Luchan haitianas por sus derechos en proceso de recuperación

Especial - Emergencia en Haití
   Necesario involucrarlas como parte primordial del proceso: Ministra
Luchan haitianas por sus derechos en proceso de recuperación
Por: Redaccion
CIMAC | Nueva York.- 12/03/2010

La Ministra de los Asuntos de la Mujer en Haití, Marjory Michel, destacó la importancia de involucrar a las mujeres en la reconstrucción, no como recipientes pasivas de la ayuda, sino como partes primordiales del proceso, porque ellas están a cargo aproximadamente de la mitad de las familias.

En una entrevista que sostuvo el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con una de las dos ministras que tiene Haití (los otros 16 ministros son hombres) para evaluar cómo afectará la lucha por los derechos de la mujer la pérdida de las feministas Anne-Marie Coriolan, Myriam Merlais y Magalie Marcelin durante el terremoto, Marjory Michel habló de los retos que enfrentan las mujeres en la reconstrucción de su país.

Afirmó que los programas como "Dinero por Trabajo" del PNUD son importantes porque aseguran la participación de las mujeres, les dan trabajo permitiendo así a muchas cabezas de familia tener los ingresos necesarios para mantener a los suyos".

Alrededor del 40 por ciento de los trabajadores contratados por el programa Dinero por Trabajo son mujeres. Esta iniciativa ayuda a dar un impulso a la economía local, mediante el trabajo a corto plazo en labores de limpia de escombros y rehabilitando las infraestructuras sociales esenciales, como la reparación de las calles y de la red eléctrica.

En un comunicado de prensa, el PNUD sostuvo que con la muerte de las principales feministas en Haití, el movimiento de mujeres haitianas resultó gravemente afectado porque ellas trabajaban para reformar el sistema judicial y para crear una infraestructura de protección de las mujeres y de las niñas ante la violencia y ese trabajo es el que se necesita ahora.

POCO ADELANTO

De 10 millones de habitantes que tiene Haití, 52 por ciento son mujeres, 42 por ciento de ellas tiene menos de 15 años. El trabajo infantil es un problema serio. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el 100 por ciento de las niñas haitianas de entre 5 y 9 años trabaja en el mercado informal. Casi la mitad de los niños del país no van a la escuela, y casi el 60 por cierto de las mujeres no sabe leer ni escribir.

El casamiento temprano es también común. En Haití, la edad mínima establecida por la ley para casarse es de 15 años para las mujeres y 18 para los hombres. Haití tiene igualmente el promedio más alto de fertilidad en la región (4.8 niños por mujer entre los 15 y los 49 años) y tiene además el promedio más alto de mortalidad materna en la región (670 muertes cada 100 mil nacimientos), añade el comunicado.

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Haití tiene el promedio más alto de violencia de género de la región, y uno de los más altos del mundo. El Banco Mundial estima que el 70 por ciento de las haitianas ha sufrido algún tipo de violencia, sea doméstica o pública. Estas cifras han aumentado en los últimos años según la CIDH.

Haití ratificó la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW, en 1981, aunque los primeros informes sólo comenzaron a presentarse en 2006). El gobierno se comprometió a prevenir, castigar y erradicar los actos de discriminación y violencia contra las mujeres.

En 2005 se declaró que la violación es un delito, pero la Constitución haitiana todavía no prohíbe la discriminación sexual. El país no tiene leyes específicas contra la violencia de género, y la mayoría de los casos de abuso no se delatan a las autoridades. Además, muchos de los casos denunciados no son investigados ni procesados como es debido, lo que genera una cultura de impunidad.

ECONOMIA

Casi el 50 por ciento de las haitianas tiene una actividad económica, que es el porcentaje más alto de América Latina y del Caribe, pero la mayoría trabaja en el sector informal y la disparidad en los ingresos es enorme ya que las mujeres ganan menos de la mitad que los hombres.

MUJERES EN LA POLITICA

Sólo el 5 por ciento de las diputadas son mujeres, mientras que el promedio de mujeres en la cámara baja en América Latina y el Caribe es del 20 por ciento (uno de los índices más altos del mundo). De los 135 escaños del parlamento de Haití, sólo ocho están ocupados por mujeres.

Fortalecer a las mujeres es crucial para el futuro del país. En la actualidad más del 40 por ciento de las familias tiene un solo progenitor, y la mayoría de ellos son mujeres.

El desafío entonces es establecer políticas que atiendan a las necesidades de las mujeres, construir un país nuevo donde las mujeres, los hombres, las niñas y los niños tengan los mismos derechos y oportunidades.

Luego del terremoto más fuerte sucedido en Haití en más de 200 años, el Gobierno estima que hubo más de 212 mil muertos y casi 300 mil heridos. El número de desplazados alcanza el millón, concluye el PNUD.

10/LR/LGL