Inicio » Opinión » Voces jóvenes por la Tierra

Voces jóvenes por la Tierra

Por Lucía Melgar Palacios
Foto retomada de Twitter

El discurso de Greta Thunberg, joven activista sueca contra el cambio climático, ha desatado debates que desvían la atención de su mensaje: la amenaza a la sobrevivencia en el planeta. Descalificaciones por su nacionalidad, aspecto o color de piel; suspicacias en torno a su protagonismo, detrás del cual algunos ven a las industrias “verdes”, amenazas a través de redes sociales intentan silenciar o reducir su potente voz que a muchos irrita. Abogar por un cambio radical en las políticas públicas internacionales y el modo de vida de los privilegiados no puede sino incomodar a los amos del dinero y a los políticos que apuestan por beneficios a corto plazo, aun a costa del bienestar futuro de las jóvenes generaciones,

¿Qué molesta de Thunberg? Su discurso ante la Asamblea general de la ONU, por ejemplo, en que, con enojo, encaró a jefes de Estado acostumbrados al disimulo del discurso diplomático. Que una adolescente pregunte así “¿Cómo se atreven?”, es transgresor. Peor aún que defienda el valor de la ciencia y la urgencia del cambio ante políticos que hoy apuestan por el carbón y eliminan la regulación de los gases de efecto invernadero, o niegan la necesidad de preservar selvas y bosques, como la Amazonía, en beneficio de la humanidad. La hostilidad de Putin y Trump contra ella bastaría para escucharla con atención y respeto.

Si la centralidad de Thunberg molesta, habría que reconocer primero que su perseverancia ha alentado a miles de jóvenes en Europa y otras regiones a participar en los paros semanales de #FridaysForFuture, a tomar conciencia y actuar para detener la depredación del planeta.  Su presencia en el ámbito internacional también ha contribuido a sacar a la luz pública a otras chicas y chicos de otras regiones que, antes de Thunberg o inspirados por ella, defienden su derecho a un presente y un futuro vivibles. Entre ellas, podemos nombrar a Jamie Margolin, norteamericana de 17 años que fundó el movimiento Zero Hour (Hora Cero) para apoyar a jóvenes activistas a favor del medio ambiente, la justicia social y los derechos indígenas; o a Autumn Peltier, indígena canadiense de 15 años que lucha por la protección del agua y el derecho de los pueblos indígenas al agua potable.

Si las y los activistas  del “sur global” han quedado fuera de la luz pública, la responsabilidad no es de Thunberg sino, como señala la escritora nigeriana Chika Unigwe (The Guardian, 5 de octubre), de los medios occidentales que han ignorado, o no se han preocupado por documentar, las aportaciones de jóvenes que, antes que ella incluso, han defendido aguas y bosques y se niegan a vivir en un mundo cubierto de basura, a respirar aire tóxico, a cruzarse de brazos ante la depredación provocada por corporaciones internacionales, empresarios nacionales y políticos irresponsables o corruptos.  Como también advierte Unigwe, no se trata de “Gretas” locales. Son adolescentes que han vivido o atestiguado o tomado conciencia de los efectos de la devastación sobre sus familias o comunidades, su país, los ríos y mares.

Entre las activistas que debemos reconocer, Unigwe menciona a Ridhima Pandey de la India, quien se moviliza a partir de terribles inundaciones que desplazan a cientos de personas, a Kaluki Paul Mutuku de Kenia, que ha visto en su madre el trabajo que impone carecer de agua potable.  

Ambas forman parte de movimientos de jóvenes contra el cambio climático. De América Latina, hay que mencionar al menos a Nina Gualinga, líder indígena ecuatoriana que desde los 8 años lucha por la preservación de la Amazonía ecuatoriana y los derechos de las comunidades ahí asentadas, premiada en 2018 por la organización conservacionista World Wildlife Fund.

Como lo han demostrado las y los defensores del territorio en América Latina desde hace años, ésta es una lucha ardua que no siempre se aplaude. En México y otros países, ya ha cobrado demasiadas vidas.

Valorar todas las voces que defienden la naturaleza hoy para tener un presente decente y un futuro habitable, es reconocer que la sustentabilidad no incumbe sólo a unos cuantos. Es asunto de todos nosotros.

19/LMP/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más