionaje como es inaceptable el asesinato de Javier Valdez y de la Miroslava Breach y los ataques a la prensa. Es por ello que alertó que no se sabe si los periodistas asesinados fueron espiados previamente, pero destacó que con estos hechos queda la sospecha. 
 
Aristegui mencionó que el Ejecito, la Procuraduría General de la República y el CISEN son quienes puedan usar esta tecnología y por ello pidió que “el jefe de todos ellos” salga a responder y decir qué hizo y qué hará con los videos, los contactos e información que “robó indebidamente” a través de este espionaje. “Explique usted, presidente Peña Nieto, de que se trata”, dijo. 
 
Durante la presentación de la denuncia, Mario Patrón destacó que el Centro Prodh fue espiado cuando trabajaba en la defensa de casos de violaciones graves a los Derechos Humanos que interesa al Gobierno federal, como la violación sexual de 11 mujeres en Atenco por parte de policías federales y estatales en 2006, caso que está en análisis en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
 
El Centro Prodh además litiga y acompaña casos como Tlatlaya, sobre una presunta ejecución por parte de militares y la desaparición de 43 estudiantes normalista, donde también se presume la participación del Ejército mexicano
 
Ante esto Patrón, quien dijo que ya preveía que eran víctimas de espionaje y preguntó si el Gobierno mexicano tiene la capacidad y voluntad de investigarse a sí mismo. Y por ello llamó a las instituciones a transparentar qué instancias usan este programa espía y a crear un grupo de expertos independientes que indague esta intromisión a las comunicaciones privadas.  
 
Los periodistas y defensores informaron que presentaron una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República y una solicitud de medidas de protección a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. 
 
17/AGM/GG
 








ZONA DE REFLEXIÓN
   ZONA DE REFLEXIÓN
Silenciemos la misoginia
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lucía Lagunes Huerta*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 18/04/2017

Desde hace 11 días la misoginia de un conductor se ha vuelto noticia y él, cómodamente sentado, disfruta la fama que le da el ser violento contra las mujeres.
 
Su nombre da 59 mil resultados en la web en menos de un minuto. Dos elementos son recurrentes en su biografía: haber sido líder del movimiento estudiantil en el año 1968 y sus declaraciones misóginas sobre la violencia sexual contra las mujeres y el acoso callejero.
 
Sus comentarios misóginos, basados en la ignorancia, el machismo y la vulgaridad emitidos al aire el 7 de abril, en la estación de radio de la máxima casa de estudio, generaron la indignación de muchas mujeres generó la respuesta inmediata de la UNAM al cancelar el programa Sentido Contrario por contravenir el espíritu de Radio UNAM al “normalizar la violencia contra las mujeres”, se explicó en un comunicado.
 
Lejos de haber perdido un espacio el ex conductor, Marcelino Perelló, ganó fama y micrófonos, tanto en la radio comercial como en los medios nacionales e internacionales que reproducen su misoginia palabras tras palabra, nota tras nota.
 
El fenómeno nos lleva a varias reflexiones: una, quién cuida en las radios universitarias los contenidos emitidos y, dos, cómo son seleccionadas las personas que colaboran en ellos.
 
El programa Sentido Contrario, del ex conductor Perelló, estaba al aire desde el año 2015, según los podcasts hospedados en la página de Radio UNAM; su corte era político y su conductor perfectamente identificado, con una duración  de hora y media.
 
Cómo es que Perelló ganó un espacio en la Radio Universitaria. Será que hasta el 7 de abril ocultó su misoginia y las autoridades universitarias desconocían el sexismo y la misoginia de Perelló.
 
Será que el declararse violador el 7 de julio de 2011 en su cuenta de twitter fue desconocida para las autoridades universitarias que nunca dudaron abrirle los micrófonos de la radio.
 
Vale la pena decir que en las radios de la Ciudad de México, hasta 2012, las conductoras de noticias ocupaban el 17.6  por ciento del espectro noticioso semanal, según una investigación hecha en ese entonces por el IMER, y cuando Carmen Aristegui aún contaba con su programa en la radio abierta. Hoy esa realidad ha cambiado en contra de las periodistas. El espectro radial está copado por conductores hombres, cuántos de ellos misóginos.
 
Otra reflexión tiene que ver porque la misoginia basada en la ignorancia se vuelve noticia durante 11 días, porque la violencia verbal de un ex conductor, ex líder estudiantil ocupa el espacio noticioso, cuando en Veracruz, por ejemplo, cada 36 horas una mujer es asesinada.
 
