UNICEF

NACIONAL
INFANCIA
   México no logra frenar matrimonios infantiles, dicen ONG
“Niñas casadas” viven más violencia física y sexual
CIMACFoto: Anayeli García Martínez
Por: Sonia Gerth
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/11/2017

En 2015, se contabilizaron en México, más de 300 mil niñas, niños o adolescentes entre 12 y 18 años de edad que estaban casados o unidos informalmente. En total, 6.8 millones de mujeres se casaron antes de la mayoría de edad, advirtieron organizaciones civiles con trabajo en infancia.

Durante el Foro matrimonio infantil, dimensiones, causas y efectos realizado en el Museo Memoria y Tolerencia, las organizaciones no gubernamentales Save the Children, Oxfam y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señalaron que pese a que en 2014 entró en vigor la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece los 18 años como edad mínima para casarse, el matrimonio infantil continúa siendo un gran problema en el país.

México ocupa el último lugar de países de la OCDE en erradicar el matrimonio infantil, aseveró la Directora Ejecutiva México Save the Children, María Josefina Menéndez Carbajal.

EL MATRIMONIO INFANTIL DESTRUYE VIDAS

El matrimonio infantil afecta mucho más a las niñas que a los niños. En promedio, se casan 60 veces más mujeres menores de 15 años que hombres, y seis veces más mujeres de 15 a 17 años que hombres.

“Destruye el proyecto de vida de las niñas, porque quedan embarazadas, y salen de la escuela”, dijo la Experta legal en Género en el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará) Eva Villareal.

Según las organizaciones, la mitad de las niñas, niños y adolescentes que se encontraban casadas o casados en 2015, vivía en situación de pobreza; 73 por ciento había abandonado la escuela.

Las niñas y adolescentes que se casaron a temprana edad son mucho más expuestas a la violencia. Comparando este grupo con mujeres que se unieron después de la mayoría de edad, ellas sufren 49 por ciento más violencia física, y 68 por ciento más violencia sexual.

También existen los llamados “matrimonios por honor”. Mujeres menores de 18 años que luego de ser víctimas de violencia sexual, son obligadas por sus familias o la comunidad, a casarse con su agresor. El problema se da no solamente en zonas rurales, sino también en zonas urbanas, afirmaron las activistas.

ENFOQUE DE ACTIVISTAS ESTÁ EN MARCO LEGAL

Las expertas de las organizaciones confían en que la legislación contribuya para disminuir el número de matrimonios infantiles. Para María Josefina Menéndez Carbajal, de Save the Children, sí se notó un decrecimiento, con la entrada en vigor de algunas legislaciones en los estados.

“Eso lo vemos reflejado muy claro en algunas entidades donde la armonización de la Ley General en sus leyes federales fue muy rápida, por lo que sería preocupante la Acción de inconstitucionalidad de la Comisión de Derechos Humanos de Aguascalientes ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para permitir de nuevo matrimonios en personas menores de 18 años bajo la figura de dispensas o excepciones. Si no ganamos, puede ser reversible el hecho de la erradicación del matrimonio infantil. Sería un grave error histórico”, enfatizó.

Cabe recordar que en 2016 la Comisión de Derechos Humanos de Aguascalientes presentó una Acción de Inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para determinar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de la reforma al artículo 145 del Código Civil de Aguascalientes, que establece la edad mínima de 18 años para contraer matrimonio en dicho estado.

La acción está para su análisis, en las manos del ministro José Fernando Franco González Salas, y será sometida al pleno, aunque no hay fecha aún.

Hasta la fecha, los estados de Baja California, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro y Sonora permiten los matrimonios infantiles a través de dispensas. En Chihuahua, la edad mínima para casarse son 14 años para mujeres y 16 años para varones.

Cabe mencionar que Save the Children estima la cifra de uniones libres entre menores de edad mucho más alta que la de matrimonios formales. Pero no existen estudios exactos. Josefina Menéndez dice que ya están en charlas con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para tomar en cuenta datos más exactos sobre estas parejas en el próximo censo.

17/SG/LGL








INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Niñas no están matriculadas en escuelas
   
Malala visita Nigeria por crisis educativa de las niñas
Imagen retomada del portal de la revista feminista Tribuna Feminista
Por: la Redacción*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 20/07/2017

Durante su visita a Nigeria, la activista por la educación Malala Yousafzai se reunió el pasado 18 de julio con las niñas desplazadas por la crisis de Boko Haram.
 
Mientras estaba en Maiduguri, epicentro de la crisis en el noreste de Nigeria, Malala visitó a escolares en un campamento para familias desplazadas y alumnas de la escuela secundaria estatal de Yerwa.
 
“Nigeria es el país más rico de África, pero tiene más niñas fuera de la escuela que cualquier país del mundo”, dijo Yousafzai. “Los estudios son claros: educar a las niñas favorece la economía, la reducción de los conflictos y mejora la salud pública. Por estas niñas y por el futuro de su país, los líderes de Nigeria deben dar prioridad inmediata a la educación”.
 
Más de 2 mil 295 docentes han sido asesinados, 19 mil personas desplazadas y casi mil 400 escuelas han sido destruidas desde el inicio de la insurgencia Boko Haram en 2009. Tres millones de niños y niñas en el noreste necesitan apoyo para seguir aprendiendo.
 
Mientras que los 90 campamentos y asentamientos en Maiduguri albergan a miles de familias, más de las tres cuartas partes de las más de 600 mil personas desplazadas viven con familias, familiares o amigos en las comunidades de acogida, lo que supone una carga adicional para las escuelas locales.
 
Más allá de la crisis en el noreste del país, Nigeria contaba ya con la mayor cantidad de niños y niñas fuera de la escuela del mundo – en torno a 10.5 millones. De quienes están en edad escolar primaria que no están en la escuela, solo 5 por ciento la han abandonado: tres cuartas partes nunca pisarán un aula, y la mayoría son niñas.
 
En toda África occidental, 46 por ciento de los niños y niñas en edad escolar primaria que no acude a la escuela son nigerianos. A nivel mundial, uno de cada cinco niños y niñas no matriculados son de Nigeria.
 
“Haremos todo lo posible para que todos los niños y niñas puedan seguir aprendiendo. Creemos que la educación, especialmente para las niñas, es la forma más importante de traer esperanza, paz y prosperidad no solo para esta generación, sino también para las generaciones futuras” dijo Mohamed Malick Fall, representante de UNICEF en Nigeria.
 
UNICEF está trabajando en estrecha colaboración con el gobierno y sus aliados para ofrecer entornos de aprendizaje a los niños y niñas en el noreste del país. Solo este año, más de 525 mil han tenido matrícula en la escuela, se han establecido más de 37 espacios de aprendizaje temporal y se han distribuido cerca de 92 mil paquetes de material de aprendizaje para ayudar a la infancia a continuar su educación en Nigeria.
 
La respuesta educativa de UNICEF en el noreste del país continúa gravemente infrafinanciada, habiendo recibido solo 54 por ciento de los 31.4 millones de dólares (27.16 millones de euros) del llamamiento, manteniendo un déficit de financiación de 14.4 (12.45 millones de euros) millones de dólares.
 
*Este artículo fue retomado del portal de la revista feminista Tribuna Feminista.
 
17/RED








ESTADOS
DERECHOS HUMANOS
   Quedaron sin pertenencias
Abuelas y niños, bajo depresión post-sismo
Personas de la tercera edad que perdieron sus viviendas, no han recibido atención psicosocial | Ángeles Mariscal
Por: Ángeles Mariscal
Cimacnoticias/ChiapasParalelo | Tuxtla Gutiérrez, Chis .- 13/09/2017

Apoyada por un bastón, Doña Paula Ramírez Meza pasea por los restos de la casa en la que habitó durante más de 60 años. Intenta bromear con su hija, quien le ayuda a no resbalar en el piso mojado por la lluvia que cae del techo que ya no existe. Invariablemente su charla termina en llanto. Su llanto se agudiza cuando entra en lo que fue su habitación, un cuarto pintado de rosa, en el que sólo quedan restos de una cama y una imagen religiosa pegada a la pared.

 

“El baño empezó a hacer pa-pa-pa-pa-pa. ¡Ay Jesús, estaba despierta! Pido por favor que me ayuden, tengo 42 años de ser viuda. Solita yo… me da mucho sentimiento porque tanto que luché solita. Mis hijas dicen no llores mamita, pero sí lloro porque me costó mucho sudor de mi frente”, explica mientras se limpia las lágrimas con una orilla de su suéter.

 

Su vivienda es una de las más de 6 mil que quedaron destruidas por el sismo del 7 de septiembre. Ella se resiste a abandonar el lugar. No tiene paz. Sale a la calle y se sienta en una silla de plástico, entra a los restos de la vivienda, mira las paredes que están a punto de colapsar. Se sienta en un sillón que acomodó en un pasillo, junto a una televisión, camas y lo que pudo sacar de la vivienda.

 

“Si se tiran las paredes, que quede aunque sea un pedacito donde yo duerma. Pienso seguir adelante aunque yo este grande, aunque esté cholenquita de mis canillas, porque estoy enferma”.

