Condena Fidel Castro la economía mundial

    Un verdadero genocidio, las muertes de menores
Condena Fidel Castro la economía mundial
Por: Silvia Magally
cimac | Monterrey.- 21/03/2002

Luego de condenar el orden económico mundial, el presidente de Cuba, Fidel Castro, exigió a los países ricos condonar la deuda externa de las naciones pobres y conceder nuevos préstamos "blandos" para financiar su desarrollo.

El mandatario cubano, quien participó en la sesión de esta mañana de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo (FfD), comentó que las tradicionales ofertas de ayuda siempre son raquíticas y muchas veces son insuficientes o no se cumplen.

Ante 60 jefes de Estado y de Gobierno y los dirigentes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de Comercio, Castro criticó que "el proyecto de consenso que se nos impone por los amos del mundo en esta conferencia, es que nos resignemos con una limosna humillante, condicionada e injerencista".

Hizo notar que los pueblos creen cada vez menos en declaraciones y promesas, en tanto que "el prestigio de las instituciones financieras internacionales está por debajo de cero".

Calificó la economía actual como un gigantesco casino, donde por cada dólar que se emplea en el comercio mundial, más de 100 se dedican en operaciones especulativas que nada tienen que ver con la economía real.

Ese orden económico ha conducido al subdesarrollo al 75 por ciento de la población mundial, acusó.

Y continuó con las cifras: expuso que la pobreza extrema en el Tercer Mundo alcanza ya a mil 200 millones de personas. "El abismo crece, no se reduce. La diferencia de ingresos entre los países más ricos y los más pobres que era de 37 veces en 1960, es hoy de 74".

Se ha llegado a extremos tales que las tres personas más ricas del mundo poseen activos equivalentes al Producto Interno Bruto (PIB) combinado de los 48 países más pobres pueblos, puntualizó.

En el 2001, el número de personas con hambre alcanzó la cifra de 826 millones; la de adultos analfabetos, 845 millones; la de niños que no asisten a la escuela, 325 millones; la de personas que carecen de medicamentos de bajo costo, dos mil millones, y a dos mil 400 millones los que carecen de servicios de salud.

Asimismo, no menos de 11 millones de menores de cinco años mueren anualmente por causas evitables y 500 mil quedan definitivamente ciegos por falta de vitamina. ¡Un verdadero genocidio!

De esa tragedia, dijo Fidel Castro, no se puede culpar a los países pobres, porque no han sido éstos los que conquistaron ni saquearon durante siglos a continentes enteros, ni establecieron el colonialismo, ni reimplantaron la esclavitud, ni crearon el moderno imperialismo, por el contrario, fueron sus víctimas.

Responsabilizó a Estados Unidos de financiar el desarrollo de los países pobres, ya que esta nación ha disfrutado de los beneficios de aquellas atrocidades.

Tras calificar de funestas a las instituciones como el FMI opinó que podrían suministrar ayuda directa al desarrollo con la participación democrática de todos, sin el sacrificio de la independencia y la soberanía de los pueblos.







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente