Pide HRW prohibir mutilación genital femenina en Kurdistán

DERECHOS HUMANOS
   Práctica que causa daños a la salud de por vida a mujeres y niñas
Pide HRW prohibir mutilación genital femenina en Kurdistán
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México, DF.- 17/06/2010

Durante 2009, en el distrito Iraquí del Kurdistán, más del 40 por ciento de las mujeres y niñas, de entre 11 y 24 años de edad, han sido sometidas a la Mutilación Genital Femenina (MGF), advirtió la organización Human Rights Watch (HRW) por sus siglas en inglés.

En el informe titulado: "Me llevaron y no me dijo nada. La Mutilación Genital Femenina en Kurdistán, Irak", el organismo internacional exigió al gobierno de Irak la prohibición de esa práctica que provoca a las mujeres y niñas sangrado excesivo, dolor intenso, infecciones y cicatrices, que pueden experimentar de manera inmediata, y a lo largo de su vida.

De igual forma, todos los tipos de esta práctica también conocida como ablación femenina, conducen a que las mujeres embarazadas corran más riesgo durante el parto, además de que aumenta el riesgo de un nacimiento sin vida.

HRW señala que la ablación femenina, es una costumbre prácticamente desconocida en el resto de Irak, y no está claro porqué se ha asentado en la región iraquí del Kurdistán, una sociedad profundamente tradicional. Consiste en la eliminación total o parcial del clítoris mediante un corte, con el fin de que la mujer no obtenga placer sexual.

TRADICIÓN IMPUESTA A LAS MUJERES

Si bien es reconocida internacionalmente como una forma de violencia contra las mujeres y las niñas, la tragedia es que en Kurdistán, se perpetúa a través de las mismas mujeres.

"Madres, tías y otras mujeres que aman y quieren lo mejor para sus hijas ven esta práctica como garantía de que las niñas son aptas para el matrimonio, conforme a los principios del Islam, y que están creciendo para ser respetables y respetadas, por los miembros de la sociedad kurda".

En el reporte de 73 hojas, el organismo internacional indica, que las niñas suelen ser sometidas a dicho procedimiento entre los 12 y 13 años de edad.

El Ministerio Nacional de Derechos Humanos de Kurdistán, señala que el 22.3 por ciento de las niñas de entre 11 y 13 años fueron sometidas a la MGF. Nazdar B, partera tradicional en Sumoud, señaló que "la niña tiene que ser circuncidada entre los cinco y 14 años porque la lesión se cura más rápido".

HRW, afirma que la ablación se realiza típicamente en las niñas porque no pueden dar su consentimiento informado a un proceso físico que puede afectar su salud física y mental para el resto de su vida.

Las niñas entrevistadas, informaron que fueron llevadas por sus madres con las parteras locales, quienes no aplican anestesia durante el proceso y el dolor que experimentaron fue verdaderamente extremo.

"Después del procedimiento, cubrió la herida abierta con Xola kawa (Cenizas) de la tanoor", una superficie donde se hornea el pan tradicional.

HRW, precisa que la naturaleza forzada y dolorosa de la MGF crea un agudo sentido del peligro en una niña, que se agrava por la vergüenza y confusión que rodea la práctica. Advierte que en muchas zonas rurales del Kurdistán iraquí, esta práctica puede ser potencialmente mortal.

El organismo internacional indica que en las investigaciones realizadas encontró que los médicos en Kurdistán también realizan el procedimiento y que el tipo más común de MGF es la extirpación parcial o total del clítoris y /o prepucio.

Los médicos reportaron que a veces, el procedimiento se lleva a cabo en mujeres adultas, y a pesar de que el procedimiento no tiene ningún propósito médico, si puede llevar a graves consecuencias físicas y emocionales.

POR UNA LEY QUE PROHIBA ABLACIÓN

Ante ello HRW, exhorta al gobierno autónomo de iraquí del Kurdistán, para que apruebe una Ley que prohíba esta práctica en niñas y en mujeres adultas que no den su consentimiento y solicita que se difunda una campaña de concientización pública acerca de sus peligrosas y dañinas consecuencias.

Dicha ley deberá incluir sanciones adecuadas para las personas que realizan la operación y la prestación de servicios de apoyo para las víctimas de la MGF, como el acceso a la atención sanitaria, social y de apoyo psicológico, medidas para el trabajo con las parteras y otras personas involucradas en el procedimiento, abunda el organismo internacional.

La ley también deberá obligar a la acción coordinada de todos los ministerios gubernamentales pertinentes e incluir medidas de protección y prevención para niñas en situación de riesgo de la MGF.

Le pide también al gobierno del Kurdistán que establezca la definición legal de la mutilación en la legislación, en consonancia con la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a fin de incluir todas las formas de mutilación genital femenina.

HRW, cuestiona al gobierno de Kurdistán sobre la falta de acción para prohibir esta práctica, sobre todo porque se trata de una nación que si ha trabajado a favor de la eliminación de la violencia de género, en particular en las llamadas muertes de honor y la violencia familiar.

"La mutilación genital femenina, también viola la integridad de las mujeres y las niñas, sus derechos a la vida, la salud, y corporales. Es el momento de que el gobierno tome acciones concretas para acabar con esta práctica que no va a desaparecer por sí sola", subraya HRW.



10/GTR/LR/LGL