 

A un par de calles vive Dominga Santiago Lázaro y su esposo Ismael, ambos personas de la tercera edad. Ellos heredaron la casa de la madre de Ismael. De esa vivienda no quedan sino pedazos de adobe regados. Ni un muro, ni un techo. Dominga toma las riendas de la conversación cuando explica sus necesidades. Ismael sólo mira al horizonte, se aferra a la mano de ella. No desea hablar. No quiere hablar. Desde que la casa donde nació se vino abajo, él decidió guardar silencio.

 

En las regiones afectadas por el sismo, cientos de personas de la tercera edad perdieron las viviendas construidas con el esfuerzo de toda una vida de trabajo. Ellos saben que muy difícilmente podrán volver a hacerse de otro hogar.

 

UNICEF RECOMIENDA ATENCIÓN PSICOSOCIAL PARA NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

 

Brenda tiene seis años y no quiere que la separen del televisor arrinconado en una esquina, bajo una galera de lámina. Cuando su madre intenta bajar el volumen del aparto, ella grita.

 

“La niña quedó muy afectada, cuando pasó el temblor se puso a llorar, Así se la ha pasado, solo la podemos distraer  con la televisión”, justifica su madre. Brenda no quiere salir a la calle. La escuela tampoco es una opción porque en Chiapas, desde el sismo del 7 de septiembre, los centros educativos permanecen cerrados.

 

Especialistas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recorrieron en días pasados la zona afectada por el sismo, y recomendaron al gobierno de México que tome como prioridad que las niñas, niños y adolescentes afectados reciban apoyo psicosocial y toda la ayuda necesaria para regresar a la escuela lo antes posible.

 

Explicaron que vivir un sismo de la magnitud en que se presentó, significa un episodio traumático para ellos, y parte de su recuperación depende de volver a su rutina lo antes posible.

 

En su recorrido en los municipios chiapanecos, valoraron que las autoridades mexicanas tienen la capacidad institucional para que los niños reanuden sus estudios a través de aulas móviles en el caso de las escuelas dañadas, y que UNICEF está en disposición de apoyar para ello. Sin embargo hasta el momento continúa la suspensión de clases para 1.3 millones de la niñez chiapaneca.

 

17/AM/LGL








QUINTO PODER
DERECHOS HUMANOS
   QUINTO PODER
Las niñas invisibles
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Argentina Casanova*
Cimacnoticias | Campeche, Cam .- 14/03/2017

A Malena, una niña invisible que se quedó en la memoria
 
Cada año en México y en el mundo, un alto número de niñas mueren de hambre, en partos a temprana edad, son víctimas de feminicidio y, si sobreviven, lo hacen en condiciones de explotación, trata, con altos riesgos de contraer VIH, con alimentación deficiente y escasas oportunidades de asistir a la escuela.
 
Guatemala, Nigeria, Europa del Este, Perú, México son lugares donde existe el matrimonio infantil, la trata de personas, la venta de niñas, la explotación en el matrimonio servil, donde las  niñas mueren a diario por el abandono y la indiferencia de un sistema social-patriarcal que valora más la vida de los niños. Y donde, desde el momento en el que una mujer sabe que está embarazada lo común es que se lamente por la conciencia de que “las niñas sufren más”.
 
Lo que persiste es el abandono. De las niñas nadie se acuerda, no es de ahora, es de siempre y en el mundo prevalece la violencia contra las niñas, principalmente la violencia estructural y la íntima violencia que se ejerce en los hogares donde las niñas son un mal inevitable.
 
Cuando tenía 6 años conocí a Malena y su historia, que la nombro para no olvidarla, como a tantas otras, como a las que se van sin que nadie las note.
 
Malena, también de 6 años, murió envenenada porque a alguien se le ocurrió que podía confundir el polvo de leche con el veneno para ratas y servirlo a una niña sin padre y cuya sonrisa solo su madre recordaría.
 
Al saber de las niñas víctimas de la violencia del Estado en Guatemala, pienso en todas las niñas que como ellas, como “Lulú”, una joven que buscaba a su familia al ser rescatada en el Hogar de Michoacán, donde una mujer prácticamente acumulaba a personas a las que aisló del resto del mundo.
 
Por todas las niñas Malenas que son borradas, porque las "niñas a nadie les importa", si viven, si comen, si mueren de hambre, si son encerradas, si alguien las abusa o si sus propios padres se van y las dejan abandonadas a sus suerte para morir de hambre, condenadas al abuso y a la violencia.
 
Por las niñas de Guatemala, por las de México, las de África y la India, por las niñas que nombramos para no olvidarlas.
 
Es solo el panorama global de la violencia contra las mujeres desde sus primeros años. Al menos en América Latina se habla de 70 mil jóvenes adolescentes que mueren al año por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto. Tan solo en México, la tasa de fertilidad en adolescentes es de 65 mujeres por cada mil.
 
