Llama Fox a adoptar el Consenso de Monterrey con responsabilidad

    Controversia entre líderes mundiales en torno a la deuda externa
Llama Fox a adoptar el Consenso de Monterrey con responsabilidad
Por: Silvia Magally
cimac | Monterrey.- 21/03/2002

El presidente de México, Vicente Fox, llamó a adoptar el Consenso de Monterrey para impulsar el desarrollo futuro de las naciones con el espíritu de la responsabilidad y la solidaridad.

Fox destacó que ya "no podemos permitirnos un bienestar restringido a unas cuantas naciones, ya no podemos arriesgarnos a seguir en un mundo marcado por la exclusión y la injusticia. La lucha contra la pobreza es una lucha a favor de la justicia y la paz en el mundo".

En su calidad de presidente de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo y ante 60 Jefes de Estado y Gobierno, así como de dirigentes de las instituciones multilaterales, Fox aseveró que durante décadas las naciones del mundo han tratado de enfrentar el problema del desarrollo y la pobreza mediante la cooperación internacional, pero hasta ahora, dijo, los resultados han sido pobres, tardíos y descorazonadores.

Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, abogó en esta reunión por millones y millones de hombres, mujeres y niños de carne y hueso que anhelan mejorar su vida.

Los discursos de los dirigentes del Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de Comercio (OMC), James Wolfensohn, Horst Koler y Mike Moore, respectivamente, se centraron en defender las políticas del libre mercado y el financiamiento contra el terrorismo quedando en un segundo término el alivio de la deuda externa de los países pobres.

Al abrir esta mañana la sesión de la asamblea general de las Naciones Unidas, Vicente Fox observó que el siglo que concluyó se identificó a la seguridad con la construcción de muros y barreras, pero hoy, dijo, es nuestra responsabilidad abrir paso a un siglo de puentes, no de barreras; a un siglo de encuentros no de guerras; de responsabilidades y logros compartidos, no de esfuerzos aislados.

El mandatario mexicano aseveró que este encuentro no es una hecho aislado, es parte de un movimiento mundial en favor del desarrollo.

"Tenemos la gran oportunidad en nuestras manos, tengamos también la entereza para aprovecharla. No defraudemos a quienes han depositado su confianza y sus esperanzas en esta reunión. Todos habremos de beneficiarnos de una comunidad más humana, más próspera y más justa", expresó.

Fox cedió la palabra al secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, quien intercedió por los líderes del mundo en desarrollo. Aclaró que no asistieron al Foro a pedir limosna sino que están conscientes de que ellos mismos tienen mucho qué hacer para movilizar recursos internos en sus propios países como para atraer capital privado internacional.

"Lo que están pidiendo es que tengan la posibilidad de salir de la pobreza mediante el comercio, lo que significa que los mercados del mundo desarrollado deben estar completamente abiertos a sus productos, y que deben eliminarse los subsidios injustos que desequilibran la competencia entre los productos", señaló.

En su declaración Annan, dijo que muchos otros países vinieron a Monterrey a pedir el alivio de una deuda que constituye una carga insoportable.

Insistió en que para alcanzar los objetivos de la Cumbre del Milenio se requieren al menos 50 mil millones de dólares adicionales al año de asistencia oficial, casi el doble de la cantidad actual, de lo contrario se perderá la batalla por el desarrollo.

La prueba más clara y más inmediata del espíritu de Monterrey será que los países donantes proporcionen esa ayuda, advirtió el secretario general de la ONU, quien aclaró que la ayuda sirve para mejorar la alfabetización y reducir la mortalidad infantil, pero, aunque es imprescindible, no es lo único en el proceso complejo del desarrollo.

Al término de su mensaje, Annan aseveró que el Consenso de Monterrey no es un documento débil, como han afirmado algunos, "será débil si no lo llevamos a la práctica, pero si cumplimos las promesas que contiene y seguimos trabajando juntos, puede marcar un cambio verdadero en la vida de los pobres del mundo".

El tono del discurso giró cuando el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Han Seung-Soo condenó el rezago de los países que no aprovechen la mundialización. Añadió que el subdesarrollo y la pobreza son caldo de cultivo de violencia que socava la seguridad mundial.

Por su parte, James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial (BM), apoyó el compromiso colectivo de la Declaración de Monterrey tras observar que México es un país que se ha beneficiado de los mercados abiertos, es atractivo para la inversión extranjera, ha aplicado políticas fiscales sólidas y atacado la corrupción desde el compromiso democrático del actual gobierno.

Wolfensohn dijo que los ricos concentran 20 por ciento de los ingresos del mundo, por lo que planteó la necesidad de crear un entorno de oportunidades creando un sistema legal y jurídico de viabilidad al financiamiento y enfrente la corrupción.

La ayuda oficial al desarrollo no puede ser desperdiciada y los fondos deben gastarse eficientemente. Según el presidente del BM, los anuncios de Estados Unidos y la Unión Europea de incrementar la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), constituyen un paso adelante.

Wolfenshon declaró que ya no hay excusas para no enfrentar el problema de la pobreza por lo que el desafío real de Monterrey es llevar a la práctica su consenso que dará oportunidad, no caridad, a los pobres del mundo.

En su turno, el director del Fondo Monetario Internacional, Horst Koler, sostuvo que esta conferencia debe convertirse en un hito contra la pobreza y confió en que es posible alcanzar las metas del milenio y garantizó que en este propósito el FMI tendrá un papel activo.

Aceptó que el alivio de la deuda de los países pobres es esencial para que puedan tener capacidad de obtener nuevos financiamientos para el desarrollo.

"No nos confundamos, el mundo necesita más integración no menos; más cooperación". Conminó entonces a la población a entender este proceso y a aprovechar sus oportunidades. Pero advirtió que nada funciona sin buenos gobiernos, sin el respeto al imperio del derecho, sin políticas e instituciones que promuevan la inversión extranjera directa.

Claramente el director del FMI aseveró que cuando los países estén a la altura de las condiciones del desarrollo se les brindará apoyo.

Aseguró que el comercio es el camino más importante para la autoayuda, pues reduce la dependencia de los países pobres y se pronunció por abrir mercados, eliminar subsidios y reducir las barreras al comercio en los países en desarrollo.

A los países en desarrollo pidió cumplir con el 0.7 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) para la AOD porque la asistencia es una inversión en la paz y prosperidad de los países receptores cuando utilizan bien esta ayuda.

Dijo que las crisis financieras pueden echar por borda años de progreso económico y social, por lo que urgió a prevenirlas y fortalecer los sectores financiero, la lucha contra lavado del dinero y el financiamiento del terrorismo.

Posteriormente, ofreció someter al FMI al escrutinio de un sistema de supervisión al confesarse optimista por la recuperación de la economía mundial.

En su oportunidad el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Mike Moore, dijo que abolir las barreras del comercio podría rescatar de la pobreza a 320 millones de personas en el mundo.

El comercio, afirmó, es pieza clave del crecimiento que permitiría la entrada de productos de los países en desarrollo al mercado de los países ricos. La liberación completa equivaldría a ocho veces más la AOD, insistió.

En esta conferencia por la financiación del desarrollo, el director de la OMC hizo ver que la inversión extranjera directa representa cuatro veces más que la AOD y es 10 veces mayor que los préstamos que otorga el BM para el desarrollo.







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente