Uso erróneo de imagen femenina en campañas publicitarias

LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Necedad de creativos en temas de sobrepeso y medio ambiente
Uso erróneo de imagen femenina en campañas publicitarias
Por: Laura Viadas
CIMAC | México, DF.- 25/02/2010

El pasado 25 Enero, Felipe Calderón puso en marcha el "Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad" para revertir la tendencia del aumento en el número de adultos y niños con esos problemas.

Calderón destacó que esas metas se alcanzarán a través de cinco pasos: 'Muévete', 'Mídete' tanto en el peso como en el consumo de alimentos y bebidas. El tercero 'Toma agua' crear hábito; el cuarto es incorporar o aumentar el consumo de frutas y verduras a la dieta, y el quinto es socializar el problema y la estrategia.

El titular del Ejecutivo comentó que de 2000 a 2008 se incrementó en más de 60 por ciento la atención de enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, al pasar de 26 mil millones a más de 40 mil millones de pesos para atender esos males, lo que equivale a lo invertido en el Seguro Popular durante 2009, mientras que se estima que los costos indirectos en productividad son del orden de 23 mil millones de pesos por año, e incluso representan una mayor carga para las familias que menos tienen.

El alza de padecimientos derivados del sobrepeso se ha convertido en una lucha institucional, las cifras no mienten, pero ante ellas tampoco miente la evidencia de la angustia de miles de mujeres, principales víctimas señaladas, no obstante que en el tema de la obesidad no hay mucha diferencia entre la cantidad de hombres y mujeres que la padecen.

El 25 de Enero, un día después del lanzamiento del "Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad", el mismo presidente comentó la importancia de "sensibilizar" a los profesionales de la salud en el área de nutrición.

Aunque las estrategias incluyen a hombres y niños, la presión social mas severa se ejerce en las mujeres y no por una cuestion de salud si no por el estereotipo de belleza; ahora con el discurso del sobrepeso como alerta máxima.

Si bien no se puede desconfiar de las cifras que indican el impacto de las enfermedades que genera la obesidad poniendo en riesgo al sector salud, ni lo que esto cuesta en pesos y centavos, lo que sí puede crear desconfianza es el tratamiento de dicha pauta sin caer en la humillación.

Ángeles que mide 1.65 y pesa 84 kilos comenta: "Me fijé como propósito de año nuevo adelgazar. No hay nada malo con mi salud. No me he sentido mal, pero mi familia, mi novio y ahora hasta mi doctora me han dicho que tengo que bajar de peso."

La joven de 23 años se refiere ala médica de la clínica familiar que después de descartar causas fisiológicas para el sobrepeso-, le dijo que "era una vergüenza que a su edad se hubiera dejado así".

"Siempre he sido gordita, desde niña, pero ahora resulta que todos me dicen que me veo muy mal y que si no bajo de peso seguro me muero" comenta Ángeles con un tono que revela miedo, pero también la frustración de no agradarle a los demás.

El principio de cada año, es el momento predilecto para comenzar dietas y hacer ejercicio por lo que no es extraño que lacruzada contra la obesidadfuera lanzada justo antes del inicio del mes de febrero.

En enero, se inscriben a los gimnasios entre 15 mujeres y 10 hombres, de esos continúan en marzo apenas cuatro mujeres y tres hombres. El problema es que todos creen que van a bajar de peso milagrosamente y una de dos: se desesperan y lo dejan o se lastiman haciendo esfuerzos también inútiles- comenta un entrenador especializado.

En la lucha contra el sobrepeso habrá que estar atentos a que en verdad exista un sensible tratamiento del tema, así como un cuidado directamente sobre las cuestiones del metabolismo de cada persona para evitar tortura física o psicológica y con ello una cacería de brujas.

CAMPAÑA MEDIO AMBIENTE

Parece exagerado escribir cacería de brujas y ojala así fuera, sin embargo, la apreciación social continua cerrando sus garras y las mujeres quedamos entre ellas, con tan buenas intenciones de año nuevo como la lucha contra la obesidad o como por ejemplo con la campaña anunciada esta semana con el pretexto de la preocupación por el medio ambiente; otro tema coyuntural que la sociedad civil tiene mucho tiempo empujando a la agenda política, pero que con lo anunciado cae en el terreno de la indignación:

La televisora del Ajusco pretende lograr un mensaje positivo para no tirar basura, y para esto decidieron usar la imagen femenina; así un mujer que no tira basura en la calle se ve "bien".

Se trata de una secuencia donde aparece una joven de negro cabello crespo, morena, baja de estatura y pasada de peso que camina por un parque comiendo una bolsa de frituras, cuando termina no sabe qué hacer con el plástico, comienza a doblarlo y da la impresión de que lo tirara al suelo, pero decide guardarlo en su bolsa. Entonces se transforma en una mujer guapa, delgada, de facciones afiladas, cabello castaño y lacio. Al final se escucha una voz que dice:"¡No sabes lo bien que te ves cuando decides mantener limpio a México!"

En el acto en que se presentó la campaña "Limpiemos México", la televisora informó que los spots comenzarán a transmitirse estos días y permanecerán hasta el 21 de marzo, día de la jornada de limpieza.

En la perfección de lo irreal, tomando el impulso de la conciencia verde como nuevo frente ¿tambiénhabra queenfrentar la imagen de la mujer eco-exótica manipulada por una belleza de estereotipo?

Lo anterior es una muestra más de la necedad de las industrias de la publicidad cuyos creativos continúan mandando mensajes erróneos sobre la belleza femenina, solo queesta vezel milagro de la transformación es un disparate que ofende al trabajo que conlleva a crear realmente una información con criterio para la conservación y cuidado de nuestro planeta.

El 2009 cerró con distintos escándalos en cuestión estética, la falta de regulación y el mal manejo de licencias mostraron la cara depredadora del culto a la belleza perfecta, sin embargo tras unas cuantas clausuras, poco más se ha dicho sobre la revisión de políticas para regular clínicas de belleza o sobre las licencias para vender y/o publicitar productos milagrosos.

Ahora, en los primeros dos meses del 2010 enfrentamos problemáticas diferentes, los riesgos de salud por obesidad y la necesidad de una respuesta ecologica inmediata; ambos temas son vitales, pero ¿nuevamente las mujeres somos señaladas yusadassin un verdadero trabajo de fondo que sustente los planteamientos?

10/LV/LR/LGL