Según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en 2014, 55.2 por ciento de los niños y niñas de entre 2 y 5 años de edad vivían en pobreza y 13.1 por ciento en pobreza extrema. A esto se suma que el 60.5 por ciento de ellos presentaba carencias en el acceso a la seguridad social y 25.8 por ciento en el acceso a la alimentación.
 
Aunque el preescolar es obligatorio en México, únicamente el 42.2 por ciento de los niños y niñas de 3 años de edad fueron atendidos por una institución educativa durante el ciclo escolar 2014-2015; para los de 4 años fue el 89 por ciento; y para los de 5, el 84.3 por ciento, estos y otros números nos dan una idea de la situación de las niñas.
 
En México, se habla de que 7 de cada 10 personas que desaparecen en el rango de edad de 15 a 19 años de edad, son mujeres. Los casos de feminicidio de niñas entran en una categoría de subregistro que se diluye ante el enorme número de casos.
 
Aunque no se precisa a detalle cómo está la situación para las niñas, es claro a nivel internacional que en todas las sociedades se privilegia a los niños nacidos sobre las niñas, por las creencias de que ellos serán los que continúen con los “apellidos” o los que se encarguen de la continuación de una etnia o costumbres y tradiciones.
 
En Estados Unidos y Canadá, las mujeres de los pueblos originarios han denunciado la marginación y la violación de sus derechos a la propiedad de la tierra, apoyados por sentencias de jueces que reconocen el derecho de la comunidad a restringir la herencia para las mujeres que se casan con hombres que no pertenecen a sus mismos pueblos, pero no aplica lo mismo para los hombres de la comunidad.
 
Este panorama nos pone en oportunidad de reflexionar sobre la realidad en la que se violentan los derechos de las niñas y el caso de Guatemala es la punta del iceberg de la problemática en Latinoamérica, que evidencia una desvalorización de la vida de las niñas.
 
Necesitamos construir y trabajar por un mundo en el que las mujeres al saberse embarazadas no se angustien al saber que parir una niña será sinónimo de una historia de sufrimiento y dolor.
 
* Integrante de la Red Nacional de Periodistas y del Observatorio de Feminicidio en Campeche.
 
17/AC/GG
 








INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   No es historia, pasa hoy: Asha Ismail
Mutilación genital femenina: dolor, hemorragias, infecciones, depresión…
Imagen Asha Ismail, en Bilbao. / Foto: Ecuador Etxea
Por: María Ángeles Fernández*
Cimacnoticias | Madrid, Esp .- 08/02/2017

La activista keniana Asha Ismail usa su vivencia con la mutilación genital femenina como herramienta para erradicarla: “Si con mi voz una sola persona reacciona y decide pararlo en otro lado del mundo, yo he ganado”. En tan sólo un año, más de 200 millones de niñas y mujeres en 30 países del mundo han sufrido esta práctica, una de las mayores manifestaciones del control sobre el cuerpo de las mujeres.
 
“No sé exactamente cuándo nací, pero según me contaron tendría más o menos cinco años cuando mi familia decidió que era el momento de purificarme”.
 
Era el turno de palabra para Asha Ismail, fundadora de la oenegé “Save a Girl, Save a Generation”, y la sala enmudeció. La jornada estaba siendo intensa, e incluso dolorosa, pero lo más arrebatador fue la intervención de esta mujer keniana.
 
“La noche anterior pasé muchos nervios, como una niña esperando la Noche de Reyes. Por la mañana me mandaron a comprar cuchillas. Y empezaron a cortarme. Era muy doloroso y cuando grité me metieron un trapo en la boca, porque una mujer no debe mostrar su debilidad. Estaba mi abuela sujetándome y mi madre indicaba dónde cortar”.
 
Las jornadas “Mutilación genital femenina: aprendizajes y retos”, organizada por Munduko Medikuak / Médicos del Mundo Euskadi, habían abordado la cuestión desde el punto de vista de la intervención y prevención que se puede hacer y se hace en el Estado español, concretamente en Bilbao. También se analizó la importancia de la mediación, pero la dura realidad a la que se enfrentan millones de mujeres atravesó el estómago y las entrepiernas de las personas participantes con la intervención de Ismail. Seria, dura, clara.
 
“Luego me cosieron con hilo y aguja. Me sellaron completamente, para asegurar mi virginidad, y me dejaron dos agujeros muy pequeños. ‘Ten cuidado’, me decía mi madre, ‘que como no se cure te volvemos a cortar’. El dolor físico y la herida se curan, pero los problemas empiezan a partir de ahí porque te cambia la vida: cuando haces pis, cuando tienes infecciones, cuando te viene la regla porque no tiene lugar por dónde pasar…”.
 
Está acostumbrada a hablar en público, a contar su historia, pero cada vez que lo hace se estremece. Para y respira para continuar, porque está convencida de que la mejor manera de luchar contra la mutilación genital femenina es contar en primera persona qué es y qué supone en realidad. Mirando a la cara.
 
“Llegas a sentir vergüenza por lo que te ha pasado. Y no se podía hablar de ello. Yo preguntaba a mis hermanas si ellas tenían dolores o les dolía y me decían que no. Me sentía un bicho raro”.
 
CONTROL SOBRE EL CUERPO  
 
La mutilación genital femenina (MGF) –tal vez sería más correcto hablar en plural porque existen diferentes tipos de corte- es una de las formas más brutales y extremas de violencia contra las mujeres. Los daños físicos, psicológicos y emocionales son evidentes, así como las consecuencias de por vida. Esta tradición, arraigada en decenas de países y en varias religiones (se practica en territorios tan dispares como Rusia, Colombia, Egipto o Indonesia), es tal vez una de las más intensas y sangrientas manifestaciones del control patriarcal sobre el cuerpo de las mujeres, sobre su sexualidad, placer, intimidad y reproducción.
 
“En mi instituto, a la mayoría de las niñas no se la habían practicado y yo no me duchaba con ellas para que no me vieran.
 
Me autoconvencía de que yo era más limpia que ellas porque estaban abiertas y con todo colgando. Mi madre lo hizo con todo el amor del mundo, pensando que era lo mejor para mí”.
 
LA VUELTA AL HORROR
 
Para nuevamente, bebe, respira y continúa; porque tal vez esta parte del relato de Asha Ismail sea la más dura y estremecedora: su noche de bodas. La reiteración del horror, la vuelta atrás.
 
“Mi marido, el que me habían elegido, era de Somalia. Mientras todo el mundo bailaba, fuimos a un cuarto y como él no podía penetrarme llamó a una señora para cortarme y acostarse conmigo. Lo que sentía era tremendo, un odio terrible hacia mí y hacía todo el mundo. He oído casos de mujeres que se han suicidado en su noche de bodas. Nadie te dice lo que te espera cuando te llega la regla o cuando te casas. Esa noche me quedé embarazada y esa fue la única relación que tuve con ese hombre. La herida volvió a cerrarse, porque estaba en carne viva”.
 
Al menos 200 millones de niñas y mujeres que viven en 30 países han sufrido la mutilación genital femenina, según el último informe de Unicef al respecto: ‘Female Genital Mutilation/Cutting: A Global Concern’, publicado en febrero de 2016. Y las cifras aumentan año a año, tanto por los mayores registros y controles de datos como por el crecimiento de la población en determinados países.
 
“El parto me pilló en un taxi de camino al hospital, en Mogadiscio. La niña empujaba, pero no tenía por dónde pasar…, pero empujó tanto que me cortó de la misma forma que cuando se desgarra un trapo viejo, por todos  lados. Ya en el hospital, me cosieron”.
 
El silencio envuelve la sala. La intervención de Asha Ismail ha sido de las más cortas de la intensa jornada, pero sin duda la más impactante. Hay quien llora, al menos quien deja correr sus lágrimas porque el llanto interior es unánime.
 
“No me es agradable contar mi vida privada ni contar lo que he pasado porque cada vez que lo cuento lo revivo –su rostro y su tono de voz no dejan dudas-, pero creo que es necesario hacerlo para ver la gravedad de la situación. No es historia, porque esto sigue pasando hoy. No hace falta pensar en África, esto también pasa en Europa”.
 
CONTRA LOS DDHH
 
Y en América del Norte y en Australia, como recuerda Unicef. La mutilación genital femenina comprende todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recuerda que es una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas.
 
Esta misma agencia de las Naciones Unidas explica que, en la mayor parte de los casos, es realizada por “circuncisores” tradicionales, que suelen tener otras funciones importantes en sus comunidades, tales como la asistencia al parto. Además, hay muchos casos en los que los proveedores de asistencia sanitaria practican la mutilación movidos por la errónea creencia de que el procedimiento es más seguro si se realiza en condiciones medicalizadas. Por ello, la OMS exhorta a los profesionales de la salud a abstenerse de efectuar tales intervenciones.
 
“Hay mujeres y organizaciones que están allí y necesitan apoyo, porque se están jugando la vida”. Asha Ismail finaliza su intervención pidiendo fondos para erradicar esta criminal práctica. Aunque lo hace sin nombrar su organización ni hacer publicidad, porque su grito y su lamento no entiende de logotipos.
 
La sala sigue estremecida, respirando hondo. En el turno de preguntas, varias personas deciden coger el micrófono para darle las gracias. Una mujer simplemente quiere abrazarla.
 
GRITO PARA SALVAR A UNA GENERACIÓN
 
“Hace unos años que decidí hablar sin tapujos para intentar acercar a la gente esta realidad, para que se den cuenta que es un problema real, que existen víctimas reales y no son solamente números. Que la gente tome conciencia de eso, aunque para mí es muy duro contarlo porque lo revivo cada vez”. Ismail retoma la palabra para responder a las preguntas de Pikara Magazine. “Aunque en realidad me sirve de alguna manera como terapia. Intentar hablar de ello me hace superarlo, porque hace unos años no podía empezar siquiera, cuando abría la boca me atragantaba. Ahora puedo hablarlo más”.
 
Tras vivir durante muchos años en silencio su dolor y sus dudas, sin poder conversar ni siquiera con sus hermanas, el nacimiento de su hija hace 27 años la motivó a alzar a la voz contra la mutilación genital femenina. Deseó tener un hijo varón para evitar a la criatura los sufrimientos, pero que fuera niña lo consideró una señal para reaccionar: “La cogí y decidí que ella no podía pasar por todo lo que yo había pasado. Y a partir de ahí, empecé a abrir mi boca y romper todos los tabúes para hablar con la familia. Cosas que nunca me contestaban empezaron a hacerlo”.
 
E insistió en hablar, en decir, en convencer. Y vio que había receptividad a sus palabras, y que sus interlocutoras hablaban porque tenían necesidad de contarlo y compartirlo. “Yo hablaba, hablaba, hablaba”, recuerda. Y lo logró: su entorno dejó de mutilar, sus hermanas, sus primas, sus amigas…
 
Ismail reconoce el valor de estas mujeres que plantan cara a esta brutal tradición -“son mis heroínas”, dice-, porque no estar mutilada ha supuesto para muchas el rechazo social y familiar. Y hay quien se lo reprocha, porque algunas de esas niñas que no fueron mutiladas no han encontrado marido: “Puede ser que nunca se casen, es el precio que tienen que pagar ellas y sus familiares, pero no han pasado por la mutilación. ¿Es duro? Sí, pero no imposible. Sus madres les han dado un regalo y ellas también quieren transmitir ese regalo”.
 
Esta idea de transmisión, de multiplicar el legado, es el significado que esconde el nombre de su oenegé: ‘Save a Girl, Save a Generation’, fundada en 2007 y formada y dirigida “por mujeres a las que se les negó el derecho a hablar y defender sus derechos desde niñas”, recoge su web.
 
En Tanzania, donde vivió Ismail al nacer su hija, logró, tras una ardua persuasión, que una mujer no mutilara a sus cinco hijas como tenía previsto: “Son cinco niñas no mutiladas, cinco niñas que no van a mutilar a sus hijas, es una generación salvada”, sonríe. Y es que lo tiene claro: “Aunque sólo sea una niña la que se salve. Aunque con mi voz sólo una persona reaccione y decida pararlo en otro lado del mundo, yo he ganado”.
 
La mutilación genital femenina abarca procedimientos distintos: clitoridectomía (resección parcial o total del clítoris),  excisión (que incluye, además del clítoris, labios mayores o menores), infibulación (estrechamiento y sellado de la abertura vaginal tras cortar y recolocar los labios menores o mayores e incluso el clítoris; la que sufrió Asha Ismail) o aquellos otros procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, siguiendo a la OMS.
 
“Les digo a las mujeres que los problemas de salud que tienen no son porque sí, son problemas asociados a lo que les han hecho. Simplemente les digo que si te pasa a, b o c es por la mutilación. Porque, ¿cuántas mujeres han muerto pariendo a sus hijos?, ¿o cuántos niños han muerto al nacer?”, relata la activista keniana. Hemorragias graves, problemas urinarios, quistes, infecciones, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido, además de problemas psicológicos como depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático o escasa autoestima son algunas de las consecuencias relatadas por la OMS.
 
La vuelta a revivir un dolor que no se pasa, es habitual en la vida de Asha Ismail: “Cuando llegué aquí había un gran desconocimiento del tema. Fui a un ginecólogo y me miró, y llamó a otro, y a otro, y de repente tenía a cuatro personas mirándome. Yo estaba temblando literalmente, y sudando, pero no me dijeron nada. Cuando salí, me senté en el parque y lloré muchísimo porque me sentí fatal. No les culpo porque no tenían ni idea de lo que tenían delante”.
 
No sabe exactamente cuándo nació, pero debe rozar los 50 años. Huye de la compasión, aunque su relato despierte encogimiento, dolor y rabia: “No me gusta el victimismo, no me gusta que me miren como pobrecita, porque no lo soy. Soy sobreviviente y me considero una luchadora como millones de mujeres que han pasado por la mutilación. No solamente luchan las activistas, no; las mujeres que están en silencio en su casa pasándolo como lo pasan también son luchadoras. Somos sobrevivientes, no víctimas”.
 