Veracruz que ahora está en el ojo informativo no solo porque el ex gobernador, Javier Duarte, está detenido en Guatemala, sino también porque esta entidad está en pleno proceso electoral.

Porque es tan fácil ganar micrófonos y fama por ser abiertamente violento contra las mujeres y porque la violencia contra las mujeres sigue siendo noticia sensacionalista.
 
Porque es tan fácil que los misóginos como Perelló sigan ganando, en lugar de perder, por ser violentos contra las mujeres. Silenciarlos es la respuesta, dejar de alimentar el ego  machista, que los convence que no tienen por qué retractarse y sí jactarse de su violencia.
 
Es urgente voltear a ver los efectos de la violencia contra las Mujeres, desde la grave violación  de Derechos Humanos que significa, para dejar de contar muertas y exigir a las autoridades acciones efectivas  y no sólo mediáticas.
 
La desinformación, la apología de la violencia contra las mujeres, la justificación de la violación a una menor de edad, no debe tener cabida en el periodismo.
 
*Periodista y feminista, Directora General de CIMAC
Twitter: @lagunes28
 
17/LLH/GG








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Lydia Cacho Plan b*
El rumor y la muerte de Aristegui
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lydia Cacho
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 13/03/2017

Hace unos días circuló masivamente la falsa noticia sobre el asesinato de la periodista Carmen Aristegui. Los primeros tuits, FB y un envío masivo de whatsapp a usuarios de Telcel mostraban la fotografía con la leyenda: “¡¡¡ULTIMA HORA!!! Muere Carmen Aristegui, en un acto de cobardía es acribillada por comando armado. COMPARTE ANTES DE QUE EL GOBIERNO LO BORRE”, adjunto el link al sitio dedicado a crear falsas noticias denominado www.elpoderdelsaber. Paralelamente salió una captura de pantalla en la que (supuestamente) el periodista Joaquín López Dóriga daba el pésame a la familia de Aristegui.
 
Supe que era falso y confirmé con Aristegui. Llevo más de 16 años investigando delitos cibernéticos, en especial a productores de pornografía infantil y, más tarde, el funcionamiento de trolls y bots. Llamé al maestro, un experto dedicado a proteger a periodistas, activistas y medios bajo ataques cibernéticos. Exactamente en cinco minutos pudimos desentrañar todos los datos primarios. En dos horas teníamos la información periodística y jurídicamente útil para una demanda ante la ciberpolicía y la Procuraduría General de Justicia.
 
El tuit originario salió del “usuario” @vooltrakkar que se autodenomina Aristegui de Metal. Él con bots y trolls sacaron mensajes masivos idénticos usando a López Dóriga como instrumento de credibilidad periodística (es pública la aversión de Televisa a Aristegui, por lo tanto, si López Dóriga daba el pésame debía de ser cierto; él confirma que falsearon el tuit). 
 
Encontramos que esos sitios web y perfiles de Facebook que nutren falsas noticias están registrados bajo el nombre de Alejandro Morales; habitante de Tijuana. Su fotografía (falsa) de registro es la de un piloto. Usa otros sitios para inventar rumores: sietealdia.com. y telodijeyo.com. En Facebook es elviejosabio.com Oficial.
 
Mezcla noticias falsas con memes y pensamientos positivos, obtiene seguidores y ataca cuando es preciso. Pero ¿por qué en este momento? La respuesta es sencilla: Josefina Vázquez Mota (JVM) anunció su candidatura a Edomex, y la fama de Aristegui enterraría la nota. Pero ¿quién querría hacerlo?
 
Buscamos la IP o huella digital 184.168.221.23 de la computadora original; hicimos búsqueda de registro del IFE que es DXCD Consulting. Son dos servidores asegurados en Estados Unidos, ambos en GoDaddy. Encontramos los datos de Alejandro Morales Jiménez, la dirección de su hogar, sus teléfonos en Tijuana, Baja California y la empresa en San Diego; aunque utilizó un Proxy Domain (o un desviador de dominio) lo encontramos.
 
Resultó que es un equipo dedicado a trabajar dando “consultorías” a grupos políticos, sea cual sea el color: el que paga pega, miente y destruye reputaciones. Ya hace años demostramos casos similares pagados por Borge y Duarte contra periodistas incluidos ataques a mí.
 
Los que pagaron por crear la falsa noticia son Jorge Camarillo y Armando de León; nos preguntamos ¿para quién trabajan? Los datos duros, la ruta del dinero y las huellas cibernéticas no mienten cuando hacemos periodismo profesional. Ambos personajes trabajan para Heriberto Félix, Ernesto Cordero y Juan Ignacio Zavala.
 
En nuestra investigación encontramos que son los mismos que en varias ocasiones mataron a Chespirito y a Chabelo para desviar la atención de noticias graves de ataques militares a civiles, hasta importantes datos aportados por investigaciones periodísticas de primer nivel.
 
Por estas razones el verdadero periodismo y, quienes tienen prestigio, son las fuentes confiables. Cada día más políticos y empresarios cultivan a cientos de millennials amorales que, por dinero, son capaces de cualquier cosa. La salida radica en fortalecer el periodismo y entender que el rumor no es noticia. Todos los que están detrás de ciberataques a periodistas y activistas tienen nombres y apellidos y, aunque crean que no, somos miles quienes sabemos encontrar sus huellas.
 
La ciberguerra de baja intensidad llegó para quedarse. Investigar y denunciar formalmente es la única salida.
 
Si esta semana encuentran rumores sobre mí, ya saben de dónde vienen y quién los paga. Ignórenlos, que el día que yo muera lo sabrán por periodistas de verdad.  @lydiacachosi
 
* Plan b es una columna cuyo nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.
 
17/LCR/GGQ








NACIONAL
POBLACIÓN Y DESARROLLO
   XXI Encuentro Iberoamericano-XVII Internacional
Mujeres en el arte, fuerza femenina para el cambio social, contra la violencia
Imagen retomada del portal comuarte.org
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 03/03/2017

Más de 300 artistas de México y del mundo participan en el XXI Encuentro Internacional y el XVII Iberoamericano de Mujeres en el Arte, del 1 al 24 de marzo en esta ciudad, con la temática Resonancia en acción, en el marco del Día Internacional de la Mujer y convocado por la Coordinadora Internacional de Mujeres en el Arte.  
 
Una segunda fase del Encuentro, en donde también habrá música, danza, teatro, literatura, foros y encuentros académicos, se realizará en Valparaíso, Chile, y en la Ciudad de México en el marco del Día Internacional de la erradicación de la violencia hacia las mujeres.
 
El objetivo, señalan las Mujeres en el arte, es que frente a la crisis política y cultural actual la comunidad internacional construya alternativas que fortalezcan la identidad cultural, disfrutando y promoviendo el arte como una herramienta de transformación social en busca de la equidad y la paz.
 
Las obras presentadas, dicen, son “para posicionamos frente a la subyugación de la mujer y de los derechos de los pueblos acordes con la Madre Tierra en cualquier parte del mundo”.
 
FRENTE A LA REGRESIÓN…
 
Mujeres en el arte, señala un comunicado, considera que “ningún credo, ideología o sistema político que ampare la discriminación de seres humanos debe ser tolerado, porque toda persona tiene derecho a la dignidad y a ser tratada en igualdad respecto a sus semejantes.
 
Afirma que en muchos rincones del mundo continúa la discriminación de las mujeres como parte esencial de códigos morales y normas jurídicas que amparan prácticas de opresión enraizadas en valores culturales ancestrales que deben ser denunciados y combatidos.
 
Incluso, dice, podemos hablar de regresión en algunos países respecto a los derechos de las mujeres donde el patriarcado es especialmente brutal. Regresión patriarcal que aspira a expandirse de la mano de prácticas hermanadas con credos e ideologías que están llevando a cabo una verdadera globalización del miedo.
 
Junto a ello, explican, están aquellos pueblos que secularmente han estado especialmente vinculados a la Madre Tierra, y siguen siendo testigos y víctimas de la destrucción de nuestro planeta,  en aras de un mal entendido progreso. Los valores ancestrales de estos pueblos, respetuosos con la Naturaleza, son una guía a seguir en estos momentos de globalización del caos ecológico y del miedo como arma de dominación.
 
… RESONAMOS
 
Por ello, afirman, las mujeres en el arte resonamos por medio de nuestra acción en el arte, resistiendo, deconstruyendo y reconstruyendo el discurso social, manifestándonos en contra de la normalización de toda expresión de violencia que, en el caso de las mujeres, se manifiesta en la violencia de género expresada poliédricamente en el seno familiar así como en otros ámbitos.
 
Violencia física, psicológica, marginación social, migración, trata, violaciones, desapariciones forzadas, feminicidios así como prácticas policiales y judiciales que implican la culpabilización de las víctimas.
 
