Trabajo doméstico, pendiente en la agenda legislativa mexicana

LABORAL
   Día Internacional del Trabajo Doméstico
Trabajo doméstico, pendiente en la agenda legislativa mexicana
Por: Heysel Escamilla Alcántara
CIMAC | México DF.- 22/07/2009

El trabajo doméstico continúa siendo un pendiente en la agenda legislativa mexicana, a pesar de que es considerado como básico para el desarrollo económico y social de cada país, su valoración económica ha sido una constante demanda de diversos actoressociales, políticos y de la ciudadanía para que se reconozca como una actividad laboral y se legisle su retribución económica.

Así lo señala la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar en el marco del Día Internacional del Trabajo Doméstico, a celebrarse este miércoles 22 de julio, tras demandar se erradique la idea de que el trabajo doméstico es una labor únicade las mujeres, en la que los varones están exentos de participar.

La Red, integrada por trabajadoras del hogar de seis entidades federativas del país, resalta la importancia del trabajo doméstico en la economía nacional como una actividad con valor y precio, además de la importancia de que la sociedad le dé un justo reconocimiento.

"No reconocerlo así lleva a la resistencia de aceptar que es un trabajo humano y lo realizan personas (en su mayoría mujeres) a cambio de un salario o pago, por lo que debe considerárseles trabajadoras con derechos y obligaciones laborales", considera en un comunicado.

En México, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el valor de los servicios domésticos no pagados sería equivalente a 20.5 por ciento del PIB a precios de mercado. La Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo (Inegi, 2005), señala que si se pagara el valor del TD equivaldría al 21.6 por ciento del PIB nacional. De éste, las mujeres aportan el 80.2 por cientoy los hombres el 19.2 por ciento.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación del Inegi del último trimestre del 2006, la población ocupada en el Servicio Doméstico se estimaba en dos millones de trabajadoras.

Población con nivel educativo de primaria o menos del 32 por ciento; 91 por ciento sin acceso a instituciones de salud; con un sueldo promedio de 2 mil 100 pesos mensuales; 79 por ciento sin prestaciones laborales y 23 por ciento consideradas como jefas de familia.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Empleo (junio, 2008) señala que la población ocupada femenina se concentra en los servicios con el 44.6 por ciento, el comercio con el 27 por ciento y la industria con el 17.2 por ciento. Las ocupaciones típicamente femeninas, es decir en donde la presencia de las mujeres es mayor, son: trabajadoras domésticas con el 90.7 por ciento y vendedoras ambulantes con el 63.2 por ciento.

La Red está integrada por el Centro de Apoyo a la Trabajadora Doméstica Asalariada (CATDA) de Morelos; Colectivo Atabal con sede en el Distrito Federal; Asociación civil Hogar de la joven Vicenta María con trabajo en el área metropolitana, Jalisco y Monterrey; Red de Mujeres Empleadas del Hogar de Guerrero, y Colectivo de Empleadas Domésticas de Los Altos de Chiapas.

ORÍGENES DE LA CELEBRACIÓN

El 22 de julio, como "Día Internacional del Trabajo Doméstico", tiene su origen en los resolutivos del Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe de 1992, en donde se pidió que sea considerado como un tema prioritario en la agenda legislativa para la elaboración de políticas que disminuyan la carga de trabajo en el hogar que recae en las mujeres.

Durante el Encuentro se reconoció que el trabajo domésticoes un recurso esencial para el bienestar de las sociedades desarrolladas, como lo es también el trabajo aplicado a la producción para el mercado.

En 1995, en la Conferencia Mundial sobre las Mujeres organizada por las Naciones Unidas de Pekín se propuso la creación de una Cuenta Satélite de Hogares, para añadir a los sistemas convencionales de Contabilidad Nacional, en la cual México firmó su adhesión.

Fue en la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, realizada en agosto del 2007 en Quito, Ecuador, en donde se priorizó el reconocimiento del trabajo en el hogar ysuimportante aportación a la economía de cada país y por lo tanto su contribución al Producto Interno Bruto (PIB).

09/HEA/CV/GG