Yolanda, una de 3 millones de mujeres que "sacan" solas a sus hijas e hijos

   Once millones de familias mexicanas sin figura paterna
Yolanda, una de 3 millones de mujeres que "sacan" solas a sus hijas e hijos
Por: Redaccion
CIMAC | México, DF.- 25/06/2009

Un fenómeno imparable avanza en México: día a día crece el número de hogares en donde la figura paterna está ausente y, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante la última década el fenómeno ha registrado un incremento dramático, señala un texto de Alberto Nájar, publicado por BBC Mundo.

En 1995 no existía padre en el 31 por ciento de los hogares mexicanos; para 2009 conforman ya el 41 por ciento, lo que no necesariamente significa que en esos hogares sólo exista una cabeza de familia femenina, precisa Carlos Welti, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en entrevista con BBC Mundo.

En el cálculo "se hace referencia a todo tipo de hogares, no sólo a aquellos donde hay una relación de parentesco, señala el investigador, y propone, para saber con mayor exactitud qué familias tienen jefa de hogar, analizar sólo los hogares nucleares, es decir, donde existen hijos.

"Considerando esto, hay 3 millones de familias mexicanas que tienen a una mujer como jefa de hogar, afirma Welti.

En la práctica, existen más de 11 millones de familias donde la figura paterna está ausente, reporta la agencia.

Para Welti, "antes las parejas convivían más años y no les daba tiempo de divorciarse porque moría uno de los dos. Hoy, existen más separaciones conyugales, hay mayor esperanza de vida femenina, sumado a que las mujeres gozan de una mayor independencia económica.

Yolanda Santos, trabajadora del hogar, es un ejemplo de las dificultades que enfrentan las madres que solas crían a sus hijas e hijos y solas sostienen el hogar.

Viuda desde hace 15 años, Yolanda ha sacado adelante a sus tres hijos. Ha sido muy duro, se sufre mucho por los gastos de la casa. Algunas noches no podía dormir de la preocupación, afirmó a BBC Mundo.

Al comienzo, "con dos dólares y medio al día no me alcanzaba para comprar la leche de los niños, los zapatos, la ropa, platica. Pero no se dio por vencida y siguió buscando caminos para superar tanta estrechez económica; finalmente, con dos empleos, pudo ahorrar lo suficiente para comprar una casa en un barrio popular de la capital.

El fenómeno de las madres que son cabeza única de familia es una tendencia registrada en muchas partes del mundo, y no se avizoran, en el corto plazo, cambios en su favor.

09/AN/RMR/GG