*Este artículo fue retomado del portal de Pikara Magazine.
 
17/MAF/GGQ
 








NACIONAL
   UNICEF propone estrategias para mejorar prevención del VIH en jóvenes y adolescentes. UNESCO organiza encuentro Nacional para mujeres jóvenes en Costa Rica. ACNUR inicia campaña con motivo de los 16 días de activismo. “El lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones” se presentará el 8 de diciembre
BREVES DEL 1 DE DICIEMBRE DE 2016
Por: Claudia Arenas Rebollo
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 02/12/2016

UNICEF propone estrategias para mejorar prevención del VIH en jóvenes y adolescentes
Nueva York.-
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF) destacó la necesidad de implementar medidas urgentes para mejorar la prevención del VIH y el tratamiento entre la adolescencia y juventud.
 
De acuerdo con UNICEF, el Sida continúa como una de las principales causas de muerte en la adolescencia; en 2015 costó la vida de 41 mil niñas y niños de 10 a 19 años de edad, según el séptimo inventario de la situación sobre los niños y el Sida “For Every Child: End AIDS”, publicado por UNICEF.

UNESCO organiza encuentro Nacional para mujeres jóvenes en Costa Rica
San José, CR.-
La organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), realizará en colaboración con el viceministerio de juventud de ese país, el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y otras organizaciones locales en San José, Costa Rica, un diálogo sobre la igualdad de género que busca generar propuestas para mejorar la situación de las mujeres en el país.
 
El encuentro tendrá lugar el 3 y el 4 de diciembre en San José, Costa Rica y en el participará la vicepresidenta de aquél país, Ana Helen Chacón. Se realizarán mesas redondas, talleres y grupos en los que se debatirán temas sobre Derechos Sexuales y Reproductivos, participación política, violencia, pobreza y situación laboral.

ACNUR inicia campaña con motivo de los 16 días de activismo
Ciudad de México.-
Con motivo de los 16 días de activismo, que iniciaron el pasado 25 de noviembre y concluyen el 10 de diciembre, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), inició su campaña “Relaciones saludables en el hogar, en las escuelas y en las comunidades”, con un enfoque particular en las personas jóvenes.
 
ACNUR señaló que “el término “relaciones saludables” se refiere a la interacción entre todas las personas  incluyendo las relaciones entre docentes y estudiantes, padres e hijos, o relaciones de pareja y cómo dicha interacción puede contribuir de una forma positiva a crear una sensación de seguridad y bienestar en la vida de cada quien”.

“El lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones” se presentará el 8 de diciembre
Uruguay.-
El próximo 8 de diciembre se realizará la presentación del cuaderno número 5 del Sistema de Información de Género: “El lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones”, el cual es organizado por INMUJERES-MIDES y las Naciones Unidas en Uruguay a través del Grupo Interagencial de Género (GIG).
 
El documento expone y evidencia las desigualdades entre mujeres y varones en Uruguay en la toma de decisiones, educación, el mercado laboral, salud, la distribución del ingreso, la violencia basada en género y la desigualdad étnico- racial.

16/CAR/LGL








NACIONAL
INFANCIA
   El entorno familiar
Realizan conversatorio sobre impacto de la violencia en menores de edad
Conversatorio “El impacto de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en el entorno familiar” | Foto retomada de twitter: ‏@UNICEFMexico
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 17/11/2016

Siete de cada diez víctimas de violencia contra menores de edad son niñas, y en 3 de cada 100 homicidios contra niñas, niños y adolescentes la violencia familiar fue identificada como una de las primeras señales de maltrato, informó la directora de Protección a la Infancia del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Dora Giusti .
 
Giusti realizó un análisis de datos de varias encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Secretaría de Salud (Ss) y encontró que del 2011 al 2015 asesinaron a un promedio de 3 niñas, niños y adolescentes en México y en 2 de cada 10 homicidios eran niñas.
 
Durante el conversatorio “El impacto de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en el entorno familiar”, realizado hoy por UNICEF y organizaciones con trabajo en infancia y adolescencia, el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) Ricardo Bucio Mújica, señaló que la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes no prohíbe el castigo corporal al mantener el  concepto de “abstenerse” de cualquier atentado contra la integridad física y psicológica y eso normaliza la violencia dejando a criterio ese tipo de actos, cuando se trata de eliminar toda posibilidad de acto violento en contra de menores de edad.
 
Bucio Mújica agregó que los datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010, demostraron que 96 por ciento de las personas adultas que la respondieron reconocieron que se ejerce violencia física en las niñas, niños y adolescentes de este país.
 