Utilizando el arte, la espiritualidad, la vindicación constante y los instrumentos legítimos y legales en nuestras manos, lograremos un mundo en el que la globalización no sea un medio del patriarcado para dominar seres humanos, pueblos y naciones, sino de paz, equidad, igualdad y respeto a la Naturaleza.
 
Frente a la globalización del miedo, defenderemos nuestros logros, conquistaremos nuevos espacios, batallaremos la discriminación, señalan en su comunicado.
 
PREMIOS COATLICUE Y TLALTECUTLI
 
El Premio Coatlicue, máximo galardón que otorga la Coordinadora Internacional de Mujeres en el Arte,  desde el año 2000, se entregará  este año a la escritora Silvia Molina, a la bailarina Angélica Kleen y a la artista visual Aurora Zepeda. 
 
Y el Premio Internacional de Derechos Humanos Tlaltecutli se entregará a la caricaturista Cintia Bolio, a la luchadora social Olga Talamante y al sociólogo Edward J. McCaughan.
 
Las estatuillas son obra de las artistas plásticas Yolanda González (1961) y Catherine Gilbert (1969), herederas de la tradición alfarera del mundo prehispánico.
 
El premio Coatlicue ha sido recibido anteriormente por  la primera Directora de Orquesta graduada en el Mozarteum de Salzburgo, Isabel Mayagoitia, la compositora Consuelo Velázquez, la artista visual Leonora Carrigton, la escritora Elena Poniatowska, y a las periodistas Lydia Cacho y Carmen Aristegui, entre otras.
 
La entrega se realizará en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el 18 de marzo a las 12:00 horas.  
 
17/RED/GG 








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Entregan galardón a periodistas y se solidarizan
Jurado del Walter Reuter exige investigar allanamiento a oficinas de Aristegui
Especial
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/11/2016

El jurado del Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter, exigió un alto a la intimidación y persecución contra la periodista Carmen Aristegui Flores y su equipo de reporteros, quienes ayer denunciaron que el 13 de noviembre sus oficinas fueron allanadas.
 
En la décima entrega de este premio que se realizó la noche de ayer en la Ciudad de México, la periodista Lucía Lagunes Huerta dijo, a nombre del jurado, que el periodismo libre e independiente de Aristegui no puede ser perseguido, por lo que exigió que se garantice su integridad y la de su equipo.
 
El jurado, integrado por Lagunes Huerta, Marta Durán de Huerta, María Teresa Juárez, Beatríz Solís, Claudia Herrera Pahl, Gerardo Rodríguez, Leonardo Curzio, Gerardo Yong y Björn Lisker, también exigió a las autoridades capitalinas investigar quiénes son las autores del allanamiento.
 
Según la información que ayer difundió el portal Aristegui Noticias, el robo ocurrió el 13 de noviembre pero lo dieron a conocer esta semana luego de que la indagatoria fuera filtrada a dos medios de comunicación. En los videos de las cámaras de seguridad difundidos se ve claramente los rostros de dos sujetos, lo que puede ayudar a identificarlos.
 
Aristegui Flores, quien también preside el jurado del Premio Alemán, agradeció la solidaridad de sus colegas pero evitó hacer más comentarios toda vez que el caso se investiga en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.
 
Este año el concurso estuvo dedicado a la impunidad como foco de atención para el desarrollo democrático de México. El primer lugar lo ganó Arturo Ángel Mendieta con el reportaje “Las Empresas fantasma de Veracruz”  investigación sobre el desvío de recursos del gobernador con licencia, Javier Duarte, y el cual se publicó en el portal Animal Político.
 
El segundo lugar lo obtuvo Gloria Leticia Díaz Benítez con su trabajo “Historias del Infortunio” en el que relata la búsqueda de madres de desaparecidos, texto que se publicó en el semanario Proceso en diciembre de 2015. El tercer lugar fue para Humberto Padgett  por su trabajo “Plomo, Plata y Sangre” que se difundió en el portal SinEmbargo y donde expone la venta ilegal de armas.
 
En una conversación con Carmen Aristegui los galardones expusieron qué es para ellos ser periodistas en México. Gloria Leticia Díaz dijo que es un reto diario, vivir en una tensión cotidiana y al filo de la navaja. También afirmó que es buscar aportar algo para mover conciencias en un país que tiene como segundo nombre "impunidad".
 
