Reformas de estatus de la mujer marroquí

   
Reformas de estatus de la mujer marroquí
16/06/2010


En su preámbulo, la constitución marroquí hace referencia a los derechos humanos universales. No obstante, solo el artículo ocho se refiere al principio de igualdad entre el hombre y la mujer, que garantiza que ambos tendrán los mismos derechos en el ámbito político, por lo que se reconoce su derecho al voto y a poder ser elegida en unos comicios electorales. Por tanto, tiene vía libre para poder estar representada en todas las instancias y estructuras de la vida constitucional y política marroquí. Estos derechos han sido reforzados por una voluntad del estado, claramente ligada al principio de gobierno predicado por Mohammed VI, así como por la acción de la sociedad civil marroquí. Así, muchas reformas han visto la luz:

El 10 de diciembre de 2008, una carta del rey Mohammed VI al Comité consultativo de los Derechos Humanos (CCDH) anunció la anulación de las reservas que pesaban sobre la CEDAW, ratificada por Marruecos en 1993.

Marruecos adopta en mayo de 2006 La estrategia nacional para la equidad, y la igualdad entre sexos.

El establecimiento de un sistema de cuotas en la lista nacional que permitió que 34 mujeres fueran elegidas en las elecciones legislativas del 7 de septiembre de 2007.
La adopción, en 2003, de un nuevo código de la familia (Moudawana).

La generalización de los presupuestos: La dirección de presupuestos del Ministerio de finanzas instauró hacerse cargo de la cuestión del "género" en el establecimiento de la ley de finanzas (2006).

La adopción de nuevas disposiciones en el marco de la educación y de la formación a favor de una mayor igualdad entre sexos.

La reforma, en 2006, del código de la nacionalidad, que permite a la mujer marroquí transmitir su nacionalidad a sus hijos nacidos de un matrimonio mixto.

El código de la familia (Moudawana)

La nueva reforma del Código de la familia, en octubre de 2003, puso fin a una situación de injusticia y de discriminación contra las mujeres, instaurada desde 1957. Entre las aportaciones del nuevo Código de la familia están:

La igualdad entre hombres y mujeres en el seno de la familia. Graves restricciones a la poligamia. El divorcio se convierte en un derecho pero que sólo se puede ejercer bajo vigilancia judicial. Se estipula el reglamento de la gestión de bienes adquiridos por los cónyuges durante el matrimonio.

Mujeres y política

En las elecciones del 7 de septiembre de 2007, que garantizaba que, al menos, el 10 por ciento de los cargos electos debían ser ocupados por mujeres, fueron elegidas 34 mujeres en la lista nacional, o sea, un porcentaje del 10.8 por ciento. Una cifra algo mayor que la media de la región árabe en el Código de la educación y de la formación.

A mitad de los 90, una Comisión especial de Educación y de Formación (COSEF), compuesta por miembros de diversos sectores (políticos, sindicales, asociativos, ulemas (religiosos), gubernamentales, etc.) se puso en marcha para reflexionar sobre las vías y medios para conseguir una refundación profunda del sistema educativo marroquí. Es así como nació el Código de la Educación y de la Formación, que pone el acento sobre una serie de objetivos primordiales a favor de las jóvenes, entre los que destacan:
La generalización de las enseñanzas pre-escolar, primaria y secundaria.



La igualdad de oportunidades ante la escuela.

Un mayor esfuerzo por erradicar el analfabetismo y una mayor atención educativa hacia las mujeres que viven en zonas rurales.

La necesidad de situar al niño en el centro de la reflexión y de la acción pedagógica.
Acción de las ONG feministas.

Estas transformaciones sociales también se hacen visibles en la reciente creación de ONG y asociaciones feministas cuyo objetivo es aumentar y reforzar la participación social en las iniciativas democráticas y de desarrollo.

Ha sido este contexto de subordinación de las mujeres respecto de los hombres en la familia, en la economía y en la esfera política, el que desde mediados de los años 80, ha provocado la aparición del movimiento feminista después de la creación del nuevo Código de la familia, este movimiento asociativo marroquí se encuentra ante nuevos desafíos, que consisten en centrar los esfuerzos para conseguir que todas las reformas sean asumidas por la ciudadanía marroquí, y su aplicación sea efectiva.

Este nuevo reto conlleva la elaboración de una estrategia de seguimiento y de acompañamiento que incluiría, entre otras, las siguientes acciones:

La puesta en funcionamiento de estructuras civiles especializadas, encargadas de las tareas de observación jurídica, para asegurarse de que el sistema judicial encargado de la aplicación del nuevo código cumple su función correctamente.

Una transformación del discurso pedagógico y educativo para eliminar los valores, las imágenes y los prejuicios que sean discriminatorios con las mujeres.
La creación de la figura del mediador social con el fin de optimizar la aplicación del nuevo Código.

La aplicación del nuevo Código a los partidos políticos, con medidas de discriminación positiva susceptibles de facilitar la participación y la representación política de las mujeres como miembros de las juntas directivas de los partidos, así como para asegurar su representación en las instituciones locales y nacionales

Por su parte, la asociación de mujeres emprendedoras (AFEM) dirige acciones en favor de la eliminación de la discriminación de la mujer en el mundo empresarial.

El anuncio del levantamiento de las reservas hacia la CEDAW fue recibido como una gran victoria por la sociedad marroquí. Aún así, muchos de los puntos siguen estancados entre los que destacan; la cuestión de la herencia, el matrimonio de una mujer musulmana con un hombre no-musulmán.

Por su parte, la sociedad civil ha hecho un llamamiento al gobierno marroquí para que acelere la puesta en marcha de una decisión que, ya está tomada.

Evidencia

Una voluntad política claramente visible. Avances reales conseguidos como consecuencia de la acción de las ONG de mujeres. Por contra, poco impacto de estas transformaciones en la representación de la mujer marroquí en los medios de comunicación y en la situación de la mujer periodista.
Nota



En breve ofreceremos la segunda parte de este estudio.



* Texto editado por Saida Boudaghia



10/SB