La directora Tech Palewi, organización civil que trabaja en atención psicosocial de víctimas de violencia, Ana Gladys Vargas Espínola, explicó que las afectaciones en menores de edad que viven cualquier tipo de violencia en el entorno familiar ya sea de manera directa e indirecta (en donde la madre es la víctima de violencia por parte del padre) desarrollan trastornos que afectan su salud física y emocional, como incontinencia urinaria, estrés constante y baja autoestima.
 
La experta en atención psicosocial señaló que es necesario que el Estado implemente modelos de atención psicológica para la violencia familiar ejercida de manera intencionada y la violencia que se da de manera no intencionada, a consecuencia de un acelerado ritmo de vida, en donde madres y padres incurren en omisiones de afecto.
 
La Procuradora Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, Nelly Montealegre, informó que para la implementación de la Ley General instalaron 30 Procuradurías estatales, sólo faltan las de la Ciudad de México y del Estado de México y capacitan al personal para la atención y protección de los derechos de la infancia.
 
El conversatorio se dio como parte de las acciones de la campaña internacional impulsada por el UNICEF denominada #ENDViolence.
 
16/GVV/LGL








NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Lydia Cacho presentará en Chiapas “Buscando a Layla”. Tres mujeres ganan el Premio Gabo 2016 de Periodismo. A través de documental “Berta Vive” exigen esclarecer su muerte. UNICEF atiende mujeres embarazadas y niños en Yemen
BREVES 3 DE OCTUBRE DE 2016
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 03/10/2016

Lydia Cacho presentará en Chiapas “Buscando a Kayla”
Tuxtla Gutiérrez, Chis.-
El próximo 12 de octubre en el Museo de la Ciudad a las 19:00 horas, la periodista mexicana Lydia Cacho presentará su primer libro infantil “En busca de Kayla”, obra realizada con el ilustrador Patricio Betteo.
 
El libro aborda la desaparición de una niña llamada “Kayla”, quien es secuestrada con fines de explotación sexual y laboral, y es buscada por sus amigas y amigos de la escuela. La presentación del libro es organizado por Chiapas Paralelo.
 
Tres mujeres ganan el Premio Gabo 2016 de Periodismo
Bogotá, Col.-
El Premio Gabriel García Márquez de Periodismo anunció los ganadores en las cuatro categorías del concurso: texto, imagen, cobertura e innovación. Estos trabajos fueron escogidos como los mejores en Iberoamérica entre mil 608 postulaciones en su edición 2016.
 
Los ganadores fueron: Natalia Viana (Brasil) en texto por investigar a la mayor población indígena con el mayor índice de suicidios en su país; Caio Cavechini (Brasil) en imagen cubrió la construcción de una hidroeléctrica en medio de la selva amazónica con 250 mil obreros; Juanita León (Colombia) cubrió los acuerdos logrados entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); Eva Belmonte (España) presentó “Medicamentalia” una investigación de falsificación de fármacos y sus patentes en Ghana y Brasil.
 
El premio es convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).
 
A través de documental “Berta Vive” exigen esclarecer su muerte
Buenos Aires, Arg.-
La Red de organizaciones y movimientos sociales “Jubileo Sur Américas” presenta en su portal el documental “Berta Vive”, filme sobre la defensora de Derechos Humanos y ambientalista hondureña, Berta Cáceres, asesinada el pasado 3 de marzo en La Esperanza, Honduras.  
 
El documental producción del organismo internacional Oxfam- que combate la pobreza- muestra a la también integrante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) en un discurso en Washington al recibir el Premio Goldman al Medio Ambiente en 2015, así como su trabajo en diferentes comunidades.
 
El Filme muestra además diversas manifestaciones realizadas para exigir el esclarecimiento de su asesinato. El documental fue realizado para la campaña  “Defensoras de la Madre Tierra” como un homenaje para Berta Cáceres. Ver el video en: http://jubileosuramericas.net/documental-sobre-berta-caceres-berta-vive/
 
UNICEF atiende mujeres embarazadas y niños en Yemen
Nueva York, EU.-
Clínicas móviles del Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y socios de la organización, brindaron atención médica a 180 mil mujeres embarazadas y 60 mil niñas y niños menores de 5 años de edad.
 
Los servicios de salud médica y nutrición incluyeron vacunación, entrega de suplementos vitamínicos, desparasitación, monitoreo de desnutrición, tratamientos para infecciones y cuidados antes y después del parto.
 
Con el fin de llegar a todos los rincones del país, se instalaron clínicas móviles en los 333 distritos de Yemen con el apoyo de 34 mil trabajadores y trabajadoras, reportó la organización.
 
16/HZM/LGL








Subscribe to RSS - UNICEF