Para Arturo Ángel Mendieta ejercer este oficio puede ser una tarea muy fácil si está en una sala de prensa o viajando con funcionarios, pero muy difícil si se es muy consciente del papel que se tiene. Así señaló que el periodismo tiene como función  garantizar que todas las personas gocen de la libertad de expresión.
 
Humberto Padgett por su parte dijo que ser reportero es la oportunidad de ser incómodo con los que se han acomodado con el desastre social del país. Aseguró además que hoy la impunidad es un gran aliciente entre políticos, empresarios y quienes sueñan con el poder.
 
16/AGM/LGL








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   “Buscaban datos o información” dice conserje en declaración
Filtran investigación de allanamiento a oficinas de Aristegui
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/11/2016

El domingo 13 de noviembre las oficinas donde se encuentra la redacción del portal informativo Aristegui Noticias fueron allanadas por sujetos desconocidos, quienes forzaron cerraduras, desmontaron puertas y se llevaron una computadora portátil con información relevante, así lo dio a conocer hoy ese medio de comunicación.
 
El hecho ocurrió hace 10 días pero la periodista Carmen Aristegui decidió no divulgar el allanamiento y robo para no afectar la secrecía de las investigaciones, no afectar el trabajo de la Procuraduría capitalina, ni entorpecer o poner en riesgo la indagatoria y sus resultados; sin embargo, decidió hacerlo del conocimiento público porque la investigación se filtró a otros medios de comunicación.
 
El allanamiento fue después de que el 28 de octubre el Juez Quincuagésimo Séptimo de lo Civil en la Ciudad de México condenara a la periodista por el prólogo que escribió para el libro “La Casa Blanca de Peña Nieto”. El juez consideró que la periodista se “excedió” en su derecho a la libertad de expresión e información, y que afectó la imagen de Joaquín Vargas Guajardo, presidente de MVS, quien en 2015 la despidió del espacio informativo.
 
Hoy, Aristegui Noticias difundió el video de las cámaras de seguridad donde se ve a dos de los individuos que ingresaron a la redacción así como a la de la Unidad de Investigaciones Especiales; de donde se llevaron una computadora portátil, la cual contiene información relevante de investigaciones en curso, aunque no se llevaron más equipo de cómputo.
 
De acuerdo con el portal de noticias, entre las 3 y las 6 de la tarde, cinco personas (dos mujeres y tres hombres), llegaron al lugar. Las mujeres se presentaron como vendedoras de suplementos alimenticios y dieron una bebida al conserje para drogarlo, luego le dieron un cachazo con una pistola y lo amarraron de pies y manos.
 
En su declaración ante el Ministerio Público, el conserje dijo que uno de los individuos que participó en el asalto y allanamiento le dijo que estaban buscando “datos o información”, sin especificar más.
 
Los administradores del inmueble presentaron la denuncia respectiva ante la Fiscalía Desconcentrada de Álvaro Obregón, de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, pero la periodista dio a conocer los hechos después de que este lunes la revista TV Notas y el periódico Récord, publicaran información de la indagatoria.
 
“Una vez que la cadena de custodia de los elementos que forman parte de la investigación y la reserva, a la que está obligada la autoridad, fueron rotas, Aristegui Noticias ha decidido dar a conocer lo sucedido y mostrar ante la opinión pública los videos que fueron entregados a las autoridades de la Fiscalía”, informó en el portal.
 
El procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza y el fiscal en Benito Juárez, Gustavo Omar Jiménez Escudero, se comprometieron con el grupo de periodistas de Aristegui a realizar una investigación interna para identificar al o los responsables de la divulgación de la carpeta de investigación.
 
El allanamiento a la redacción de Aristegui Noticias se dio cuando la periodista se encontraba en Washington para recibir el 14 de noviembre, el Premio Knight que otorga el International Center for Journalists por la investigación de “La Casa Blanca”, valuada en 7 millones de dólares, propiedad de Enrique Peña Nieto y su esposa, la actriz Angélica Rivera.
 
Justo el domingo 13 de noviembre, según denunció el equipo periodístico, en redes sociales surgió una campaña de desprestigio contra Aristegui acusándola de tener intereses con el empresario Carlos Slim y el lunes 24 surgieron amenazas en redes sociales aludiendo al robo de información del que fe víctima.   
 
Esta no es la primera agresión contra Aristegui. En 2008 la periodista fue despedida de W Radio. En 2011 fue despedida de MVS Radio por supuestamente preguntar si el entonces presidente Felipe Calderón tenía problemas de alcoholismo; en aquella ocasión logró un acuerdo con la empresa y fue reinstalada pero en 2015 nuevamente fue despedida, esta vez por participar en la plataforma Mexicoleaks.
 
Aristegui se suma a la lista de periodistas mujeres violentadas por realizar su trabajo. El informe “El Poder del cacicazgo: Violencia contra Mujeres Periodistas 2014-2015”, elaborado por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), contabiliza 147 atentados a la libertad de expresión de mujeres periodistas en 24 entidades del país, durante estos 2 años.
 
De acuerdo con este informe, la Ciudad de México es la segunda entidad -la primera es Veracruz- con más agresiones a mujeres periodistas; documentó que en 89.6 por ciento de los 147 casos registrados, los agresores eran personas con cargos públicos, de poder, o eran miembros del crimen organizado.
 
16/AGM/LGL








NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Periodista recibe galardón en Guerrero
Condecoran a Carmen Aristegui con presea “Sentimientos del Pueblo”
Foto: Guadalupe Cabañas
Por: Guadalupe Cabañas, corresponsal
Cimacnoticias | Chilpancingo, Gro.- 26/09/2016

La periodista mexicana Carmen Aristegui Flores, recibió en la capital guerrerense la presea popular “Sentimientos del pueblo”, reconocimiento otorgado también a las familias de los 43 normalistas desaparecidos de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, a Gilda Cruz Revueltas, nieta del escritor José Revueltas, y a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
 
Esta presea es otorgada a la par de la que entrega el congreso del estado el día 13 de septiembre de cada año. La condecoración popular se realiza desde el año de 2007 después de que la escritora Elena Poniatowska declinara la invitación hecha por el congreso del estado y pidiera que en su lugar se le otorgara  dicho reconocimiento a la trayectoria del doctor y luchador social Pablo Sandoval Cruz, por lo que la convocatoria se declaró desierta ese año.
 
Así fue como nació la entrega de la presea popular, “Sentimientos del pueblo”, que desde entonces se ha entregado a la periodista Elena Poniatowska Amor; al escritor Paco Ignacio Taibo II; a la hija del activista Rosendo Radilla Pacheco desaparecido por el Ejército en 1974, Tita Radilla Martínez.
 
La activista y ex senadora Rosario Ibarra de Piedra, el Obispo Samuel Vera López, el activista Javier Sicilia Zardain, esposas y familiares de los guerrilleros Génaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas, son otras personas que han recibido el reconocimiento.
 
En esta ocasión fue para la periodista Carmen Aristegui Flores, para las familias de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, a Gilda Revueltas y a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE.

Al recibir la presea, Carmen Aristegui la dedicó a sus compañeros periodistas que han sido perseguidos, desaparecidos censurados y asesinados | Foto: Guadalupe Cabañas

La periodista Carmen Aristegui cortó el listón de la cabina de radio ubicada en las instalaciones de Radio Universidad, misma que llevará su nombre, por lo que dijo sentirse emocionada y agradecida por el recibimiento de la ciudadanía de Chilpancingo.
 
“Gracias por esta cabina, el honor inmenso de que hayan tenido la iniciativa de poner este nombre, porque entiendo que es la forma que tienen para hacer valer la labor del periodismo, lo que significa la prensa libre y un periodismo crítico”.
 
“Estamos a unas horas del aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, de su desaparición que ha marcado la vida de Guerrero”.
 
Al recibir la presea, Carmen Aristegui la dedicó a sus compañeros periodistas que han sido perseguidos, desaparecidos censurados y asesinados, porque México, dijo, se ha convertido trágicamente en uno de los países que tiene mayor riesgo de ejercer la labor periodística,  y una democracia y un país libre no puede serlo sin contar con un ejercicio crítico e independiente”.
 
“Quiero dedicar esta presea popular a mis compañeros desaparecidos, censurados y asesinados en México, quiero decirles que esta batalla que podemos dar como lo hacemos en este encuentro es una batalla por todos nosotros y hay que seguirla dando, que este reconocimiento popular lo dedico a ellos y lo dedico desde luego a quienes están aquí, a estas familias, padres, madres, hermanos, amigos de los jóvenes de Ayotzinapa”, agregó.
 
Finalmente, la periodista pidió que se continúe exigiendo al Estado mexicano la presentación con vida de los normalistas y que cumpla con su mandato de impartir justicia.
 
16/LC/LGL








Subscribe to RSS - Carmen Aristegui